Spartan: Total Warrior

De general en la saga Total War Creative Assembly nos convierten ahora en un guerrero. Tendremos que luchar contra el Imperio Romano en espectaculares batallas con gran cantidad de soldados y usar una amplia variedad de golpes y armas cuerpo a cuerpo o a distancia.

Según las declaraciones de su propio equipo de desarrollo, Spartan Total Warrior se perfila como un beat'em-up que estrenará un nuevo sub-género: el de las "batallas masivas épicas".

Tras un desarrollo de más de 2 años, el resultado al que hemos podido jugar en el E3 sorprende tanto a nivel jugable como técnico. Gráficamente, Spartan se caracteriza por ofrecer unos escenarios abiertos muy grandes donde se desarrollan las batallas, sin constantes tiempos de carga como habitualmente pasa en juegos de semejante corte, y con la capacidad de mostrar decenas de personajes en pantalla sin sufrir de la más minima ralentización.

El objetivo de los programadores ha sido claro: transmitir una sensación cercana a lo que podría ser una superproducción de Hollywood. Épicas batallas con cientos de elementos móviles en pantalla, no limitándose pues a ofrecer un grupo de enemigos centrados en atacar al personaje principal. Arietes, catapultas, regimientos cargando... todo un espectáculo para el jugador, con un nivel técnico sorprendente al tratarse de una PS2.

Más de 200 personajes en pantalla animados de forma independiente, y con una tasa de frames por segundo que no baja de los 60. Todo ello adornado con efectos gráficos tales como Blur Effect o explosiones varias.

Jugablemente, desde Sega han apostado por un control sencillo, pero con muchas posibilidades ("fácil y complejo", según sus propias palabras). Con "X" efectuamos un simple ataque, mientras que con "O" el personaje salta. Pero tal y como viene siendo habitual en el género, apretando L1 y R1 a la vez que el botón de acción, nuestro guerrero lleva a cabo distintos ataques.

Realmente, el abanico de habilidades que hemos podido probar en la versión mostrada en el E3 es muy amplio y variado, y en ocasiones parece que estemos jugando a un juego de lucha 1 VS 1 como Tekken en vez de a un beat'em-up tipo Dynasty Warriors.

En Sega han querido que el jugador sepa qué ataque está realizando y el por qué, dado que cada enemigo tiene sus peculiaridades y características, evitando de esta forma una mecánica "machacabotones". El toque de fantasía viene dado gracias a los poderes mágicos que nuestro héroe es capaz de realizar, algunos de ellos tan útiles como el de la invisibilidad temporal.

Como en todo juego parecido, se ha dotado al desarrollo con cierto aire rolero, gracias a la posibilidad de aumentar las habilidades y atributos del personaje a medida que vamos acabando con ejércitos enemigos.

Toda una sorpresa, que de cumplir con todo lo que se promete desde el equipo de desarollo, puede acabar convirtiéndose en un nuevo referente del género. Le seguiremos de cerca...

Spartan: Total Warrior

De general en la saga Total War Creative Assembly nos convierten ahora en un guerrero. Tendremos que luchar contra el Imperio Romano en espectaculares batallas con gran cantidad de soldados y usar una amplia variedad de golpes y armas cuerpo a cuerpo o a distancia.
Spartan: Total Warrior