MediEvil

Sir Daniel Forteseque vuelve a Sony después de dos versiones en PlayStation dignas de elogio. ¿No sabéis que un esqueleto con armadura puede conseguir vengarse del mundo? Pues esperad a conocer a este; todo un parlanchín andante... ¡y con espada!

Sir Daniel Forteseque vuelve a Sony después de dos versiones en PlayStation dignas de elogio. ¿No sabéis que un esqueleto con armadura puede conseguir vengarse del mundo? Pues esperad a conocer a este; todo un parlanchín andante... ¡y con espada!

Parece mentira que hayamos tardado tanto tiempo en volver a ver a este curioso y ejemplar caballero caminando - o corriendo - por una consola de Sony. Nombramos a la compañía nipona porque es ella, o al menos su oficina de Cambridge, la culpable de ese MediEvil de PSOne que consiguió atraer a tantos aficionados de la acción, mezclado siempre con el buen humor.

Será finalmente en Marzo de este año que tan cerca nos queda cuando veamos a Daniel peleando en esa consola de Sony. Esa portátil que hasta el momento no ha conseguido adelantarse a Nintendo, pero que promete éxito y sobre todo, buenos juegos. Ya avisábamos con Death Jr. de que PSP acogería con las manos abiertas a los juegos de acción con tintes de plataformas. Irónico es que ambos protagonistas, tanto el pequeño Death como Forteseque, sean ambos esqueléticos...

Fórmulas mágicas

La fórmula que se aplicó en la primera aventura de nuestro amigo fue la que realmente obtuvo un triunfo arrollador en lo que al panorama consolero se refiere. Su continuación, que ofrecía básicamente más de lo mismo, no consiguió atraer al mismo número de aficionados, quizás porque apareció demasiado tarde (cerca del ocaso de PSX) o quizás porque dar al público más de lo mismo pudo llegar a cansar.

Sea como fuere, el estudio de programación de Sony ha decidido volver a adaptar parte de la historia y todo el sistema de control, dando al usuario aquello que triunfó en su momento, llevado a buen puerto gracias a su carismático protagonista y a un panorama que, ciertamente, es bastante extraño dentro de un videojuego.

Y gracias a la información y los vídeos que hasta ahora hemos visto, este MediEvil va a ser muy, pero que muy similar a esa primera entrega de la que tanto os hemos hablado. Por fortuna, porque lo cierto es que merece mucho la pena.

La ternura de la oscuridad

El mundo de MediEvil rebosa ternura y encanto: parajes completamente lúgubres, llenos de esqueletos andantes que buscan de nuestra alma, marionetas inexpresivas que nos atacan por doquier, monstruos de lo más variopintos, y una larga lista de divertidos 'amigos' contra los que tendremos que lidiar en cientos de ocasiones. Para ello disponemos, también, de muchos métodos.

Desde arcos, bastones, porras, hasta distintas espadas que iremos pidiendo prestadas a nuestros ex-compañeros de batallas, cada uno de ellos especializado en un tipo determinado. Así, y con fin de conseguir combatir al mal, tendremos que ir adquiriendo todas éstas. Sólo así conseguiremos llegar al final de nuestra aventura. Creednos, no será fácil.

Ya os comentábamos que nos encontraremos con una gran cantidad de enemigos. Pues bien, nuestra aventura no sólo consiste en darles a todos ellos una muerte definitiva, sino que también cobran especial importancia las plataformas y recolectar otro tipo de objetos para completar al 100% cada uno de los 18 mundos que tendremos que visitar a lo largo de nuestra historia.

No sólo de armas vive el hombre...

La búsqueda de las 'Rune Stones', la cuales nos abrirán las puertas hacia nuevos mundos, no consiste solo en mover a Daniel por las fases eliminando enemigos. Encontramos puzzles de lo más variado, y otras acciones que requerirán algo más de agudeza mental.

Encender antorchas inaccesibles con fin de conseguir mover un enorme cañón para eliminar ciertos enemigos, conseguir realizar saltos imposibles por los escenarios, interactuar con éstos rompiendo cajas, vayas u otros elementos inherentes a éste para acceder a zonas ocultas... Los enemigos finales, los que más nos complicarán las cosas, no serán tan fáciles de eliminar como los demás.

Aparte de su especial resistencia, como viene siendo habitual en los juegos de este género, necesitaremos hacer uso de esos elementos. El ejemplo del cañón citado anteriormente, que además podemos ver en uno de los vídeos que Sony ha facilitado, es necesario para dar caza a uno de esos enemigos.

Es precisamente la mezcla de todo esto lo que convierte el título en único, puesto que hasta la fecha no hemos encontrado uno que conseguida reunir esta ambientación con todo lo que os hemos avanzado por el momento. Como veréis, los cambios con respecto a las versiones originales no son muy grandes. Al menos, en lo que respecta a la jugabilidad...

PSP Engine

Uno de los retos de esta aventura, comentan los creadores de la saga, ha sido convertir todo el mundo que rodea a Forteseque a una pantalla del tamaño de la de PSP. Es, efectivamente, un reto, aunque teniendo en cuenta las capacidades de la consola, no nos extrañaría demasiado que el resultado fuese digno de elogio.

El motor del juego se ha remodelado por completo, aunque se ha mantenido el concepto original, teniendo especialmente en cuenta el movimiento de nuestro héroe. Los saltos, así como la facilidad de ataque de él, se han retocado para que sea más apto para los jugadores menos experimentados. Lo cual no quiere decir que la dificultad del juego se haya rebajado. No os equivoquéis: la saga siempre ha gozado de ser bastante compleja, especialmente si no somos muy duchos en la materia.

Dentro de las 18 fases no sólo veremos mundos originales creados específicamente para esta aventura, sino que al estar narrado en el mismo espacio físico que su original, jugaremos en escenarios que ya han aparecido en MediEvil 1. ¿Os suena el cementerio? Pues es una, entre otras muchas, de las localizaciones a las que tendremos que acceder para completar la aventura. Además de un modo multijugador del que por ahora poco se sabe.

La capacidad de PSP ha permitido que se mejoren las texturas, además de la experiencia propia que la compañía ha ido adquiriendo a lo largo de los años, y de que el motor de la segunda parte quedó prácticamente inalterado dado el momento en el que apareció. Los CGI, o vídeos animados, harán también acto de presencia en el título, aunque de forma muy escasa.

Por si no habéis jugado a ninguno de los juegos anteriores a este, os recordamos de que fue uno de los pioneros en emplear el mismo motor del juego para recrear la historia sin tener que hacer uso de unas escenas que requerían demasiado dinero para el presupuesto inicial para el que fue dotado el juego. Metal Gear Solid explotó y pulió esta característica, pero fue el esqueleto uno de los primeros en sorprender con ella.

Grandes expectativas

Recuperar uno de los mejores juegos de PSOne es algo que implica una gran responsabilidad. No sería la primera vez que viésemos una nueva aventura de una saga que, pese a no contar con muchas referencias a sus espaldas, consiguió obtener unas críticas más que satisfactorias para la época.

Su diversión, entretenimiento, la capacidad para enganchar. Parecía que todo lo que Sir Daniel hacía era motivo para seguir jugando, simplemente por curiosidad por ver cómo continuaba la historia. Y por el camino actual, parece que este MediEvil está apunto de conseguir aquello que se pudo en su momento; ofrecer lo mismo, pero mejor.

Y lo decimos desde el más profundo de nuestros agradecimientos, pues la segunda entrega no consiguió cautivarnos como lo hizo la primera. ¿Cuestión de gustos? ¿Quizás por no tener argumentos reales para lanzar una nueva entrega? El caso es que el esqueleto de un ojo y armadura vuelve, y lo hace por todo lo alto, de nuevo, en Sony. En portátil. Y en momento más oportuno.

Medievil Resurrection

Sir Daniel Forteseque vuelve a la carga con una aventura completamente nueva en la que tendremos que acompañarle a lo largo de 18 fases, con el humor característico de la saga y haciendo uso de todos sus poderes...

Medievil Resurrection