Star Wars: Battlefront II
Star Wars: Battlefront II
Carátula de Star Wars: Battlefront II

Campo de batalla, Star Wars

David Ortiz

Tras el notable Battlefront, LucasArts presenta ahora su ambiciosa secuela, donde tendremos la oportunidad de situarnos en cualquier momento de la historia de Star Wars y vivir desde dentro los intensos combates que ya conocemos entre Jedi, tropas imperiales, droides, Ewooks o Sith, entre otros. ¡Elige tu bando!

Descubre Star Wars: Battlefront II en movimiento en este vídeo.

Una perturbación en la Fuerza...

Cuando el pasado año LucasArts editó el Star Wars Battlefront original era consciente que los usuarios echaban en faltaba un juego que aunara todas las posibilidades que habían ido ofreciendo en los abundantes títulos de la saga. Teniendo en cartera videojuegos de géneros tan diversos como los RPG, la simulación espacial, la acción pura y dura o incluso los MMORPGS, se vieron capaces de intentar fusionar todas las experiencias que habían ofrecido por separado, en un único título cuyas posibilidades fueran tan amplias como el propio universo de George Lucas. El primer Battlefront intentó ser la solución a esta carencia y en vista de los resultados comerciales lo cierto es que lo consiguió. Se situó como título más vendido de Star Wars y dejó buenas críticas tanto entre la prensa especializada como entre los jugadores.

A pesar de todos sus aspectos positivos, muchos fans echaron de menos la posibilidad de manejar a los Jedi y criticaron el sistema de combate, demasiado centrado en el control de los vehículos. Por ello en esta secuela, Pandemic Studios se ha esforzado en mejorar los puntos conflictivos de la versión anterior. Parece que lo han conseguido. A pesar de ello, el abanico de novedades no es tan amplio como cabría esperar, pero las que se han incluído son jugosas e interesantes para ofrecer una experiencia lo más cercana a sentirse en el interior de cualquiera de las películas. Por ello la mecánica del juego no ha variado lo más mínimo, y la mayoría de los nuevos contenidos tienen como premisa aumentar la variedad de posibilidades disponibles, de forma que se retrata de una forma muy completa toda la línea cronológica de los acontecimientos ideados por Lucas.

Para aquellos que no conozcan el primer título, Battlefront 2 nos permite jugar como casi cualquier personaje de Star Wars que hayamos visto combatir en algún momento. Las posibilidades de elección son enormes, y constituye una buena base de datos para todos aquellos aficionados que deseen conocer minuciosamente el mundillo que envuelve a esta ya célebre historia. Desde un soldado imperial hasta el mismísimo emperador, Darth Sidious, estarán disponibles en esta nueva entrega, pasando por todas las tropas de línea del Imperio y la República, el ejercito de Droides e incluso algunas razas nativas de determinados planetas, como los Ewoks. Tampoco se han descuidado los vehículos en esta nueva entrega, ya que el total de ellos que podremos controlar asciende a unos 30 distintos, entre aeronaves, bípedos y tanques de combate.

Además de la inclusión de los Jedi como personajes controlables directamente, la otra gran novedad es el combate espacial, que nos permite ponernos a los mandos de uno de los conocidos vehículos interestelares y demostrar nuestras habilidades abatiendo aeronaves enemigas. El modo de juego lo detallaremos en profundidad un poco más adelante, pero hay que decir que se ha implementado con un gran acierto y veracidad, y aporta otro enfoque muy interesante a los combates situándonos como uno más de los miembros de los ejércitos contendientes, no como un personaje único en la galaxia. Puede que este modo de juego produzca un deja vu a algunos jugadores, ya que el control de las naves es tan similar y espectacular a como lo era en Rogue Squadron, lástima que los objetivos para este tipo de misiones sean bastante escasos, porque se podría haber sacado más jugo a esta nueva opción.

Las capacidades multijugador son uno de los principales alicientes que ofrece Battlefront 2, siendo este modo el que más horas de diversión nos debería dar a priori. Por ello hay que recalcar que, a pesar de contener un modo individual, él grueso de la acción la encontraremos una vez conectemos nuestra plataforma de juegos a uno de los servidores disponibles y entremos en batalla contra oponentes humanos. Esta estructura hace que el modo individual quede algo desfavorecido frente al multijugador vía internet a pesar de ofrecer ambos exactamente los mismos mapas y tipos de misión.

Gráficos

Siendo como es momento de cambio generacional en el mercado de las consolas, los desarrolladores aprovechan para exprimir al máximo sus conocimientos de las arquitecturas sobre las que están programando. Esto está dando lugar a una buena remesa de títulos que posiblemente marquen el tope tecnológico en las plataformas actuales. El PC mientras tanto, escapa de esta situación, pero se ve envuelto en su constante evolución en el mercado gráfico, mucho más rápida de lo que les gustaría a nuestros bolsillos. Star Wars Battlefront 2 es un buen ejemplo del nivel visual que se puede alcanzar ahora mismo tanto en consolas como en PC, siendo éste bastante remarcable en todos los casos. Las diferencias principales entre las plataformas las comentaremos posteriormente ya que ahora vamos a centrarnos en los puntos comunes en las tres versiones.

Entrando directamente con la interfaz del juego, ésta sigue la tónica habitual en las últimas producciones de LucasArts. En todo momento tendremos un sobrio menú en pantalla, flanqueado por escenas de video extraídas de las películas. Estos fragmentos tienen una buena calidad de visionado y son bastante variados, así que no harán que acabemos odiándolos por ser tan reiterativos. Una vez dentro del juego, tendremos información muy abundante repartida por toda la pantalla, de una forma un poco caótica al principio, hasta que aprendamos qué es cada cosa. Sobre los laterales se sobreimprimirán todo tipo de datos relacionados con nuestro personaje, con los enemigos y con la situación actual. El minimapa sin expandir es algo confuso, pero al abrirlo a todo su tamaño resulta muy útil para conocer las posiciones de todo nuestro equipo así como los objetivos a cumplir.

Los modelos de todos los personajes son bastante fieles a los personajes originales, con algunas salvedades. El modelado de las tropas que más controlaremos, como soldados clon, droides, o soldados imperiales, está perfectamente realizado. Podremos ver perfectamente las diferencias a nivel de modelado entre un soldado pesado o un francotirador, con elementos de atuendo que los distinguirán claramente. En este aspecto se nota algo más de descuido en el modelado de algunos héroes , a pesar de que las animaciones en todos los casos son fantásticas y muy fluidas, aunque algo reducidas para este tipo de personajes especiales. En el caso de las tropas regulares, las animaciones también están correctamente plasmadas y no podremos evitar una leve sonrisa al observar el desgarbado andar de un droide a la carrera.

Además, los movimientos como saltos y volteretas laterales se han realizado de una forma notable, y resultan muy creíbles, además de bastante útiles en combate. En este punto también hay que hablar de los vehículos y su movimiento, bien implementado en todos los casos. Resulta muy satisfactorio controlar cada uno de ellos ya que se mueven exactamente tal y como los hemos visto en las películas, ajustando además su velocidad a la gran escala de los mapas, y haciendo que un paseo en AT-TE no sea conveniente si lo que queremos es desplazarnos rápidamente por el mapa. Los modelos en este caso también se ajustan muy bien a la escala del juego, sobresaliendo sin lugar a dudas las enormes naves en el combate espacial.

Centrándonos en los campos de combate, visitaremos mapas variados y muy bien ambientados con numerosos puntos de cobertura, que nos ofrecerán posibilidades de tender emboscadas a los enemigos. La mayoría son terrenos al aire libre, aunque también tendremos posibilidad de jugar en claustrofóbicas naves o recorriendo túneles y pasadizos en complejos industriales, como en el helado mapa del planeta Hoth. La distancia de visionado en los que se sitúan al aire libre es notablemente alta, y se aprecian perfectamente todos los detalles de la orografía. Esto no será así con los personajes, que parecerán pequeños puntos difícilmente clasificables en uno u otro bando si no nos acercamos lo suficiente a ellos.

Los efectos visuales ponen la guinda a este buen apartado, con un repertorio muy variado de explosiones, disparos de láser y sables que cortan el aire. Muy destacables los sistemas de partículas utilizados en determinados escenarios y que representan fielmente aspectos como la lava o un grupo de luciérnagas en movimiento constante. En el espacio, el derroche visual es abrumador, con decenas -literalmente- de naves surcando el espacio a nuestro alrededor y combatiendo entre ellas. A destacar la capacidad del juego para gestionar todo este volúmen gráfico con bastante solvencia, sin alarmantes caídas del framerate. Aun así se echa de menos el selector de 60 hérzios en determinados momentos donde la carga en pantalla se vuelve realmente considerable.

Música y Sonido FX

Como no podría ser de otra manera, en Battlefront 2 nos acompañará el completo abanico de sonidos de Skywalker Sound que ambienta la saga, y que muchos conocen de memoria. Además, se añaden una gran cantidad de voces grabadas específicamente para el juego, con instrucciones y comentarios de nuestros compañeros de equipo. Estos nuevos sonidos no desentonan en cuanto a la calidad de los samples y resultan bastante útiles en muchas ocasiones, ya que nos dan pistas del siguiente objetivo a cumplir, o nos alertan de un determinado vehículo enemigo con el que nos vamos a cruzar en breves instantes.

Estas voces están en inglés a pesar de que todos los textos del juego se encuentran en perfecto castellano. A pesar de ello no resulta difícil entender lo que nos gritan los personajes controlados por la IA con el fin de salvar nuestras existencias, y en muchas ocasiones será fundamental hacerles caso si queremos sobrevivir unos minutos más. Además de estas voces, hay que destacar los sonidos de las aeronaves, calcos directos de los que se utilizan en las películas, y que permiten diferenciar un Ala X de un caza Tie simplemente por el sonido de los disparos. El repertorio de sonidos de láser, explosiones e incluso los sonidos de los vehículos en movimiento también son réplicas exactas de los originales, conformando una variedad verdaderamente impresionante en el apartado sonoro.

Los temas musicales tampoco se quedan atrás, como no podía ser menos, aunque menos variadas que los sonidos, las melodías acompañan perfectamente a la acción, a pesar de que en ocasiones parezca que se pierden entre la confusión de la batalla. Omnipresentes los temas principales de John Williams que nos seguirán por todo el juego, rematando un auténtico arsenal acústico que cobrará mucha fuerza cuando nos veamos envueltos en pleno combate.

Versiones para todos

El hecho de que existan varias versiones conlleva normalmente que haya diferencias entre ellas, y este no es un caso ajeno a esta situación. Además de las ya clásicas mejoras gráficas en las versiones de XBOX respecto a PS2 y de la versión PC frente a las de consola, existen otras que afectan directamente al apartado jugable del título. Hablando un poco del las diferentes versiones, la de PS2 es la más floja como era de esperar, sin embargo esto no quita que el juego se sitúe posiblemente entre los mejores de la consola en cuanto al acabado visual, y sobre todo en cuanto a solvencia a la hora de manejarlo. Frente a ella , por razones obvias, la versión de XBOX presenta un framerate algo más constante y una ligera mejora en las texturas de los personajes y los escenarios, además de un pequeño incremento en la paleta de colores en pantalla.

La versión de PC juega en un campo bastantante distinto de las demás , donde con un equipo de gama media alta conseguiremos sacarle todo el jugo gráfico a Battlefront 2 y nos aseguraremos el perfecto funcionamiento del mismo a la hora de la verdad, el modo online. Las diferencias son la superior tasa de imágenes por segundo, y las texturas que mejoran de forma mas que evidente.

Más allá de las diferencias meramente visuales, nos encontramos con la consabida mejora en el control en la version PC frente a las consolas. El uso del raton y teclado deja bastante atrás al manejo con el pad, y esto afecta directamente a nuestra efectividad en combate. Un buen ejemplo de esto es el uso de los personajes especiales, a los que nos costará bastante aniquilar en consolas, mientras que la precisión que nos brinda el ratón será definitiva para eliminarlos sin mayores problemas. Lo mismo ocurre a la hora de apuntar en otros momentos, la velocidad con el pad es muy inferior a pesar del sistema para fijar objetivos, y se echa de menos un poco más de dinamismo en este aspecto.

Por último, el último aspecto a remarcar entre versiones es el juego online. En PS2 el máximo número de jugadores por partida es de 24 mientras que tanto en XBOX como en PC es de 32 usuarios. Además de esto, normalmente los retardos son bastante menores si jugamos desde el PC que en otros casos, llamando bastante la atención que la peor calidad de juego online se haya encontrado en la versión de la consola de Microsoft, aunque posiblemente se optimice este servicio en un tiempo breve.

Jugabilidad

Al iniciar Battlefront 2 se nos presentarán varias alternativas en el menú principal donde lo primero que tendremos que elegir es si jugaremos óffline u online, y, en caso de hacerlo desconectados, si queremos utilizar el modo de pantalla partida para que puedan interactuar dos jugadores. En caso de entrar al modo multijugador vía internet, posteriormente podremos acceder a las mismas opciones que en el caso monojugador. En el otro lado, tras elegir el modo individual, tendremos que decidir otra vez en un menú de opciones. Entre ellas tenemos la posibilidad de jugar un completo tutorial donde se nos explicará detalladamente cómo funciona el manejo de los personajes, cómo cambiar de tipo de soldado en los puntos de control, el funcionamiento de estos e incluso el manejo de vehículos, con demostración incluída

En el otro tutorial se nos adiestrará levemente en los fundamentos del combate galáctico entre naves espaciales, con secuencias de video mostrando las naves maniobrar mientras en pantalla se nos muestra un texto con las indicaciones de cómo controlarlas. Una vez hemos realizado los tutoriales, el siguiente paso un modo historia en el que tomaremos el papel de un soldado clon de la división 501. Desde su punto de vista se irán narrando los acontecimientos, dándonos su visión de lo acontecido en cada batalla junto a sus propias reflexiones hasta llegar a servir junto a Darth Vader.

Recorreremos de esta forma todos los planetas que visitamos en la primera trilogía (tomando el hilo cronológico de la historia como referencia). Desde Naboo a Coruscant, batallando junto a los Jedi en un principio, para acabar aniquilándolos al final. En este modo de juego, los mapas se alejan de la tendencia clásica en el primer Battlefront, donde el único objetivo en la mayoría de casos era destruir al ejército contrario. En esta ocasión tendremos objetivos muy marcados, como controlar todos los puntos estratégicos del mapa, o recolectar algún tipo de objeto, junto a otras misiones de saboteo y pequeñas escaramuzas.

Star Wars Battlefront 2 es muy similar en su concepción a juegos como Battlefield 2, de PC, ya que nos propone vivir intensos combates en extensos escenarios con una componente táctica añadida. En este caso, los puntos estratégicos son los elementos sobre los que gira la acción. En la mayoría de los mapas, la victoria se decidirá por el uso de estos puntos, y nuestra misión será tanto arrebatárselos al los enemigos como mantenerlos bajo nuestro control. Cuando estemos próximos a uno de estos puntos que nos pertenezca, podremos cambiar nuestro tipo de soldado en cualquier momento, al igual que cada vez que nos eliminen. La variedad es uno de los puntos fuertes del juego, y podremos elegir todo tipo de personajes para movernos por el campo de batalla, algunos de los cuales como los héroes o las unidades un poco más infrecuentes estarán en principio desactivados hasta que no hagamos méritos en batalla para poder elegirlo.

Y es qué, esta vez sí, nos encontraremos la posibilidad de acceder a controlar a los Jedi, junto a otros personajes remarcables de la saga, como Boba Fett o Han Solo. En combate estos personajes marcan la diferencia, pero no llegan a ser inmortales, por lo hay que ser cauteloso al utilizarlos, ya que un comportamiento suicida hará que no podamos volver a contar con ellos; una vez que el personaje cae muerto, no se le puede volver a elegir. En general los Jedi son auténticas máquinas de despedazar enemigos, pero hay que ir con ojo en la barra de energía, ya que la tendencia es a mirarla lo mínimo y una vez tengamos a un personaje como Mace Windu o el mismísimo Yoda bajo nuestro control, probablemente se nos olvide el ser cuidadosos con la barra de salud.

Por otro lado, el sistema de méritos es bastante profundo y se puede resumir diciendo que nuestro comportamiento en combate será evaluado constantemente, otorgándosenos un reconocimiento por cumplir acciones concretas, como aguantar un tiempo determinado sin caer muerto, o tener una especial puntería a la hora de apretar el gatillo. Como premio a estos logros, se nos ofrecerán mejoras en forma de objeto o un incremento de las características de nuestro personaje. Al final de cada fase podremos ver una completa pantalla con todas las estadísticas junto a los logros obtenidos y nuestra clasificación total en esos aspectos, a lo largo de toda la historia que llevemos jugada hasta el momento.

La extensión de la campaña no es muy larga y esta es una de las carencias del apartado individual, ya que el multijugador permite expandir mucho la diversión al contar con amigos con los que jugar. Por otro lado la inteligencia artificial de los personajes controlados por la CPU es bastante irregular y hará que en muchas ocasiones los soldados se atasquen en las paredes o tengan un pésimo porcentaje de aciertos a la hora de disparar. Por ello la campaña individual no planteará muchos problemas a los jugadores más avanzados, mientras que entretendrá durante algo más de tiempo a todo aquel que no haga un uso intensivo de este modo.

Hay que destacar la adición de las batallas espaciales como un gran añadido que aporta una nueva dimensión al juego, tanto en magnitud como en posibilidades. En las fases que tengan lugar en el espacio, tomaremos el rol de un piloto, o un simple soldado. El primero es capaz de reparar su nave en vuelo mientras que el segundo cuenta con un mejor arsenal una vez se baja de la nave. A partir de ahí todo será montar en la nave que queramos, ya que cada bando tiene varios tipos disponibles, y despegar de una manera sencillísima para cumplir con nuestros objetivos. Este tipo de mapas pecan de ser excesivamente similares entre ellos, con una mínima variación del número de naves que nos encontraremos e intercambiando el fondo del planeta sobre el que nos encontramos.

A pesar de esta simplicidad, la diversión está asegurada en este tipo de combate. Una vez situados en el aire deberemos destruir los cruceros enemigos - las naves más grandes - hasta conseguir eliminarlos todos. Para ello tendremos que atacar a estas naves desde el exterior, destruyendo sus escudos, sus antenas de comunicación y su puente de mando. Por otro lado también será necesario infiltrarnos en plena nave enemiga, aterrizando con nuestra nave en su hangar y adentrándonos hasta el corazón de la misma para destruir los sistemas de control. Por tanto, el ataque a las grandes naves implica tanto asalto externo como interno, configurando un interesante balance entre acción en aeronave con el habitual combate a pie. Y todo ello en el mismo mapa, sin zonas de carga intermedias y a una escala gigantesca.

Dejando el combate espacial, en el apartado de juego individual nos encontramos con otro modo un poco más alejado de lo visto. Este caso se parece más a un wargame de tablero que al juego de acción que hemos estado describiendo hasta ahora, al menos a simple vista. Tomaremos el control de una flota espacial, dependiendo de cual de las dos historias elijamos, si el ascenso del imperio o la rebelión contra la república. A partir de aquí accederemos a un mapa donde podremos desplazar nuestra flota, así como incrementarla con el dinero que ganemos de saquear los planetas hasta los que lleguemos. Además podremos comprar nuevos tipos de tropas y dotarlas de objetos que las mejorarán en combate. De esta forma tendremos que intentar conquistar la galaxia entera, arrasando planeta trás planeta, un objetivo simple y directo.

Además de estas dos modalidades, sin conectarnos a internet podremos jugar a cualquier mapa en el modo de acción instantánea, ideal si queremos probar algún escenario en concreto, o para jugar modalidades un poco más extrañas en la campaña individual, como capturar la bandera o el modo de cacería, donde deberemos eliminar a un número determinado de individuos de una raza autóctona del planeta en el que combatamos. En este caso también es posible elegir un personaje del bando "cazado" para intentar evitar la masacre.

El multijugador no es más que una extensión del modo acción instantánea, flanqueado por los amigos que encontremos conectados. Ciertamente es bastante interesante el poder cooperar con tu equipo en el manejo de grandes vehículos o realizar ataques coordinados a bases enemigas. De la misma forma es muy curioso el ponerse cada uno al mando de una nave espacial y batirse en duelo por el espacio, para acabar cruzando disparos en el interior de una nave.

Conclusiones

En Pandemic Studios han sabido aprender de los errores y han planteado un juego renovado en muchos sentidos, a pesar de algunas lagunas. Al empezar a jugar uno se da cuenta del titánico esfuerzo que ha debido ser para los desarrolladores el traspasar toda la ambientación de Star Wars a un videojuego, y lo cierto es que han conseguido recrear al milímetro el universo, así como todos y cada uno de los planetas. La ambientación que han conseguido darle al título roza el sobresaliente, algo que hará que el juego apunte alto entre los más acérrimos aficionados.

A pesar de su buen apartado técnico, el juego reutiliza en exceso los mapas de la primera parte, contando como novedades el combate aeroespacial, la inclusión de los héroes, algunos escenarios nuevos, y más tropas donde elegir. Por ello, no impacta como impactó su predecesor a su salida, a pesar de las mejoras a nivel técnico y jugable. Sin embargo son de agradecer estos aires innovadores que se le han dado al producto. A la pregunta de si Star Wars Battlefront 2 es el mejor juego basado en la saga, la respuesta es clara,  no sabríamos decirlo. Sin embargo si nos preguntaran si este se podría considerar como el juego más completo de los existentes, la respuesta sería que sin ninguna duda. Vivir la saga de la forma más verídica ya es posible, y Battlefront 2 proporciona la manera de hacerlo.

Lo mejor

  • Variedad de tropas donde elegir, muchos personajes disponibles.- El poder controlar a los jedi y a los demás heroes.
  • El combate espacial.
  • Poder jugar con tus amigos y emular las batallas de las películas.

Lo peor

  • Reutilización de los mapas del primer Battlefront.
  • IA muy floja y con errores de comportamiento.
  • Modo individual bastante corto para jugadores habituales.
  • Escasas opciones de rejugabilidad, salvo el modo online.
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.