Gran Turismo 4
Gran Turismo 4
Carátula de Gran Turismo 4

La carrera de tu vida...

Juan Porteiro

Kazunori Yamauchi nos presenta su cuarta sinfonía automovilística en PS2. Ahora, con su salida en Europa, sabremos de primera mano si esta cuarta parte es 'más de lo mismo' o cumple de verdad la función de toda nueva entrega de una saga: innovar.

Tres años de desarrollo, continuos retrasos (el sello de identidad de la saga si lo pensamos bien), especulaciones, avances, vídeos, fotos,... todo ha ido aumentando las ganas de tener entre manos el título final. Todos los números que se han arrojado sobre el programa no hacían más que aumentar de forma exponencial las posibilidades que se le suponían: más de 50 circuítos (con sus reverse, más de un centenar), más de 750 vehículos -que se dice pronto, pero viendo la calidad de sus acabados tomamos conciencia de la labor titánica que ha debido ser pulirlos cada uno-,... si GT3 ya nos daba una profundidad de juego increíble, pensar la cantidad de variantes y competiciones que nos podía dar GT4 con esos números era, simplemente, apabullante.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

Si a esto le añadimos las posibilidades que nos podían dar las novedades jugables que se habían anunciado y que después veremos en profundidad, como el Photo Mode o el B-Spec, en teoría tendríamos que estar ante el juego de coches más completo, variado, divertido, profundo, espectacular y realista que hayamos visto casi en cualquier plataforma. GT4 es una enciclopedia sobre la historia del automóvil, realizada por gente cuya pasión es la velocidad, las curvas, el asfalto y la mecánica. Un compendio histórico, pero al mismo tiempo una prueba más de que PS2 está al límite,  y que si se hubiesen incluido un par de opciones que todo usuario desearía (modo on-line y desperfectos en tiempo real) estaríamos ante el rey de la velocidad sin discusión, el juego perfecto.

La versión PAL de GT4 muestra algunas diferencias con las versiones NTSC japonesa y USA (y no todas buenas). Entre ellas, el packaging PAL incluirá un libro muy similar al que existía en la versión NTSC, donde se explica pormenorizadamente todo lo que GT4 puede ofrecer, o la inclusión de 12 nuevos vehículos como son los siguientes: Alfa Romeo 2004 GT, Audi Nuvolari Quattro, Golf IV R32 de HPA Motosports, Auto Union V16 Type C Streamline Race Car,  Chaparral 2J 1970, Chaparral 2D 1967, '93 Le Mans Peugeot 905, Mitsubishi Eclipse 2005, Mazda 2005 MX Cross, Audi 2003 Pikes Peak Quattro, Chrysler 2005 300C y
JAGUAR 1988 XJR9.

Como hemos dicho, también tendremos entre esas diferencias algunas que afectan negativamente: por ejemplo, se ha suprimido la opción de HD-TV, no podremos tener la misma velocidad de refresco en pantalla (disminuyendo la sensación de velocidad) o haber tenido que esperar por el título 3 meses más que nuestros amigos japoneses. Sin embargo, y aún contando con los pros y contras, tenemos entre manos una epopeya sin parangón en el mundo videojueguil. Un título que será el modelo a seguir durante unos cuantos años -contando incluso los primeros de vida de las consolas de nueva generación, seguro-. Estas tres siglas estarán presentes en cualquier comparación que se haga de ahora en adelante cuando nombremos los mejores racing games. Señores, con vds. The Real Driving Simulator, versión 4.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

G r á f i c o s .-

Curiosamente, en cada consola siempre sobresalen algunos grupos desarrolladores que son los que marcan 'el tope' logrado en cada máquina. Bungie en XBOX, Retro Studios en Gamecube, y Polyphony Digital en PS2 son claros ejemplos de equipos que buscan la optimización de todos y cada uno de los apartados, poseen cabezas privilegiadas en sus grupos y cuentan con el apoyo total de las tres grandes firmas productoras de las máquinas. Con estes apoyos, se logran resultados como los que vemos en los juegos de estos equipos.

Gran Turismo 4 es, ciertamente, lo más lejos que va a poder llegar PS2 en cuanto a representación gráfica. Técnicamente brillante, visualmente insuperable y con un realismo global que asombra aún después del nivel logrado por GT3. Desde la gloriosa intro, todo un monumento al automóvil, pasando por los más que trabajados menús para cualquier mínima opción, los fondos en movimiento en la selección de circuitos, la posibilidad de elección de vehículos por diferentes vías (nacionalidad, orden cronológico,...), cada pantalla explicativa de cómo cierta modificación del par motor o de la subida/bajada de la suspensión afecta al vehículo... cada molécula de GT4 está trabajada a tope, para que todo sea un festín a nuestra vista. Y lo han conseguido de verdad.

Como decíamos hace un momento, la excelente CG de la intro y los menús nos introducen de forma muy efectiva y efectista en la pantalla que buscamos, con una navegación fácil tanto en los menús mecánicos como en el mapa del modo GT (a modo de puntero de ratón). Se ha tratado el estilo visual de todas las opciones a modificar de forma que sean claras a simple vista, aunque nos encontremos una nota explicativa en la base de la pantalla que pasa en todo momento. Lo mismo se puede decir de la configuración del juego, con más opciones de ajuste que ningún otro que hayamos visto (pantalla, sonido, volantes, mandos, brillo, tracción, señales visuales,...). Polyphony ha tenido en cuenta todas las opciones, y se las ha puesto al jugador a su alcance de forma directa, sin muchos menús subordinados. Esto favorece la sensación de encontrarse cómodo en cualquier momento, aunque GT4 sea un título donde los menús de modificaciones tienen mucha importancia, y eso es un logro.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

Sin embargo, y para no comenzar ya por las excelencias que nos aguardan en el DVD9, no puedo más que comenzar por 'tirar' de las orejas a SONY por traernos, una vez más, un GT sin selector de Hz. Bien es cierto que la suavidad del engine es altísima, que no hay slowdowns en NINGÚN momento (en ninguno, palabra), o que la conversión PAL es más que buena. Pero creemos que los usuarios europeos nos merecemos A LA DE YA un GT a la misma velocidad a la que fue programado. No veo -por mucho que mire- otro 'juego insignia' que merezca traer a los usuarios un modo a 60 Hz más que GT4, amén de desconocer porqué para Europa se ha quitado la opción para HD-TV, cosa que realmente nos descoloca también.

Francamente, si SONY hubiese presentado este juego con opción NTSC, tendría a sus usuarios 'comiendo de su mano' por muchos años. Así, tal y como viene GT4 (que repito: presenta una conversión PAL muy muy decente), seguramente muchos usuarios sentirán que SCEE ha perdido una gran oportunidad de fidelizar a muchos usuarios para su... 'causa'. La mejor oportunidad que ha tenido SONY, y la ha dejado escapar. Es triste, pero es así.

Pero volviendo a lo que tenemos entre manos, y una vez pasados los primeros menús, nos adentramos en el juego en sí. La primera vez que corres una carrera no ves mucha diferencia entre GT3 y GT4, pero una vez que has pasado por un circuito ya visto en el juego anterior (Laguna Seca, Trial Mountain, Seattle,...) 'notas' que todo se ha optimizado. Desde la carga poligonal de los escenarios, pasando por los texturizados de coches o edificios, el propio asfalto o los ya de por sí excelentes efectos lumínicos de GT3.

Empezando por algún lado, los verdaderos protagonistas del juego, los coches, han sufrido una visible mejora, sobre todo en cuanto a los efectos de reflejos sobre la carrocería, más realistas que nunca. También las luces de freno y de posición se notan más trabajadas, lo mismo que podemos decir de los vehículos descapotables, donde veremos al conductor (esta vez de forma clara) y apreciaremos la captura de movimientos aplicada a los virajes. Muy realista.

En cuanto a las cámaras, GT4 posee tres vistas distintas para seguir las carreras: la típica interior, la posterior superior y una nueva sobre el techo del coche, donde veremos parte del capó y el morro del vehículo, útil también para ver bien las curvas que se avecinan. Los replays son, como siempre, de lo mejor que hemos visto nunca, haciendo dudar a una persona que no conozca el juego si se trata de imagen real o no. Presenta además, un efecto motion blur muy conseguido para hacer notar los 'topetazos', como queriendo simular el descontrol y la desorientación que sufre el conductor. También destacar que con el pad direccional (con los botones laterales) podremos mirar hacia los lados para ver si nos adelantan, lo que es un gran detalle.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

También siguiendo con los conductores, tendremos presente al mismo tiempo el 'factor humano' en otros dos exponentes: público y equipo de boxes. El público siguen siendo archivos planos2D con movimiento, y además muy suave. Si nos paramos a su lado veremos su naturaleza, pero al pasar a toda pastilla la verdad es que cumplen sobradamente. Se ven de forma especial en los circuitos de rally o nieve. El otro componente que presenta un nivel excepcional son los componentes del equipo de boxes, con un trabajo de motion capture sensacional, y que podremos ver en cualquier carrera que permita entrada en boxes. Excelente.

Los entornos, tanto los circuitos reales (Tsukuba, Laguna Seca o el genial Nürburgring),  los ambientados en espacios naturales (Grand Canyon, El Gran Capitán, Los Alpes), los urbanos (New York, Seattle, Citta di Aria, Tokio,…) e inclusive los circuitos clásicos de la saga (Trial Mountain, Speed Valley, Deep Forest,…) todos ellos tienen un acabado prácticamente perfecto, donde sólo podemos ponerle alguna pega en forma de popping de elementos secundarios, pero mucho menos visible que en la versión Prologue. Nada está dejado al azar, su diseño es espectacular, tanto en geometría como en su texturizado, con multitud de elementos decorativos y algunos móviles. Una auténtica belleza.

Si algún circuito podemos destacar en GT4, este es, sin duda, Nürburgring. Sus 20.83 km de recorrido se han 'embutido' en la PS2 de forma magistral. Bien es verdad que en todos los circuitos Polyphony sabe utilizar 'trucos' en forma de fondos planos gráficos que se acoplan al entorno 3D excelentemente, pero el circuito mencionado, además de eso, utiliza de forma espectacular la gran cantidad de árboles y vegetación para no recargar mucho la cantidad de datos que se lleva la carretera. Esta se ha diseñado de forma muy realista, con un asfalto perfecto (es decir, con cambios minúsculos de altura y superficie, sin ser 100% plana) y unos detalles en forma de pintadas que nos ha dejado con la boca abierta.

El engine3D es el más potente que hemos visto en cualquier racing game a día de hoy en cualquier consola. Su calidad visual y su nivel fotorrealista ha marcado época ya desde GT3, y en esta ocasión se ha mejorado todavía más, haciendo un conjunto visual que ya quisieran para sí muchos otros títulos. Sin embargo, y pese a estas mejoras, GT4 se sigue basando sobre todo en dos pilares: una tasa de frames más sólida que Snake y una iluminación que es la envidia de cualquier -repito: cualquier- juego del género.

La suavidad en la renderización de los frames no baja en ningún instante, y aunque la sensación de velocidad no es alta con los coches más 'normales' sí podremos sentirla según vayamos consiguiendo vehículos más potentes, hasta los apoteósicos Clase C o Fórmula Uno. En cuanto a la iluminación, no hay juego que le haga sombra (nunca mejor dicho) merced a un trabajo milimétrico en cuanto a aplicación de luces y sombras tanto sobre los coches como sobre los circuitos, los cuales afectan de forma directa a la chapa de los coches. El sol también ha mejorado con respecto a GT3, mostrándose más realista que nunca. No veremos, sin embargo, cambios en la iluminación en las carreras más largas, y es una auténtica pena.

El asfalto también presenta unas mejoras muy visibles, con unas texturas más trabajadas y variadas (ejemplo? Nürburgring), así como los aledaños a la carretera, con texturas con más resolución que en su antecesor. Los efectos de luz también afectan a las superficies, mostrándose espectaculares cuando el foco de luz les afecta directamente. Quizás uno de los puntos a mejorar en GT4 con respecto a GT3 sigan siendo los efectos de partículas para representar la nieve o el polvo y  el retrovisor, que nos sigue mostrando una imagen muy parca del circuito que vamos dejando atrás. Son defectos, pero en este caso son menores vista la calidad del resto del apartado visual.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

El modo versus mantiene una suavidad y un nivel visual muy alto, aunque echamos de menos poder correr con más coches y no sólo contra un contrincante más. También esperábamos algún tipo de desperfecto en los coches, aunque no fuese muy detallado, pero no ha sido posible, y la verdad es que viendo el nivel de calidad que alcanza, no nos extraña. Quizás es que le pedimos demasiado a PS2…

En resumen, estamos ante el mejor espectáculo visual y técnico que PS2 ha parido. Absolutamente realista, unos entornos excelentes y variados, una suavidad a prueba de bomba, unos vehículos perfectamente rematados y una iluminación que parece sacada de la realidad bordan un título casi perfecto a nivel gráfico. Impresionante. Si han sido capaces de hacer esto con PS2, qué no harán con la sucesora…

M ú s i c a .-
Casi 100 temas incluidos en este DVD9 hablan a las claras sobre la variedad de canciones y estilos incluidos. Desde el clásico 'Moon over the castle' que da la salida al juego, pasando por temas de los ya conocidos en la saga Feeder, los famosos Apollo 440, Judas Priest o Van Halen, u otros menos reconocibles como Deepsky, Less than Jake, Jeff Beck o Jimmy Eat World. La banda sonora de GT4 es inmensa , de calidad, variada y que ambienta perfectamente tanto los replays como las carreras -para quien quiera, claro-. No se le puede pedir más, porque tiene de todo un poco y escogido con muy buen gusto.

S o n i d o  F x .-

Aquí tenemos que decir que, globalmente, el apartado sonoro ha mejorado bastante. Desde los rugidos de los motores, muy diferentes unos de otros, hasta el efecto del aire que sentimos al ir a toda velocidad o el efecto espacial que con el Dolby Surround II se ha conseguido al ponerlo en un equipo preparado. Destacar que está muy conseguido el realismo logrado al ir en carrera, detrás de otro vehículo, y al coger la aspiración y adelantar, oír cómo actúa la aerodinámica del coche, sintiendo cómo cortamos el aire. Impagable.

Sin embargo, tenemos que decir que al mismo tiempo hemos notado un punto que no nos gusta nada: los fx de frenado son iguales para todos los coches -y por consiguiente, para todo tipo de neumáticos-. No nos gusta que frenar con un RUF o con un Ibiza -por ejemplo- suene igual o que unos neumáticos duros al entrar en curva 'canten' igual que unos semiblandos. Es un defecto que nos ha llamado la atención, y que realmente nos parece que se ha podido mejorar fácilmente. Por todo lo demás, excelente.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

J u g a b i l i d a d .-

Jugar a GT4 es más que hacerlo a un juego de carreras. Cualquier otro juego de coches de PS2 -casi me arriesgaría a decir de cualquier consola- no alcanza a ofrecer al usuario la mitad de profundidad en cualquier sentido que GT4. Correr en esta cuarta parte de GT es como hacer un 'tour' por la historia del automóvil, porque antes o después tendrás que hacerte -si quieres pasártelo al 100%- con un auto italiano, o con un descapotable, con un mini Cooper, con un japonés tracción trasera -o un 4X4-, un típico Viper americano o un patrio SEAT Ibiza. Si quieres disfrutar GT4 hasta el final, casi habrás pasado por todos los vehículos de todas las épocas, tracciones y nacionalidades.

La mecánica de desarrollo en GT4 es más abierta que en su antecesor, ya que aunque dependemos en primer lugar de sacar los carnets (con una partida guardada anterior de GT4 Prologue tendremos activos los carnets A y B Nacional, y con la partida guardada de GT3 nos beneficiaremos de 100.000 créditos que nos vendrán de perlas para potenciar algo nuestro primer vehículo), a partir de ese momento tendremos más libertad para apuntarnos a campeonatos, carreras sencillas o desafíos particulares.

Avanzar hasta el 100% completado de GT4 se podría dibujar como un árbol gigante con múltiples ramas entrelazadas, donde conseguir tal coche te da acceso a varios campeonatos distintos, de los cuales podrás conseguir dinero, puntos (tanto de A-Spec como de B-Spec) y además vehículos que podrás utilizar en otros campeonatos, y así sucesivamente. Aunque esto ya era así en GT3, el amplio abanico de competiciones y opciones es mucho mayor en esta cuarta parte. Tendremos más y mejor donde competir, aunque es verdad que la verdadera diversión comienza, como en la realidad, cuando tienes DINERO.

Enséñame la pastaaaaaaaaaaaaa...

GT4 se hace realmente divertido cuando tus posibilidades dinerarias son la suficientemente amplias como para que puedas 'experimentar' en tus coches con modificaciones mecánicas. Además, no es que sea una opción el rectificar los motores, si no que GT4 te 'obliga' a hacerlo si quieres ser alguien en las competiciones donde el carnet A Internacional es indispensable (ni que decir tiene que las competiciones de larga duración o las de vehículos con características más particulares necesitan de modificar el coche a nuestra forma de conducir).

Si no sabes nada de motores? Entonces lo único que te queda es correr y correr hasta conseguir una buena cantidad de dinero para poder comprar todas las modificaciones posibles y participar en superioridad de condiciones al resto. Si te vas apañando en cuanto a conocimientos mecánicos, igual eres capaz de sacarle esos 15 cv más de potencia, subir las revoluciones en la relación de marchas para los circuitos más rápidos, bajar el centro de gravedad del coche para las carreras con curvas muy cerradas para lograr un mayor agarre y ganarles sin tener que comprar la última modificación del turbo que cuesta una barbaridad. Cada usuario tendrá su oportunidad, a unos nos llevará más tiempo que a otros, pero GT4 es accesible a todo el mundo, siempre y cuando te guste la conducción realista.

Algo que no nos ha gustado mucho ha sido la decisión de Polyphony de que el juego graba automáticamente cada vez que compras un coche. Esto realmente hace que el jugador se sienta 'presionado' cada vez que adquiere un vehículo, y tenga que sacarle el mayor jugo posible si no quiere venderlo por un precio muy inferior al que pagó en su compra. Creemos que la opción que tenía GT3 hacía el juego más accesible para todos, y podías grabar después de haber comprado cuatro coches y haber reseteado otras tres hasta que has dado con el que más se adapta a tus necesidades. La opción presente en GT4 favorece a los más duchos en mecánica, pero lo hace más difícil para el jugador medio.

Aparte de las decenas de opciones que tendremos en las carreras y que no podremos comentar aquí si no este análisis se haría como la historia contada por Michael Ende, hay que separar indudablemente a GT4 en dos grandes bloques, aunque estes se encuentren unidos por opciones que desbloquean uno en el otro: el modo Arcade y el modo Gran Turismo. En el modo arcade tendremos las opciones de juego típicas de carrera sencilla, un versus, o carrera con interconexión LAN de hasta 6 jugadores. Como decíamos en el avance del juego, esta opción se agradece que esté incluída, pero será muy difícil poder llevarla a cabo en todo su esplendor por las dificultades que exige. La contrarreloj nos llevará, cómo no, a mejorar nuestros tiempos con el recorrido fantasma de nuestra mejor vuelta, además de poder conocer mejor los circuitos para el modo GT.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

Todo esto deriva irremediablemente en las carreras, y éstas dependen en su mayoría del usuario, el cual se va a encontrar con un motor físico muy mejorado con respecto a GT3: la simulación llama a la puerta de la PS2 como no lo había hecho antes...

Una ventana al realismo en nuestra TV...

Si algo podemos decir que ha mejorado en GT4 con respecto a su antecesor -sin nombrar las mejoras visuales- es el motor físico que mueve todo el juego. Las respuestas de los vehículos, así como sus características propias, su peso, su velocidad, su agarre, su reprise, su factor aerodinámico,... cada vehículo se conduce de forma totalmente diferente de los demás, y SOLO por esto Polyphony se merece ya mi más profundo respeto desde el primer momento. Incluso si hablamos de coches de un mismo segmento y tracción, notaremos diferencias en su conducción.

La inercia, el peso del coche, la adherencia individual de cada rueda con respecto al asfalto sobre el que está rodando en ese momento, el desplazamiento de su centro de gravedad (que vemos en un icono en todo momento durante las carreras y que nos ayudará mucho a largo plazo),... todo está cuidado al máximo, ya que la representación de cada vehículo sigue los datos de telemetría suministrados por los fabricantes, y gracias a los complejos logaritmos que Polyphony ha incluido, podemos notarlos de forma individual. Un trabajo realmente excelente que tenemos que reconocer una y otra vez, haciendo de GT4 el simulador más realista que hay -hoy por hoy- en consola alguna.

La misma cámara interior será una buena "emisora" de sensaciones con respecto al movimiento físico, ya que veremos cómo se levanta el morro del coche al acelerar a fondo, o al clavar el freno veremos cómo la cámara se inclina hacia delante con la velocidad. Pero además de notarlo mientras corremos, también tendremos opción de ser 'el jefe'. Podemos asumir el papel del director de equipo y que otros corran por nosotros. Esta opción, que no la habíamos disfrutado en otro GT, estará disponible tanto en el modo Arcade como en el modo Gran Turismo: el B-Spec.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

El jefe es el jefe...

B-Spec funciona tanto en las carreras de GT como en los modos de Arcade. Básicamente, se trata de un 'gestor' de director de equipo, donde le daremos órdenes muy claras a nuestro corredor (acelerar el ritmo de carrera, adelantar, asegurar el puesto,...) y que podremos controlar de forma muy sencilla mediante una serie de números posicionados en la parte central superior de la pantalla. La cámara seguirá a nuestro coche desde el exterior o el interior, y con ellas podremos manejarnos bastante bien. Este modo es bastante divertido, pero no llega a hacerse un hueco realmente duradero en nuestras cabezas, aunque es un añadido realmente atractivo. Ganar puntos B-Spec será también importante para desbloquear vehículos y avanzar en el juego.

La otra gran novedad (aparte de la mejora en el modelo físico y del B-Spec) presente en GT4 se puede considerar más una forma de admirar la historia del automóvil que otra cosa. Se trata del Photo Mode. Tendremos 15 escenarios diferentes (que tendremos que ir desbloqueando, por supuesto) donde podremos colocar nuestro vehículo que tengamos en ese momento en el modo GT, ajustar una infinidad de parámetros (filtros, luminosidad, lente,...), buscar la mejor posición para el coche y la cámara, y finalmente sacar la foto. Este modo aprovecha totalmente la potencia gráfica y los archivos gráficos de fondo, mostrando una resolución espléndida. Estas fotos podemos guardarlas en la memory card y, si tenemos opción, podremos imprimirlas y 'vacilar' de nuestro buen gusto como fotógrafos.

Hay muchos detalles a comentar, pero son tantos que es imposible hacerlo con todos: la posibilidad de hacer cambios de aceite (algo que repercutirá en el rendimiento del coche), tunear de forma mínima el vehículo con spoilers, cambiar las llantas, decidir si queremos ayudas en la conducción o no, competiciones en mojado, el factor estratégico en las carreras largas con entradas en boxes,… posibilidades casi infinitas en cualquier caso.

En cuanto a la IA de los rivales, tenemos que decir que se ha mejorado, pero aún así tenemos la sensación de que se podría haber mejorado aún más. Habrá 20 niveles para que decidamos qué dificultad poner -en modo arcade, claro-, y la verdad es que aunque vemos detalles nuevos que aumentan la sensación de correr contra oponentes reales (calculan mal una frenada y se salen algo de la carretera, etc.), pero en otras ocasiones se denota que se podría pulir más. Suelen luchar entre sí en momentos de adelantamiento, buscan los interiores y rara vez arriesgan en situaciones no controlables, pero en ocasiones son capaces de golpearnos por atrás como si no nos viesen delante suya, y eso resta realismo. Está bastante mejor conseguido que en GT3, pero aún así podría mejorarse más.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)

Las ausencias en GT4 son también protagonistas de disputas en los foros, y personalmente creo que se podrían haber paliado en parte por lo menos. La ausencia de deformaciones en tiempo real en la carrocería de los coches está claro que no se incluye porque si no habría que rebajar el nivel gráfico de todo, y Polyphony no está dispuesta a eso. Pero en su ausencia se podría haber optado por 'rebajar' rendimiento del motor, suspensiones, dirección, etc según dónde fuese el golpe, aunque no viésemos el resultado en pantalla. Sí podríamos sentirlo al conducir, y eso añadiría realismo a la conducción. Las posibilidades que sí añade el juego (tiempo de penalización por golpear, entrada en boxes) nos parecen más 'parches' que otra cosa, y puestos a poner parches, creemos que este sería más realista.

Con respecto a la no inclusión de modo on-line, podrían haber optado por un modo similar al incluído en Formula One 2004, con coches fantasma de los mejores tiempos de cada circuito, o de los jugadores en tiempo real. Ello no afectaría a la conducción de cada coche, y la competitividad podría mantenerse igual. Son dos pilares que se echan de menos, y que seguramente habrían añadido vida al juego hasta límites insospechados.

C o n c l u s i ó n .-
Gran Turismo 4 exprime a PS2 hasta su límite técnico como ningún otro juego ha hecho. Polyphony nos trae todo el sabor de la saga GT, con su clásica mecánica de juego, sus innumerables vehículos y circuitos, sus campeonatos, las licencias de conducción, pistas de tierra y nieve, el photo-mode, el innovador B-Spec que nos pone en la piel del director de equipo,... un mundo amplísimo con todo tipo de competiciones que ganar, coches para comprar y probar, pequeños arreglos tuning, pistas en mojado, tierra o nieve, y una curva de dificultad tan perfecta como larga.

Visualmente ha mejorado lo que parecía imposible: a su antecesor GT3. Las texturas de los entornos, los modelados de los coches, los reflejos sobre la carrocería, los excelentes circuitos, el asfalto,... pero sobre todo una iluminación espectacular y un motor gráfico que no se queja por nada en ningún momento. Siempre nos quedará seguirle reclamando a SONY que nos traiga el juego insignia de PS2 sin posibilidad de poder verlo en movimiento a 60 hz., algo que creemos no nos merecemos. Además de tener que esperar por el título más que nadie, no podemos verlo en su concepción original. No hay derecho, y la verdad es que empezamos a estar cansados ya con esta desidia, aunque la conversión sea más que buena.

Quizás lo más criticable a GT4 (paradójicamente) es que es muy parecido a GT3. La forma de progresar es casi igual a su antecesor, no hay muchas diferencias en cuanto a desarrollo y el B-Spec está bien, pero lo que realmente quiere el usuario es correr, y en este sentido -seamos sinceros- la mayor diferencia es el optimizado del motor físico, siendo en este caso más simulador que en 'A-Spec'. Las novedades jugables que más se esperaban (modo on-line y motor de colisiones en tiempo real) no se han incluido, aunque no nos extraña viendo la calidad visual del juego. Sin embargo, podían haber minimizado estas ausencias añadiendo como mal menor un modo on-line contra coches fantasma de otros usuarios y bajadas en el rendimiento del motor con los golpes. Pero no. Polyphony ha seguido su filosofía de toda la saga, y esta sensación última de 'ya conocido' no nos lo quita nadie.

Pero que nadie se llame a engaño: GT4 es, ahora mismo, el mejor simulador de carreras de automóviles que existe en consola alguna. Por calidad técnica, modificaciones mecánicas, coches y circuitos. Un monumento al automóvil en toda su extensión, una verdadera enciclopedia virtual que ningún fan de las cuatro ruedas se debería perder. Su tiempo de vida es de más de 50 horas, lo que puede dar para muchos muchos kilómetros recorridos. Si te gustan los coches y tienes una PS2, GT4 es una pieza de software que no puede faltar en tu colección. Palabra.

Gran Turismo 4 (PlayStation 2)


L o   m e j o r .-
- Gráficamente impresionante. Un auténtico espectáculo
- Motor físico más realista que nunca
- Más de 750 coches y 52 circuitos de diferentes estilos
- Más de 50 horas de juego
- Con volante -si puede ser el GT Force Pro- es el no va más
- B-Spec y Photo Mode, las novedades jugables más reseñables

L o   p e o r .-
- De nuevo, sin selector de Hz. SONY sigue sin oír a sus usuarios PAL
- No hay modo online. Para eso, que no lo hubiesen anunciado
- Continúa sin desperfectos ni bajadas de rendimiento del motor
- La IA, aunque está más depurada que en GT3, todavía es mejorable

9.5

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.