Megaman Zero 4

Una de las sagas más prolíficas de la historia de los videojuegos vuelve a Game Boy Advance con una nueva entrega. Por si a alguien se le había olvidado cómo es un buen arcade de acción, aquí llega Rockman Zero 4…

Una de las sagas más prolíficas de la historia de los videojuegos vuelve a Game Boy Advance con una nueva entrega. Por si a alguien se le había olvidado cómo es un buen arcade de acción, aquí llega Rockman Zero 4…

La saga Mega Man (conocida como Rockman en el territorio nipón), es una de esas franquicias que desde sus inicios en la 8-bits de Nintendo, ha hecho de la tradición y de la jugabilidad clásica su emblema. No hay más que probar cualquier Mega Man, Mega Man X, o Mega Man Zero para darse cuenta de lo poco que han variado las nuevas entregas con respecto a las anteriores, aunque claro… ¿para qué cambiar lo que sigue funcionando?

Aun así, no faltan títulos de esta saga que se alejan del género de acción en 2D al que asociamos automáticamente a cualquier Mega Man, y de esta forma Capcom se ha aventurado por el género de la lucha o el RPG-estrategia… con dispar resultado.

Con la intención de darle nuevos aires a la saga en cuanto a historia y ambientación, Capcom inauguró su primer Mega Man en Gameboy Advance con un nuevo subtítulo y un nuevo protagonista. Así nació Mega Man Zero, que a lo largo de 4 entregas se ha constituido ya como un nuevo clásico dentro del catálogo de la portátil de Nintendo.

En cuanto a esta nueva entrega, no ofrece ningún tipo de sorpresa, y menos si se compara con los 3 Mega Man Zero anteriores, pero sí sabe ofrecer suficientes alicientes y novedades como para que la experiencia jugable no parezca un continuo y aburrido deja vu.

Humanos vs Reptoides

La guerra entre humanos y reptoides parece no acabar nunca. Ya han pasado algunos años de los sucesos que se relatan en Mega Man Zero 1, cuando un grupo de investigadores, liderados por la científico Ciel, descubrieron a un androide sin vida y lo reactivaron para que luchase a su lado. Éste no era sino Zero, el protagonista de la nueva saga, que hizo de esta guerra su lucha personal.

En esta ocasión, Zero rescata a una caravana de exiliados de la ciudad humana de Neo Arcadia, y descubre cómo ésta ha sido ocupada por los reptoides. A lo largo de los distintos niveles, Zero y su equipo parecen decididos en recuperar a la ciudad de su invasión.

Fiel a la tradición

Jugando a un Mega Man, no hay sitio para las sorpresas. Todos los elementos característicos de la saga están presentes en este nuevo título. El desarrollo no lineal vuelve a hacer acto de presencia, y al terminar un nivel, se puede escoger con total libertad la siguiente fase a recorrer. Además, es interesante la inclusión de un nuevo 'sistema meteorológico'. Según el tiempo que haga en algunas determinadas fases, el desarrollo de éstas cambiará ligeramente, ofrecerán nuevos desafíos, y encontrando ciertas combinaciones rebuscadas de fase-clima, al superarlas se desbloquearán secretos o incluso habilidades especiales para Zero.

En cuanto al desarrollo, como es esperado, se centra básicamente en la acción, y en ocasiones en el plataformas en dos dimensiones. Los niveles alternan estas dos temáticas según se avanza, y no se ofrece ninguna novedad en este sentido. Como mucho, destacar que entre nivel y nivel, se puede recorrer la base de operaciones, para hablar con los compañeros de equipo, y realizar diversos ajustes sobre nuestro personaje.

¿Novedades? … No muchas

Las acciones de Zero a lo largo del juego se limitan a saltar, desplazarse rápidamente con el clásico barrido lateral, y poder usar a la vez (con la opción de cargar el ataque) dos de las tres armas de las que dispone. Cabe decir que gracias a la habilidad de Zero de poder deslizarse por las paredes los tramos de plataformas del juego se vuelven extremadamente sencillos.

El catálogo de armas, además de por supuesto la clásica pistola, incluye un sable láser de corto alcance, y un guante mecánico con el que poder absorber los poderes de los enemigos a los que ataque. Con el uso de este guante, se desecha la antigua forma que tenía Mega Man (automática) para hacer propios los ataques de los enemigos.

Pero no es la inclusión de esta nueva arma la única sorpresa en Mega Man Zero 4. El juego cuenta además con las típicas opciones de equipamiento para el protagonista, en forma de botas, cascos y armaduras, pero se ha llevado a cabo de una forma nada trivial. A lo largo de las fases iremos recogiendo 'piezas' o 'componentes' de equipo, que una vez en la base, se combinarán entre si para dar lugar a nuevas objetos con los que poder equipar a Zero. Sobra decir que la variedad de combinaciones, y por tanto de objetos a conseguir es enorme.

Por último, los cambios introducidos por Capcom afectan también al sistema de mascotas (Cyber Elf) de las anteriores entregas, que ahora quedan relegadas a un segundo plano. Estas mascotas siguen acompañando a Zero durante las misiones, y cumpliendo diversas funciones de apoyo según su tipo, como proporcionar energía extra o paralizar a los enemigos, pero esta vez la forma en la que se les sube de nivel es casi automática, y se empieza el juego disponiendo automáticamente de ellos, con lo que ya no hace falta irlos 'recolectando' a lo largo de los niveles.

Técnicamente sobresaliente

El apartado técnico en general, y en concreto el apartado gráfico constituye sin duda uno de los puntos fuertes de este título, como lo ha sido de los anteriores. Al excelente diseño artístico en cuanto a escenarios, personajes, etc… del que ya se venía disfrutando desde los comienzos de la saga, hay que sumar la total ausencia de ralentizaciones, un error que se observaba especialmente en Mega Man Zero 1 y 2, y que se hacía especialmente molesto tratándose de un juego de acción de las características de éste, y teniendo en cuenta además la ajustadísima dificultad de la que siempre han hecho gala todos los Mega Man.

Dadas las limitaciones de la plataforma, cabe decir que los sprites de Zero y de los enemigos gozan de un tamaño, detalle y unas animaciones fabulosos, pudiendo distinguir perfectamente por ejemplo, cómo vuelan las piezas de los enemigos cuando explotan, o cómo éstos se parten a la mitad con un acertado sablazo láser.

El sonido también cumple con creces su papel, y además de las melodías para cada nivel, se agradece la cantidad y calidad de las voces digitalizadas que acompañan tanto a los personajes principales, como a todos los jefes finales del juego.

Duro de pelar

Un Mega Man fácil no es un Mega Man, y éste no iba a ser menos. La endiablada dificultad de los títulos precedentes vuelve a acompañar al jugador en esta nueva entrega, y se hace especialmente notoria a la hora de enfrentarse a los enemigos finales.

Aun así, y para evitar que el jugador casual se sienta frustrado, Capcom ha decidido - por primera vez en la saga - añadir niveles de dificultad. Se puede intentar jugar con el nivel fácil si uno se desquicia pronto con el normal, o una vez terminado éste, ponerse a prueba con el desafiante nivel difícil.

Primeras Impresiones

Capcom parece opinar que hay ciertas sagas que son intocables, y que en esos casos, más vale seguir practicando con lo de siempre que añadir novedades que no se sabe cuan bien pueden funcionar. Y la verdad es que puede que no estén equivocados; con este Mega Man Zero 4 dan una buena lección sobre reciclaje en videojuegos, y lo que le falta al título en cuanto a originalidad o novedades, le sobra en cuanto a diversión y buen hacer.

Así que los fans de la saga Mega Man tienen aquí otra excelente nueva entrega que disfrutar, y en cuanto a los que no conozcan la saga, una estupenda forma de descubrirla. Eso sí, si eres de los que conocen la serie a fondo, y esperas encontrar una sorprendente experiencia jugable, o un nuevo y revolucionario Mega Man, mejor que busques en otro sitio…

Mega Man Zero 4

Megaman Zero llega a su cuarta entrega en Game Boy Advance, con pocas novedades respecto a sus tres predecesores. Muchas plataformas en 2 dimensiones, pero la misma diversión diversión de siempre.
Mega Man Zero 4