Metal Slug Advance
Metal Slug Advance
Carátula de Metal Slug Advance
  • 7

    Meristation

Back to the front

Will van Dijk

Tras una larga espera y muchas promesas, Metal Slug llega a la portátil de Nintendo ofreciéndonos uno de los arcades más entretenidos del panorama actual. Armas, saltos, mucha diversión... y todo dentro de un sólo cartucho.

Tras una larga espera y muchas promesas,  Metal Slug llega a la portátil de Nintendo ofreciéndonos uno de los arcades más entretenidos del panorama actual. Armas, saltos, mucha diversión... y todo dentro de un sólo cartucho.

Mucho tiempo llevábamos esperando a que SNK Playmore se decidiese a lanzar esta 'nueva' parte de la ya popular saga creada hace algunos años atrás. Privando el arcade sobre cualquier otro posible género, nunca les ha importado las críticas por su breve (y en parte justificada) breve duración, algo que hasta el momento no había importado en demasía, al menos teniendo en cuenta que las máquinas recreativas sería la plataforma a la que estaban destinadas.

Y tras el anuncio de algunas nuevas aventuras de Marco y compañía, se anunció la salida, hace ya algún tiempo, de un nuevo Metal Slug para GBA, tras unas versiones destinadas a recreativa que no consiguieron las críticas esperadas, junto a otras novedades relacionadas con la PlayStation 2 de Sony, que también obtuvo su parte del pastel gracias a la confirmación de una aventura en 3D de la que por ahora poco conocemos.

Cambios estructurales

La política de SNK no ha variado mucho a lo largo de los años, una vez el producto fue reconocido por crítica y jugadores, se ha explotado en todas, o casi todas las plataformas posibles. No es de extrañar, pues junto a alguna que otra también popular saga de la compañía, ha supuesto la mayor fuente de ingresos para ésta en los últimos años. Algo bastante a tener en cuenta, sobre todo si la pésima situación de las consolas 'propias' llevaron a SNK, la compañía original, a la banca rota.

Después de muchos titubeos todo culminó, acertadamente, con la creación de SNK Playmore. El resultado de todos estos cambios en la fisonomía de la empresa ha llevado a estos títulos que hoy en día podemos jugar, tanto como la reciente versión de PS2, como la algo tardía de PSOne que, se limitaría a ofrecer una versión para consola del popular Metal Slug X, una versión algo modificada del MS 2 original.

No sólo es una saga, sino que hablar de toda la historia de esta nos haría extender páginas y más páginas, y con toda seguridad no es el tema que hoy os queremos acercar. La versión de GBA que hoy tenemos en nuestras manos ha conseguido atrapar todas las miradas de las prensa, así como de los aficionados a la serie que tienen en esta ocasión una oportunidad de oro para disfrutar de las nuevas aventuras de dos protagonistas recién llegados...

Si algo funciona...

¿Para qué cambiar? Es la política más simple y poco arriesgada que se puede observar en el mercado de los videojuegos, al menos en lo referente a este apartado. La serie nunca ha necesitado de cambias estructurales referentes al estilo de juego, principalmente porque no tiene más vuelta de tuerca, aunque las mejoras, nuevas fases y demás que se han ido incorporando si han supuesto un aumento de la jugabilidad - y de la dificultad, todo sea dicho de paso -

Y así es como se ha llegado hasta las versiones más avanzadas de la saga que, como ya dijimos, no han cosechado unas críticas demasiado positivas. Mantener el origen o innovar. Parece que esta pregunta se ha respondido en esta aventura que, ahora sí, os pasamos a comentar con todo detalle. Aunque como anticipo, lo cierto es que salvo algunos pequeños cambios para la adaptación no hemos podido encontrar...

G r á f i c o s

Mucha, mucha acción, y pocas ralentizaciones. Es una (otra) política que siempre han seguido estos juegos y cuyo resultado es más que admirable. Encontrarnos ante todo un universo de lucecitas, disparos, misiles, enemigos moviéndose, granadas y demás elementos peculiares en ellos sin un solo parón en el engine gráfico es digno de elogio.

Uno de los principales temores que tenía, hablando de forma algo más personal, con este título era que por la potencia de la portátil no se pudiese conservar intacto ese apartado. Y lo cierto es que aunque en algunos momentos llegue a fallar, por lo general se mantiene a un nivel realmente alto teniendo en cuenta las capacidades técnicas de la consola, por un lado perfectamente aptas para condensar toda la acción de un arcade, y por otro insuficientes para obtener el mismo resultado que en las versiones originales.

Coloristas, divertidos, alegres

Desde el agua, los saltos, los niveles, los colores... prácticamente todo el panorama que encontraremos a lo largo de esta corta aventura está cuidado con sumo detalle. Veremos mundos de todo tipo, desde selvas, caminos desérticos, cuevas con unos extraños indígenas, repletos de detalles, algo repetitivas si nos ponemos exigentes, pero muy acordes con lo que hemos visto hasta el momento en todas las aventuras de estos MS.

Los protagonistas y enemigos son más de lo mismo; copias de las recreativas, salvo nuestros héroes, muy bien diseñados, con una gama de movimientos muy amplia y que en resumidas cuentas mantienen toda la esencia de los juegos originales. Además, la incorporación de dos nuevas caras (las únicas controlables) es de agradecer. No echaremos de menos a los típicos y hasta ahora comunes protagonistas de la aventura.

Las explosiones y otros efectos, como los disparos, el diseño de las armas etc. han sido recreadas con un 'realismo' más que aceptable, y sin ralentizar la acción en ningún momento. El frenetismo de las fases más complicadas seguirá vigente, aunque eso sí, con menos enemigos en escena, cuidándose de posibles fallos en el motor del juego.

Menos enemigos, igual variedad
Aunque a priori pueda llegar a incomodar a los fanáticos de estos juegos, de este modo se ha conseguido que la pantalla de la GBA no se sature. No podemos olvidar que las dimensiones de ésta son muchísimo más reducidas que las de un TV normal, o para ir aún más lejos, que las de una máquina recreativa. Además, los personajes no se pixelan en exceso, y están bastante bien definidos.

Y pese a esta disminución de enemigos en pantalla, seguimos contando con la misma variedad de éstos en todo el cartucho. Tanques, nazis, talibanes, indígenas... y, cómo no, los ya míticos prisioneros a los que tendremos que liberar para conseguir algunos extras casi indispensables para la aventura.

Sonido

Las melodías no han variado demasiado con respecto a otras versiones, aunque a decir verdad, tampoco es un requisito obligatorio para disfrutar como es debido de los juegos. Ya estamos más que acostumbrados a que las compañías no exploten este apartado, aunque en esta ocasión no es ese el problema. Si es que existe tal, puesto que se han mantenido fieles a sus orígenes.

Música maquinera, que acompaña bien en los momentos de acción, y más calmada en momentos de menos actividad. La tercera misión, en la que tendremos que explorar una cueva, es un buen ejemplo de estos cambios. Bien ambientado, o al menos, en medida de lo necesario, puesto que no se puede pedir más.

Los efectos sonoros también se mantienen en sus trece. Los gritos de nuestros enemigos al morir, los disparos, tanto de armas comunes como de las menos usuales... prácticamente todo está cuidado para que la sensación sea la misma que al jugar en una recreativa. Si jugamos con los cascos puestos, puede que el sonido de las explosiones llegue a producir algún que otro pequeño defecto, aunque nada especialmente destacable, al menos en el aspecto negativo.

J u g a b i l i d a d
Es aquí donde realmente tenía que destacar este MS, y efectivamente así ha sido. Como habréis comprobado a lo largo de todo el reportaje, los cambios con respecto a las versiones de las recreativas, o incluso con las vistas en las consolas de Sony, son realmente escasos. De ahí nuestro afán comparativo, pues se nos antoja muy extraño que cualquier aficionado a los videojuegos no haya probado alguna vez un Metal Slug, sea la versión que sea.

Pues bien, tal y como sucede con el resto de apartados, no se ha modificado para nada este punto dentro de juego. Podremos manejar a dos personajes en vez de los cuatro típicos a los que estábamos acostumbrados, aunque las diferencias entre ellos son muy escasas, por no decir nulas.

Tendremos que recorrer escenarios disparando a diestro y siniestro, sorteando plataformas y una larga lista de enemigos, todo combinado con una cámara que mantiene siempre su scroll lateral, indispensable para poder disfrutar de la aventura como es debido. A lo largo de esta, tendremos que ir liberando a prisioneros para obtener nuevas armas, munición, o comida para subir nuestro barra de energía. Al final de cada fase nos encontraremos contra algún malo de final de fase, especialmente duro y grande.

Todo esto con un sencillo manejo de nuestros personajes, con la B y la A podremos alternar entre disparos y saltos respectivamente, mientras que con la R podremos lanzar granadas. Además, para los más inexpertos, se ha incluido la opción del autodisparo presionando la tecla sin tener que aporrearla. Esto, aunque pueda parecer algo simple, es fundamental para disminuir la dificultad del juego, al menos en lo que a habilidades propias se refiere.

2 mejor que 4

Después de mucho tiempo, se han eliminado a los típicos protagonistas para ofrecernos dos nuevos, un chico y una chica, de facetas más que similares y a los que no tardaremos en acostumbrarnos.

De esta forma, además de variar los escenarios y, aunque sea levemente, la historia, podemos disfrutar de dos caras nuevas para disfrutar de este Metal Slug Advance que ha dejado bien claro no tiene nada que ver con las versiones originales, al menos en lo que historia se refiere. Puesto que, como ya sabréis, en todo lo demás es una auténtica copia.

El sistema de cartas

La principal novedad del juego radica en este curioso sistema de cartas mediante el cual, tras derrotar a ciertos enemigos, iremos obteniendo las propias para conseguir trucos y nuevas fases (al menos una). No sólo importan las cartas, sino también la cantidad de prisioneros que liberemos al acabar cada fase.

Conseguirlo es una tarea que nos podría llevar días, aunque no es el mejor sistema que se haya podido emplear. La razón nos la da la propia aventura; al morir todo lo conseguido se pierde, y a no ser que nuestra experiencia sea muy elevada, será casi imposible no perecer, al menos las primeras veces que juguemos, ante los enemigos que nos aguardan al final de cada nivel.

Repetir una fase por completo alarga la vida del título, pero a un precio que quizás sea demasiado elevado, puesto que resta diversión a la aventura. Al menos se nos ofrece una razón para jugarlo de nuevo, pese a que no nos termine de convencer.

Duración y Dificultad
Ya os hemos adelantado que es justo aquí donde se encuentra la peor lacra de este MS, su duración. A penas una o dos horas en caso de no ser muy duchos en el género, y que combinándolo con el método de obtención de armas, sigue sin alcanzar un número mayor a las 4 o 5 horas de juego, siempre teniendo en cuenta que la trama principal se completa en muy poco tiempo.

La dificultad también ayuda a la duración del juego, pues las seis misiones, más las ocultas, aumentan su dificultad de forma espectacular. Es un sistema infalible para que los más experimentados no se aburran, pero si ya el modo normal nos ha costado más de un suspiro, no os podéis ni imaginar la versión 'hard' que se nos ofrece antes de comenzar la aventura.

Aunque al menos siempre se consigue dominar, tardo o temprano, el sistema del juego, pues si por algo priva es por su enorme facilidad en lo que a controles se refiere. Atención de todos modos a aquellos que no os vaya demasiado el género, pues puede llegar a ser más que aburrido el tener que repetir una y otra vez la pelea contra los malos finales.

LO MEJOR

  • • Mantiene la esencia de las recreativas
  • • Acción sin límites
  • •¿qué más cosas positivas se pueden pedir?

LO PEOR

  • • Corta duración
  • • La ausencia de los protagonistas emblemáticos de la saga podría fastidiar a más de uno
  • • Quizás sea demasiado difícil para los menos experto

CONCLUSIÓN

La adaptación no hubiese podido ser mejor. Estamos ante una copia casi idéntica, salvo por alguna que otra diferencia, de sus hermanos mayores. No sólo a nivel gráfico, sino también en lo que respecto a la jugabilidad del cartucho y a otras muchas de sus facetas. [image|nid=1347366|align=right|width=150|height=100] Metal Slug Advance (GameBoy)Por desgracia, la corta duración del juego empaña todo aquello que se ha conseguido con el resto de sus cualidades, y es que una escasa hora de juego es demasiado poco para cualquier seguidor de la saga. Si dificultad está en un término medio entre mejorar o empeorar las cosas, aunque sea como fuere, siempre ha sido de esta forma y es una de las características propias de la saga. Recomendado para los fans de los Metal Slug sin pestañear, y para aquellos amantes del género. Al resto, pensaros dos veces el adquirir el juego, pues pese a su nota y a sus virtudes, puede llegar a ser muy relajante, en el peor sentido de la palabra, si no nos conseguimos adaptar a él. • Mantiene la esencia de las recreativas• Acción sin límites•¿qué más cosas positivas se pueden pedir?

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.