Driv3r
Driv3r
  • Plataforma GBA 7
  • Género Acción, Aventura
  • Lanzamiento 14/10/2005
  • Desarrollador Atari
  • Texto Inglés
  • Editor Atari
  • +3
Carátula de Driv3r
  • 7

    Meristation

Tanner regresa a GBA

Julio J. Pérez Blasco

Tras una mediocre conversión del segundo capítulo de la saga de Reflections, Tanner regresa a la portátil de 32 bits de Nintendo con un cartucho lleno de acción y un desarrollo calcado al título homónimo de las plataformas domesticas en el que tendrá que hacer frente a una organización mafiosa en dos lujuriosas ciudades. Driver vuelve a GBA por todo lo alto.

Driver es una de esas sagas que no necesita presentación ya que ha marcado un punto trascendental en el subgénero de la conducción y la acción, más por sus dos primeras entregas que por Driv3r, su último capítulo hasta el momento y que defraudó en ciertos aspectos. A la espera de lo que ocurra con Driver: Parallel Lines (la cuarta entrega que llegará el año que viene a PS2, PC y Xbox) y Driver 5 (título en desarrollo para la próxima generación de consolas), Atari nos trae, con cierto retraso a su primera fecha anunciada, la conversión para GBA del tercer título de la saga protagonizada por Tanner. Pero antes de entrar en materia, echemos la vista atrás y recordemos gratamente la historia de la saga Driver todos estos años.

Observa Driv3r en movimiento en este vídeo.

Acción a las cuatro ruedas

En el año 1999, la compañía Reflections Interactive no era muy conocida ya que en su aval sólo se encontraban títulos como Monster Truck (PSone) o Shadow of the Beast (Amiga), fue entonces cuando desarrollaron la primera entrega de Driver para PlayStation y se convirtieron en una de las más famosas por aquel entonces. Pero este título no es que fuera el primero en su género, ni tampoco que contara con gráficos espectaculares. Sólo cogió la esencia de la saga GTA (siempre su máximo rival) adaptándola al mundo tridimensional y con una conducción puramente arcade. Con un argumento digno de la mejor película de Hollywood, mezclando intrigas y complot en torno al policía Tanner, infiltrado en el interior de una organización mafiosa para desmantelarla desde dentro, consiguió vender más de ocho millones de copias y supuso el mayor éxito para la compañía de Newcastle (Inglaterra).

 Después de tantos elogios, era obvio que su secuela sería uno de los títulos más esperados de la generación de 32 bits. Así fue y por ello Driver 2 defraudó en ciertos aspectos debido a ciertos fallos en la jugabilidad, aunque entusiasmó a los seguidores del género. Entre sus novedades se encontraba un guión mucho más elaborado, cuatro ciudades con gran fidelidad a las reales y poder salir del coche para recorrer los niveles a pie. Desgraciadamente un control poco depurado, sobretodo en las curvas y en las fases sin tracción a las cuatro ruedas, le llevó a cosechar notas ligeramente más bajas que su predecesor.

Llegando a la generación de los 128 bits y después de que Reflection desarrollará Stuntman (una especie de simulador de escenas de acción con vehículos de diferentes películas), Atari compró al estudio y se embarcó de lleno en dos nuevos títulos: el tercer capítulo de la saga (que al principio se llamo Driver 3 pero se optó a Driv3r para darle un toque más comercial) y la conversión del segundo para Gameboy Advance, de cuyo proyecto se encargó el estudio Sennari Interactive. Éste, que salió al mercado hace poco más de un año, no contó con tanta calidad como su título homónimo ya que, un buen sistema de control, un excelente modo multijugador y un guión muy buen adaptado no pudieron dar el lastre a unos gráficos mediocres y una acción que dejaba bastante que desear.

Ahora, tras un agrio sabor de boca por su propio precedente en las consolas domésticas y PC (superado ampliamente por GTA: San Andreas, The Getaway o True Crime) y por su antecesor en la portátil de 32 bits de Nintendo, Atari nos trae Driv3r. Desarrollado por los franceses Guillaume Dubail y Fernando Velez (que ya crearon en su tiempo las adaptaciones de Stuntman y V-Rally 3 para GBA), este cartucho de 8 MB se convierte en una fiel adaptación del título homónimo, que si bien cuenta con grandes factores a su favor, también tiene algunos puntos en su contra. Driver ha vuelto a Gameboy Advance…

Introducción

El argumento de Driv3r en la portátil de 32 bits de Nintendo, sigue a pies juntillas el del título homónimo y en él controlamos a Tanner, un agente del FBI infiltrado en una red de contrabando de vehiculos que los transporta ilegalmente a otros países. Durante la historia se conjugan perfectamente varios complots, sorpresas y variaciones que van hilando las 25 misiones del modo Historia y manteniéndonos tensos ante la pantalla de la portátil.

Obviamente, al ser una conversión para una plataforma inferior, el número de ciudades ha disminuido y la lujuriosa Estambul se ha perdido por el camino. Aún así, las ciudades de Miami y Niza están reflejadas fielmente, con más de 50 kilómetros de sus calles y dieciséis km2 de los propias reales y con algunos edificios que tienen cierto parecido a otros tantos famosos de las mismas (sí bien debido a la escasa potencia técnica de la portátil es difícil reconocerlos a no ser que estemos a pocos metros). A lo largo de nuestra estancia en ambas urbes debemos ir realizando varios encargos para nuestros actuales jefes mientras vamos descubriendo sus trapos sucios y ganando su confianza para hacerles caer en una trampa para atraparlos.

Las diferentes misiones del juego se dividen en partes a pie y sobre alguno de los vehiculos del título, pudiendo bajarse o apoderarse de ellos en cualquier momento. Los objetivos de las misiones son bastante sencillos aunque llevarlos a cabo no siempre es un camino de rosas. Hay una gran variedad, desde destruir un vehículo a disparos, interceptar a un rival, destruir un local o robar un objeto y volver sano y salvo, sacar a unos sicarios de una cárcel a escoltar a un cliente importante, por poner unos ejemplos.

Como es de recibo, muchas de estas fases las tenemos que completar sin llamar la atención de la policía, en un corto espacio de tiempo o sobre un vehículo en malas condiciones. Por suerte, durante todas las misiones contamos con un útil mapa que refleja los sitios más importantes de cada ciudad, la localización de nuestro objetivo y la de los policías más cercanos, para huir rápidamente del lugar si se diera el caso.

Aspectos técnicos

El aspecto gráfico de Driv3r en GBA es muy superior a su precedente en la propia portátil aunque aún así no explota totalmente las posibilidades de la portátil. La perspectiva de la acción es subjetiva y bastante cercana al suelo, lo que da lugar a que en todo momento veamos el vehículo que conducimos o al propio Tanner así como un buen tramo de la carretera y sus obstáculos, desgraciadamente, el pop-up del horizonte está presente en todas las calles y por ello dificulta mucho la conducción, no viendo más allá que a poca distancia. El clipping (polígonos que se atraviesan) también se observa en algunas ocasiones, pero normalmente no molesta a la acción.

El modelado de los vehiculos está bastante cuidado, con 25 modelos diferentes, desde furgonetas, todoterrenos, deportivos, taxis, coches de policía e incluso motocicletas. Ahora bien, el cambio de sistema ha supuesto una gran perdida del detalle y las animaciones de los mismos, viendo sólo como giran o derrapan y con un bajo framerate. En cuanto a la representación de las ciudades, cabe decir que el equipo de desarrollo ha hecho un excelente trabajo dotando a las ciudades y las calles de un gran número de texturas y ligeros detalles a destacar, con más de 80.000 polígonos en total y cerca de 3.000 objetos, entre los que se cuentan los típicos arboles, cabinas telefónicas, paradas de autobús e incluso postes.

Los efectos especiales, tales como explosiones, colisiones o disparos también han sido bastante cuidados, aunque sin llegar a destacar en general. Hay un total de 14.000 colisiones diferentes, pero al final son muy parecidas entre sí, ya que la pequeña pantalla de la portátil y el bajo framerate impide visualizarlas correctamente. La física de los objetos está ligeramente descuidada, ya que, aunque es diferente según los objetos (a un peatón es fácil atropellarlo pero contra un árbol es casi imposible llevárselo del lugar) en otros momentos, tales como cuando se acumulan muchos vehiculos, estos chocan de una forma ligeramente irreal. Lo mismo pasa con las animaciones de los personajes: mecánicas y muy repetitivas, aunque no sea un punto muy criticable.

La gran mayoría de las misiones las recorremos de día o en atardeceres anaranjados, aunque también hay unas pocas que se realizan a últimas horas de la noche. Por último, al igual que su antecesor en la portátil, podemos observar secuencias introductoras entre fase y fase, que, aunque no llegan a la calidad de las de Kingdom Hearts: Chain of Memories, están bastante trabajadas y le dan un toque cinematográfico al juego.

El apartado sonoro, al igual que el gráfico, muestra una de cal y otra de arena. Por una parte, los efectos de sonido de todos los coches, golpes, derrapes e incluso disparos están representados notablemente pero en contra nos encontramos con unos temas bastante sobrios y repetitivos durante las partidas. Cuando nos persigue la policía oímos bastante bien su sirena, aunque normalmente habremos bajado la palanca del sonido, en pos de oír cualquier otra melodía de otro aparato electrónico.

Jugabilidad

Al igual que todas las entregas de la saga, la esencia de Driver: las persecuciones policiacas y encargos de la mafia, están presentes en esta versión 'mini' de Driv3r. El modo Historia, el más importante del juego nos invita a superar 25 misiones diferentes a lo largo y ancho de Miami y Niza y además, durante el mismo, podemos encontrar sencillos mini-juegos en determinados puntos, desde destruir a un rival, realizar un circuito, pasar por unos puntos de control en poco tiempo, supervivencia, etc., un total de 32 misiones secundarias que también podemos probar fortuna, a medida que las desbloqueamos, sin tener que acceder al modo principal.

Por supuesto, al igual que en sus capítulos anteriores, también se ha incluido la opción de 'dar un paseo' por cada una de las villas (Niza se activa nada más superar la duodécima misión) sin ningún hilo argumentativo y pudiendo realizar las acciones que queramos. Esto es fundamental para conocer las calles y los lugares más importantes, agilizando la búsqueda de un objetivo concreto en algunas misiones con escasez de tiempo.

El control de Tanner es muy sencillo y bastante parecido al que pudimos disfrutar en las consolas de 128 bits, aunque adaptado a los cuatro botones de Gameboy Advance. El repertorio de acciones se ha recortado ligeramente, pero aún así nuestro querido policía nos deleita con movimientos tales como agacharse, disparar, apoderarse de vehiculos, saltar… Dentro de los vehiculos es otro cantar ya que el control de los mismos no está muy bien depurado y nos encontramos con que los vehiculos se mueven a una baja velocidad comparados a la realidad.

En relación con las propias armas, cabe decir que sólo hay siete diferentes (misil de asalto, pistola, ametralladora y algunas sorpresas que se descubren a lo largo de la historia)y el control de apuntar y disparar, aún siendo automático, deja bastante que desear ya que no todas las balas dan en el blanco, aún siendo los objetivos bastante estáticos debido a la baja Inteligencia Artificial de los enemigos. Existen también algunos indicadores en pantalla, además del obvio mapa de la ciudad (cuyo mapa general podemos observar al hacer una pausa en el juego), entre ellos el de la propia vida de Tanner, el nivel de búsqueda y el de daños del vehículo, en caso de que estemos conduciendo.

Por último, cabe decir que, al contrario que en Driver 2 Advance, no se ha incluido ningún modo multijugador y por lo tanto la duración ha bajado considerablemente, con cerca de unas seis horas de juego en total. Como es obvio, al superar el modo Historia, pocos alicientes hay para repetir todas las misiones, más que para descubrir todos los mini-juegos y superar sus récords.

LO MEJOR

  • Las persecuciones y la excelente narrativa del argumento La gran variedad de las misiones Gran cantidad de mini
  • juegos

LO PEOR

  • El aspecto técnico deja un poco que desear
  • El control sobre los vehiculos es mejorable
  • La escasa duración del modo historia
  • La escasa duración del modo historia

CONCLUSIÓN

[image|nid=1478170|align=right|width=150|height=100] Driv3r (GameBoy Advance)Hace casi un año, Driv3r desilusionaba en parte a los seguidores de la saga, pero con esta adaptación se ha consolidado como uno de los mejores juegos de velocidad y acción. Cierto es que cuenta con algunos fallos técnicos, una duración más bien baja y tan sólo dos ciudades, pero en términos globales, la calidad del cartucho es muy alta y las persecuciones tienen ese toque cinematográfico que siempre ha caracterizado a la saga. Puede que los que hayan probado la aventura de Tanner en los 128 bits no encuentren muchos alicientes para probar esta versión pero todas aquellas otras personas que busquen un cartucho lleno de acción y conducción, encontrarán en Driv3r una buena oferta. Las persecuciones y la excelente narrativa del argumento La gran variedad de las misiones Gran cantidad de mini-juegos

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.