F.E.A.R.
F.E.A.R.
Carátula de F.E.A.R.
  • 9

    Meristation

La mejor pesadilla de tu vida

Jesús Bella Ceacero

Monolith reinventa el tan tratado género de los shooter en primera persona con un título que mezcla acción con una trama terrorífica repleta de sustos, apariciones y fenómenos paranormales. ¿Te atreves a averiguar qué es F.E.A.R?

Nota del redactor: La versión a la que tuvimos acceso carecía de modo multijugador aunque en cuanto dispongamos de una versión con dicha opción el análisis será completado.

El M.I.E.D.O. te aguarda en cada esquina, en cada lugar, en F.E.A.R. descubrirás lo que es el terror y uno de los mejores juegos de PC de todos los tiempos. ¿A qué esperas para verlo en movimiento en este vídeo?

Cuando este verano acudimos a la presentación que los chicos de Vivendi Universal Studios nos prepararon en Madrid para probar F.E.A.R. ya sospechábamos que un buen título nos esperaba. Cuando vimos al propio productor de F.E.A.R. a los mandos de su título, pudimos darnos cuenta de que las expectativas no hacían honor al juego que estábamos apreciando, pero cuando nos pusimos nosotros a jugar nos dimos cuenta que éste era uno de esos juegos que se podía convertir en uno de los que llamamos "clásicos".

Detrás del juego, nos encontramos con su creadora, Monolith, una empresa con más de diez años a sus espaldas y que es la "culpable" de grandes juegos como el mítico "Shogo", el grandioso "Alien VS Predator 2" y las dos partes de "No One Lives Forever", así como el original "Tron 2.0". Por diferentes motivos, hemos oído hablar poco de este título. Tal vez sea porque siempre se esperan más las secuelas de los "grandes" como las sagas "Doom" o "Half Life", tal vez sea porque "F.E.A.R." es un juego completamente nuevo en su concepto, pero también ha tenido mucho que ver el cuidado que han tenido tanto Monolith como Vivendi a la hora de dar información sobre su título estrella a los medios de comunicación: nada de hablar sobre el número de niveles, nada de desvelar la historia...

De hecho, para evitar que se filtrara cualquier tipo de información relevante (y también para evitar la piratería), Vivendi decidió que ni una sóla copia del juego debía de salir de sus oficinas hasta el día de su salida (es decir, hoy, 18 de octubre de 2005). No obstante, ésto no nos ha impedido analizar el juego que, como todos los medios especializados, tuvimos que hacer en las propias oficinas de Vivendi.

Te toca averiguar la historia
¿Por qué tanto secretismo? La razón es que F.E.A.R. os hará vivir una película de terror, con claras influencias del cine oriental y, concretamente, de la película "The Ring" (como el propio Rob Loftus, productor del juego, nos desveló en una entrevista). Así que, como integrantes de la película que somos los jugadores, nos tocará vivirla e ir averiguando la trama que se esconde en ella.

Pero como no queremos destrozaros la historia, sólo os diremos que adoptaremos el papel de un soldado novato de una fuerza especial de asalto, llamada precisamente F.E.A.R., cuyos integrantes poseen habilidades sobrenaturales capaces de resolver las situaciones más peliagudas. Tú misión en el juego será la de detener a un comandante militar convicto, Paxton Fettel, que, inexplicablemente, se ha vuelto loco y ha tomado el mando de un ejército secreto integrado por clones que, por extrañas razones, le obedecen de manera telepática.

Así que nuestro objetivo será el de perseguir a Fettel durante todo el juego intentando además averiguar las razones por las que tan extraños sucesos tuvieron lugar. Y, como era de esperar, no será un camino de rositas, sino que también nos tendremos que enfrentar a nosotros mismos estableciendo los nexos de unión que existen entre nosotros, Fettel y una niña (cuya apariencia es exactamente igual a la de la niña de la película que ya hemos comentado: "The Ring") que aparecerá durante varias partes del juego haciéndonos pasar unos momentos de auténtico miedo.

Terror + Shooter de acción = Mezcla explosiva
Monolith parece haber dado con la fórmula exacta para hacernos vivir una historia de terror y conseguir que enganche desde el principio. La mezcla de elementos de terror psicológico como la oscuridad, las apariciones, las voces en nuestra mente y, por otra parte, la sangre unidos a la capacidad de inmersión que facilita un shooter en primera persona hacen a Monolith la empresa responsable de haber conseguido la mezcla explosiva que desde antaño se ha buscado en los survival horror que todos conocemos: Resident Evil, Silent Hill... aunque tal vez "F.E.A.R." tenga mucho más de este último por la cuestión de los fenómenos parapsicológicos.

Con esto no se quiere decir que "F.E.A.R." sea ni mejor, ni peor que los títulos mencionados, sino simplemente diferente... Nunca habíamos visto algo así. Así pues, tenemos un título que mezcla a partes iguales exploración con partes de acción en las que tendremos que ponernos a prueba con el ejército de clones del ya mencionado Paxton Fettel. Normalmente, las partes de exploración en las que vas avanzando por el mapa también se corresponden con los momentos de suspense y terror.

Será en estas partes donde el jugador podrá ir desvelando la trama del juego y el verdadero significado de las apariciones, tanto de la niña como de toda la gente que va matando Paxton Fettel en su camino de huída. De esta forma, las imágenes y voces que se suceden en tu mente, las alucinaciones, los ruídos extraños y el movimiento inexplicable de los objetos en el escenario forman un conglomerado que en más de una ocasión te hará saltar de tu asiento.

¿Cómo se juega?
En un primer momento, podréis pensar que un título tan original como el que tratamos ha de tener un control peculiar pero a decir verdad la jugabilidad será muy parecida a la de cualquier FPS que se precie y, en especial, resulta muy similar en este aspecto a "Half Life 2", salvando las lógicas y abundantes diferencias y planteamientos que tienen ambos títulos. En F.E.A.R. tendremos a nuestra disposición los controles básicos como desplazarnos hacia adelante, hacia atrás, movernos lateralmente, asomarnos por las esquinas, saltar, agacharnos e incluso dar patadas voladoras espectaculares en el aire (ideal para dejar atónitos a tus amigos).

F.E.A.R. es un juego de duración media (10-15 horas) con un desarrollo lineal y dividido por zonas que conoceremos con el nombre de "intervalos", cada uno de los cuales tendrá unos determinados objetivos a cumplir. Para poder completar cada intervalo de la mejor manera posible, además de contar una opción de guardado rápido podremos recurrir a armarnos hasta con tres armas al mismo tiempo, recoger chalecos protectores, llevar hasta 10 kits médicos a la vez para recuperar vida (botón "Z") y encontrar potenciadores que aumentarán nuestra resistencia a los impactos, así como podrá aumentar la duración de nuestra habilidad para ralentizar el tiempo.

Lo primero que sorprende...
Poco después de empezar a jugar podremos comprobar el que es el aspecto más destacado del juego: la inteligencia artificial de los enemigos. No es que se trate de que los enemigos nada más verte se escondan detrás del obstáculo más cercano a su alcance para después asomarse y dispararte, sino que ya te habrán preparado una emboscada antes de verte si es que acaso llevabas por descuido la luz de la linterna encendida o hiciste más ruido del previsto al entrar en la habitación.

Tampoco es que los enemigos hablen entre ellos para informarse unos a otros de tu posición y del número de bajas que han tenido por tus ataques, sino que también se organizarán dándose órdenes de ataque y rodeándote si es necesario. No se quedarán impasibles al lanzar una granada dentro de la habitación en la que se encuentren, sino que saltarán por la ventana (rompiendo el cristal si es necesario) para escapar de la onda expansiva.

Tampoco dudarán en luchar contigo cuerpo a cuerpo si es necesario y estarán ansiosos por insultarte y hacer conjeturas en el mismo momento en que les aciertes. Serán los mejores enemigos con los que te hayas enfrentado en un juego y da gracias que cuentas con la técnica de ralentización de tiempo para luchar contra ellos, ya que sin él no podrías salir airoso de estas batallas.

La técnica del "bullet time"
Precisamente, la habilidad de ralentización del tiempo que posee nuestro personaje es uno de los aspectos fundamentales del juego y que justifica que seamos parte de unas fuerzas especiales con poderes sobrenaturales. Como tal miembro, podremos hacer que el tiempo discurra para nosotros de una manera mucho más lenta, poniéndonos en ventaja sobre nuestros enemigos al tener mayor tiempo para pensar y, lógicamente, para apuntar y acertarles.

Se trata, en pocas palabras, del efecto "Matrix" aplicado a un videojuego: veremos las estelas de las balas al ser disparadas, todos los movimientos serán ralentizados, veremos con todo detalle las explosiones de barriles y las chispas que saltan por los impactos... Es toda una gozada ver el efecto de ralentización de tiempo en este juego, aunque no todo son buenas noticias, ya que el poder es limitado y sólo lo podremos usar durante una pequeña porción de tiempo que viene indicada por una barra en la parte inferior de la pantalla. Cuando se agote, tendremos que esperar a que se vuelva a rellenar.

La evolución del motor Lithtech
No obstante, esta técnica no sería todo lo vistosa que es si no contara con un motor gráfico de calidad como el que Monolith ha preparado específicamente para este juego. Y es que el motor Lithtech ha evolucionado de una manera espectacular para poder ofrecernos unos escenarios detallados con texturas de alta calidad, unos polígonos perfectamente perfilados, luces volumétricas que simulan haces de luz de una manera asombrosa, efectos de iluminación que varían dependiendo de la inclinación o movimiento del foco de luz (prueba a disparar a una de las lámparas y observa cómo varía la iluminación: es sorprendente), animaciones que te harán pensar

si estás delante de soldados de verdad (los enemigos caerán interactuando y variando la posición de su cuerpo dependiendo de los obstáculos con los que se encuentren), partículas en el aire (como las que aparecen cuando disparas a las cajas y salen plumillas que de lo reales que son te darán ganas de estornudar), sombras dinámicas que varían dependiendo del movimiento del foco de luz y que harán aún más tétrico al escenario, un efecto del agua que no tiene nada que invidiar al de "Far Cry", etc.

Ahora junta todo esto y súmale la opción de poder verlo todo a cámara lenta con el efecto "bullet time" durante las batallas y... ¿qué obtenemos? Una experiencia de batalla en First Person Shooter nunca vista hasta ahora. Podremos ver cómo las balas de nuestra pistola o metralleta llegan a nuestros enemigos y los atraviesan, el efecto de armas como el penetrador al clavar con estacas a nuestros enemigos (literalmente) en la pared, la desintegración de cuerpos gracias al cañón de partículas (que dejará a nuestros enemigos en los huesos), la violencia con la que los cuerpos se mueven al hacer impacto los disparos sobre las diferentes partes de su cuerpo.

Los enemigos además volarán por los aires si lanzas un cohete cerca de ellos e incluso se harán añicos (y lo verás) cuando hagas explotar una granada haciendo llegar la sangre a las diferentes partes del escenario, la cual dejará evidencia de lo que ha pasado en la habitación. Es difícil explicar lo que se vé y también algo desagradable (por algo este juego está calificado para mayores de 18 años). Por tanto, es mejor que lo experimentéis por vosotros mismos ya que es una experiencia gráfica realmente impresionante.

Sentirás miedo de verdad
De poco sirven unos buenos gráficos y una interesante historia si la ambientación no está lo suficientemente trabajada como para hacernos sentir dentro de F.E.A.R., pero el caso es que el título lo consigue (y con nota). A través de los distintos entornos por los que nos moveremos en busca de Paxton Fettel: una zona industrial, un complejo de oficinas y una zona urbana abandonada, sentiremos en todo momento la sensación de que alguien nos está vigilando.

Cuerpos muertos que son arrojados a nuestros pies por fuerzas sobrenaturales, mesas y lámparas que se mueven inexplicablemente, puertas que se cierran ante nuestras narices y las apariciones de una niña fantasma que acelerará la respiración del protagonista son algunos ejemplos de lo que nos podemos encontrar.

Cuando cierres la puerta de tu habitación...
...apagues la luz, te pongas tu sistema de sonido favorito y comiences la partida tendrás realmente la impresión de estar dentro de una película de terror. Los aciertos en el aspecto de sonido con el que se ha dotado a este juego son tantos que va a resultar difícil ponerlos todos en este análisis. Para empezar, podemos hablar de la banda sonora que ya nos empezará a sorprender desde la primera intro que da paso al juego: simplemente genial.

Los múltiples temas presentes en F.E.A.R. cambiarán dependiendo de la situación o pasaje en que nos encontremos: composiciones lentas y tétricas para las zonas de exploración y composiciones con más ritmo en los momentos de batalla. La música dejará también paso en muchas ocasiones al ruido ambiente que hará que nos demos más de un susto con nuestras propias acciones (como al tirar sin darnos cuenta un bote) o que las extrañas voces en nuestra cabeza nos pongan la piel de gallina.

Este aspecto, el de las voces, está especialmente cuidado y doblado totalmente a un claro y perfecto castellano. Lo mejor es que las voces son muy creíbles y muy diversas, que destacan sobre todo en los tiroteos con soldados enemigos: nos insultarán, gritarán, avisarán de nuestra presencia, podremos escuchar sus conversaciones privadas... En definitiva, mucha variedad y cantidad de voces sin dejar de lado la calidad. Algo parecido ocurre con los sonidos de los disparos, el impacto de las balas, la rotura de cristales, la apertura de puertas... Unos efectos sonoros que resultan realmente sorprendentes cuando vamos y volvemos de la habilidad para ralentizar el tiempo que tiene nuestro protagonista.

Candidato a juego del año
Aunque F.E.A.R. no es el juego perfecto (podría haber sido todavía mejor si la mecánica y escenarios hubieran sido un poco menos repetitivos), estamos seguros de que el nuevo título de Monolith va a crear escuela y ésto nos agrada: siempre es bueno ver cómo interesantes y originales ideas salen adelante con una calidad a la altura de los grandes del género.

Con una combinación de sangre y terror psicológico, F.E.A.R. eleva el combate en primera persona a un nivel cinematográfico con un grado de inmersión nunca visto en un videojuego. Su trepidante acción, sus sustos, el avanzado motor de juego y una ambientación sobresaliente hacen de F.E.A.R. un título más que recomendable y casi imprescindible para los amantes de los FPS. Nosotros hemos dado nuestra opinión. Ahora, te toca a ti pasar miedo...

Estrategia y trucos
A la hora de batirnos en tiroteo con nuestros enemigos usa de manera inteligente tu habilidad para ralentizar el tiempo, ya que será vital para salir vivo de los enfrentamientos. Eso sí, intenta tener un ojo puesto en la parte central inferior de la pantalla para no despilfarrar toda la energía. Cuando estuvimos jugando en las oficinas de Vivendi también nos dimos cuenta de que, como ocurre en otros FPS, poniendo en el cuadro de diálogo la palabra "GOD" podremos campar a nuestro ancho sin que los enemigos nos hagan daño.

Comparándolo con...
Comparar este juego con cualquier otro resulta una tarea inútil ya que lo que hace es reunir muchas cosas de los grandes: la jugabilidad del "Half Life 2", la oscuridad y los sustos de "Doom 3", una trama que juega con lo paranormal como en "Silent Hill", una ambientación cinematográfica que se parece mucho a la de la película "The Ring" y un efecto "bullet time" y de ralentización del tiempo que ya se ha difundido por otros muchos juegos gracias a la película "The Matrix". No vamos a insistir más: "F.E.A.R. is different".

Lo bueno
- Todo: la ambientación, los gráficos, las apariciones, los sustos, el toque de terror a la japonesa, la sensación de estar viviendo una película, la brutalidad de las batallas, las físicas de los enemigos, la impresionante inteligencia artificial, la historia, las voces, la traducción completa al castellano, las explosiones, los efectos de iluminación, el efecto de las batallas en los escenarios... y, por supuesto, la niña de F.E.A.R.

Lo malo
- Puede hacerse un poco repetitivo en cuanto a escenarios y variedad de enemigos.
- No nos cansamos de repetirlo: el precio, como tantas otras novedades, es un poco elevado (50 euros).
- Que no tengas un ordenador lo suficientemente potente como para poder jugar a este magnífico juego.

Enlaces
- Página oficial del juego
- Para aprender un poco más
- Página de Monolith

Requisitos mínimos del sistema
- Pentium 4 a 1,7 Ghz
- 512 MB de RAM
- Espacio en disco de 4 GB
- Tarjeta gráfica de 64 MB (compatible con Direct3D)
- Tarjeta de sonido compatible con Sound Blaster

Requisitos recomendados del sistema
- Pentium 4 a 3 Ghz
- 1 GB de RAM
- Espacio en disco de 4 GB
- Tarjeta gráfica GeForce 6800 GT / ATI Radeon X800 Pro
- Tarjeta de sonido compatible con Sound Blaster (EAX)
- Tarjeta de red y conexión a Internet

Equipo de pruebas
- Pentium 4 a 3 Ghz
- 1 GB de RAM
- Espacio en disco de 4 GB
- Tarjeta gráfica GeForce 6800 GT / ATI Radeon X800 Pro
- Tarjeta de sonido compatible con Sound Blaster

En el equipo de pruebas el juego ha funcionado de una manera más o menos fluída aunque con algunas ralentizaciones puntuales (Frame Rate de 25 aproximadamente): este juego es muy exigente en cuanto a máquina.

9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.