Colosseum: Road to Freedom
Colosseum: Road to Freedom
  • Plataforma PS2 6
  • Género RPG, Acción
  • Lanzamiento 30/09/2005
  • Desarrollador Goshow
  • +3
Carátula de Colosseum: Road to Freedom
  • 6

    Meristation

Lucha por tu libertad

José Javier Méndez

Capturado como esclavo, tienes 50 días para ganarte tu libertad en la arena. No tienes más alternativas: o sales victorioso de todas las batallas o acabarás en un charco de sangre.

Hubo un tiempo en el que el Imperio Romano se extendía desde el Norte de África al Norte de Europa. En el corazón de este Imperio se encuentra la metrópoli de Roma, el centro del mundo conocido en estos tiempos. Es el año 190 A.C. y el emperador que rige los destinos de Roma es un tal Comodus.

Para mantener a sus ciudadanos felices y recordar al resto del mundo el poder del Imperio Romano, los gobernantes de este imperio promovían largas funciones y elaborados torneos. Como elementos principales de estos eventos se encuentran los torneos de gladiadores, que enfrentaban tanto individual como por equipos a gladiadores entrenados para luchar a muerte.

Como os podéis ir imaginando la historia del juego es bastante conocida. Nuestro personaje es vendido a un marchante de gladiadores que a su vez lo vende a un reputado entrenador de luchadores por una módica cantidad. La única posibilidad que tenemos de ganarnos nuestra libertad es reintegrándole al entrenador el dinero que pagó por nosotros. Para ello tendremos que ir ganando combate tras combate hasta reunir el dinero necesario para saldar dicha deuda.

Después empezaremos a viajar a distintos lugares del Imperio para tomar parte en combates que nos reportarán cantidades de dinero que nos servirá para pagar nuestras medicinas, comprar nuevas armas o mejorar nuestras existencias.

A medida que avancemos en la historia tendremos que hacer frente a unos determinados combates, que resultarán puntos claves en la historia del juego. Ya sabes la famosa frase, "si ganas hoy lucharás mañana". Y también supondrás que va a ser difícil reunir todo el dinero a base de combates. Afortunadamente la temporada de juegos en el Coliseo da para mucho. Siempre habrá combates en los que participar y ganar dinero.

No hay otra opción. Eres un gladiador más y tienes que enfrentarte a cruentos combates contra otros gladiadores, contra feroces bestias o recrear las gloriosas batallas del Imperio Romano. El público está hambriento de espectáculo y ansioso por ver las crueles muertes de tus contrincantes. Pero debes permanecer alerta, pues una conspiración está tomando forma alrededor de ti y amenaza con sacudir los mismos cimientos del Imperio  Romano.

Esquiva golpes, rechaza ataques, arremete contra tus rivales y finalmente acaba con ellos, pero nunca, nunca te rindas, porque el Cesar y la multitud son los responsables finales de juzgar tus actos, y por ellos se nos conoce.

En esta sangrienta aventura con pinceladas de ROL, iremos conociendo a multitud de personajes, aunque con muchos de ellos no tendremos la oportunidad de hablar civilizadamente. Entre otros personajes nos encontraremos con:

Narcisus: Otro gladiador que primeramente fue esclavo. Cuando la aldea en la que él y los suyos vivían fue quemada hasta las cenizas por el Imperio Romano, él fue tomado como esclavo y vendido a un noble que lo trataba bastante bien. El carácter impulsivo de este personaje le obligaba a escapar de esa vida, pero finalmente acabó convirtiéndose en un gladiador.

Sextus: Feroz gladiador que fue capturado en las guerras de Germania y obligado a combatir para ganarse su libertad. Su habilidad con la espada lo ha convertido en una leyenda viva dentro del Coliseo para todos los espectadores.

Commodus: Es el hijo del adorado Cesar Marcus Aurelius. No parece estar muy bien de la cabeza pues a su sed de sangre se une la creencia que él tiene de sí mismo de que es la reencarnación de Hércules.

Flamma: Uno de los gladiadores más contundentes. Descendiente de una familia de gente noble, gusta de rematar a sus oponentes de manera espectacular, y es famoso por sus golpes demoledores sobre la cabeza del rival con la maza-martillo que acostumbra a portar.

Nemesis: La única mujer que combate en el coliseo. Como gladiadora prefiere usar una lanza para atacar y está más que dispuesta a demostrar que es merecedora del respeto de los espectadores del coliseo.

Marcia: La concubina de Commodus, de la cual se cuenta que suele frecuentar las estancias de los gladiadores. Sus verdaderas intenciones nunca se saben hasta el final.
 

Gráficos

Los gráficos de los personajes en el juego no son tan grandes como los de otro juego anterior que trataba la misma temática, pero tienen el tamaño suficiente para estar llenos de detalle, algo que se ha conseguido en algunos personajes y en otros no. ¿Falta de interés? ¿énfasis artístico en los personajes principales? Lo desconocemos.

Las escenas de corte muestran unos vídeos bien elaborados, que nos cuentan la entramada historia del juego, la cual se irá enturbiando cada vez más hasta llegar a un sorprendente final. Si bien estos vídeos no llegan a la maestría del vídeo de presentación del juego, si que están concebidos con un aire cinematográfico que le aporta un peso específico a la historia del juego.

Y ahora hablaremos del más claro y peor problema de los combates: La cámara. Resulta que la posición de la cámara durante los combates es fija, y al no poder rotarla a nuestro antojo nos traerá el problema añadido de tener que controlar en todo momento nuestra posición con respecto al mando, para no fallar los golpes por una mala orientación de los golpes. Con lo fácil que es orientar la cámara para apuntar al enemigo en esta ocasión se ha decidido que seamos nosotros los que nos movamos, es decir, el personaje con el que estamos jugando.

Más de un golpe se nos irá al limbo por no tener bien orientado a nuestro personaje, o más de un enemigo desaparecerá de nuestro campo de visión y os obligará a buscarlo moviéndonos por todo el escenario, con lo fácil que hubiese sido rotar simplemente la cámara.

Si a esto le añadimos que los movimientos de los personajes resultan un tanto agarrotados y la sensación general que dejan los escenarios y texturas es de una clara falta de detalle (que quizás venga a corresponderse con la  época en la que estaba ambientado el juego pero que se podían haber tomado la molestia de esforzarse un poco más en este apartado, viendo como lo han hecho en otros títulos de la compañía) se nos antoja que el producto final ha quedado un poco precipitado.

Música y Efectos SX

Acostumbrados a los alborotos musicales de otras creaciones de KOEI, en este caso se han comedido bastante y nos muestran unas composiciones instrumentales bastante flojas, aunque a decir verdad, la música de aquella época no debía de ser muy recomendable para ambientar ningún juego. Pero si podían haber puesto algún corte con un estilo más cinematográfico, para variar.

Las voces que escuchamos durante el juego están en inglés, y francamente podían ser un poco mejores de lo que son. El juego viene traducido pero no doblado al castellano,  lo que no es más que la confirmación de la tradición de KOEI de no ir más allá de la simple traducción y doblaje al inglés de sus productos una vez que se han de vender en Europa.

Jugabilidad

Lo primero que tenemos que hacer es entrenar bastante duro para tener unas mínimas garantías de éxito. Disponemos de un tutorial básico que nos aporta las instrucciones  para controlar los primeros movimientos y golpes del juego. Es una de las partes más aburridas pero es recomendable pasárselo para conocer todas las opciones que tenemos a la hora de andar por el Coliseo.

Para dominar las técnicas de lucha y prepararse para el combate lo tendremos que hacer  en la zona de entrenamiento para gladiadores habilitada para tal fin. Los entrenamientos, que se fundamentan en ejercicios basados en minijuegos en los que tenemos que controlar el orden de las teclas que pulsamos, el ritmo de pulsación de las mismas y los tiempos entre las distintas pulsaciones, harán crecer nuestras habilidades y ganar puntos.

Con dichos puntos podemos comprar comida que mejorará nuestra condición física. Además el resto de puntos que obtenemos lo vamos a utilizar para aumentar las estadísticas de nuestro personaje. No son muchas las características tipo ROL que tiene el juego, pero si a éstas recién comentadas les añadimos que al empezar hemos creado nuestro gladiador escogiendo su país de origen, su filosofía de vida y hasta sus creencias religiosas, con el fin de darle un perfil a nuestro personaje, comprendemos que no todo va a ser aporrear el mando mientras jugamos.

Y lo del perfil tiene más importancia de la que imaginamos, pues de él dependen los acontecimientos que viviremos durante la partida.

En cuanto a los entrenadores, Celadus nos instruirá en las prácticas de ataque para que podamos practicar movimientos agresivos contra muñecos de madera. Unos movimientos que luego trataremos de repetir en las batallas reales para que la victoria en el combate caiga de nuestro lado. Gnaeus nos instruirá en las distintas formas de arrojar las armas y en los ataques más potentes, mientras que Decimus nos entrenará en los aspectos físicos más básicos, con ello conseguiremos que nuestros brazos, nuestras piernas y nuestro tronco sean más fuertes y resistentes.

En todos los entrenamientos, independientemente de lo que estemos entrenando, la dificultad irá en aumento a medida que vamos pasando etapas. Tanto las acciones ofensivas como las defensivas van orientadas a conseguir un aumento de nuestros reflejos y la resistencia de las distintas partes de nuestro cuerpo a los ataques rivales, una garantía de éxito más durante los combates. Merece la pena tomárselo en serio.

Para rematar la faena, y volviendo a darle una pincelada ROL al juego, cada cierto tiempo seremos recompensados con "tablas de habilidad". Se trata de pequeños azulejos en los que vienen impresas ciertas habilidades especiales que nos permitirán lanzar ataques especiales o bien incrementar la fuerza o los atributos de nuestro personaje. Sólo podemos utilizar 4 de cada vez, y los efectos de estas habilidades se notan nada más poner las tablas en los huecos, habilitados para tal efecto, del muro donde seleccionamos las tablas entre todas las que poseemos.

A la hora de los combates tenemos que pensar que cada uno de los gladiadores a los que nos enfrentemos tiene su propia filosofía de lucha y conviene estudiar un poco la estrategia para no llevarnos una sorpresa.

Los 4 botones principales (cuadrado, círculo, triángulo y equis) se reparten las 4 estocadas básicas que nuestro personaje posee. Combinando estos y otros movimientos podemos realizar grandes combos y golpes demoledores.

Una de las principales ventajas del juego es que podemos atacar desde nuestra posición en cualquier dirección a nuestro alrededor. 360 grados de libertad de ataque tan sólo estorbados por la cámara fija con la que nos han obsequiado los muchachos de KOEI.

Y uno de los principales y más acusados inconvenientes es que no hay manera de "fijar" certeramente nuestros ataques sobre un rival, y esto en los combates con mucha gente en la arena es una gran desventaja ya que muchas veces nos veremos lanzando estocadas al aire que se pierden a varios centímetros de nuestros rivales mientras ellos, más lentos esos si, no suelen fallar tanto.

El hecho de confinar los combates a unos espacios reducidos, en contraposición a los gigantescos escenarios con los que nos vienen obsequiando en otras sagas de KEOI, hace que los daños por "armas amigas" o por casualidad sean más comunes de lo que nos gustaría. Durante los combates podremos atacar a varios enemigos a la vez, pero lo más sensato es centrarnos en uno de ellos y cuidar nuestras espaldas de los demás.

Nuestro gladiador tiene un contador de adrenalina que se va a ir rellenando a medida que va pasando el combate. Una vez que lo tenemos lleno bastará con apretar R1+L2 para entrar en el "modo adrenalina", momento en el cual nuestra salud se verá recuperada y el tiempo parece ir más despacio, con lo que tenemos una ventaja sustancial sobre nuestros rivales.

Y como al final no basta con salir con vida de la arena, sino que además tenemos que ganarnos el aplauso del "respetable", lo mejor será que afrontemos los combates con cierto estilo. Si nuestros movimientos y golpes, así como nuestra crueldad para finiquitar a nuestros rivales, son del agrado de los espectadores, estos nos ovacionarán con estruendo, y seremos recompensados con una serie de "bonus" al finalizar el combate. Del mismo modo, si nuestro estilo es pobre y desagrada a la multitud, perderemos dinero de nuestra saca.

Lucharemos a muerte en seis estilos diferentes de combates:

Survival (supervivencia).- En esta modalidad todos los gladiadores irán contra ti, así que tendrás que vigilarlos a todos, mantener las distancias y tener mucho cuidado con el límite de tiempo que tenemos para acabar el combate.
 
Battle Royal (batalla campal, o sea, todos contra todos).- Es el más sangriento de los espectáculos, pues además de acabar con nuestros rivales debemos ser el último hombre que quede en pie antes de que se termine el tiempo establecido.

Duel (duelo).- Uno contra uno, combate a muerte contra infames gladiadores que no se dejarán vencer fácilmente.

Team battle (lucha por equipos, 10 gladiadores en cada equipo).- En esta otra modalidad probaremos nuestras dotes junto a nuestro equipo de gladiadores. Para hacerlo distinto al resto de combates los objetivos de cada pelea serán variados y podemos encontrarnos objetivos tan interesantes como acabar con todos los enemigos, defender a nuestro líder o acabar con el del equipo rival.

Hunting (caza, una pelea de hombre contra bestias).- En esta cacería nos podemos encontrar con cualquier tipo de animales salvajes, lo mismo nos encontramos con toros, como tigres, leones, elefantes y demás. Al final no sabemos quien caza a quien en esta cacería.

Mock battle (recreación de batallas).- Combates preparados para recrear las victorias del Imperio Romano en el Coliseo, para que los espectadores vieran un espectáculo ligeramente distinto, por los escenarios, más que nada.

Más tarde, fuera del juego principal, podemos repetir las batallas y combates que hayamos ido pasando si nos metemos en el "modo Arena". Una vez desbloqueadas dichas batallas, superándolas con éxito, podemos volver a repetirlas cuantas veces queramos en esta otra modalidad del juego.

Nuestro personaje tiene la posibilidad de irse de compras, y visitar tiendas en las que hacerse con distintas armaduras, armas, cascos y escudos. Aunque esto llevará su tiempo debido a la gran y variada oferta que tendremos a nuestra disposición, una oferta que se va incrementando a medida que avanzamos en el juego. Pero tenemos que equiparlo con criterio, pues el peso de todo el material que porte repercutirá inversamente en la velocidad de los movimientos del personaje.

Ambas manos pueden sujetar objetos. Armas, escudos y demás pueden ser utilizadas en la combinación que deseemos: un arma en una mano y un escudo en otra, un arma en cada mano, un escudo en cada mano... dependiendo de nuestras necesidades y de nuestras posibilidades durante el combate podemos cambiar de instrumentos de guerra, y su configuración a nuestro antojo.

Todas las armas son arrojadizas, y no sólo las armas sino los cascos y cualquier objeto que tengamos a mano. Podemos recoger y utilizar todas las cosas que encontremos tiradas por el suelo. Algunas de las armas tienen un efecto revulsivo en nuestro personaje, y en el momento de utilizarlas se consigue aumentar nuestra fuerza o nuestra agilidad, lo cual tiene sus ventajas, pero dar con este tipo de armas es poco frecuente así que debemos localizarlas rápido cada vez que aparezcan en pantalla.

Las armas que nos encontremos durante los combates, bien porque estaban por allí tiradas o bien porque se las hayamos quitado a algún enemigo, las podemos almacenar para usarlas más tarde o bien para venderlas. También podemos reparar las que están algo estropeadas y también podemos comprarlas nuevas, pero esta es la opción más cara de todas y lo mejor será no dejar de "confiscar" las armas más poderosas de nuestros rivales siempre que tengamos ocasión.

El juego ha sido desarrollado por Goshow y tiene una restricción de edades que lo aconseja para mayores de 18 años, debido a las dosis de violencia y la cantidad de sangre que se van a poder ver en sus combates (la presentación del juego ya es un anuncio claro de lo que nos espera). Ha salido al mercado a un precio menor de lo que nos tienen acostumbrados las editoras, no llegando a los 50 euros en el precio recomendado para su venta al público.

LO MEJOR

  • La presentación.
  • El precio.
  • Los entrenamientos.

LO PEOR

  • La cámara del juego es un verdadero lastre para la jugabilidad.
  • El sistema de tablas de habilidades resulta un poco confuso.
  • No viene doblado, sólo traducidos sus textos.

CONCLUSIÓN

[image|nid=1107645|align=right|width=150|height=113] Colosseum: Road to Freedom (PlayStation 2)Se trata pues de un juego que pretende mostrarnos el día a día en la vida de un gladiador. Si bien todo tenemos en mente un reciente título de idénticas características, la huella más claramente identificable en el ámbito de la inspiración han sido las películas de cine. Muchos de los jugones aficionados al cine serán capaces de asociar escenas e incluso personajes de las películas a los del videojuego. [image|nid=1107679|align=right|width=150|height=113] Colosseum: Road to Freedom (PlayStation 2)Todo lo bueno que aporta se ve degradado por lo principal, la jugabilidad a la hora de los combates, auténtico núcleo del juego que puede llegar a desesperar al más pintado. Y es que la cámara seleccionada para este juego no ha sido ningún acierto. [image|nid=1107746|align=right|width=150|height=113] Colosseum: Road to Freedom (PlayStation 2)Por contra hay que decir que no sabemos si la diferencia de fechas de salida en el mercado Europeo con respecto a otros mercados mundiales ha sido la que ha llevado a la reducción de precio del juego, pero es una medida que nos gusta. La presentación.El precio.Los entrenamientos.

6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.