Forza Motorsport
Forza Motorsport
Carátula de Forza Motorsport

El Gran Turismo de Xbox

Juan Porteiro

El momento ha llegado. XBOX recibe el juego de coches que más expectación ha levantado desde el lanzamiento de la consola. Coches, circuitos y opciones que quieren borrar de un plumazo al máximo exponente de los "racing games" en consola, que no es otro que el -hasta ahora- incontestable GT4. Ha conseguido su objetivo? Leed nuestro análisis para averiguarlo.

La madre de todas las carreras...
El momento ha llegado. Forza Motorsport aterriza en nuestras XBOX para intentar demostrar a todo el mundo que su planteamiento es el más completo y divertido de los disponibles ahora mismo en consola. El simulador total. Opciones, coches y circuitos se dan la mano para permitirnos llegar más lejos de lo que hemos llegado con ningún otro racing game. Despeguemos...

Si hasta ahora había un título que todos tildaban de 'rey' en su género, ese era el de la saga Gran Turismo. GT3 nos había dejado a todos con la boca abierta hace ya casi cuatro años, con su inmensa calidad y cantidad de opciones. Con GT4, esta saga seguía en lo más alto. Ni PGR2 o RSC2 (aún sin ser del mismo subgénero sí eran los máximos exponentes en XBOX) habían podido apartarlo ni siquiera un poquito de esta etiqueta, y Microsoft se dio cuenta de que le hacía falta un título que desbancara definitivamente a la saga de Polyphony del primer puesto. Su respuesta? Forza Motorsport.

FM ha pasado por varias etapas en su desarrollo, donde nos iban enseñando poco a poco datos e imágenes. Incluso una demo que no dejó convencido a nadie, pero que les sirvió de 'globo sonda' para pulsar la opinión de los jugones y crítica especializada. Esta demo fue agua bendita para los desarrolladores, ya que les permitió acentuar el juego en sus dotes y optimizar sus faltas en un grado muy alto. Quizás todas las compañías deberían hacer lo mismo con sus productos a mitad de desarrollo (no como hasta ahora, donde de vez en cuando sacan demos de productos en su recta final, donde ya es muy difícil variar un engine gráfico, o código que gestiona la I.A.).

Gracias a esto, hoy recibimos con los brazos abiertos un título que derrama buen hacer desde su introducción en la consola. Forza es un golpe de aire fresco, aire que se necesitaba, aire que introduce novedades en unos pulmones llenos de buenas carreras, pero faltos de innovaciones que hiciesen que esos mismos pulmones fuesen creciendo. Quizás lo que han incluído no es nuevo ni faltaba por inventar, pero no lo habíamos podido ver todo junto en un título anteriormente. En definitiva: hacía falta que Forza Motorsport existiera, por el bien de los jugadores.

Señores y señores, ladies and gentleman... start your engines!!!!

g r á f i c o s .
Forza Motorsport entra por los ojos desde el primer momento. Una intro espectacular y bien diseñada, unida a unos menús muy claros, cómodos y bien resueltos dan esa sensación de 'tranquilidad' a los usuarios en las primeras tomas de contacto, tanto en los menús de modificaciones mecánicas como en los de elección de circuito, coche o modo de juego. En este sentido, se han tomado las medidas oportunas para que los menús sean una ayuda más que un engorro, algo que puede pasar sobre todo cuando entramos en las opciones mecánicas o de tuning.

Ya en juego, encontramos muchas similitudes entre el nivel visual de FM y Rallisport Challenge 2. Sin embargo, hay una diferencia que realmente aleja a uno del otro: Forza corre a 30 fps constantes en todo momento, mientras que RSC2 lo hace al doble. La suavidad que uno y otro presentan es visible y reconocible para cualquier ojo avezado en estas lides, sin embargo los menos duchos en esta cuestión notarán 'algo' distinto, pero les costará darse cuenta cuál es la diferencia. Diferencia que afecta, sobre todo en el control de los vehículos y el tiempo de respuesta (sin llegar a ser un hándicap, aunque los más puristas le echarán en cara al título esta falta una y mil veces)..

Quitando este detalle, Forza se muestra en todo momento esplendoroso. El motor gráfico une de forma espectacular circuitos en 3D con archivos gráficos 2D de fondo -y no en todos los circuítos- de forma simplemente perfecta. Habrá circuitos que no requieran de este trabajo (New York, Tokyo,…) pero los que sí necesitan ese 'truco' está tan bien resuelto que no se notará nada. Para ello, se han tomado todas las molestias posibles, como elementos intermedios muy bien colocados, paleta de colores perfectamente sincronizada o efectos de luz que realzan la conjunción ambiental. El cielo de circuitos como el de Alpine Ring o Silverstones son, en pocas palabras, perfectos.

Mención especial para unos circuitos espectaculares y variados. Sus trazados van desde pistas reales (Nurburgring, Tsukuba, Laguna Seca,...) hasta circuitos en Río de Janeiro, ascensiones de montaña, carreteras por puertos de mar, por ciudades como New York o Tokyo,... en definitiva, más de veinte circuitos por los que correr, con sus correspondientes reverse y modificaciones en algunos de ellos. Variedad y calidad en sus trazados, donde tendremos que poner en práctica todas nuestras dotes de conductor.

Los vehículos tienen un acabado más que bueno. Los modelados no son extraordinarios, pero teniendo en cuenta que presentan desperfectos en tiempo real, tienen una calidad muy por encima de la media. Quizás podremos reprocharles que los efectos de reflejos sobre sus chapas no están todo lo optimizados que deberían, ya que se notan demasiado 'bruscos', como viéndolos a trompicones. Sin embargo hay que tener en cuenta que son reflejos en tiempo real, y además veremos en pantalla ocho coches simultáneamente, así que también hay que darle su mérito. Quizás XBOX no da para mucho más, visto el nivel…

Sin embargo, donde el juego da el do de pecho de forma excelente es en los texturizados de todo el conjunto (mención especial para los distintos asfaltos). Tanto coches como entornos se enriquecen con una amplia gama de texturas y una paleta de colores amplísima. Todo rebosa una vistosidad espectacular, aunque quizás eso también afecte para que la luminosidad ambiente no resulte todo lo realista que podría. En algunos circuitos la luz ambiente es casi perfecta, pero después vemos otros que, realmente, dan una impresión muy artificial. En general todo es muy colorido y 'bonito', pero la sensación de realismo se consigue en unos cuantos circuitos nada más.


Encontraremos más de doscientos vehículos perfectamente reconocibles, pero todos podrán llegar a ser bastante 'castigados' en las carreras, algo que hace que se luzca de forma especial la gestión de desperfectos en tiempo real. Podremos ver desperfectos que consisten en modificación de polígonos o pérdida de piezas, que además se mantendrán en la carretera de una vuelta a otra. Además, los texturizados de los coches sufrirán de forma bastante normal 'rascazos', y veremos cómo le salta la pintura de esa zona, llegando a quedar ésta marcada contra las vallas, dando un enfoque muy verosímil a estos accidentes leves. Los efectos de partículas existentes para mostrar el humo de los derrapes, chispazos o de los choques también tiene un nivel bastante bueno, y el retrovisor desde la cámara interior muestra más campo de visión que el que hemos visto, por ejemplo, en GT4.


Por último, destacar las cuatro vistas distintas que tenemos para jugar (dos interiores y dos exteriores) que cumplen sobradamente, aunque echemos de menos una desde donde se vea el salpicadero. Los replays también nos permiten multitud de opciones de visualización, así como grabar las repeticiones en el HD de la consola. Quizás podríamos pedir más elementos móviles que diesen más vistosidad a los circuitos o público animado -cosa que realmente llama la atención por el poco trabajo llevado a cabo en este sentido-.

En definitiva, podemos decir que exceptuando los 30 fps a los que corre el juego, todo lo demás está entre lo más grande que hemos visto hasta ahora en cualquier racing game. Los coches, las texturas, los circuitos y los desperfectos son buenísimos, y aunque la iluminación es en tiempo real (algunos circuitos nocturnos son una buena muestra de ello) casi en cualquier momento, el juego peca de unos reflejos en los coches bastante mejorables, así como una iluminación ambiental que podría estar mejor. Sin embargo, el global del apartado visual es excelente. Ahora es cuestión de cada uno decidir si le compensa jugar a un juego a 30 fps pero con un acabado excelente en todos los apartados, o uno al doble de cuadros pero con menos carga poligonal y en general menos 'bonito'.

m ú s i c a .-

Junkie XL ha sido el encargado de poner música al título, y aunque la calidad general de las canciones es más que decente, la posibilidad de poder reproducir nuestra propia banda sonora eclipsará todo lo demás, y  sobre todo porque la mayoría 'pasará' de escuchar música mientras corre, para estar más atentos a la carrera y los maravillosos efectos sonoros. Predominan los temas rock, pero seguramente en este apartado todos le pondrían un excelente, porque gracias a esta posibilidad todos podrán tener la banda sonora que deseen, adaptándose a sus gustos particulares. Sin embargo, y para analizar lo que nos presenta el título, tenemos que decir que su calidad es alta, pero no es imprescindible.

S o n i d o   F x .-

El apartado de efectos de sonido de Forza es totalmente sublime. Desde el aprovechamiento del 5.1 como ningún otro juego lo había hecho, donde notaremos de forma totalmente natural la situación de cada coche gracias a su motor, e incluso detalles como el sonido espacial aplicado incluso a los demás vehículos cuando pasan por otro lado del circuito que está pegado justo a donde pasamos nosotros en ese instante (Tsukuba o New York son una buena muestra de ello), dándole una calidad extraordinaria. Si a esto le añadimos unos fx totalmente individualizados para cada motor, e incluso las modificaciones de turbo y demás que les hagamos a un mismo vehículo que notaremos claramente, derrapes creíbles, golpes entre coches o contra vallas, cristales rotos, motores dañados,... una sola palabra llega: espectacular.


j u g a b i l i d a d .

Forza Motorsport ha basado su fuerza en todo momento en una comparación con el gran título estrella de su consola 'enemiga', Gran Turismo 4. De hecho, desde que fue anunciado el juego, se le tildó de 'GT Killer'. Y en realidad, aunque no alcanza la cantidad de vehículos y circuitos que sí tiene el título de Polyphony, tenemos que decir que Forza Motorsport no tiene nada que envidiar globalmente a la jugabilidad del título de SONY. Tanto en física como en opciones de juego, Forza puede equipararse perfectamente, e incluso en algunas opciones de las más importantes quedar por encima. Empecemos.

Forza Motorsport posee varios modos de juego, entre ellos los clásicos contrarreloj, carrera libre o modo Arcade. Los modos contrarreloj y Carrera libre no tienen nada que explicar que no se sepa ya, aunque podemos destacar que 'Carrera libre' posee un modo Autocross que consiste en varias pistas dentro de un mismo entorno (parece un aeropuerto) y que debemos de ir cumpliendo sin tirar los conos que encontraremos bordeando la pista. No es la panacea, pero es una novedad más. El modo multijugador nos permitirá correr contra otro oponente humano mediante split screen, por interconexión de consolas o por Live. Esta última opción la explicaremos aparte porque realmente se lo merece…

El modo Arcade nos pondrá en todos los circuitos del juego, en los que tendremos que correr para ir desbloqueando tanto coches como circuitos. Para ello elegiremos entre unos pocos trazados desbloqueados de inicio, escogeremos coche entre los de las categorías existentes o los de nuestro garaje particular, y tendremos que ganar para ir accediendo al total de todas las pistas. En este sentido, hay que destacar que tendremos de inicio un buen parque de coches ya abiertos, entre ellos varios de los más espectaculares, como algunos Ferrari o Porsche.


Ir por el buen camino

Si pasamos al modo estrella en monojugador, este se llama modo Carrera. Empezar a jugar a Forza Motorsport puede resultar algo difícil, incluso en modo Arcade. Pero para ello los chicos de la compañía de Redmond han diseñado una curva de dificultad diseñada de forma muy inteligente que nos pondrá las cosas tan difíciles como nosotros queramos. Es decir: al empezar podremos elegir entre varios factores a activar/desactivar que darán como resultado la dificultad del juego, entre ellos uno de los más importantes: el trazado óptimo.

Con esta opción activada, podremos ver una línea verde que recorre el circuito y que nos indica de forma teórica la mejor trazada para ir por el circuito. Este modo nos vendrá bien para ir conociendo las pistas. Además, podremos elegir entre llevar activos el ABS, el control de tracción o el sistema de control de estabilidad. Cuantas más opciones llevemos activadas, menor será la dificultad y, por ende, menos los beneficios en las carreras y viceversa. La línea verde del trazado óptimo cambiará de color de forma variable según el coche y la velocidad que llevemos en cada momento. Si hace falta frenar se pondrá roja, y si sólo debemos soltar el acelerador, amarilla.

Esta opción está bien para los principiantes y como he dicho antes, para empezar a conocer los circuitos. También elegiremos la IA de los otros siete coches, además del grado de daño de los vehículos, el desgaste de neumáticos y combustible y la relación del cambio de marchas (manual/automática). Todo ello dará como resultado un grado de dificultad variable para cada elección, con lo que nosotros elegiremos si queremos empezar en plan 'duro' o simplemente aprendiendo poco a poco a conocer el juego, sin importarnos mucho la cantidad de créditos que vayamos ganando.


Hablando sobre el tema, la mecánica de desarrollo del modo Carrera es especialmente abierta, pudiendo competir en las carreras que queramos en cualquier momento, siempre que tengamos el nivel adecuado (que viene marcado por nuestras ganancias) y un coche acorde a las especificaciones de cada competición. Si tenemos un Lancer, por ejemplo, podremos competir en el torneo de vehículos asiáticos y, además, en la competición particular de 'Lancer vs. Integra' que se realiza.


Habrá competiciones para monovolúmenes, descapotables, coches americanos… esta forma de avanzar en el desarrollo es particular de GT4, pero Forza lo ha diseñado con un espectro más abierto de opciones, y siempre manteniendo como premisa principal el nivel que tengamos. Este nivel, como hemos dicho, irá aumentando con nuestras ganancias -después, claro está, de desquitar el dinero necesario para hacer las reparaciones del coche que le hagan falta- y que hará que, al subir de nivel, tengamos descuentos al comprar en algunas marcas específicas para distintas partes mecánicas.

Rarrro, rarrro…

Todos los vehículos son susceptibles de modificar varias opciones mecánicas,  y la mayoría de ellos podrán ser modificados en cuanto a diseño exterior. Podremos comprar parachoques, faldones, spoilers, cambiar llantas, tintar lunas, añadir vinilos para personalizar los coches con diseños particulares o pegatinas de las principales marcas de neumáticos, aceites, combustibles, llantas,… las posibilidades son muy amplias, y por ellos todos los coches tienen unas características generales para tenerlos en cuenta: Velocidad, Aceleración, Frenos, Giro y… Rareza?

Este último apartado viene dado casi directamente por las condiciones de la región que elegimos al principio y las modificaciones que le vayamos añadiendo. Es decir: si elegimos región asiática (por ejemplo) será más 'raro' ver un coche europeo, por lo que su categoría como vehículo especial sube enteros. Lo mismo ocurre con las piezas a comprar y añadir. Habrá piezas que son muy comunes y otras no tanto, por lo que añadir esas tan particulares hará que, al ganar las carreras, los emolumentos sean más al llevar esas condiciones especiales en la mecánica o en su aspecto visual. Este aspecto puede parecer poco importante, pero cuando llevéis el 70 o el 80% del juego pasado, intentad sumar todo lo que os han dado de más por un índice de 'rareza' alto… veréis lo que lo agradece vuestro bolsillo XD.

Drivatar: yo soy tu padre…

Otra opción novedosa y muy divertida es crear a vuestro propio piloto virtual: vuestro Drivatar. Para empezar, tendréis que darle un nombre a vuestro piloto, y empezar por cinco lecciones, que serán las bases de la forma de correr de vuestro conductor. En esas cinco lecciones, el juego calcula la 'eficiencia' de vuestra conducción en momentos puntuales: curvas cerradas, abiertas, chicanes, etc… y gestiona vuestro nivel de éxito al tomar esas curvas. A cada uno le da un valor en %, y al acabar las cinco carreras suma esos valores y halla una media, la que se corresponderá con la forma de conducir de vuestro Drivatar. A partir de ahí os corresponde a vosotros seguir entrenando en las pistas del juego para subir su nivel de eficacia en carrera. Después, podremos ponerlo a correr contra otros Drivatares, o contra coches de la I.A. Esto tiene, sobre todo, una diversión mayúscula cuando lo ponemos a correr contra otros Drivatares de amigos… lo que mola echarle en cara toda la semana a tu amigo que le has pegado un repaso no tiene precio…

Miami Vice vs. Magnum

Si algo destaca en cuanto a garaje en Forza, es la aparición de coches que han marcado -y siguen marcando- época. Tendremos desde coches legendarios por sus conquistas (Lancia Delta, Stratos, Toyota Celica,…), coches de leyenda (Ferrari F40, GTO, 360 Modena, Porsche 911 Carrera o el 944, o el clásico Spider) coches actuales como los Audi TT, el Mercedes CLK55 AMG Coupe, el Mini Cooper-S, Clio Sport V6 RS o el Chrysler PT Cruiser, pasando por auténticos bólidos como el BMW M3 GTR, el McLaren F1 GTR o el Porsche 911 F1 Le Mans. Más de 200 vehículos de 49 constructores de todo el mundo, incluyendo España con el prototipo del Seat Cupra GT. Pero claro, a todos nos llaman los Porsche y los vehículos del caballino rampante… pues si, aquí están.


Física e I.A.

Forza es un simulador. Por lo menos, a la misma altura de GT4, si no mejor en algunas cosas  -y peor en otras, como en las salidas laterales de pista, con movimientos irreales-. Está más que claro que ninguno de ellos puede competir con títulos de PC como GTR o el más conseguido Life for Speed, pero el nivel de simulación logrado es más que bueno. Los vehículos responden de forma diferente según su tracción, peso, adherencia y velocidad, y además ello implica que cada vehículo tiene un comportamiento distinto. Si le añadimos que todo esto se verá alterado por nuestras modificaciones mecánicas, tenemos claro que nos quedan muchas horas delante de nuestra tele modificando presión de neumáticos, frenos, diferencial y carga aerodinámica, hasta dar con una que se adapte a nuestra forma de conducir y a cada circuito.

Esto, que a priori parece que sólo está al alcance de los más expertos, no es obligatorio. Podemos, perfectamente, correr sin tocar nada, excepto hacer las compras que queramos para ir aumentando potencia, aceleración y velocidad a nuestro vehículo. Sin más. Estas opciones están ahí para quien las quiera usar, pero no son un elemento imprescindible, algo que alegrará a los menos expertos en temas mecánicos.

Otro de los bastiones de Forza es su espectacular I.A. Los coches parecen conducidos en su mayoría por humanos, ya que son todo un espectáculo ver cómo compiten, intentan colarse por el interior, se pasan de frenada, producen accidentes por sí mismos,… además, son capaces de 'recordar' si alguien les hace una 'gracia' echándolos fuera, o simplemente empujándolos. En las siguientes vueltas puede que estén de nuevo cerca de ti, y no dudarán en echarte de la carretera si ello les beneficia. Bien es verdad que, con las ayudas activadas, el juego en monojugador puede hacerse algo fácil de más, pero dejando activado sólo el ABS y poniendo la I.A. en difícil, el reto es bastante completo.


Vive en el Live…

Aparte de la I.A. y los desperfectos en tiempo real, Forza posee además unos modos de juego por Xbox Live que ya quisieran para sí los usuarios de Sony y GT4. Poder competir on-line con hasta ocho jugadores simultáneos, con una velocidad y suavidad digna de elogio, es algo que en esta generación sólo podemos encontrar en esta consola. Añadir además la formación de clubs (clanes) de conductores, la posibilidad de hacer torneos, poder comprar y vender vehículos, poder hablar con los demás mientras juegas,… las posibilidades son inmensas. Si TOCA2 fue en su momento ya una sacudida gigantesca por Live, Forza acabará por marcar nuestras caras con ojeras de por vida… impresionante.

Mi reino por un volante...

Se echa en falta, en todo caso, un volante en condiciones para este juego. El volante que saldrá con el título no posee Force Feedback real, al estilo del Driving Force Pro de Logitech y GT4. Las sensaciones no serán las mismas con el mando que con el volante, y aunque con el controlador los coches se manejan bien, el nivel de inmersión crecería exponencialmente con un volante en condiciones. Aún no entendemos cómo Microsoft no ha cuidado más este detalle.


c o n c l u s i o n .-

Forza Motorsport es un auténtico 'crack'. Un racing game con todo lo que tiene que tener, y aún así es mejorable (los 30 fps son estables, pero después de ver TOCA2 o Rallisport Challenge2 se nota la diferencia visual y jugable). Aún así, el programa es de los que crean afición merced a un garaje espectacular, cantidad de circuitos amplia, simulación buena en general, gráficos magníficos, I.A. perfectamente calculada, curva de aprendizaje excelente y una opción para XBOX Live que será la que, a la larga, haga que este juego esté en vuestra consola por muchas, muchas semanas.

Las posibilidades de personalización de los coches (tanto en plan visual como mecánico) y la creación de tu 'piloto virtual' son otros detalles muy llamativos que aumentan la durabilidad del título. Desde luego tiene defectos, pero sus virtudes eclipsan desde la primera partida a los puntos negativos, haciéndose un título imprescindible entre el catálogo de la consola.

La gran pregunta

Forza o GT4? Esta pregunta se lleva viendo en los mentideros videojueguiles (léase foros) desde hace semanas. En este sentido habría que hacer dos apartados: por ejemplo... visualmente, GT4 o Forza? En cuanto a aspecto visual, GT4 es superior a Forza por varias razones, entre ellas un engine3D que permite unos esplendorosos 60 fps en cualquier momento, mientras Forza sólo puede cumplir a la mitad. Bien es verdad que añade escenarios más cuidados en cuanto a texturas y además posee desperfectos en tiempo real en los vehículos, pero los coches y en general la iluminación del juego es más fotorrealista en el título de Polyphony (no entramos aquí en si se calcula en tiempo real o no, sino la sensación visual). La luminosidad ambiente se nota más 'artificial' en el título de XBOX, mientras que en GT4 su representación está especialmente conseguida. Digamos que GT4 tiene más calidad, y Forza más 'cantidad', por exponerlo de algún modo.

El otro apartado sería: Jugablemente, Forza o GT4? En este caso, Forza gana a GT4 aunque éste posee casi el triple de automóviles y el doble de circuitos. Por qué logra, con eses números, hacerse con el trono? Para empezar, la curva de aprendizaje está mejor calculada, la física de los dos juegos es muy buena, pero Forza une un motor físico a unos desperfectos en tiempo real que añaden profundidad a la conducción (sin ser totalmente realistas, también hay que decirlo). Además de esto, Forza nos sorprende con detalles como el Drivatar, la personalización visual de los vehículos y un modo on-line que es la envidia de cualquier usuario de GT4. Finalmente, y no por ello menos importante (más bien todo al contrario), Forza posee una I.A. aplicada que deja a la de GT4 a la altura del betún.


Bien es verdad que, en ocasiones en las que los coches se 'pican', la sensación de carrera se  parece más una lucha que una competición, donde lo más importante es el que lleve el coche con más peso para no perder adherencia y tracción, en vez de ser el que mejor conduzca. Pero quitando estos momentos -no muchos, la verdad- los hechos son que la sensación de 'competir' está mucho más lograda en FM. Coches que se esfuerzan en coger el interior, que no pasan por la misma curva dos veces iguales, que se pasan de frenada, pierden el control por una imprudencia al intentar arriesgar en la última curva,... impresionante.

Vistos estos dos apartados... con cuál me quedo? Después de mucho pensarlo, y si alguien que posee las dos consolas me pregunta, yo le diría que se hiciese con el título de Microsoft Games Studios. Si GT4 parece un homenaje al automóvil, Forza es un monumento a la competición. Es verdad que queda, visualmente, por debajo de GT4 (sobre todo por esos 30 fps) pero globalmente el juego es bastante más atractivo, más divertido y jugable. Posee un modo on-line que es espectacular y, en general, aún siendo un simulador bastante decente, posee diversión desde la primera partida gracias a detalles para los menos duchos como la 'trazada óptima', poseer un garaje amplio y atractivo desde las primeras partidas y la opción de crear tu propio piloto virtual que correrá como tú. No es fácil quedarse con uno solo, sobre todo por que los dos tienen una calidad que 'se echa por fuera', pero Forza gana 'a los puntos' al, hasta ahora, intocable. Te gusta conducir? Pues toma Forza. No te gusta?... pues también.

l o    m e j o r .

  • XBOX Live: impagable.
  • Gráficamente es espectacular.
  • Diversión tanto para los expertos como para los noveles.
  • Poder contar con Ferraris y Porsches.
  • Multitud de opciones: Drivatar, comprar y vender coches, personalizarlos...
  • Por fin un contrincante que, globalmente, supera a GT4.

l o    p e o r .

  • Le faltan otros 30 fps para ser perfecto.
  • Los reflejos en los coches son bastante 'cutres'.
  • Física realista, pero aún mejorable.
  • La luminosidad ambiente le resta realismo.
  • La ausencia de un volante en condiciones para disfrutar al 100%.
9.5

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.