Chaos League Sudden Death
Chaos League Sudden Death
  • Plataforma PC 6.7
  • Género Deportes
  • Lanzamiento 19/10/2005
  • Desarrollador Cyanide Studio
  • Texto Inglés
  • Voces Inglés
  • +16
Carátula de Chaos League Sudden Death

La liga caótica

Enrique García enriquegper

El deporte es la actividad más sana que hay para fortalecer nuestro organismo. El problema surge cuando esas reglas apenas existen e impera la violencia y el dopaje. Así es Chaos League, un juego que mezcla deporte, violencia y magia.

Chaos League: Sudden Death es un juego extraño donde los haya. Nos sorprenderá desde el momento en el que leamos en la zona alta de la portada el género al que pertenece el título: Deporte/Estrategia.  Pero las sorpresas no se van a quedar ahí. El título apuesta por una extraña mezcla de factores tan dispares como el combate por turnos o en tiempo real, las razas mitológicas como ogros, enanos, elfos, y un pseudodeporte que sienta sus bases en el Rugby.

En esta coctelera han añadido también unas normas y reglas bastante alocadas que brillan más por su ausencia que por la atención que les prestaremos. Por si fuera poco, podremos usar magias y ataques especiales para ganar los partidos. Si quieres descubrir cuál es el deporte más desmadrado y apocalíptico del mundo continúa leyendo el análisis.

La ley del más fuerte

Analizar un juego como Chaos League puede ser todo un calvario si no vamos explicando poco a poco en que consiste. Así que como dijo Jack El Destripador, "Vayamos por partes".

La idea principal es jugar al Rugby con un equipo creado y personalizado por nosotros mismos. El problema está en las diferencias que hay entre el Rugby que vemos en América y el de Chaos League. Aquí vale todo. Podemos, o mejor dicho, debemos desde agredir al contrario hasta pegarle una paliza al árbitro si discrepamos de su actuación. Por si esto fuera poco y para rozar aún más la ilegalidad, tenemos la posibilidad de dopar a nuestros jugadores, pasar controles antidopaje a los del equipo rival o contratar hinchas de lo más extremistas para que lancen objetos desde la grada al terreno de juego.

Aquí lo que importa no es ser un jugador rápido para correr y atravesar la portería enemiga. Lo realmente necesario es la fuerza bruta. Nuestro equipo debe estar preparado para enfrentarse (tomando el sentido estricto de la palabra) a los rivales. El ganador es el que más enemigos consiga tumbar limpiando así el camino que recorrerá jugador que lleva el balón.

Si queremos vencer, tendremos que aplicar la "ley del escolta" nombre con el que llamo cariñosamente a esta estrategia. Mientras el resto de los jugadores se dan de tortas a lo largo y ancho del terreno de juego, el jugador que tenga el balón tendrá que ir vigilado por uno o dos compañeros de equipo. Básicamente, lo haremos así para evitar que el portador de la pelota termine tragando tierra tras recibir un revés en el área contraria.

Como ves, si atacar no es tarea fácil, defender no va a ser un camino de rosas. Y es que en un juego en el que vale todo es difícil saber cómo va a reaccionar un enemigo. Por ejemplo, si pillan el balón, se lanzarán a tu área colocándose de manera estratégica. Aplicando la ley del escolta, avanzarán el jugador que posee el balón y su escuadrilla. Por otro lado, aparecen jugadores que se van directamente a agredir a tus defensas. Y para más desesperación, si queda algún jugador en pie, irán a por él para evitar un posible contragolpe.

Para agredir a los rivales, contaremos con todo tipo de hechizos mágicos. La lista incluye desde las magias defensivas que aumentan parámetros propios de nuestro equipo hasta ritos ofensivos para eliminar al contrario o provocarle estados alterados como la ceguera. Además, podemos invocar criaturas para que se encarguen de los rivales por nosotros. Si consigues tumbar a un rival, no sólo te habrás quitado un estorbo del medio sino que también ganarás puntos a tu favor.

Este toque de estrategia hace de Chaos League: Sudden Death un título entretenido. Tenemos que organizarnos bien a la hora de jugar y distribuir correctamente a los jugadores en función de sus habilidades. Cada jugador será efectivo en una posición determinada mientras que en otras sólo será pasto de las tortas enemigas.

Pero no todo nuestro éxito se va a basar en cómo juguemos los partidos. Existen una serie de elementos "externos" que influirán directamente en el resultado final del encuentro. En primer lugar, hay que hablar

del dopaje. Nuestro equipo puede ir al partido ciego de productos estimulantes. La única pega es que el rival también los usará. Para controlar en cierta medida esta práctica ilícita, tenemos la posibilidad de pasar controles antidopaje a los rivales.

En segundo lugar, además de agredir al árbitro para cambiar su parecer durante el partido también podemos sobornarle antes del comienzo. A veces un buen maletín lleno de billetes hace milagros.

Finalmente, nuestro equipo podrá nutrir su ego mediante el ánimo que proporcionan una buena cantidad de hinchas. Y no sólo eso, los hoolingans lanzarán objetos al terreno de juego acertando sobre la cabeza y las extremidades de los rivales y tumbándolos al instante.

Pero todo esto no va a ser fácil de conseguir: Para sobornar al árbitro, dopar y descubrir dopados y contratar hinchas tendrás que vaciar un poco mucho tu cartera, aunque a veces bien merece la pena hacerlo para ganar un encuentro.

El equipo más bestia

Chaos League cuenta con dos modos de juego más la opción multijugador con la que podrás jugar encuentros a través de la red. El primero de ellos es un partido rápido y el segundo, más complejo, es la liga. Al comenzar el torneo, tendremos que elegir entre varios niveles de dificultad que dependerán de nuestra destreza. Después de esto, seleccionaremos el modo de juego que queremos: tiempo real o batalla por turnos. El primero nos proporcionará un juego más dinámico mientras que el segundo te dará la oportunidad de elegir bien los movimientos. Tras esto, ha llegado la hora de crear tu equipo.

Seleccionaremos la raza que queramos de entre las 13 posibles. El abanico es bastante amplio: orcos, enanos, humanos, elfos oscuros, elfos del bosque, goblins, bárbaros, muertos vivientes, pretorianos, cicutas, condenados, gnomos y mercenarios. Cada raza tiene un aspecto y unas habilidades diferentes. Después de esto, tendremos que fichar a cada uno de nuestros jugadores eligiendo bien la posición de cada uno. Dependiendo de esta, cada jugador costará más o menos dinero por lo que hay que echar ojo siempre a los fondos que nos quedan.

Existen también una serie de parámetros a tener en cuenta. Cada jugador contará con una mayor o menor efectividad dependiendo de los puntos de velocidad, destreza, protección y brutalidad que tenga. Todos estos parámetros irán aumentando a medida que vayamos desarrollando a los jugadores durante la competición.

Por otra parte, podremos bautizar tanto a los jugadores como al equipo con el nombre que nos plazca. También tendremos que enlazar el equipo a alguno de los clanes existentes. Esto nos proporcionará algunos ataques especiales.

Cuando termines de configurar tu equipo, verás cómo han quedado repartidas las divisiones y cuáles son tus rivales. A continuación, ya podrás empezar a jugar tus primeros encuentros.

Labores de entrenador

¡Se inicia el partido! Comenzarás colocando a tus jugadores en el terreno del juego. Las posiciones dependerán de la clase y la función que quieras que desempeñe cada jugador. Hagas lo que hagas, la mejor solución será la de repartir las fuerzas a lo largo y ancho de todo el terreno de juego. Dispón a tus jugadores más fuertes tanto en el ataque como en la defensa. Así evitarás contragolpes y podrás realizar ataques más efectivos. No obstante, la estrategia siempre está en tu mano.

Una vez hecho esto, llega la hora de pasar a la acción más directa. Para ello, tendremos que lanzarnos a por el balón cuando el árbitro dé el saque inicial. Y vaya con el balón: está a los lomos de un simpático cerdito cuyo destino no va a ser muy apetecible ya que va a recibir la embestida de los jugadores que quieran la posesión de la pelota.

Los movimientos y todos los ataques que queramos realizar durante el partido los ejecutaremos mediante el ratón al más puro estilo de los juegos de estrategia. La acción es tan sencilla como frenética. Seleccionamos el jugador y más tarde indicamos hacia dónde queremos que se desplace. Tenemos total libertad de movimiento en el campo ya que podemos adelantar la posición de un defensa  o bien retrasar la de un atacante.

A la hora de usar las habilidades, tendremos que echar mano de el menú que se encuentra en la zona baja de la pantalla. Allí seleccionaremos con el ratón la acción que necesitemos y el jugador la efectuará siempre y cuando no reciba un mamporro antes de lo previsto.

El estado de todos los jugadores que tenemos en el terreno de juego estará siempre presente en pantalla. Sólo tendrás que mirar un poco más debajo de la lista de habilidades para encontrar cuál es la salud de todas y cada una de tus estrellas. Es conveniente estar pendiente del estado para evitar que las estrellas se conviertan en "estrellaos".

Todo esto hace que a veces el juego se haga algo complejo. Y es que estar pendiente de todos los jugadores no es una tarea fácil. Hay que saber desmarcar, defender, atacar, golpear al árbitro, derribar a los rivales... Aquí es donde la estrategia se convierte en el as que siempre debes tener bajo la manga.

Gráficos

Chaos League: Sudden Death no es un juego que resalte en este aspecto. Básicamente encontramos un juego con un motor gráfico que aunque no es nada del otro mundo, tampoco entra dentro de lo simplón.

En primer lugar, hay que hablar sobre los escenarios o terrenos de juego sobre los que jugaremos los partidos. Estos, aunque de temática variada como un bosque, una alcantarilla o unas ruinas, pueden llegar a ser algo repetitivos. La estructura que los compone siempre es la misma: terreno de juego, decorado superficial y espectadores, que por cierto, se dejan ver bastante poco. A todo esto hay que sumarle la nula movilidad que tenemos para visualizar el terreno gracias a los pocos ángulos de cámara disponibles.

Otro tema aparte son los modelados de los enemigos y los efectos de los diferentes golpes que podremos realizar. Aquí parece que se han esmerado mucho más. Cada raza es físicamente muy distinta y está bastante detallada. Además, cada ataque cuenta con una animación diferente cosa que le da un aire variado al asunto.

Pero lo que realmente es de agradecer es el hecho de que el juego se mantenga siempre fluido y sin ninguna ralentización. Parece que hoy día, los usuarios de PC tenemos que mejorar el equipo para cada juego nuevo que sale al mercado. Con Chaos League te puedes olvidar tranquilamente de esto ya que no necesitarás de mucha potencia para moverlo.

Enlaces

Página oficial del juego

CONCLUSIÓN

[image|nid=1482609|align=right|width=150|height=113] Chaos League Sudden Death (PC)Chaos League: Sudden Death es un juego que propone al jugador una experiencia atípica. Mezcla la fantasía con el deporte, olvidando las reglas y añadiendo un toque de estrategia. Añade a esto también la posibilidad de personalizar tu propio equipo, la opción multijugador y las risas que te vas a pegar mientras le 'pateas el culo' al árbitro o ves como los hooligans lanzan objetos al campo. Por el contrario, tenemos unos escenarios que podrían haber llegado a ser mejores y un sistema de juego rápido que en alguna ocasión te sacará de tus casillas. Obligatorio criticar que el juego está en completo inglés, ni traducido los textos, ni mucho menos doblado. Si estás cansado de jugar a los juegos de deporte más tradicionales con Chaos League vas a tener la oportunidad de cambiar de aires de la manera más original. [image|nid=1482644|align=right|width=150|height=113] Chaos League Sudden Death (PC)Lo mejor - Jugar sin reglas, todo un lujazo.- Muy original.- Estrategia + Deporte + Fantasía.- Multijugador.

6.7

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.