Ridge Racer
Ridge Racer
Carátula de Ridge Racer
  • 8

    Meristation

Derrapes portátiles

Juan Porteiro

Y llega el primer análisis de un juego PSP, con la inminente salida de la máquina a la vuelta de la esquina. Y quién mejor para inaugurar esta sección que la saga que ha acompañado a SONY en la salida de todas sus consolas. Ridge Racer PSP aparece en tus manos, y quiere que le hagas quemar rueda a tope. 3, 2, 1... go go go gooooooo!!!!

Hasta ahora, cada salida a la venta de una máquina de SONY llevó a su lado, impepinablemente, un arcade de carreras de Namco. Ridge Racer ha sido señal inequívoca de que una nueva plataforma de la casa nipona salía a la luz... y con PSP no iba a ser distinto. De hecho, se convirtió en la verdadera referencia del potencial de la máquina en su salida en Japón. Demostró que, siendo un programa de primera generación, ya nos podía dejar con los ojos como platos con su calidad técnica.

Observa Ridge Racer en movimiento en este vídeo.

Y ahora pasa lo mismo en su salida europea. La saga de Namco también irrumpe en nuestro continente con la -tardía- salida de PSP en Europa, potenciando la lista de juegos de lanzamiento con su calidad y con algunas novedades para la serie. Ridge Racer es para PSP un sello de identidad y de calidad, dándonos el mejor RR de la saga, con un compendio de los mejores circuitos y la mejor banda sonora de toda la saga. De hecho, si se llamase Ridge Racer Revival no tendría por qué extrañarnos...

La saga siempre se ha caracterizado por varios factores: velocidades altísimas, físicas imposibles, diseños 'high-tech', coches espectaculares y música electrónica. RR PSP no iba a ser distinto, y de hecho no lo es, pero añade algún detalle nuevo que no habíamos visto hasta ahora en la saga, y que iremos desgranando en este análisis. Desde PSX con varias entregas y pasando por la defenestrada versión de RRV de PS2, la saga es una de las más reconocidas series arcade que cualquier jugón reconoce. Veamos qué ha pasado con esta versión.

Welcome to the (new) world of Ridge Racer...

G r á f i c o s .-

Como con la PSX original, un nuevo RR nos vuelve a maravillar gráficamente. Hablando de una portátil, estamos ante uno de los juegos que aprovecha de forma más eficiente la gran potencia de PSP. Tiene sus defectos, está claro, pero un juego de primera generación que llegue a este nivel no hace más que reafirmarnos en que PSP tiene que dar mucho de sí en los próximos años... la prueba es este juego.

Desde una intro ESPECTACULAR y maravillosamente diseñada, pasando por unos menús marca de la saga y un motor gráfico potentísimo, RR nos pone de nuevo en varios de los circuitos más conocidos en la serie. Gráficamente, RR es una recreación casi milimétrica de RRV de PS2, salvando algunas distancias en texturas, pero añadiendo otros efectos que la versión de la hermana mayor no poseía. Globalmente, este RR es superior a cualquier RR que hayamos visto hasta ahora... esperemos a RR6, que saldrá para la next-gen y relegue a este juego al segundo lugar.

Como decíamos, la intro es excelente, y da una buena muestra de la resolución y vistosidad que alcanza esta tremenda pantalla con vídeos CG o películas. Los menús son muy del estilo RR, fáciles de manejar, con las opciones muy claras y sin muchos submenús en los que perderse (por algo es un arcade). Las pantallas de elección de coche -espectaculares, y con algo más de detalle que los vehículos de las carreras- ya son en sí una gozada, y muchos se preguntarán si de verdad esto se puede ver en una portátil. Hasta ahora, todo perfecto y sin lunares que encontrarle.

Si hasta ahora no le hemos encontrado fallos visualmente hablando, al entrar en las carreras es cuando de verdad notaremos la potencia de la máquina. El motor gráfico es realmente impresionante, y podremos ver en pantalla unos coches bastante bien modelados -sin el detalle de los vehículos de los menús- y unos entornos espectaculares en todos los sentidos (diseño, compensación de zonas más 'pesadas' poligonalmente con otras menos recargadas pero con más elementos móviles en pantalla, texturizado y aplicación de la luz).

Todos los circuitos forman parte del universo RR que se hayan podido ver hasta ahora. Desde RR Revolution, pasando por el mejor juego hasta ahora de la saga -Ridge Racer Type IV- e incluso Rage Racer. El clásico edificio principal acristalado que vemos al principio de uno de los circuitos también está presente -como tiene que ser-, pero cualquiera de los circuitos presentes está realmente trabajado. Además, hay circuitos en los que correremos a distintas horas del día, con el cambio en la paleta de colores que eso conlleva.

Los vehículos tienen un modelado más que decente, con efectos varios sobre la chapa -un environment mapping simulado-, así como efectos de partículas representados en las chispas que saltan al tocar con los bajos del coche en el asfalto, la tierra al pisarla, el humo, etc... también podremos ver un motion blur en los laterales de la pantalla al activar los turbos. Es verdad que las carreras son de 12 vehículos, aunque rara vez coincidirán en pantalla más de 4 coches. Aún así tenemos que decir que el motor gráfico es suave como la seda en todo momento y lugar. No hay ralentizaciones en el mundo de RR, algo que se agradece.

La sensación de velocidad es más acusada cuanto más potentes sean los vehículos. La física 'especial' de la saga se mantiene en todo momento, y el motor de colisiones es bastante efectivo y fiable. Los replays son, cómo no, la guinda espectacular a un pastel más que apetecible, y que hará que os preguntéis hasta dónde podrá llegar la consola en los próximos años. No hay pegas que ponerle.

En resumen, RR PSP es una gran muestra del poder de la portátil. Un auténtico espectáculo arcade, lleno de velocidad, diseño y adrenalina.

M ú s i c a  .-

La clásica de la serie: ritmos techno que le quedan que ni pintado al juego, con una variedad bastante amplia de pistas. Lo peor es que a los jugadores que no les guste este estilo lo pasarán mal, pero un RR sin esta banda sonora no sería un RR. Clásico.

S o n i d o   F X  .-

Derrapes, motores a tope, el clásico comentarista eufórico que nos va dando nuestra posición y los récord de vueltas, el turbo propulsor,... unos FX más que buenos en su calidad, aunque algo justos en su variedad nos deleitan las carreras de forma más que eficiente. La única queja es la falta de más samplers distintos. Por lo demás, cumple.

J u g a b i l i d a d  .-

La jugabilidad de RR siempre ha sido una seña de identidad de la saga. Un arcade con derrapes y velocidades imposibles, donde la utilización del freno se puede contar con los dedos de las manos en todo el juego -y sobran dedos-. En esta ocasión no iba a ser distinto, pero además contaremos con la mayor novedad de la saga en años: los turbos.

Tendremos tres barras de turbo que se irán llenando según los derrapes y saltos que vayamos logrando (cada coche empieza con una cantidad de turbo diferente). Nuestra es la decisión de utilizarlos cuando queramos, si al final de la carrera para llegar hasta el primero, o poco a poco para mantener la distancia con el segundo, etc... esto añade un pequeño factor estratégico a las carreras, que siguen siendo arcades hasta la médula.

Como en toda la saga, el timing de las carreras será casi un 'esquiva contrarios', y rara será la vez en la que nos encontremos con más de dos contrincantes a la vez. La IA de los demas vehículos tampoco es para tirar cohetes, pero cumplen sobremanera en los niveles más altos. Donde se podrá mostrar mejor la competitividad será en el modo multiplayer wi-fi. En general las carreras son más o menos accesibles para cualquier usuario, aunque el nivel más alto requerirá que algunas las intentemos más de una vez.

Hay que reseñar la presencia en RR de 'Rally-X', una derivante del PacMan clásico. Este juego lo encontraremos nada más cargar el UMD, y mientras en segundo plano sigue cargando el juego real. Podemos seguir jugando mientras queramos al adictivo Rally-X, y cuando queramos pasar al juego 'serio' con pulsar SELECT lo tendremos en pantalla. Después, podremos desbloquear Rally-X una vez logremos llegar a un nivel específico (e incluso conducir el coche en 3D de Rally-X o el de PacMan, coches especiales a desbloquear).

Los modos de juego de RR pasan por las típicas carreras de 12 bólidos, pruebas 1 vs 1 y contrarreloj. Tendremos el modo principal, el World Tour, donde nos encontraremos con más de 30 'ligas' (carreras en varios circuitos) y clasificados en tres categorías de dificultad creciente. Habrá grupos de 3 o 4 carreras y enfrentamientos duelo contra otro prototipo -si ganas desbloquearás ese coche para utilizarlo en los demás modos de juego-. Tendremos también los clásicos Carrera Rápida y Contrarreloj, para ir entrenando los circuitos.

Según vayamos consiguiendo los objetivos, iremos desbloqueando coches, circuitos y las intros de los anteriores RR que se han visto hasta ahora en cualquier plataforma (una manera muy buena de ver la mejora en la calidad de las CG's por parte de Namco con el paso de los años), diseños de bólidos y logotipos de las diferentes escuderías. Al llegar al 100% del World Tour tendréis todo abierto para utilizarlo donde queráis.

El modo wi-fi será el que, con toda probabilidad, os dé más diversión de todas. Aunque no es un modo multiplayer 'real' (como explicamos en un artículo anterior), os dará los mejores piques de todo el juego con vuestros amigos. No es óptimo, desde luego, pero no aprovecharlo sería un suicidio lúdico (aunque se nos ocurren ya varios juegos de PSP que tienen mejor multiplayer sin hilos)..

C o n c l u s i ó n  .-

El mejor RR hasta la fecha, con esto decimos todo. Gráficamente increíble, con una sensación de velocidad endiablada en las competiciones más altas, efectos visuales espectaculares, circuitos y coches clásicos de la saga, control 'Ridge Racer' hasta la médula, la aparición de los turbos... un arcade completo, bonito y divertido. Una de las mejores maneras de estrenar la PSP. Sin embargo, hay cosas que se podrían haber mejorado: la rejugabilidad es bastante limitada, los circuitos son todos vistos ya, y el modo wifi no es 'real', ya que simplemente se intercambian los tiempos y la posición del vehículo. Lo disfrutaréis de forma total mientras os dure el modo 1 jugador, pero cuando eso se acabe seguramente no lo volváis a tocar casi nada. Es toda una experiencia, pero tiene sus puntos débiles.

L o   m e j o r .-
- El apartado técnico
- El sistema de turbos
- Los mejores circuitos de la saga
- Magnífica sensación de velocidad
- Un Ridge Racer con todas las de la ley

L o   p e o r  .-
- No hay ningún circuito nuevo
- La rejugabilidad es casi nula
- El modo wi-fi es simulado
- Una vez completado, es raro volver a jugar con él.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.