Metal Gear Acid, Impresiones

Tras el reciente lanzamiento de Metal Gear Solid 3, Konami vuelve a la carga con una nueva entrega de su franquicia estrella, en esta ocasión para la portátil de SONY. Un concepto de juego totalmente diferente, al que probablemente los aficionados a la saga no estén acostumbrados, sirve de base para las nuevas aventuras de Snake y compañía.

Tras el reciente lanzamiento de Metal Gear Solid 3, Konami vuelve a la carga con una nueva entrega de su franquicia estrella, en esta ocasión para la portátil de SONY. Un concepto de juego totalmente diferente, al que probablemente los aficionados a la saga no estén acostumbrados, sirve de base para las nuevas aventuras de Snake y compañía. Adentrémonos con las impresiones del nuevo Metal Gear...

Cuando aparece en escena el nombre 'Metal Gear' parece que la audiencia calle, guarde un silencio respetuoso a la espera de ver el nuevo conejo que sale de la chistera de los magos de Konami. En la mayoría de ocasiones el truco funciona a la perfección y el público aplaude a rabiar al ilusionista; en otras, la caprichosa magia no atiende a razones y el resultado no es el esperado. Sin embargo, los fans saben perdonar y esperan impacientemente la nueva puesta es escena para su deleite.

Konami sabe muy bien por donde van los tiros y es consciente de la tirada de su franquicia estrella de acción y espionaje táctico. Tras el éxito de Metal Gear Solid en Psx, se permitió el lujo de cambiar al carismático protagonista Snake por un descafeinado Raiden, un doblaje perfecto en castellano por otro también perfecto en inglés y su 'Substance' en Xbox, un remake de la misma segunda parte, en lugar de estar más pulido que su predecesor, presentaba defectos que el original no tenía.

Pero algo bueno tiene que tener la saga para que la gente siga al pie del cañón. Hoy, en una nueva vuelta de tuerca, nos llega lo que es la última entrega de la 'saga' para la nueva portátil de Sony, algo muy distinto a lo que los fans están acostumbrados a ver bajo el nombre de Metal Gear. Aunque se prevé que el lanzamiento del juego en USA se hará simultáneamente con la consola, nosotros no pudimos esperar a ver qué era lo que las pantallas de nuestra PSP mostraban bajo el nombre de 'Acid'.

En primer lugar, todos aquellos que esperen un juego de acción y espionaje tácticos van a tener que ser advertidos. Es cierto que Acid sigue bebiendo de la misma fuente que sus predecesores en consolas de sobremesa pero no es menos verdad que el enfoque es muy distinto. Estamos ante un juego de acción por turnos, basado en un sistema de cartas donde la prudencia, el buen cálculo y el estudio de la situación priman sobre la habilidad con el pad. Acid se juega sin tensión en los dedos, pero sigue siendo un juego más táctico que de acción.

La historia nos sitúa tras el final de Metal Gear Solid 1, paralelo a cualquier historia vivida después. Lamentablemente, el hecho de que esté completamente en japonés (y ya sabemos que precisamente de conversaciones no hay pocas en la saga) ha evitado que sigamos al dedillo el argumento pero en pocas palabras basta decir que Snake tiene que volver a la lucha en lugar de dedicarse a la pesca y al ostracismo. Afortunados nosotros.

Básicamente Acid nos sitúa en un escenario y el objetivo suele ser en ir de A hacia B, y generalmente siempre hay más de un camino para llevar a cabo nuestro objetivo. En nuestro camino nos encontramos con enemigos de toda clase: soldados armados con distinta clase de artilugios, robots, cámaras de vigilancia, sensores ocultos, trampas, etc. El sistema de ensayo-error suele ser el que empleemos con más frecuencia para discernir la ruta correcta.

Cuando empezamos nuestro turno de acción (pues cada personaje en pantalla dispone de dos) nos aparecen una serie de cartas en pantalla escogidas previamente de nuestra baraja o 'deck' (más sobre esto más adelante). Las cartas pueden ser de muchos tipos distintos, y todas representan iconos que son fácilmente reconocidos por todos: está una SOCOM, un FAMAS, otra con Raciones para curarnos, cartas de soporte para ocasiones excepcionales, cartas de accesorios y también cartas especiales (el ninja ha vuelto).

Administrar estas cartas es esencial ya que si estamos ante un enemigo y no tenemos ninguna carta de armamento, lo único que podremos hacer será atizarle un par de golpes que a buen seguro NO terminarán con su vida. Y cuando se levante os garantizo que no le va a hacer mucha gracia veros a su lado. Pensad que cuando se utiliza una carta ésta 'desaparece' y viene sustituida por otra al finalizar nuestros turnos de acción.

Parte de la estrategia de supervivencia consiste, tal y como la canción 'The Gambler' reza, en saber qué cartas guardar y cuales sacrificar como acciones de movimiento. De todos modos, periódicamente el deck se renueva con lo que si tenemos unas cartas pésimas con las que no sabemos como diablos prosperar, eventualmente y si tenemos la suficiente paciencia tendremos más posibilidades de salir adelante en la fase.

Las cartas, como si del Yugioh se tratara, tienen distintas características. Las armas presentan precisión y cadencia de disparo mientras que hay accesorios que pueden aumentar esos parámetros. Podremos equipar armadura, tirar granadas a una zona determinada, llamar para que la situación de 'peligro' disminuya o bien invocar a nuestros aliados para que eliminen a un determinado enemigo en particular. Hay bonus si cruzamos las fases sin eliminar a nadie, sin ser detectados y en un tiempo particularmente bajo. Recordemos: espionaje táctico.

Snake puede permanecer de pie o agachado, caminar o arrastrarse, arrimarse a las paredes u objetos y golpearlos para distraer a los enemigos, realizar numerosos movimientos de artes marciales y en definitiva muchas de las acciones a las que también estamos acostumbrados en Metal Gear. Además, habla por el códec como un poseso sin ningún tipo de remordimiento, en especial al inicio de las fases y mientras se van actualizando los objetivos en pleno desarrollo.

Conforme avanzamos un poco, nuevas posibilidades se ven añadidas para aumentar la profundidad de juego; el deck de cartas va aumentando y previamente podremos seleccionar cuantas y cuáles van a estar disponibles al inicio de la fase. Esto tiene gran incidencia sobre su desarrollo ya que muchas cartas de muchos tipos puede suponer que no tengamos a mano la correcta y, por el contrario, tener pocas cartas para favorecer el uso de sólo las que queremos puede llevarnos ante la posibilidad de quedarnos sin un tipo de acción determinada antes de tiempo.

Además, algunos enemigos pueden ser inmunes al impacto de según que munición, con lo que tendremos que tener en cuenta la naturaleza de nuestro ataque. Existe una tienda de cartas en las que podremos comprar utilizando como dinero los puntos que vayamos acumulando en el juego y en forma de 'packs' conseguiremos grupos de 3 cartas que se irán añadiendo a nuestro deck. Muchos de ellos son gratis, es decir, se encuentran desperdigados en el mapeado y solo tendremos que caminar sobre ellos para recogerlos.

Al igual que pasa en otras entregas, ser descubierto por lo enemigos nos traerá problemas. Si somos detectados, el enemigo intentará pedir ayuda por radio y se activará el sistema de alerta, con lo que nuestro progreso (por lo menos durante un rato) se verá en peligro hasta que termine la situación excepcional, durante la cual aparecerán más enemigos que rastrearán nuestra última posición conocida armados de rifles de asalto muy dolorosos.

En definitiva nos encontramos ante un producto novedoso dentro de la archiconocida franquicia que seguro que no dejará indiferente. Es el clásico producto que amas u odias, pero que difícilmente te deja en un puesto intermedio. Enseguida que podamos echarle el guante a la versión europea os completaremos estas impresiones con su correspondiente análisis. Por cierto que, por lo visto, todas las versiones excepto la japonesa incluirán un modo a 2 jugadores por wi-fi. Ya os desvelaremos lo que descubramos.

Metal Gear Acid

La primera aventura de Snake para PSP que tendrá una trama completamente nueva.
Metal Gear Acid