Pro Evolution Soccer 5
Pro Evolution Soccer 5
Carátula de Pro Evolution Soccer 5

La "quinta"esencia del balompié...

Juan Porteiro

Llega el turno del gran competidor para FIFA. PES vuelve a llegar a nuestras tierras para hacerse de nuevo con el trono como mejor simulador de fútbol. Sin embargo, este año el título de EA ha hecho los deberes... ¿está PES5 a la altura de lo que se espera de él? Compruébalo en nuestro análisis antes de nada, y no dejes todo para la repesca...

Hace un par de semanas analizábamos el nuevo juego de fútbol de EA Sports, FIFA06. Nos habíamos llevado una alegría con las mejoras que posee, y que pensábamos que este año sí había competición entre los dos grandes juegos de fútbol que copan las listas en consolas y desde hace un par de años también en compatibles. El otro grande al que hacemos referencia es ni más ni menos que el título que nos ocupa hoy: Pro Evolution Soccer 5.

Observa Pro Evolution Soccer 5 en movimiento en este vídeo.

Después del desencanto parcial que nos habíamos llevado con la cuarta entrega de la serie, su productor Seabass Takatsuka había llevado el noveno capítulo de Winning Eleven -recordemos: la versión japonesa de PES- de nuevo hacia el manto del que era, aún para la mayoría, el mejor juego de la saga: PES3. Winning Eleven 9 recuperaba parte de la esencia de la tercera entrega europea, más fluidez y suavidad, más juego en equipo y la sensación de que todo lo que pasa en la tv obedece a una razón: los caprichos de la pelota.

Si algo ha sabido hacer Konami con esta saga, es ganarse a la gente. PES no ha contado casi nunca con las grandes campañas de publicidad con las que cuenta su oponente. Su victoria viene por el 'boca a boca' de los usuarios, que se hablaban unos a otros de las características de este título. Durante las primeras versiones no contaba con una base de usuarios amplia, pero ésta fue ampliándose durante los siguientes juegos (los últimos de PSX y los primeros de PS2) hasta conseguir vender en las últimas temporadas más que su competidor.

PES siempre ha tendido hacia la simulación, con unos controles más o menos duros al principio, pero con una curva de aprendizaje que favorecía la persistencia de los usuarios. Con cada nueva versión se afianzaba más la sensación de que Pro Evolution 'sacrifica' parte de la jugabilidad típica de un juego por una representación más clara del realismo de este deporte. Está claro que un juego es, por definición, para pasarlo bien. KCET parece que aporta a esta definición el término 'largo plazo'.

Ahora, recibimos la versión review de PES5 para consolas (la versión PC tardará una semana más en salir a la venta, con lo cual la analizaremos aparte), con toda la expectación que ello levanta entre los jugones de la saga en particular, y los juegos deportivos en general. Después de darle muchas y muchas horas a los dos pads, creemos estar en disposición de dar un veredicto sobre este nuevo DVD de Konami. ¿Será en realidad el 'final feliz' que merece esta generación o por el contrario estaremos ante un nuevo 'medio gatillazo' como nos pasó con la cuarta parte? Nuestro veredicto, cuando comience a rodar el balón…

G r á f i c o s .-
Pro Evolution Soccer 5 es, en líneas generales, PES4. Básicamente nos encontramos con el mismo juego visualmente hablando, aunque encontramos algunos detalles optimizados y otros que siguen siendo muy mejorables. Lo mejor de todo es que en esta versión se han eliminado completamente las ralentizaciones que acusaba el juego en determinados momentos (balones en las áreas, centros, córners,…). Ahora no existen en ningún momento. Bien es verdad que KCET ha tenido que realizar ciertos 'trucos' para que no existan -que después explicaremos-, pero el efecto se ha conseguido.

Los menús principales tienen un nuevo diseño, con los jugadores del Chelsea y del Arsenal (Terry, Drogba y Henry) como principales protagonistas. Las opciones en los distintos modos de juego tienen un diseño de iconos más visuales e intuitivos, algo que favorece la navegación por ellos. Sin embargo, creemos que ya va siendo hora de 'modernizar' los distintos submenús. Se han quedado algo anticuados, y no dan la sensación de estar en continua evolución con respecto al resto de los apartados.

El juego sigue presentando (bien por Konami) selector de Hz, con lo cual lo veremos a su velocidad original en los tv's que dispongan de esta opción. Nada que objetar en cuanto a opciones de visualización, excepto que el juego sigue sin añadir una opción 16:9 para que los poseedores de tv's de este formato puedan aprovecharlo al máximo (nos parece que ya va siendo hora de que se incluya). Por lo demás, bastante completo.

El motor gráfico de PES5 presenta en pantalla el mismo nivel visual que su anterior versión, excepto con la inclusión de animaciones nuevas para jugadores y porteros. También algunas mejoras en el texturizado de las caras y camisetas oficiales de los clubes, y detalles nuevos como la inclusión en algunos jugadores de llevar la camiseta por fuera (después de una falta o un encontronazo), calentadores, jerseys por debajo de la camiseta, guantes, o vendas para tapar anillos o pendientes. También encontramos más variedad en las botas, con modelos reales de Adidas muy bien representados.

Las animaciones siguen siendo en general muy suaves y creíbles, el punto de referencia para cualquier otro juego deportivo. El motion capture de este juego nos hace descubrir un nuevo movimiento de vez en cuando, aún cuando llevemos con el juego varios meses. Realmente el único momento que 'canta' son los pasos laterales que dan los jugadores cuando se va a sacar una falta o un córner, que dan la sensación de tener complejo de patos. Por lo demás, y como siempre en esta saga, las animaciones de los porteros y jugadores son excelentes. Encontramos algunas muy espectaculares, como la 'elástica' propia de Ronaldinho o Ronaldo, y algunos remates de volea. También los porteros cuentan con algunas muy buenas, como la salida a los pies tipo portero de futbol-sala, o palomitas dignas de repetirse una y otra vez.


El modelado de los jugadores sigue siendo muy similar a su anterior versión, y la representación facial de muchos de ellos roza el fotorrealismo. Hay verdaderos trabajos de texturización facial que quitan el hipo -pero algunos realmente nefastos también en jugadores conocidos-. Sin embargo, creemos que hay un personaje que no ha recibido el mismo trato que los jugadores: el árbitro. Su modelado es idéntico en todos ellos, sólo cambia la cara, el color de piel y el pelo. Todos son enjutos y muy delgados. Sus animaciones cuando van a señalar una falta parece que van a tropezar y se van a caer. Un poco más de cuidado en esos detalles no vendría mal.

En cuanto a los estadios, hay que decir que tienen un modelado bastante bueno cualquiera de ellos, y en esta ocasión contamos con dos nuevos 'templos del fútbol' españoles en la lista, como son el Vicente Calderón y Riazor (pero con nombres ficticios). Cualquiera de ellos está perfectamente reflejado, con detalles que los hacen muy reconocibles. Lo que no acaba de estar a la altura es el césped de ninguno de los campos; las texturas son muy pobres, y ni siquiera la versión XBOX aprovecha su potencial para optimizar ese apartado.

Tampoco destacan especialmente la representación de los espectadores. Siguen siendo auténticos montones de píxeles que se mueven de forma brusca, y que no dan el pego en ningún momento, excepto en las tomas lejanas. Además, como decíamos antes, Konami ha utilizado algunos trucos con la aparición/desaparición de público para evitar las ralentizaciones. Trucos que anulan la caída de framerate, pero que se notan mucho y quedan bastante mal visualmente hablando. Por ejemplo, al sacar un córner o una falta, se ven las gradas más bajas con bastante público, pero al pasar a la vista general... las gradas están vacías!! Lo mismo pasa durante el partido, que en alguna cinemática -celebración de un gol, o una tangana- se ve público cercano al campo, pero al pasar al juego los asientos más bajos están casi siempre sin gente. Desde luego favorecen la fluidez de juego, pero el truco se ve bastante.

La aplicación de la luz sí está perfectamente reflejada, con partidos a distintas horas del día -y nocturnos-. Además, tanto los partidos en invierno como en verano tienen una tonalidad distinta, acorde con la época en la que se producen. Los partidos veraniegos tienen una luz ambiente más fuerte, y se muestran los colores más nítidos, mientras que los partidos invernales poseen una iluminación más neutra, mostrando una paleta de colores más apagada. Las sombras de los jugadores -sobre todo en los partidos nocturnos- cumplen perfectamente, dando un resultado más que digno. Resaltar los partidos en campo nevado, con efectos de partículas para mostrarnos la respiración de los jugadores.

El motor físico aplicado a la pelota y a los cuerpos de los jugadores está más desarrollado que nunca. La sensibilidad de la pelota gracias al motor de colisiones la hace más real que nunca, tanto en la interacción con los jugadores como con el campo (botes, tiros, balones a los palos, centros,...). Es digna de verse en cualquier momento, ya que da la sensación de que reacciona tal cual lo haría en la realidad. En este sentido no podemos ponerle ni una sola pega a KCET, ya que su trabajo es espléndido.


También destacar el gran trabajo realizado en las acciones de choque/movimiento entre los cuerpos de los jugadores. Los cambios de dirección, giros, saltos, cargas, entradas, empujones,... todo tiene su incidencia en el campo, dotando al juego de una influencia de los cuerpos que no había tenido hasta ahora. Cada acción dependerá de las características de los jugadores que influyan en ella (peso, velocidad, fuerza,...) y será fácil ver cómo un jugador que viene en carrera se lleva por delante a otro que está haciendo un cambio de dirección, o como en una carga 'hombro-con-hombro' se queda atrás el jugador que llevaba menos velocidad, o el que menos resistencia tenga. Esto abre un nuevo estilo de juego, que trataremos más adelante.

Las cámaras disponibles son las mismas que en PES4, con lo cual no tendremos novedades en este sentido. Algunas son más jugables que otras (cuanto más lejanas más jugables) y el radar nos ayudará en muchos momentos a saber si un jugador nuestro está desmarcado o no. Los replays añaden alguna cámara más a su visualización (una desde el mismo punto de vista in-game) y podremos seguir grabando nuestros mejores goles para deleitar a nuestras amistades.

En definitiva, PES5 no se separa casi nada de su anterior versión en cuanto a tratamiento gráfico. Simples mejoras con alguna animación nueva, un motor físico que sí ha mejorado y nos presenta las mejores luchas por el balón que ha habido en la serie hasta hoy, unos estadios bien diseñados y un público que es todo lo contrario. No hay ralentizaciones, algo a destacar con respecto al año pasado, y novedades como campos nevados y distintos elementos 'decorativos' en los jugadores. Muy similar a su antecesor.

M ú s i c a .-
Quitando la canción de la intro, conocida, el resto es totalmente 'PES-style'. Música totalmente instrumental y, la verdad, bastante aséptica. No sabemos porqué, pero el apartado sonoro de cualquier PES no ha estado muy cuidado en casi ninguna ocasión. La música de los menús simplemente acompaña durante la gestión de los datos, pero en ningún momento se hace 'pegadiza' ni la tararearemos una vez apagada la máquina. Después de oír a 'Queen' hace un par de años, el nivel de este año es bastante bajo.

S o n i d o  F X .-
El apartado sonoro de este juego realmente suspende, y con toda razón, por unos diálogos de comentaristas malos, y además mal implementados. Bien por el sonido ambiente, público que silba, anima, aplaude,... cánticos personalizados para algunos clubes/selecciones y, en definitiva, una ambientación acorde con lo que debería ser un partido. No es perfecta, porque se podrían mejora y aumentar más detalles, pero cumple sobradamente.

Donde ya tenemos que decir BASTA es en los comentarios: PESIMOS. Tanto por interpretación de Iñaki Cano y Juan Carlos Rivero, que en múltiples ocasiones 'se vienen arriba' sin razón, como por la pésima, terrible y mal programada implementación de comentarios. Además, la repetición de las mismas frases es muy visible, errores garrafales -como decir que entra por toda la escuadra cuando el balón va raso y al palo- de dicción y a destiempo... no es de recibo que en esta quinta versión aún tengamos que tragar con estos errores. Hasta ahora esperábamos que se solucionasen de un año para otro, pero nos ha quedado claro que simplemente, Konami ni se lo plantea. Cero patatero en este sentido.


J u g a b i l i d a d .-
Si hasta ahora algo había encumbrado a esta saga, era su excelente jugabilidad. Unos controles perfectamente implementados, que nos dejaba libertad para realizar casi cualquier acción, un sistema de lanzamiento de faltas profundo y con multitud de opciones y un modo multiplayer que era la envidia de casi cualquier título. PES era PES por todas estas cosas. Después llegaron las licencias de algunas ligas -el año pasado- y algunos cambios en el sistema de juego. PES5 es otro nuevo giro en la jugabilidad, y puede que no todos estén a gusto con él.

Para empezar, y después de jugar bastante con Winning Eleven 9 tenemos que decir que el timing de los partidos es algo más alto que en el título NTSC. La velocidad de transición de la pelota y los jugadores es más alta. Si en WE9 la velocidad nos parecía la adecuada y realista, en PES5 nos sentiremos en los primeros partidos 'agobiados' para enlazar jugadas (y ya no digamos tirar a gol). Esta sensación, también hay que decirlo, desaparece según jugamos partidos y vamos adaptándonos al ritmo de juego. En realidad puede ser que las diferentes velocidades de juego representen de forma más o menos realista la diferencia de juego y técnica que hay entre el fútbol nipón (más pausado) y el europeo (más rápido y técnico).

En PES5 notaremos, aparte de los condicionantes que se vivían en anteriores versiones, un nuevo factor más: el físico. Los choques, encontronazos y cargas tienen más relevancia si cabe que nunca. Seguramente muchos tomarán como insufrible la nueva cantidad de faltas que se producen por partido, pero en la mayoría de las ocasiones dependerá de nosotros, y de un cambio de mentalidad. Ahora al presionar al atacante con X o A (según versión) tenemos que tomar conciencia que eso hará que el jugador meta la pierna para intentar cortar el balón.

En algunas ocasiones lo lograremos, pero en muchas más cometeremos faltas. Y no lo dudéis: el árbitro va a pitarlas todas -incluso las que no son, después hablaremos de la gestión del árbitro-, con lo cual en muchas ocasiones el juego se ve continuamente cortado por las faltas. Como en la realidad. Esto puede hacer que muchos usuarios se vean contrariados por este juego. Un juego es, en esencia, para jugar y pasarlo bien. Qué hay de divertido en ver falta tras falta? En realidad, nada. Qué sigue haciendo, entonces, de este juego lo que es? Su afán de simulación del fútbol real.

Konami ha escogido el rigor más absoluto en cuanto a simulación. PES5 es más simulador, pero menos jugable a corto plazo. Esto es un hecho. Los no iniciados dudarán mucho después de los primeros partidos, y en muchas ocasiones desistirán de seguir jugando. Es lógico, por otra parte. Los que ya conocen la saga, o los nuevos que perseveren y sean amantes de la simulación, a la larga se verán recompensados con un control de juego, de tempo de partido y de circulación de pelota que no se da en ningún otro programa. Tenemos que decir que PES3 sigue siendo nuestro juego preferido de la saga, pero esta quinta versión nos hace recuperar viejas sensaciones que PES4 nos había quitado, y que en algunos aspectos están mejorados en el título que nos ocupa.


En el título de Konami el balón parece más vivo que nunca, con un componente de aleatoriedad que no se había dado hasta ahora, no a este nivel. Los controles de pelota son más difíciles, ésta demuestra mejor la potencia en los tiros, y los tiros tardan más en realizarse cuanto más fuertes se quieran hacer, para armar la pierna. Un factor liga con el anterior, con lo cual los partidos son más abiertos que nunca. Eso no quita que aún existan los típicos 'momentos PES' en los que el equipo de la CPU va a meter gol sí o sí, porque nuestros jugadores van a hacer un mal control, van a pasar donde no queremos y se van a quedar parados cuando no deberían. Estos momentos siguen existiendo -y maldecimos a Konami por hacernos pasar por estas injusticias inexplicables-, pero en pocas ocasiones.

Los movimientos que antes realizábamos con R2/negro -los típicos regates laterales cortos de PES4- ahora la máquina los realiza de forma automática sólo con girar la cruceta/stick. Esto no nos gusta en demasía, ya que ralentiza la acción incluso cuando no queremos. Sin embargo, no es un defecto traumático como pueda la inclusión de un nuevo movimiento de saque en largo con la mano del portero, ya que no tendremos control sobre él, la CPU decidirá si saca en largo o no, y tendremos que estar a expensas de su decisión, aún cuando no es nuestra intención. 

Jugar a PES5 requiere un cambio de mentalidad bastante grande: los regates son efectivos, está claro, pero mucho menos que en anteriores versiones. Seguro que en alguna jugada puedes irte de 2 o 3 jugadores, pero serán ocasiones muy escasas. Aquí el pase alto adelantado necesita de mucho espacio por delante para ser efectivo, con lo cual necesitamos hacerlo con una defensa adelantada; hay que aprovechar un frontal del área claro para intentar el tiro de media distancia -los goles desde fuera del área son en su mayoría bellísimos-, necesitamos sangre fría para aprovechar bastante las fintas de tiro y el lanzamiento controlado (disparo+R2), las vaselinas vuelven a ser difíciles como en la realidad... y defender. Defender de forma efectiva intentando meter la pierna en los momentos más claros, y NUNCA dentro del área (el árbitro es muy sensible, y aplica bien la ley de la ventaja para los contrarios, pero para nuestro equipo lo hace bastante mal). Una buena defensa por nuestra parte, presionando en el momento oportuno será una de nuestras mayores bazas para sacar los partidos adelante.

La IA de la CPU se ha mejorado, tanto para el equipo controlado por la CPU como los jugadores de nuestro combinado. Ahora los centrales no se tiran a la banda como en anteriores versiones, y el centro del campo cierra mejor los huecos. Los desmarques y desbordes también son más numerosos, y ensanchar el campo es más fácil gracias a la tendencia de los laterales a pegarse a la línea de cal. Tendrían que mejorarse los extremos, que tienden a ir hacia el centro cuando defienden, dejando la banda para el lateral en muchas ocasiones en inferioridad numérica.

El juego del equipo controlado por la máquina es mucho más fluido, más coherente, y buscan los espacios de forma más clara. No suelen meter pases en profundidad, pero cuando esto sucede es porque crean una ocasión manifiesta. Sus delanteros apoyan más a la segunda fila, y su movimiento como bloque ha mejorado. Juegan mejor, se colocan mejor y defienden con un orden muy elaborado. Tirar desde la frontal requerirá casi siempre de una finta de tiro o un desborde anterior, si no será casi imposible.


Esto no quita que en los niveles más altos (sobre todo en 6 estrellas) el juego resulte totalmente irreal, debido a las continuas faltas sin sanción en contra nuestra y lo sensible que es el árbitro a favor del equipo contrario. Además de la puntería casi perfecta del otro equipo, el 'autismo' de nuestros jugadores o su total incapacidad para controlar un balón normalito. Jugar en 4-5 estrellas es lo más real, el nivel más alto es -lógicamente- el más difícil, pero al mismo tiempo el menos real de todos.

En cuanto a modos de juego, nos encontramos los típicos de Partido Rápido, Copa, Liga (aquí tenemos las ligas reales italianas, española y holandesa; y además la inglesa, francesa y alemana sin licencias, destacar también que durante el transcurso de la liga también se juega la copa correspondiente a ese país) y Entrenamiento. Aparte de estos cuatro modos de juego, también encontramos los dos que más esperan los usuarios: Master League y el modo on-line.

Partido Rápido -no hay mucho que explicar-, Copa (variados torneos y con posibilidad de personalizarlos), y Liga son ya sabidos por todos. El modo entrenamiento ha aumentado el nº de pruebas a realizar y su variedad, con lo cual se convierte casi por capacidad propia en otro modo de juego casi tan largo como los anteriores. Destacar que en cualquier de ellos podremos ir ganando PES para después, en la PES Shop, desbloquear cantidad de balones, jugadores, selecciones y otras opciones para la Master League, nuevas cámaras, animaciones de celebraciones, etc... muchos ítems para desbloquear, y algunos a los que os hará falta jugar MUCHO para conseguir la cantidad de PES obligatoria.

La Master League nos pone de nuevo en la piel de un equipo de segunda división de una de las cuatro ligas existentes -en total más de 150 equipos, muchos de ellos sin licencia pero muy reconocibles y de varios puntos del planeta: sudamericanos, escoceses, turcos, etc...-, y tendremos que llevarlo desde ese 'pozo' a las más altas cotas deportivas que podamos. Para ello tendremos que tener en cuenta el límite de ingresos que debemos conseguir durante el año para pagar sueldos, además de revisar el mercado de fichajes, vender a los jugadores que no queramos y, en definitiva, optimizar al máximo el rendimiento de nuestro equipo con las tácticas que creamos más convenientes para alcanzar el éxito en todas las competiciones (liga, copa y competiciones internacionales).

En esta ocasión habrá que tener en cuenta la edad de los jugadores, y su progresión deportiva. PES5 hace especial hincapié en las características individuales de los jugadores, ya que tendremos una hoja de desarrollo para saber cuándo están en su mejor momento -y venderlo si nos hace falta el dinero-, o para ver si ya han dado todo lo que podían. Además, en multitud de ocasiones tendremos que prescindir de los servicios de algún jugador cuando se vaya con su selección. También influirán más que nunca las lesiones, ya que en este juego es raro que un jugador muy utilizado no se lesione durante toda la temporada. Habrá que tener mucho ojo con poseer una plantilla compensada, ya que el cansancio hará mella en los jugadores de forma muy visible. Combinar el deporte con los números será importante para no acabar perdiendo en este modo de juego.

El modo on-line es, ahora mismo, un total desconocido para nosotros. Incluso en esta versión review está deshabilitada, así que no os podemos decir si el juego va fluido o el lag hace acto de presencia. Lo que sí podemos es aseguraros que si las partidas van suaves, puede ser uno de los modos de juego que más vida le den al título para los usuarios que dispongan de banda ancha. No sabemos tampoco si los partidos serán 1 vs 1 o con más jugadores, ni si habrá torneos o listas generales de jugadores, amigos, etc... en este sentido Konami no se ha tomado muchas molestias (o igual se las está tomando para que vaya todo perfecto), aunque después de haber visto el pobre on-line por Live del anterior PES4 no nos esperamos mucha cosa. Espero que Konami nos haga rectificar...

Juego perfecto? No, desde luego. Empezando por los paupérrimos comentaristas, siguiendo con los defectos de control típicos (las faltas en ocasiones apuntamos a un lado para pasar y el balón va hacia otro lado, no se puede presionar un saque de banda, el uso y abuso del supercancel -R1+R2- para muchas jugadas,...) y terminando en unas animaciones de celebración bastante robóticas, PES5 no es perfecto, pero desde luego es un juego que recompensa la perseverancia y el juego en equipo, el tocar y tocar hasta encontrar el hueco, la práctica de las faltas para sacar provecho en un partido donde sólo tiras a balón parado,... fútbol en estado puro. No real, pero sí lo más cerca que se puede estar ahora mismo.

That's the question...
Al igual que nos ocurrió con GT4 y Forza Motorsport, bastantes usuarios de los foros de Meristation nos han pedido que hagamos una valoración entre los dos juegos, para dar una opinión global de qué producto es mejor según nuestra opinión. Está claro que FIFA06 es un más que digno producto, con muchas mejoras en el control con respecto a su versión 2005, con más clubes y jugadores que ningún otro juego, que además incluye un modo manager bastante completo y un apartado sonoro a años luz del título de Konami. Los dos están más cerca que nunca en cuanto a calidad.

Sin embargo, y aunque el título de Electronic Arts es un gran producto, por ahora sigue quedando a la sombra del programa de Konami en cuanto al núcleo importante: la sensación de juego. PES posee una mecánica de juego que globalmente es más profunda que FIFA -aunque esta posea detalles brillantes, como la utilización de L1 para desmarcar a un compañero-. Las posibilidades de control y reacción están un punto por encima en PES, con movimientos más suaves y creíbles (por ejemplo las fintas de tiro, que en PES son un elemento desestabilizador y en FIFA son un proceso ralentizador, cuando su naturaleza es totalmente la contraria), y una física aplicada al balón y a los jugadores muy eficiente y verosímil.

Aparte de estos detalles, la IA del juego de Konami también está un punto por encima, donde se ha acentuado el trabajo en los movimientos defensivos de la CPU. Más detalles a favor del juego nipón son las opciones estratégicas durante el partido, con más opciones individuales para cada jugador, cosa que el juego de EA Sports no tiene -y no entendemos el porqué-. Sin embargo EA ya tiene algo a favor con la experiencia del juego on-line del año pasado, y Konami aún tiene que ganarse el respeto en este sentido, ya que en PS2 aún no sabemos cómo irá, y con el recuerdo del mediocre Live del año pasado en XBOX, la cosa no augura mucha felicidad.

El control en PES, aunque más profundo y con más posibilidades, también es más duro y puede echar para atrás a muchos noveles. EA es más 'diplomática' en este sentido, ya que aunque su juego en los niveles altos requiere gran destreza también es amable con los principiantes, dándoles mayor sensación de control al principio que PES. La curva de aprendizaje es menos empinada con FIFA, aunque más placentera y duradera con PES. En cuanto a defectos, los dos poseen unos cuantos que llevan arrastrando desde hace tiempo -y no entendemos cómo no se solucionan-.

Con respecto a versiones anteriores, las mejoras son más claras en FIFA que en PES, pero es totalmente lógico: FIFA antes no se podía comparar a PES en cuanto a sensación de juego, y eso es algo irrefutable viendo la dirección que ha tomado EA en cuanto a controles y mecánica de juego con esta versión 2006... las cosas están más calientes que nunca, pero Pro Evolution Soccer sigue siendo para nosotros -por ahora- la referencia videojueguil cuando hablamos de 'fútbol'.

C o m p a r a t i v a .-
Juego editado en PS2 y XBOX. No encontramos diferencia alguna entre las dos versiones, ya que incluso la superior potencia de la consola de Microsoft no se ha aprovechado para mejorar detalles como las texturas de los campos -bastante mejorables en las dos versiones- o una mejor representación facial. El juego on-line, punto fuerte en esta quinta parte aún no hemos podido probarla ya que la versión review que nos enviaron de las dos versiones tenía deshabilitada esta opción, con lo cual no sabemos si se ha mejorado el mediocre resultado que había presentado PES4 XBOX, o qué tal va en la versión PS2 con esta nueva modalidad.

La única diferenciación que encontramos entre versiones no viene precisamente por el juego en sí, ya que las dos versiones son fluidas, con el mismo nº de opciones, modos y equipos. Lo que puede hacer decantar una versión o otra para las personas que tengan las dos consolas -y contando con que el on-line vaya igual en las dos- es el controlador. Después de preguntar entre varios miembros de la redacción, todos están de acuerdo en que se adapta más el control al Dual Shock que al Controller S. Las opciones que se ejecutan con R2-L2/blanco-negro son más intuitivas con el mando de PS2, así como la sensibilidad de la cruceta, más manejable también en la 128 bits de Sony. El manejo con el stick es prácticamente igual en las dos versiones. Es el único punto que creemos desnivela en alguna cuestión las dos versiones, por lo demás estamos hablando del mismo juego. Exactamente lo mismo.

C o n c l u s i ó n .-
PES 5 es lo más cerca que estamos, hoy día, de jugar a fútbol desde una consola. Con una base ya instalada en cuanto a mecánica de juego, controles y animaciones, Konami sigue mejorando versión tras versión su motor físico, y en esta ocasión hace especial hincapié en la interacción de los jugadores entre sí. Un apartado gráfico que mejora  mínimamente con respecto a PES4, pero que neutraliza las ralentizaciones de las que hacía gala en su cuarta versión -mediante trucos con la gestión del público, todo sea dicho-. Representaciones faciales más trabajadas, mejores texturas para los trajes de los jugadores y un balón que parece ser de verdad en todo momento.

Las licencias de ligas/clubes sigue siendo uno de sus puntos débiles, y una implementación de comentarios que debería, desde ya, hacer que la empresa nipona se replanteara si les conviene mejor presentar un juego sin diálogos a presentarnos tamaña chapuza. No es de recibo que después de tantas y tantas versiones, sigamos oyendo los errores uno tras otro que hay en esta saga. Imposible hacerlo peor. Lo bueno es que este juego permite olvidarse de este desastre desde la primera partida tan pronto como empieza a rodar el balón.

No hay modos de juego nuevos (quitando el juego on-line), pero la Liga Master este año incluye una mayor profundidad en los datos individuales de cada jugador, saber cómo progresa, cuándo se hace mayor o en qué momento estará en el cenit de su carrera. Como siempre, este modo es el que más 'chicha' os puede dar, gracias a sus posibilidades en fichajes, gestión estratégica y deportiva -no incluye un tipo 'manager'-, al ver cómo sube vuestro equipo desde la segunda división hasta lo más alto del panorama internacional.

El modo on-line es para nosotros aún una incógnita. No lo hemos probado porque en las dos versiones venía desactivado. Desde luego, esperamos una mejora palpable con respecto a la versión XBOX de PES4, que resultó ser por Live una auténtica tortura para el jugador que jugaba de invitado, pero bien para el 'host'. Esperamos BASTANTE más este año, tanto por Live como en el servicio de PS2, ya que este juego lo vale, y la potencial adictividad que se le supone puede dar para mucho, mucho tiempo de juego. En definitiva, PES5 es un reencuentro con el espíritu de la saga después del parcial desencanto que nos produjo la cuarta parte. El mejor simulador de fútbol que existe hoy día, pero para encontrar su jugabilidad al completo necesitaréis mucha paciencia y horas de juego.

L o   m e j o r .-
-  La más alta simulación futbolística vista hasta hoy en cualquier máquina
- Excelente física de balón y de jugadores
- Uno de los mejores multijugador que se pueden encontrar
- IA defensiva de la CPU muy lograda
- Liga Master potenciada en datos y modificadores individuales

L o   p e o r .-
- Control muy duro, puede echar para atrás a los no iniciados
- Fallos de control típicos de la serie, que siguen sin enmendar
- El apartado sonoro en general, los comentaristas en particular
- No haber podido testear el modo on-line