Battalion Wars
Battalion Wars
Carátula de Battalion Wars
  • 8

    Meristation

¡Síganme los buenos!

José Arcas Ruiz

La estrategia en tiempo real no se prodiga mucho por las consolas, y menos de una forma tan original como lo hace esta peculiar adaptación de la alabadísima saga portátil Advance Wars. Ve entrenando tus tropas que la guerra no ha hecho más que comenzar.

Mucho ha llovido desde que Nintendo anunciara la adaptación de la serie Advance Wars para GameCube. Una de las sagas de estrategias por turnos más exitosas de las plataformas portátiles (Nintendo DS) incluida finalmente vería la luz en una consola de sobremesa. Pero cual fue nuestra sorpresa al ver que lo primero que había quedado por el camino habían sido los turnos. También perdía una de sus principales esencias, ¡e incluso el nombre! Pronto el título de 'Advance Wars: Under Fire" se diluyó en un escueto Battalion Wars.

Observa Battalion Wars en movimiento en este vídeo.

Las decisiones que llevaron a Kuju Entertainment a cambiar tanto la saga desde el original casi obligaron a plantear como un juego aparte. ¿Qué queda entonces de Advance Wars? Poco, muy poco. Pero lo suficiente como para que ambos juegos aún conserven algunos puntos en común. El más evidente es la gran variedad de unidades que encontramos en ambos juegos: infantería, bazookas, jeeps, tanques ligeros, pesados, helicópteros, aviones de combate, antiaéreos… Toda unidad que aparezca en pantalla la representará un pequeño dibujo en 2D en la parte inferior de la pantalla.

Coordinar las habilidades de cada grupo será esencial para la supervivencia en batalla. Los bazokas son excelentes a la hora de derribar tanques, pero demasiado vulnerables a la artillería. Por eso, será mejor dejarlos atrás en una avanzadilla contra unos soldados rasos. Este ejemplo es sólo uno de muchísimos casos en los que debemos tomar decisiones (en tiempo real) usando la cabeza.

Para amenizar el concepto de guerra se ha optado por un estilo visual muy acertado, desenfadado, a lo cómic, restándole violencia al producto. No te esperes enemigos de colores o escenarios a lo Mario Party, no es Nintendo la que se encuentra tras el desarrollo del juego. Las animaciones de los soldados son algo patosas, los giros de los tanques poco realistas y por supuesto nada de sangre o toques gore. Pero aún así, todo respira a guerra, a combate, a tensión entre dos bandos, a una verdadera lucha encarnizada para no ser objeto del intento de invasión de nuestros enemigos.

Gráficos
Dejando de lado el aspecto visual y centrándonos en la parte técnica Battalion Wars resulta un título trabajado en todos los aspectos. Las fases son complejas, profundas, llenas de accidentes geográficos, valles, puentes… La localización va desde zonas nevadas hasta desiertos, pasando por praderas o cuencas de ríos. Las unidades son igual de visibles sobre el fondo blanco de la nieve que sobre el verde de la hierba porque el tema del camuflaje no interesa en absoluto.

Un radar nos muestra en todo momento la posición de los enemigos pero no así el tipo de unidad que es. Sabemos que hay cuatro 'cosas' rojas. ¿Tanques, aviones, soldados? Habrá que acercarse un poco más. La niebla se sitúa a muchos metros en el campo de visión y no existen ralenzitaciones en ningún momento, sin importar el número de unidades simultaneas, que fácilmente pueden llegar a los veinte o treinta por bando.

Pese a que puedan coincidir todas en pantallas no da sensación de tumulto o desorden, aunque a veces el fuego cruzado nos haga herir a nuestras propias tropas. Los menús de las unidades nos permiten saber con precisión qué tropas están resultando dañadas para intentar apartarlas y que no las destruyan definitivamente. Aún así, la inteligencia artificial de nuestro batallón es lo suficientemente equilibrada como para darse cuenta de que están heridos, intentar evadirse de primera línea de combate o buscar el botiquín más cercano.

Sin embargo también tendremos que superar partes de la misión en solitario. En una de las primeras misiones tenemos que conducir un jeep antes de que termine la cuenta atrás. Tendremos que hacerlo 'a solas', pasando a toda velocidad entre las tropas enemigas, esquivando unidades y edificios enemigos, sorteando barriles que pueden explotar si impactamos contra ellos, superando saltos imposibles o puentes en ruinas… La física de estos vehículos me ha recordado personalmente al Stunt Race FX de Super Nintendo: parece más un coche teledirigido que una máquina de guerra. Eso sí, nada fácil de controlar.

El control de los aviones también se hará en exclusiva, sobrevolando todo el escenario para atacar con menor precisión que por tierra pero de forma mucho más masiva. Los helicópteros podrán aterrizar y despegar en cualquier lugar, no así los aviones. El uso de estas unidades aéreas no será tan usual como en Advance Wars (donde se usaban siempre).

Battalion Wars luce muy bien en todos los aspectos, aún más si tenemos en cuenta que es compatible con televisores panorámicos y corre en formato progresivo (480p) en lugar del habitual entrelazado/interlaced (480i). Sólo le echamos en falta la posibilidad de ver la acción desde un modo cenital o algo parecido para ver con más claridad los puntos fuertes y débiles del enemigo y el propio escenario. A veces, por mucho que busquemos la táctica y la estrategia, los combates se resuelven en un todo por el todo por lo limitado de la visión a ras de suelo.

Tampoco podemos olvidar las escenas en FMV tanto de introducción del juego como entre fases, algo que verdaderamente se agradece y completa este apartado en todos los aspectos. Aquí también los modelados de los personajes son a lo película de animación de Pixar (salvando las diferencias).

Sonido
Si tuviéramos que puntuar este apartado por separada sería de diez (o nueve por no estar traducido). Las escenas prerenderizadas comentadas con anterioridad gozan de voces de auténticos dobladores, con movimiento labial incluido. Los personajes hablan, sienten, se enfadan… Como en las películas del cine militar de mediados del siglo pasado, los malos son los rusos, y esas 'errrres rrrrusas" estarán siempre presentes.

Durante los combates recibiremos transmisiones de nuestros comandantes, y también interferencias enemigas, ayudando a mantener el clima bélico de principio a fin de la misión. Por el contrario, las unidades no dicen ni pío. Las melodías son clásicas, militares, y varían con la tensión del momento. No son como para sacar un CD a parte, pero cumplen perfectamente con su función. No podemos olvidar que hace uso del Dolby Pro Logic II para mayor sensación de inmersión auditiva.

Los efectos sonoros son buenos, pero al no haber muchas cosas que se puedan romper (los arboles y piedras son indestructibles), sólo escucharemos disparos y más disparos. Se distingue con claridad si hemos es un tiroteo, acabamos de lanzar un bazoka o un misil aéreo va a caer en el campamento enemigo.

Jugabilidad
Debo confesar que me sentí ilusionado cuando se confirmó que Advance Wars saldría en GameCube, y me imaginé controlando el juego igual que en GameBoy Advance, pero con más novedades y todo el poderío gráfico de la consola. Por eso, al insertar el disco por primera vez y comenzar la primera fase, no pude evitar un '¿pero qué es esto? ¿Dónde está mi Advance Wars?'.

Por supuesto, nada tiene que decir sobre la calidad del juego, pero sí hay que tener claro que esto es estrategia en tiempo real y no por turnos. Partiendo desde aquí, Battalion Wars redefine a su manera el género, con un equilibrio entre la acción pura y dura y la planificación previa a cada combate. Los momentos antes de la batalla en sí son tranquilos y pausados. Las unidades enemigas no vendrán a atacarnos, excepto en las misiones que tengamos que defender un lugar concreto. Tenemos todo el tiempo del mundo para decidir qué hacer, tomar la ruta más acertada, escalonar nuestro ataque o lo que queramos.

Una vez listos, se acabó la parsimonia y nos metemos de lleno en destrozar al enemigo. Pronto nos daremos cuenta si hemos acertado o no poniendo los tanques en primera línea o si hubiera sido mejor atacar con los lanzamisiles en emboscada. De todas las unidades que controlemos simultáneamente, siempre controlaremos a una en concreto, con la que orientar y organizar los ataques.

Todas las unidades del mismo tipo se reunirán bajo un mismo icono, cobrando vital importancia el stick C para pasar de un grupo a otro, y dentro de cada uno, poder seleccionar la unidad en concreto que queremos controlar. Lioso al principio pero eficaz con la práctica. Con el stick C de izquierda a derecha seleccionamos el grupo de unidades del mismo tipo, y una gran estrella verde nos permite controlar a todos. Seleccionado el grupo, basta mover el C arriba o abajo para asignar la unidad concreta y pulsando el Z tomaremos el control de ella.

Las órdenes básicas son tres: ataque, parada o avanzada, y lo haremos con los botones X e Y. Se pueden dar a cada miembro del batallón, un grupo en concreto o a todos a la vez, de forma lógica e intuitiva. Verdaderamente se ha trabajado en este aspecto, y aún así, a veces nos hacemos un lío. Este no es un juego para regalar a tu hermano pequeño.

Las misiones son muy variadas y largas por lo general. En determinados momentos iremos incorporando nuevas unidades al grupo o un helicóptero las hará llegar hasta nuestra base. Son muchísimos tipos de unidades que complican poco a poco a curva de dificultad. 'Este es bueno contra tal otro, pero malo contra estos'. Si has jugado antes al Advance Wars, sabrás a lo que me refiero. La experiencia es un grado, y equivocándonos, aprendemos.

El gran olvidado de Battalion Wars y que no le hace ser un título de nueve es la falta total de multijugador. ¿Cuál es el problema? Que al no ser por turnos no se nos ocurre otra forma viable de enfrentar a dos ejércitos de muchas unidades si no os de forma online o con dos consolas, dos televisores y dos juegos, nada cómodo. Cuando el juego se acaba, se acabó. Podemos volver a jugarlo, pero no es uno de esos títulos que al terminarlos se antoja volverlo a empezar.

Conclusión
El final del ciclo vital de GameCube está dejando grandes juegos en todos los géneros y aún quedan algunos en el horizonte de lo más jugosos, pero donde ha escaseado mucho es en la estrategia, ya de por sí poco pródiga en consolas. Battalion Wars es con permiso de Los Sims 2 la única apuesta del año en el género, así que si sois de los que os gusta profundizar en todos los palos de una consola, éste no debe escaparse. Un título muy completo, extremadamente divertido y yo añadiría que único (y exclusivo para GameCube), de los que no abundan en las consolas en general y en GameCube en particular.

Echa atrás que no sea un Advance Wars 'de verdad', que la táctica tan elaborada de la saga se haya diluido en combates que a veces no son tan precisos como quisiéramos, y tampoco se han incluido opciones de los ETS, como construir edificios, crear nuevas unidades o recoger recursos. Por supuesto, os recomendamos su compra por la originalidad de su planteamiento y una excelente adaptación de la acción estratégica en tiempo real en las consolas.


- Nada similar en vuestra GameCube
- El estilo gráfico del juego, desenfadado pero con aires de guerra
- La variedad de las unidades, la clave del juego
- La sensación de un título cuidado en todos los aspectos

LO MEJOR

  • El estilo gráfico del juego, desenfadado pero con aires de guerra
  • La sensación de un título cuidado en todos los aspectos
  • La variedad de las unidades, la clave del juego
  • Nada similar en vuestra GameCube

LO PEOR

  • El multiplayer, en estas ocasiones se echa en falta el online en GameCube
  • Liarnos en batalla y dar órdenes por error que casi nos condenen a la derrota
  • No poder ver la acción desde vistas aéreas o cenitales
  • ¡Que no es un Advance Wars! (pensamiento en voz alta)
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.