Dynasty Warriors, Impresiones

Dynasty Warriors ha sido uno de los títulos del lanzamiento japonés de PSP y uno de los más vendidos. Lo hemos importado y tras echarnos unas partidas, os matizamos donde están los cambios respecto a sus hermanas mayores.

Dynasty Warriors ha sido uno de los títulos del lanzamiento japonés de PSP y uno de los más vendidos. Lo hemos importado y tras echarnos unas partidas, os matizamos donde están los cambios respecto a sus hermanos mayores.

Dynasty Warriors, Shin Sengoku Mussou en Asia, se ha convertido en una de las series más rentables de Koei, especialista en un estilo de juego "histórico". Las cifras positivas se deben en gran medida a que DW se ha consolidado en Europa, donde incluso venden las revisiones de cada capítulo -como DW4 Empires o Xtreme Legends-. No era de extrañar que un Shin Sengoku Mussou acompañase el lanzamiento japonés de PSP como ha sido.

Presentándose en 2 formatos, normal y edición limitada, y con un precio de 5,280 yenes en su versión normal -el más alto del catálogo inicial de PSP, DW portátil ha conseguido situarse entre los videojuegos más vendidos para la consola. De hecho la semana pasada fue el segundo más vendido por detrás de Minna no Golf. Por cierto, la edición limitada incluye una tan demandada funda para guardar la consola -que algunos comentan es mejor que la de serie del Value Pack-, una guía del juego y arte de uno de los personajes femeninos del juego.

DW PSP vuelve a traer unos cuantos de esos combates históricos que relata el Romance de los 3 Reinos y que tuvieron lugar en China entre el año 220 y el 240. La fórmula sigue siendo la misma, beat'em up multitudinarios con componentes de estrategia, reforzados en esta versión, y de RPG, con la posibilidad de subir de nivel y mejorar a nuestro personaje.

La principal novedad de esta entrega portátil radica en que el escenario del campo de batalla se ha dividido en diversas zonas, de forma similar a un juego de tablero. Esto ha sido una decisión tomada a nivel de programación, ya que la consola tendría dificultades para manejar unos escenarios tan amplios como en el resto de versiones de 128 bits. Aún así, dota de un componente más estratégico al juego.

Estas casillas o zonas pueden ser de 3 tipos, representadas por los colores azul, rojo o ambos, y corresponden a zona controlada por nuestro ejército, zona enemiga o zona en combate. Tras hacernos con el control de una zona enemiga o decidir el signo de un combate en curso, aparecerá el mapa en pantalla y podremos elegir a donde movernos. Hay que tener en cuenta que el desplazamiento máximo que podemos efectuar es de 1 casilla, por lo que habrá que ser cautos.

El modo principal vuelve a ser el Musou Mode, que no es otro que un modo historia que sigue los acontecimientos narrados en Romance of Three Kingdoms, El Quijote de la literatura china. También tenemos un Free Mode con el que podremos jugar a cualquier batalla que previamente hayamos completado en el Mussou, y otra de las novedades, el Subcaptain Camp.

En esta versión de DW se ha incluído una gran cantidad de sub oficiales, de distintas clases, equipo y condiciones. En total según Koei, suman 200. Nos serán muy útiles en batalla, no sólo para ayudarnos en ella, si no que algunos de ellos, al tomar parte, automáticamente subirán algunas de las características de nuestro personaje, como defensa o ataque. Por cierto, se ha incluído una opción para intercambiarlos con otros usuarios mediante Wi-Fi.

Podremos equiparnos hasta 6 de ellos, y en combate podremos utilizarlos mediante el pad. Pulsando arriba y abajo cambiaremos entre la lista, y pulsando derecha, activaremos su poder especial. DW para PSP no ofrece tantas posibilidades de personalización como DW4 Empires, pero permite modificar varias características de los oficiales como tipo de montura, o habilidades especiales. Eso si, cuidadlos bien, porque también subirán de nivel y mejorarán sus características.

Un detalle que no nos ha parecido muy acertado es que según los controles por defecto, el botón cuadrado de PSP es el que corresponde al ataque normal. Esto quiere decir que en una partida de 30 minutos con DW puede llevarse unas 4.000 pulsaciones. Teniendo en cuenta que el tacto del botón cuadrado de la consola es muy distinto al del resto de botones, la lógica nos ha llevado a cambiar la configuración y dejar el ataque en el círculo. Todo sea porque nuestra PSP acabe como una de las 5.000 máquinas que SONY ha recibido con problemas derivados de este botón.

Gráficamente estamos hablando de un título que está claramente por encima del nivel de Dynasty Warriors 2 para PS2 -el primero que salió junto al lanzamiento de la máquina-, pero que tiene bastantes problemas para manejar toda la carga poligonal que un DW requiere. Se ha utilizado un efecto niebla bastante acusado, los escenarios están bastante vacíos y cuando hay una concentración abundante de soldados, personajes especiales, monturas y ataques Mussou, las ralentizaciones son grandes. Es el primer título de PSP que hemos probado que se ralentiza, en otros como Ridge Racer, no ha habido ninguna bajada de velocidad. El detalle de los personajes en cambio, está bien trabajado, los personajes especiales al menos, porque los soldados de a pie se repiten mucho.

El control del personaje se realiza exclusivamente con el analógico, para irnos acostumbrando aunque se puede cambiar desde opciones. El control es calcado al de cualquier otro DW, con botón de ataque, salto, combo y ataque Mussou, que para utilizarlo tendremos que llenar la correspondiente barra a base de tumbar enemigos.

Para terminar decir que encontramos 7 personajes desbloqueables -Diao Chan, Dong Zhuo, Lu Bu (con diferencia el mejor del juego), Meng Huo, Yuan Chao, Zhang Jiao y Zhu Rong- que se consiguen completando el Mussou Mode con generales de los 3 reinos. Estos, junto con los otros 35, terminan por sumar los 42 personajes disponibles que Koei anuncia en la contraportada del juego.

La primera impresión ha sido buena. DW PSP transmite todas las sensaciones que sus hermanos mayores, pero con una fórmula reducida por las limitaciones gráficas, aunque quizá debido a que estamos en los primeros pasos de la consola, en un futuro, podremos ver como se exprime más la potencia de PSP.

Dynasty Warriors

Nueva entrega de la saga que aprovecha las capacidades de la portátil de Sony.
Dynasty Warriors