Wario Ware: Twisted!, Impresiones

Wario vuelve a la consola que lo vio nacer, pero con el espíritu de Nintendo DS, buscando una nueva forma de jugar: Moviendo en el aire la propia portátil. ¿Qué será lo próximo? ¿Consolas subacuáticas?

Wario vuelve a la consola que lo vio nacer, pero con el espíritu de Nintendo DS, buscando una nueva forma de jugar: Moviendo en el aire la propia portátil. ¿Qué será lo próximo? ¿Consolas subacuáticas?

Que un fontanero rechoncho y con una gorra muy poco a la moda venda millones de videojuegos por todo el planeta es una de tantas peculiaridades del mundo de los videojuegos, pero que le salga un alter-ego, aún más gordo y aún más feo, y sea capaz de plantarle cara es algo que se escapa a nuestras poco privilegiadas mentes.

Ha nacida una cutre-estrella
El nacimiento de Wario data de la época dorada de GameBoy, la original en blanco y negro, por supuesto, desde el primer momento ha sido enemigo íntimo de Mario, pero poco a poco ha ido cobrando su protagonismo además de salir en cualquier serie deportiva de Nintendo que se precie, y el vocablo WarioWare parece haberse unido para siempre.

Desde su debut en GameBoy Advance, WarioWare intenta crear un subgénero de mini-juegos, que en lugar de pausados a lo Mario Party, buscan un frenetísmo que en apenas 4 ó 5 segundos ya estemos con otro minijuego, un ritmo que se adapta perfectamente a las portátiles y ha resultado ser un bombazo de jugabilidad y diversión.

Si ya de por sí Wario transmite cierto aspecto de desaliñado y un tanto atroz, el estilo gráfico del juego le encaja a la perfección, y algunos diseños son tan extremadamente básicos que no cabe otra respuesta que una risa incrédula.

Herencia DS

Tras su paso por GameCube y Nintendo DS con un éxito más que considerable, WarioWare Twisted conserva de ésta última la forma de jugar, completamente alejada de los botones. Evidentemente, GBA no goza de pantalla táctil, ¿pero por qué no meterle un sensor de movimiento? Añade un motor para que vibre y haga las veces de péndulo, y el cóctel promete.

Pese a haber sido lanzado en Japón a finales del año pasado, recientemente ha llegado a los Estados Unidos, y sigue sin fecha para Europa. La espera se antoja complicada y qué mejor para amenizaros la tardanza de WarioWare Twisted que con unas primeras impresiones. Y por qué no, incitando también a que vosotros mismos lo importéis, pues la ausencia casi total de texto en inglés, la posibilidad de jugar en GameBoy Advance y DS a cualquier juego independientemente de la región que sea, aprovechando para darle un tirón de orejas a Nintendo Europa por el retraso de un título de tanta calidad como es el caso.

Agitar antes de usar

Intelligent Systems vuelve a ser la encargada ir un paso más allá con esta nueva entrega de la saga, pero manteniendo los pilares básicos: minijuegos fugaces, completamente disparatados, y como podéis observar en las imágenes, gráficos a la altura de Resident Evil 4, o por qué no, de cualquier título de próxima generación. Pero es precisamente esa cualidad, la falta de estética y diseño en los minijuegos (con algunas excepciones, como los que recrean juegos de la NES) la que le permite tal surtido de situaciones en las que responder en décimas de segundo.

Más de 200 minijuegos, con un modo historia que conecta a varios amigos de Wario, en los que bastará con inclinar la consola (y en alguna ocasión pulsar el botón A) para superarlos con éxito. Por supuesto, no podemos acceder a todos del tirón, tendremos que ir jugando personaje tras personaje, y más de una vez cada uno para desbloquearlos todos y poder tener acceso a ellos individualmente.

¡Shake your boodie!

Inclinar un espejo para que el reflejo mate a los vampiros, acercar una vela a otra para que se encienda, agitar un flan hasta que salga del envase y caiga en el plato, afeitar una barba pasando la maquinilla de lado a lado, mantener el equilibrio del paraguas sobre un dedo, cruzar una pasarela golpeándonos un vendaval, tocar el violín, hacer scratch… Y un largo etcétera de situaciones completamente desternillantes.

Para alargar en la medida de lo posible la duración del título, que es la única pega impuesta a los anteriores WarioWare, se ha añadido mucho contenido extra para desbloquear. Cada vez que termines superemos una fase que viene marcada como 'Boss Stage', obtendremos de forma aleatoria material que va desde una canción del juego hasta objetos que nos muestran como actúa el sensor de movimiento. Pero lo más suculentos serán juegos algo más largos del estilo de los que podemos encontrar gratis en Internet hechos con Java.

¿Force-feedback en GameBoy Advance?
WarioWare Twisted no deja de ser un WarioWare que en lugar de usar la cruceta usamos la propia consola, pero el dispositivo que controla la inclinación de la portátil es la joya de la corona y va un paso más allá que el sensor de Yoshi's Universal Gravitation. Además de transmitir cierta vibración, simula ciertos movimientos, que hacen que sintamos de verdad algunas de las acciones gracias a un pequeño contrapeso, que actúa de forma distinta dependiendo del minijuego.

Sólo queda esperar hasta su lanzamiento europeo, o como os he comentado antes, importarlo sin duda alguna. Es de esperar que la fecha definitiva sea en torno a Septiembre/Octubre, de cara a la campaña navideña.

Wario Ware: Twisted!

Nuevo juego de Wario, el archienemigo de Mario, en el que tendremos que mover nuestra GBA para poder completar los más de 50 minijuegos que encontraremos a lo largo y ancho de la aventura.

Wario Ware: Twisted!