FIFA Street
FIFA Street
Carátula de FIFA Street
  • 6

    Meristation

Galácticos jugando en el barrio...

Will van Dijk

EA BiG sigue esforzándose por ofrecer buenos e interesantes juegos basados en títulos deportivos en su versión callejera. Esta vez nos meten de lleno en la pasión del fútbol más real, el que todos jugamos en el barrio y donde los árbitros no molestan.

Urban Freestyle Soccer de Acclaim, llamado fustradamente a ser uno de los duros rivales de los títulos de fútbol que hasta hoy reinan el mercado, ya ofreció una idea novedosa que curiosamente siempre había estado presente en la vida de cualquier amante al deporte rey: esos piques entre amigos en los que lo único que importa es meter golpes, sin importar cuanto se juegue o de qué forma, siempre y cuando se guarden una serie de reglas básicas

'El fútbol callejero'

Jugar por jugar, pero siempre en la calle, sin tacos, con un balón cualquiera, con dos piedras por portería y sin público. Esto es, en resumidas cuentas, la gran diferencia que uno puede encontrar entre el fútbol 11 "formal" y el que se practica desde que somos pequeños, el de la calle, el más entretenido -desde el punto de vista de un servidor- pues la cancha suele ser mucho más reducida y no consta de la molestia de fueras de juegos, tarjetas amarillas y demás.

Lógicamente hay muchas formas de jugar en la calle con un balón, tantas como vuesta imaginación pueda imaginar (una mezcla entre fútbol 11 y la fachada de un garaje, por ejemplo). EA BIG, siguiendo de una u otra forma los estandartes fijados con su saga Street, ha unido los mejores detalles de este estilo y los ha mezclado dentro de este título que hoy os comentamos. Empezando desde la nada, creando nuestro personaje, retando estrellas mundiales que compiten en distintos equipos callejeros -olvidaros desde ya equipos famosos como Barça o Real Madrid- y sobre todo conquistando premios para hacernos los reyes de la cancha.

Y al igual que en los otros juegos de basket o fútbol americano de la serie, no sólo importa meter gol, sino hacerlo de forma chula... elegante; de rabona, chilena, regateando a nuestros rivales, con pases por alto, voleas... y así un sinfín de trucos que podremos realizar y que os comentaremos con posterioridad. Si todo esto lo mezclamos con unas localizaciones reales que pasan desde Barcelona a Amsterdam sin olvidar Brasil y demás, obtenemos una coctelera llena de detalles a comentar. A lo que sin más dilación pasamos.

g r á f i c o s

El engine gráfico ha sido sin lugar a dudas uno de los puntos con los que más mimo ha tratado EA en este juego, aunque siempre con un estilo particular muy similar al de anteriores entregas 'callejeras' del mismo género. Es decir, si ponemos atención al motor gráfico de NFL Street o NBA Street notaremos una similitud entre ellos, tanto a nivel de calidad de texturas como la suavidad con la que se mueven los jugadores, movimientos y demás.

La razón salta a la vista, pues el uso del mismo motor gráfico aunque con notables mejoras ha condicionado siempre este apartado en los títulos anteriormente comentados. En FIFA Street cobran vital importancia dos aspectos: los escenarios y la física con la que se desenvuelven los jugadores dentro de las canchas. Otro punto a tener muy en cuenta, uno de los que más nos ha sorprendido, es la baja calidad de las texturas en lo que respecta a los jugadores reales.

Vaya, ¡pero si es mi casa!

Desde Barcelona, pasando por Amsterdam, Marsella, Londres, Río de Janeiro... etc. Una variedad de canchas que asombra, tantas como competiciones vamos a encontrar pues deberemos de disputar un torneo en cada distinta ciudad que visitemos, aunque primero tendremos que desbloquearlas. Una vez conseguido esto podremos recrearnos con la localizaciones reales que EA pone a nuestra disposición, todas ellas dotan de una calidad bastante aceptable, aunque con algunos elementos que no terminan de convencernos.

Los atrezzos que se sitúan por fuera del campo tienen forma acartonada, presentan una utilidad casi nula y sólo consiguen ralentizar el juego cuando están pasando por la pantalla. No es la primera vez que lo vemos, pero un coche pasando por New York, una bicicleta por Río de Janeiro y demás, pese a representan de una forma u otra el espí ritu de cada ciudad no ayudan para nada al juego. El resto externos al propio campo se conforma con texturas poco trabajadas y que simplemente cumplen de forma muy regular.< /P>

< /A>

Hay otros elementos que sí nos han convencido muchísimo más, dígase las mismas características propias de cada país, como la pobreza de Río, la tecnología en Amsterdam y así sucesivamente. Escogemos estos ejemplos una y otra vez porque han resultado ser los más trabajados y bellos que podréis contemplar a lo largo del juego. Si bien la cancha en sí no supone nada del otro mundo, pues además de las rejas, distintos graffitis, las texturas y formas de las paredes no encontraremos más objetos que nos impidan disputar un partido tranquilamente.

El realismo perdido

Al no emplear el mismo engine de un FIFA común no nos extraña que, en cierto modo, la calidad de los movimientos y texturas haya disminuido de forma drástica para dar pié a otros muchos referentes al estilo de juego que aquí se pone en práctica. Sin embargo si que hay que destacar el pobre realismo y fidelidad con el que se han llevado a escena los jugadores más conocidos, a excepción de alguno que otro.

Ejemplos como Ballac, el propio Rivaldo, Raúl, Puyol, Reyes... todos ellos constan de algunos rasgos más o menos característicos, pero por desgracia nada que ver con los que podemos ver en un Pro Evolution Soccer o en los mismos FIFA. La otra cara de la moneda la ponen los movimientos de éstos, estudiados milimétricamente para las estrellas. Por desgracia son pocos los jugadores con constan de movimientos especiales, o al menos inherentes a su persona y su estilo de juego.

Los atributos técnicos que hemos comentado en el apartado de jugabilidad marcan mucho esta característica, sin importar en demasía con quien los pongamos en práctica. Eso sí, el Motion Capture, junto a la misma novedosa técnica empleada para calcar los movimientos exactos de los jugadores y prever los comportamientos ante ciertos regates y demás, pese a que al final nos acabaremos cansando de verlos, han sido llevados de forma más que correcta a la pantalla.

Muévete como quieras

El aspecto más a destacar a significa finalmente la gran variedad de movimientos y driblings de los que disponemos. Chilenas, rabonas, toques de talón, pasar la bola en alto y enlazar este movimiento a cualquier otro pulsando el triángulo en el momento adecuado o el aná logo hacia una dirección en concreto presionando el círculo, botón designado para el disparo. Son precisamente las mezclas entre ellos los que hacen espectacular el juego, pues después de todo cuando realizamos un regate 'imparable' el contrario se quedará parado viendo como lo rebasamos.

La física de la pelota es algo preocupante, pese a que cuando está a ras de suelo va como la seda y se mueve de forma aceptable, una vez toma algo de altura se comporta de una manera poco real. Este problema afecta lógicamente al realismo de los movimientos de los jugadores con respecto al esférico, que dicho de paso, cambia de color según el contexto en el que juguemos.

Este soy yo

No sólo distintas formas de todas y cada una de las partes, sino que además podremos variar hasta el ángulo de inclinación, el color, la orientación... esto con la nariz, barbilla, con la frente, y con otros elementos menos importantes pero que sin duda alguna impacta la primera vez que tomamos contacto con el juego. Es hasta contradictorio la calidad de nuestro jugador una vez lo tengamos bien diseñado si lo comparamos a la de los jugadores reales. Pero como ya dijimos al comienzo del artículo, salta a la vista que aquí lo importante no es el apartado gráfico, sino la amplia gamma de movimientos que ya es relatamos anteriormente.

</ TABLE>

Poder modificar nuestro jugador a nuestro antojo no es algo nuevo, pero la cantidad de posibilidades que se nos forecen en FIFA Street salen fuera del papel si lo comparamos con otros juegos del género, es más, diríamos que en pocas ocasiones hemos visto tantas opciones para convertir a nuestro jugador en un alter ego de nuestra persona, o simplemente en nuestro ídolo o figura a seguir.

s o n i d o

Que es sin duda el aspecto más destacable dentro de todo el juego. Una variedad de tracks más que apabullante, con grupos algo desconocidos -quitando los consagrados Timo Maas o Fat Boy Slim-, eso sí pero ofreciendo siempre muy buena música. No se ha ideado con la misma finalidad que cualquier otro FIFA en los que la BSO consigue triunfar hasta en ventas, aunque es destacable avisar que no será necesario bajar en ningún momento el volumen de la TV, pues hay para todos los gustos; desde Pop a Drum&Bass, la apuesta de EA en este caso.

Decimos la apuesta pues en los partidos la agradable compañía de los bajos y cajas estará siempre presente. En los menús y demás, que también constan de efectos más o menos presentables, es cuando pasamos a oír esas melodías de las que os hablábamos y que seguidamente detallamos;

Artificial Intelligence: "Uprising (Overthrown) VIP"
Artificial Intelligence: " Slam"
Baobinga & I.D: "The Feeling (Special Edit)"
Criminal Mindz: "Baptised By Dub"
Crooked Stilo: "Ya Lo Saben"
Distortionz: - "Onion Ringz VIP"
Dizzee Rascal: - "Stand Up Tall"
DJ Marky & XRS: - "Rudebwoy"
Drumagick: - " Malandragem"
Fatboy Slim: - "Jin Go Lo Ba"
Max Sedgely: - "Happy (Fatboy Slim Remix)"
Ming + FS: - "Fish Eyes"
Ozomatli: - "Ya Viene El Sol (The Beatle Bob Remix)"
Peshay: - "Ronaldo"
Ramilson Maia: - "A Busca Da Vida"
Roni Size: - " On and On"
Shimano: - "Dope Style"
SL2: - "On A Ragga Tip"
Sur-Choc: - "Fou Ho"
TAISHAN: - "Shinjuku Drop"
Timo Maas: - "Feedback Welcome"

El comentarista de turno, como en cada 'street' pasa a un segundo plano, de nuevo en ingl és, que efectúa apariciones frecuentes aunque de poca utilidad y que, esta vez sí, acabaremos aborreciendo por la falta de más expresiones. Esto es un problema básico de todo juego de fútbol, y es que pocas veces los comentaristas llegan a agradar al jugador tras algún que otro partido jugado. Claro que en este FIFA no tenemos a Manolo Lama (aunque eso sí, hubiese sido interesante), y jugaremos muchísimos partidos -más de 100- en muy poco tiempo. Cuestión de gustos en todo caso.

j u g a b i l i d a d

Adictivo 100%, es la única forma de describir un juego que ofrece más o menos todo lo que un aficionado al fútbol simple podría desear. Muchas jugadas, mucho juego y un sistema basado en campeonatos, mediante una subida algo extraña de reputación, hasta llegar a la cima de la calidad como jugador no profesional. Por ello, al principio de la partida hemos de configurar nuestro personaje a nuestro antojo, para más tarde ir subiendo sus calidades técnicas. Tras elegir nuestro equipo con otros jugadores desconocidos, comenzaremos a disputar partidillos a cinco goles, en los que ganaremos puntos gracias a la cantidad de combos que consigamos realizar, velocidad en ganar el partido etc.

Los campeonatos no son gratis, por lo que por lo general al descubrir una ciudad nueva tendremos que 'catar' el territorio hasta conseguir los puntos necesarios para inscribirnos. Una vez dentro de éstos, el sistema cambia ligeramente y pasaremos a disputar partidos de seis minutos en dos partes, sin límite de gol. Tras disputar dos o tres partidos, más según el nivel de dificultad de la ciudad, llegaremos a la final y si la ganamos el trofeo en cuestión que hayamos estado disputando. La recompensa, adem ás de una jugosa cantidad de puntos para mejorar nuestra técnica, pasa por nuevas prendas y una nueva ciudad a competir.

Mejorar nuestro equipo

Pero no s ólo es cuestión de ganar, pues los únicos capaces de subir de nivel, aunque no sea propiamente dicho, somos nosotros. El resto de jugador, aún participantes de nuestro equipo, se ve siempre limitado por las características marcadas por la máquina. Para ello podremos disputarles a otros equipos sus mejores jugadores y, por supuesto, el plato fuerte: las estrellas. Una 'gratuita' por cada ciudad, mientras que las demás nos costarán un cierto pago simplemente por disputar el partido. Si perdemos, tendremos que volver a pagar, por lo que es una cuestión a tener bastante en cuenta.

Tanto, que sin ella es casi imposible conseguir completar el juego. Nuestro equipo tiene un límite de jugadores, tan sólo ocho contando con el único portero que se nos permitirá tener en nuestras filas. Los futbolistas constan de distintas variantes a la hora de definir su estilo, ya sean delanteros como Crespo, centrocampistas como Rivaldo o Ronaldinho y defensas como el eminente Puyol. Cada cual puede destacar el disparo a puerta, potencia, regate, control del balón etc.

La sencillez sobre todo

Los combos y el control general del juego son muy sencillos. Podremos pasar, dar pases por alto, tener un botón para regate y por último, otro para disparar. Las combinaciones son muy simples, pues regatear, pasar por alto y disparar (mientras nos salga todo 'bonito') nos concederá un buen número de puntos para alcanzar el gamebreaker, menos importante que en los NBA / NFL Street y casi anecdótico, marca de la saga. Los disparos con la máxima potencia son casi imparables, aunque en más de una ocasión nuestros jugadores fallarán, casi sin razón aparente.

Cabe destacar la inclusión de una mini portería en la parte inferior de la pantalla cuando pasamos del centro del campo en la que podremos medir hacia donde dirigir el disparo. Su uso es más bien limitado pues depende muchísimo de la puntería de los jugadores, aunque al quitar la barra de potencia en los disparos cumple su función decentemente. Es fundamental saber emplear correctamente el botón derecho análogo pues además de servir para el control de los jugadores define hacia donde disparamos. Al principio es algo extraño, aunque tras disputar un par de partidos se consigue casi por intuición.

Monotonía y facilidad

Pero el esquema acaba aburriendo, principalmente porque las opciones son limitadas, y una vez nuestro jugador haya subido lo suficiente sus técnicas, y sobre todo si conseguimos ganar los mejores jugadores, los partidos se ganarán con suma facilidad incluso en el nivel de dificultad más elevado de los tres que inicialmente disponemos. Para completar el porcentaje total del juego necesitaremos bastantes horas, en todo caso no más de 10 o 12, pues además de campeonato podremos disputar 10 o 12 partidillos por ciudad que si conseguimos ganar completaran el total del título.

Al adaptarnos tan fácilmente al juego, y pese a que consta de un gran número de combinaciones y trucos, éste se acaba reduciendo siempre a una repetición básica de comportamiento para conseguir anotar goles, como pases de la muerte y demás. Aún así, el portero rival más de una vez realizará paradas increíbles -imposibles, vamos- que en ciertos momentos colmará nuestra paciencia.

c o n c l u s i ó n

Es una pena que en otros aspectos el juego no consiga cuajar. Algunos movimientos son demasiado imposibles, así como meter goles se antoja en más de un momento algo de extrema complicación. La pobre adaptación de jugadores y esa sensación de haber usado el sobrenombre FIFA para impulsar las ventas del título dejan algo de mal sabor de boca al resultado final del DVD.

No en vano lleva a otra dimensión la idea de fútbol callejero, al menos si lo medimos con las dem ás opciones disponibles en el catálogo actual de consolas hasta el momento. Es divertido y adictivo, quizás por eso acaba cansando con suma facilidad. Ideado fundamentalmente para aquellos usuarios que dispongan de amigos con los que disputar partidos, así como para que los individuales puedan completar el 100% del juego. Eso s í, no entendemos el porqué de algunas ralentizaciones a estas alturas, y la pobreza de los fondos en las canchas deja mucho que desear.

El apartado sonoro, sin duda, acaba de rematar el juego con una calidad más que admirable. Una pena que esa publicidad de 'localizaciones' reales se haya quedado en nada, pues a fin de cuentas poco importar jugar a una cancha con un balón u otro, si tendremos que jugar de media 20 partidos en cada una.

Antes de acabar lanzamos una pregunta al aire que día a día comprendemos menos: ¿por qué no se puede jugar con un mando que no sea el Dual Shock 2, conociendo ya de antemano las posibilidades de la PS2 de compatibilidad con mandos y demás de la primera PlayStation? ¿Por qué ni tan siquiera el pad de la PSOne es compatible? A estas alturas, este tipo de detalles acaban molestando más de la cuenta.

l o   m e j o r

  • Adictivo
  • Una idea original
  • Las opciones para crear nuestro jugador personalizado
  • Largo...

l o   p e o r  

  • ...aunque acaba siendo monótono
  • Los partidos se ganan por repetición de las mismas jugadas
  • La calidad gráfica de los jugadores podría ser mejor
  • Dificultad para perforar la portería rival
  • La versión GameCube es la única sin textos en castellano...
6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.