Grand Theft Auto: Liberty City Stories
Grand Theft Auto: Liberty City Stories

Bienvenido a la Familia

Nacho Ortiz nachoortiz

Grand Theft Auto da el salto a la portátil de Sony con una historia que gira en torno a una poderosa familia mafiosa y el regreso a casa de uno de sus chicos en un juego que acaba convirtiéndose en uno de los tres títulos imprescindibles para PSP.

Con más de un retraso, pero el primer GTA portátil fuera de las 2D ya está en todas las tiendas españolas, desde el viernes y coincidiendo con el lanzamiento de Xbox 360. En un calendario como el de PSP, con pocos títulos triple A en el horizonte, el debut de una saga como Grand Theft Auto se ha esperado como agua de mayo. Más aún cuando la propuesta que se hace desde Rockstar consiste en trasladar la fórmula de la tercera parte. Un GTA poligonal, en tres dimensiones y con toda la cantidad de opciones que se ha podido ver en PS2.

Observa Grand Theft Auto: Liberty City Stories en movimiento en este vídeo.

Para llevar a cabo este ambicioso proyecto, dos equipos de Rockstar han combinado sus esfuerzos. Rockstar Leeds, especialistas en consolas portátiles y responsables del desarrollo de Midnight Club 3 para PSP, y Rockstar North, auténticos padres de GTA tal y como se concibió tras el salto cualitativo de GTAIII. Entre ambos han dado vida a una aventura que se ambienta en octubre de 1998, tres años antes de los acontecimientos del tercer título, y en la que tras la incursión en el mundo de las bandas, se vuelve al crimen organizado al más alto nivel dentro de una poderosa familia mafiosa.

El protagonista de Liberty City Stories es Toni Cirpriani, un personaje que se presentó en GTA III -donde hicimos algún trabajito para él-, que vuelve a Liberty City tras 4 años de exilio como purga por el asesinato de un capo mafioso rival como ajuste de cuentas con la Familia Leone. Con semejante panorama y tal y como hiciera el mismísimo Michael Corleone en El Padrino tras ajusticiar al turco, Cipriani puso tierra de por medio una temporada par evitar a la policía no sin antes recibir el beso y el agradecimiento de su Don.

En la introducción vemos como después de este tiempo Cipriani regresa a la ciudad, solo y en autobus, con ganas de recuperar sus viejas ocupaciones. Tras reunirse con Don Leone, Toni pasa a estar bajo las órdenes de Vicent Cilli, capo del brazo armado de la familia, responsable de las vendettas, desapariciones, "accidentes", ajustes de cuentas y de los pedestales de hormigón. A su vera Toni tendrá la difícil papeleta de devolver el control perdido en las calles de Liberty City a los Leone y además, ganarse respeto y un puesto de peso dentro de la Familia, ya que ha perdido toda su reputación -y es que la distancia es el olvido-.

Para apuntillar esta excelente propuesta, se han añadido por primera vez, modos multijugador en distintas variantes y sin estar intercaladas dentro de la historia principal -como se vió con el añadido de San Andreas-. Si alguna vez la saga tenía que dar un paso adelante en este sentido, el momento adecuado era justo ahora, en un sistema con tanta conectividad como PSP. Pero estos y otros detalles tendremos ocasión de tratarlos en las páginas siguientes.

Gráficos

En los visuales debe quedar clara una cosa: Liberty City Stories podría calificarse como un GTAIII portátil. Y quizá se podría ir más allá en los calificativos positivos porque existen muchos detalles que se han incluído en esta versión PSP -optimización aparte- que no se vieron en PS2 como reflejos en tiempo real incorporados a las carrocerías de los vehículos, efectos climatológicos mejorados o un novedoso sistema de partículas que puede verse en el humo de los tubos de escape o en las explosiones.

La tasa de cuadros por segundo se sitúa en 30, al igual que en el resto de títulos de la saga. Ahora bien, si la mayor parte del tiempo disfrutamos con una velocidad estable, necesaria para el ritmo de juego veloz del título; existen ralentizaciones cuando la carga en pantalla supera una cierta tasa poligonal. No es demasiado frecuente, aunque tampoco es algo asilado, depende de la situación -normalmente al saturar la pantalla de efectos y elementos poligonales-, aunque en su defensa decir que estos tirones tampoco llegan al nivel de GTAIII, donde eran más habituales y acusados. 

A pesar de las características técnicas de la consola, las texturas por lo general son muy nítidas, excepto en la distancia que se ahorra memoria utilizando una versión en baja resolución. Los modelados de los personajes son sólidos, cargados de detalle -ropas y complementos- de nuevo con movimientos basados en Motion Capture -aunque en situaciones concretas realicen algunos un tanto antinaturales- e incluso las animaciones faciales se han retocado y acentuado para dar más expresividad, siempre siguiendo el estilo característico de GTA de dibujo animado, informal.

La sensación de estar en una ciudad viva que se ha mantenido durante toda la saga sigue presente, a pesar del alto coste paa un sistema como PSP. Volvemos a contar con tráfico aleatorio para coches, peatones e incluso por aire, donde podremos ver aviones y helicópteros. La cantidad de modelos diferentes para los transeúntes ha bajado sensiblemente con respecto a lo que hemos visto en otros títulos de la serie, aunque las variaciones de los modelos básicos de ciudadano de Liberty City son bastante amplias. Por otro lado, los vehículos si tienen un catálogo profundo con creces, contando incluso con vehículos especiales para cada una de las familias mafiosas que se dan cita en el juego. Una gran cantidad de turismos, deportivos, camionetas, furgones, camiones, lanchas -para misiones en el agua- y como no, varios tipos de motocicletas estarán disponibles en el juego, según Rockstar, más de 70 diferentes.

El entorno y la ciudad es la parte que más similitudes guarda con GTAIII. No sólo a nivel de ambientación, ya que estamos hablando de la misma ciudad tres años antes y en ella reconoceremos multitud de zonas ya conocidas y otras que todavía no han sido construidas. Los edificios, a nivel técnico, están un paso por detrás de lo que se mostró en San Andreas, más cercanos a GTAIII, pero visto el resultado y que hablamos de una portátil, el conjunto urbano resulta sorprendente. Sin duda la distancia de dibujado y su constante generación, apenas sin fallos ni zonas que aparecen de repente, es uno de los puntos más elogiables del título.

El responsable de este alto nivel que se mantiene en el apartado gráfico es un motor propio desarrollado por Rockstar a la medida de PSP para garantizar que sus prestaciones se aprovechan al máximo y que ha relevado al habitual Renderware de Criterion, bajo el que habían corrido todos los GTA anteriores. Otro punto muy interesante es el de los tiempos de carga. Rockstar Leeds parece que ha hecho buena su experiencia optimizando la versión europea de MC3 y las cargas de Liberty City Stories quedan relegadas únicamente a una principal antes de comenzar el juego y otras más cortas entre misiones, siempre en segundo plano mientras aparecen las secuencias cinemáticas generadas por el motor del juego. Olvidáois de pantallas de carga siempre y cuando no decidáis acabar precipitadamente con la secuencia que se estaba mostrando.

Poniéndonos quisquillosos, el efecto gráfico llamado ghosting -célebre desde Ridge Racer- que se aprecia como una pequeña traza de algunos elementos cuando estos se mueven, está ligeramente presente en el desplazamiento de algunos vehículos y en determinadas luces, aunque no afecta para nada a la experiencia jugable. En definitva, un trabajo titánico el que han hecho en conjunto los estudios Leeds y North de Rockstar que sin duda firman el aparto visual más impresionante hasta la fecha en PSP, aunque la sensación es que la máquina está al 200% de sus posibilidades.

Sonido

Estaba cantado que Liberty City Stories incluiría una opción para crear nuestra propia emisora de radio con nuestras canciones favoritas. Aún así esto se debe hacer mediante un proceso bastante laborioso. Para poder disfrutarlas tendremos que descargar el programa Rockstar Custom Tracks desde la web oficial del juego, instalarlo y utilizarlo para ripear las canciones directamente desde el CD. No será válido volcar ficheros Mp3 al Memory Stick, aunque los usuarios más avanzados seguro buscarán métidos alternativos para incluir estos ficheros en un CD de audio y de ahí al Rockstar Custom Tracks.

En cuanto a las emisoras de radio, el global queda bastante por debajo de la tónica habitual de los títulos de la saga, si bien el cénit de la banda sonora culimó con Vice City y su tributo a los 80. En esta ocasión y estando Liberty City Stories ambientado en finales de los 90, escucharemos los estilos que predominaban en esos años, bastante cercanos a la época actual.

Las nueve emisoras musicales disponibles son Head Radio, Double Cleef FM, K-JAH, Rise FM, Lips 106, Radio del Mundo, MSX 98, Flashback FM y Liberty Jam y sus estilos el Pop y Funky, música clásica, reggae, dance y house, electrónica comercial, étnica, breakbeat, retro y hiphop. Por parte del diálogo radiofónico puro y duro, lo tendremos englobado en Liberty City Radio donde destaca el retorno de Lazlow, algunas de las tertulias -lástima del alto nivel de inglés que exigen- y como siempre, los ingeniosos anuncios que se intercalan en todas ellas.

Si bien es cierto que la mayoría de los temas que se han incluido en la banda sonora son de segunda categoría comparados con otras bandas sonoras previas, encontramos auténticos temazos como Sing it back de Moloko, Free de Ultra Nate -todo un himno en Ibiza-, House Music de Eddie Amador y artistas como Armand Van Helden, Jaydee, Green Velvet o Deep Blue acompañados en un alto porcentaje por otros -la gran mayoría- desconocidos para el público español en mayor o menor grado. 

En cuanto a voces, la cantidad de minutos de audio que incluye el juego es sencillamente inmensa, aunque siguen estando en inglés con subtítulos al castellano como es ya costumbre -Rockstar sigue inamovible en su decisión de no localizar ningún GTA-. Sólo para los transeúntes se ha contado con más de 120 actores diferentes, acompañados de los 25 que prestan su voz a los protagonistas.

Otro punto que resta enteros al audio es que el doblaje de los personajes principales se aleja de la tendencia de contar con personalidades de Hollywood. Los encargados de esta tarea en LCS son desconocidos, aunque sus dotes interpretativas desentonan respecto al nivel que los míticos Ray Liotta, Jenna Jameson, Samuel L. Jackson o James Woods  aportaron. Los acentos de cada nacionalidad y personaje se mantienen igualmente, cosa que podremos apreciar sin ir más lejos, en los italianos.

Jugabilidad.

La experiencia GTA sigue inalterable en Liberty City Stories. De hecho, de eso se trata. De presentar un videojuego que ofrezca la misma experiencia que se pudo disfrutar en versiones domésticas pero llevado a consola portátil. En la piel del enérgico y expeditivo Toni Cipriani seremos capaces de realizar todas -o casi todas- las acciones que pudieron hacer sus colegas Tommy Vercetti o Carl Johnson; conducir, metenos en tiroteos, cruzar la ciudad, entrar en edificios o tiendas y como no, realizar todo tipo de misiones.

Las misiones son la salsa de GTA y en conjunto, las de LCS suman alrededor de 30 horas, que junto a las paralelas pueden llegar a sumar según sus creadores hasta las 100, siendo 200 misiones distintas. Para adaptar la experiencia al nuevo sistema, donde no se tiene un tiempo tan amplio para jugar como en una consola de sobremesa, la duración de las misiones se ha visto reducido. La mayoría se pueden completar en un perido de 3-5 minutos las más cortas para 8-10 las más profundas. En cuanto a objetivos, encontraremos las simples de ir del punto A al B, persecuciones, desapariciones sin dejar rastro, borrado de pruebas, atentados a gran escala, y también algunas de protección o evasión.

En el argumento de Liberty City Stories hay una figura que nos guiará a lo largo de la aventura y que no es otra que nuestro Don, Salvatore Leone y que nos meterá de lleno en una película de ese genero que actores como De Niro, Al Pacino o Ray Liota supieron cultivar tan bien. El objetivo del juego es devolver a la Familia el control perdido de las calles de Liberty City para la cual vamos a cabrear a mucha gente. Se declara la guerra entre las distintas organizaciones mafiosas -las familias Leone, Forelli o Sindacco, Triadas, los Diablo latinos, la Yakuza japonesa, el Cartel colombiano y jamaicanos- y nosotros estaremos en el epicentro. Nada mejor para disfrutar de un título así.

El control, basado en el esquema habitual de PlayStation 2, ha sido llevado de una forma muy asequible a PSP. Responde bastante bien a pesar del cambio que supone el analógico de la portátil, que funciona mejor para el desplazamiento a pie que para la conducción. No obstante encontramos algunos detalles que no nos acaban de convencer, dejando de lado que requiere unos minutos para adaptarnos al manejo, un tanto duro incialmente.

La barrera más importante con la que nos encontramos en el control es el sistema de puntería. Funciona de forma automática y la CPU se encarga de seleccionar los objetivos hostiles de forma inteligente, lo que quiere decir que si entre dos enemigos se cruza un peatón, ignorará su presencia en el tiroteo, centrándose en el mismo. Lamentablemente esto no siembre es así y en medio de los niveles veremos como cambiaremos entre objetivos hostiles, aliados y peatones por igual metiéndole un tiro a quien menos se lo merece. Si no estamos conformes podemos intentarlo con un modo manual, que ofrece libertad para poder apuntar a donde queramos tal y como vimos en San Andreas.

Otros detalles que se han visto modificados con respecto a GTAIII son que Toni puede cambiarse de ropa -estilo Vice City y no al nivel de personalización de San Andreas-, la reaparición de las motocicletas, los saltos acrobáticos -26 distintos en total, necesarios para completar el 100% del juego- y que se pierden habilidades como escalar, nadar o pilotar vehículos aéreos -de serie-. También tienen continuidad las misiones especiales en otros roles, que en LCS son tan variopintas como taxista, falso policía, conductor de ambulacias, vendedor de coches y bicicletas, competidor de carreras de radiocontrol o repartidor de pizzas y sopa de tallarines -además de otras sorpresas- y como no, la mítica recogida de los 100 paquetes escondidos por toda la ciudad, que nos irá desbloqueando objetos especiales.

En cuanto a las armas, tendremos disponible todo el catálogo que hemos podido ir disfrutando en todos los juegos de la serie, y este va desde varias pistolas, subfusiles, rifles de francotirador, fusiles de asalto, recortadas a ametralladoras automáticas, lanzallamas, lanzacohetes o lanzagranadas, con varios tipos para muchas de ellas. En las armas cuerpo a cuerpo encontraremos bates de béisbol, sticks de hockey, katanas, cuchillos, cualquier otra cosa que encontremos por ahí y haga daño al impactar en la cabeza o el más llamativo, la incorpración de la sierra mecánica, todo un clásico. A medida que completemos misiones especiales, de las que están fuera de la historia principal, podremos acceder a extras desbloqueables, que incluyen objetos realmente curiosos e hilarantes, pero también armas demoledoras como un tanque Rhino.

Pero la novedad más radical con todo lo que hemos visto hasta ahora son los modos multijugador. Mediante las capacidades inalámbricas de PSP vamos a poder organizar partidas en modo Ad Hoc, es decir, conectándonos máquina con máquina. Existen seis modos de juego que van desde el Liberty City Survivor, que no deja de ser un deathmatch a Protection Racket, donde habrá que destruir o defender unas limusionas, Get Stretch, o roba los vehículos de la familia rival y apárcalos en tu garaje, Tanks for the memories, o sobrevive dentro del tanque un rato, The Hit List, donde el objetivo es el jugador que se marca en la lista y Street Rage, básicamente una carrera de coches donde todo vale.

Las partidas pueden ambientarse en cualquiera de las tres islas por donde discurre la acción en Liberty City; Portland Island, Staunton Island y Shoreside Vale, aunque de inicio sólo podremos jugar en la primera de ellas, siendo necesario avanzar en la historia de GTA para poder acceder a las otras dos como escenario. Respecto a personajes, en total hay 60 diferentes que van desde el mismísimo Toni -con diferentes indumentarias- a sus compañeros en la Familia, muchos de los enemigos y personajes especiales, policía, SWAT y también transeúntes como tiernas abuelitas o las incombustibles fulanas.

LO MEJOR

  • que reivindican que "Las biciletas matan niños hay que prohibirlas".
  • GTA en estado puro en la palma de tu mano.El guión, como siempre, muy curtido.Muchas de las situaciones que nos encontraremos.Horas, horas y horas de diversión. Te durará varios meses.Las misiones paralelas y las sorpresas que ha introducido R. en ellas.Muchos de los personajes que se han incluído en el multijugador.Las secuencias cinemáticas, generadas por el motor del juego.El doblaje, aunque no son talentos de Hollywood, está a un gran nivel.Uno de los tres mejores juegos de PSP, compra obligada.El manual
  • Gráficamente monstruoso.Los modos multijugador
  • GUASA
  • aunque falte ese soporte para Inet
  • periódico de Liberty City con indirectas del tipo Grupo de Usuarios de Automóviles Seguros y Aprobados

LO PEOR

  • Algunos problemas con la cámara y el sistema de puntería.
  • La banda sonora, de segunda, por debajo de lo habitual.
  • Se nota que PSP va al límite para recrear semejante monstruo gráfico.

CONCLUSIÓN

[image|nid=1210804|align=right|width=150|height=82] Grand Theft Auto: Liberty City Stories (Sony PSP)¿Es GTA un título que justifica la compra de PSP por si sólo? Pues francemente, no ¿Es el mejor juego de PSP? Pues si no lo es, es uno de los tres mejores. Liberty City Stories es una experiencia portátil única, al nivel de los GTA de sobremesa, cosa que sabrá ser apreciada por los usuarios de PSP. Pero de ahí a que un único juego justifique la compra de la consola hay un trecho. No obstante el nivel global está dentro de la línea que marcaron GTA III, Vice City y San Andreas, lo cual hace preveer que será el juego más vendido para la consola de Sony en unas semanas. [image|nid=1210632|align=right|width=150|height=83] Grand Theft Auto: Liberty City Stories (Sony PSP)Haciendo balance, en la parte positiva tenemos todo lo mencionado anteriormente junto a las posibilidades multijugador -que no cuentan con soporte Internet aunque eso en España tristemente nos es indiferente porque todavía no tenemos una estructura de servidores fundionando-, el recital gráfico, las horas de juego que vamos a invertir completándolo y el meternos de lleno en una historia que retoma el día a día de las familias mafiosas. [image|nid=1470231|align=right|width=150|height=85] Grand Theft Auto: Liberty City Stories (Sony PSP)En la negativa, dejando de lado lo forzada que va PSP con el apartado gráfico -algo normal por lo a presión que se ha metido- que se traduce en algún tirón del frame rate en las sobrecargas, lo que más puede molestar son los fallos de encuadre de la cámara, los errores de puntería y la indiferencia que transmite la banda sonora, que ha pasado a ser una recopilación de artistas desconocidos o de segunda categoría. Concluyendo, y con todo lo expuesto, en una época de títulos mediocres para la portátil como es la que estamos viviendo tras el lanzamiento, Liberty City Stories se perfila como la opción más clara para cualquier compra que se tenga que hacer para este sistema en los próximos 6 meses. Gráficamente monstruoso. Los modos multijugador -aunque falte ese soporte para Inet- GTA en estado puro en la palma de tu mano. El guión, como siempre, muy curtido. Muchas de las situaciones que nos encontraremos. Horas, horas y horas de diversión. Te durará varios meses. Las misiones paralelas y las sorpresas que ha introducido R. en ellas. Muchos de los personajes que se han incluído en el multijugador. Las secuencias cinemáticas, generadas por el motor del juego. El doblaje, aunque no son talentos de Hollywood, está a un gran nivel. Uno de los tres mejores juegos de PSP, compra obligada. El manual-periódico de Liberty City con indirectas del tipo Grupo de Usuarios de Automóviles Seguros y Aprobados -GUASA- que reivindican que "Las biciletas matan niños hay que prohibirlas".