Kult: Heretic Kingdoms
Kult: Heretic Kingdoms
  • Plataforma PC 8
  • Género Acción, RPG
  • Lanzamiento 22/10/2004
  • Desarrollador 3D People
  • Texto Español
  • Voces Español
  • +12
Carátula de Kult: Heretic Kingdoms
  • 8

    Meristation

Recordando Diablo

José M. Fernández -SPIDEY-

El que Diablo haya marcado un antes y un después en el mundo de los videojuegos es un hecho que no se le escapa a nadie. Con KULT veremos que, a día de hoy, la huella del juego de Blizzard está aún lejos de borrarse…

El apasionante mundo de los videojuegos está plagado por decenas de títulos que han conseguido lo que para la mayoría de las desarrolladoras es inalcanzable. Juegos que han llegado a ser auténticos clásicos, exitosos bombazos que rápidamente se transforman en referencias para lanzamientos futuribles.

Si bien en el vasto conjunto de sistemas muchos son los marcados mitos lúdicos que se han apropiado de dicho estatus, en el PC se pueden contar con los dedos de una mano aquellos que han marcado la diferencia. Son pocos, pero sin duda alguna han significado mucho de cara al amplio espectro de la informática de entretenimiento. Es de perogrullo citar entre estos títulos para compatibles a míticos nombres como WOLFENSTEIN 3D, KING QUEST o DIABLO. Precisamente, el juego que hoy nos ocupa hace algo más que inspirarse en este último.

Y es que el juego de Blizzard, ya renombrados desarrolladores tras la premiada serie WARCRAFT, tocaba y aunaba estilos como ningún otro programa lo había hecho antes. Así teníamos lo que para algunos era un gran RPG con mucha acción, para otros un arcade con toques roleros y para otros tantos una modernizada revisión del legendario GAUNTLET. Fuese cual fuese el concepto asumido por cada usuario, DIABLO y sus secuelas resultó ser todo un éxito tanto de crítica como de público.

Como no podía ser de otra forma, nuestro isométrico juego tuvo multitud de imitadores que con mejor o peor fortuna probaron suerte. De entre ellos, destacan auténticos juegazos como el desapercibido NOX de Westwood (reciclando irónicamente la vieja e inocente rivalidad con Blizzard iniciada con el conflicto WARCRAFT vs COMMAND & CONQUER) o humildes intentos al estilo del sevillano NIGHTSTONE. El caso es que la estela de DIABLO tal y como fue concebido tenía pocos visos de acabar en el olvido, como bien prueba el aquí presente KULT: HERETIC KINGDOMS.

Gráficos y sonido

Por todos es sabido que, a día de hoy, cualquier producción que carezca de gráficos tridimensionales en tiempo real pertenece a otros tiempos. No me confundáis, a mí más que a cualquiera me gustan los clásicos 2D de toda la vida, pero está mascado que la viabilidad comercial de un producto con, por ejemplo, la tecnología de BALDUR'S GATE, es más bien escasa. Y no porque lo digamos nosotros, sino porque las empresas distribuidoras se cierran en banda a arriesgarse con algo que carezca de polígonos. Y si no, que se lo digan a aquella primigenia versión del malogrado Simon the Sorcerer 3.

Pero el caso es que el género al que pertenece KULT, un título cien por cien deudor de DIABLO, casi requiere la pulcra esencia artística de la que hace gala la obra de Project Three Interactive. Un trabajo más artesanal, en el que se notan los elementos dibujados a mano en lugar de los a veces impersonales polígonos. Es algo así como retroceder en el tiempo, a aquellos años en los que un pictórico escenario dibujado con esmero hacía mucho más en cuestiones de ambientación que muchos de las pseudoaventuras de hoy día atiborradas de triángulos.

Por decirlo de alguna manera, KULT parece hecho con el añorado motor gráfico que, de la mano de Bioware, tan buenos resultados diese con magnos títulos de la talla de Baldur's Gate o Icewind Dale. De hecho, casi parece pertenecer a una de estas series por su parecido artístico: fondos dibujados a mano de excelsa belleza, idéntica perspectiva, movimientos de personajes y cámara similares… Si bien la mecánica de juego varía en gran medida, no se puede negar que KULT visualmente parece anclado en esa épica época de juegos.

Lo que sí me gustaría es dejar muy claro que esto no quiere decir que KULT parezca un juego antiguo. Ni mucho menos, los álgidos momentos artísticos de los diseñadores obligan a que nuestro título permanezca actual de por vida, pero si a ello sumamos los excelentes efectos gráficos (blur, luces dinámicas, zooms, capacidad de trabajar en resoluciones altas…), KULT Heretic Kingdoms puede presumir de no necesitar de escenarios tridimensionales en tiempo real y presumir por ello. En resumidas cuentas: artesanía preciosamente clásica.

El aspecto sonoro tampoco se queda atrás. A las excelentísimas melodías de corte épico, se les une unas voces (en inglés) que suenan de lo más profesional, con unas interpretaciones que se esfuerzan en dar el adecuado énfasis a los personajes. Así, junto con unos fx que consiguen envolvernos de buena manera, podemos decir tranquilamente que KULT en términos audiovisuales es un programa muy notable.

Jugabilidad

Creo haber dicho ya que KULT le debe mucho a DIABLO… pero curiosamente, tras estar con el unos minutos, las similitudes jugables entre uno y otro acaban distanciándose sobremanera. Y es extraño, porque a pesar de que KULT tiene un sistema directo de control mucho más arcade que el del juego de Blizzard, acaba resultando mucho más inmersivo y aventurero.

Evidentemente, destronar a una de las cúspides jugables del mundo de los compatibles PC es una tarea que se queda bastante lejos de KULT, pero al título de 3D People no se le puede negar su calidad lúdica, a la par que su habilidad para distanciarse de sus inequívocas fuentes de inspiración hace de el un programa muy a tener en cuenta.

Para empezar, aquí no podremos elegir a nuestro héroe. Desde el principio seremos una inquisidora muy tenaz, con dotes para la lucha que compensan su falta de experiencia y diplomacia. La tarea de ésta es eliminar cualquier vestigio de religión y restituir la herejía en todos los territorios, habiendo jurado fidelidad a esta causa… con la particularidad de que nosotros mismos seremos los que moldeemos al personaje en función de nuestras decisiones, tanto elecciones que lleven implícitas la acción más directa como aquellas que remitan a nuestra moralidad.
Y precisamente, donde muchos otros juegos fallan otorgando una falsa no-linealidad, KULT acierta de pleno con la implantación de este sistema.

En cuanto a los números, el juego ofrece más de cien destrezas que permiten una personalización de personajes bastante completa. Podremos cambiar los poderes mágicos y las habilidades para preparar cada aventura, e incluso desarrollar tus propias clases de personaje. También podremos configurar la estética de nuestra heroína con multitud de trajes a cual más ceñido y peinados para todos los gustos.

En lo que al control se refiere, pues dejando de lado los menús, nuestra inquisidora se mueve tan fácilmente como antaño manejábamos a los soldaditos del mítico CANNON FODDER. Con la tecla izquierda del ratón seleccionamos el punto al que queremos ir, y con la derecha ejecutamos un golpe con el arma que tengamos en mano. Así de fácil y así de eficaz. Del mismo modo para con los hechizos: los equipas y con la tecla derecha los lanzas… Así se traduce en una mecánica de juego tan fluida como apasionante.

Una característica de lo más especial es el poder pasar al mundo de los sueños cada vez que queramos, siempre y cuando dispongamos de dicha habilidad. El mundo de los sueños es una especie de plano místico que se posa sobre la realidad, al más puro estilo de lo que hace Raziel en la saga SOUL REAVER. Esto no sólo da para combates fantasmales, sino que se convierte en un elemento fundamental para ofrecer puzzles y enigmas de lo más interesantes.

Características de desarrollo por causas argumentales aparte, KULT comienza siendo un action-rpg de lo más duro. Los primeros minutos de juego pueden hacernos sacar con facilidad la bandera blanca (no por complicado, sí por difícil), pero con paciencia y tesón, avanzar por los designios de los Reinos Herejes será una experiencia igualmente dura, pero más llevadera e inmersiva si cabe.

Si bien el desarrollo de KULT puede parecer tan típico como tópico, yo recomiendo que por lo menos le echéis un vistazo. A su modo, tiene profundidad para dar y tomar, luce una protagonista tan atractiva como rebosante de personalidad, y encima se maneja de lujo. Por ello y por mucho más, a un servidor le ha parecido de lo mejorcito en el terreno de los RPG que se han paseado por el PC este año. Y sin exagerar, porque KULT ha acertado de pleno en términos de adicción donde para mí otros títulos más sonados han fallado estrepitosamente.

Guión

'La religión es muerte. Muerte a la religión'. En una tierra que ha matado a su propio dios, la religión y la idolatría son crímenes perseguidos por una Inquisición implacable. La Rebelión acabó hace tiempo con el reinado del Teócrata, que gobernaba gracias al poder de una espada llamada Azote de Dios. Ahora que el caos divide a los Reinos Herejes, dos poderes luchan por el control y cada uno busca el Azote de Dios para cumplir sus propios propósitos.

Ahora, mientras las fuerzas de la Inquisición aniquilan las últimas reminiscencias de la religión, un culto sombrío intenta resucitar a un Dios muerto. Una inquisidora ha sido elegida para destruir la famosa Azote de Dios… ¿pero podrá resistir la tentación de utilizar esa espada para incrementar su poder?

Comparándolo con...

KULT recoge el testigo de clásicos como DIABLO o ICEWIND DALE. Con respecto al primero, KULT se maneja incluso de forma más simple, pero es mil veces más profundo en cuanto a exploración y componentes aventureros… mientras que al lado de ICEWIND DALE, KULT se olvida de las pausadas batallas para desembocar toda nuestra justa furia a golpe de mouse.

Lo curioso es que, pese a las similitudes, todos resultan muy, pero que muy distintos a nivel jugable. Primos hermanos, pero lejanos al fin y al cabo. ¿Con cuál me quedaría? Pues con todos en su momento… pero ahora mismo, me ha cautivado KULT.

Lo que está bien

• Gráficamente es artesanía pura.
• Buenos fx, mejores melodías.
• Sencillísimo de jugar.
• Adictivo como el que más.

Lo que no está tan bien

• Los combates son duros.
• Para algunos, sus gráficos estarán anclados en el pasado.
• Algo rígido a la hora de mover el personaje.

Manual

Diez páginas dedicadas a nuestro idioma, que si bien explican todos los pormenores del juego, lo hacen de forma demasiado parca y sistemática. Por supuesto, no resiste comparación con los fastuosos manuales que nos regalaban en la saga BALDUR'S GATE.

Enlaces

Página oficial del juego: http://www.p3int.com/KULT/default.asp

Requisitos del sistema

Mínimo: 1.2 GHz CPU o superior, 256 MB RAM (512 en XP), tarjeta gráfica 3D con 32 MB RAM compatible con DirectX 8.1, 2 GB libres en disco duro, DirectX 9.0a o superior.

Recomendado: 1.8 GHz CPU o superior, 512 MB RAM, tarjeta gráfica 3D con 64 MB RAM compatible con DirectX 9.0, 2 GB libres en disco duro, DirectX 9.0a o superior.

El juego se ha probado en un Pentium 4 a 2 GHz, 512 MB RAM, tarjeta GeForce MX 440 64 MB y en Windows XP. Como no podía ser de otra manera, el juego ha ido fluído y perfecto en todo momento, mostrándose en todo su esplendor con su resolución nativa, o sea, 1025x768.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.