Test Drive: Eve of Destruction
Test Drive: Eve of Destruction
Carátula de Test Drive: Eve of Destruction
  • 7

    Meristation

Destroza y disfruta

Héctor Fernández

Partiendo de la base de las carreras de "Destruction Derby" norteamericanas, los chicos de Monster Games han sabido plasmar la espectacularidad de este tipo de carreras en un juego repleto de acción por todos los costados llamado Test Drive : Driven to Destruction.

La saga Test Drive en sus inicios se destacó por su filosofía más de simulador que de arcade, pero con el paso de los años y las entregas de esta franquicia, poco a poco se ha ido convirtiendo más arcade hasta llegar al punto de la entrega que ahora nos toca, donde las colisiones entre coches es el "alma matter" del juego. Partiendo de la base de las carreras de "destruction derby" norteamericanas, los chicos de Monster Games han sabido plasmar la espectacularidad de este tipo de carreras en un juego repleto de acción por todos los costados llamado Test Drive : Driven to Destruction.

Como la mayoría de juegos de coches, la lista de coches disponibles es bastante amplia, aunque ninguno de ellos está basado en modelos reales. Podremos conducir desde auténticas carracas con ruedas, hasta potentes coches antiguos con poderosos motores de 8 cilindros en V, y como no,  no podían faltar otros vehículos más graciosos que útiles, como por ejemplo un autobús escolar, un coche de policía, un coche de la funeraria, una furgoneta del correo postal, un taxi, o hasta incluso una ambulancia, aunque para poder conducirlos, deberemos de avanzar bastante en el modo "historia" del juego. El control de la mayoría de coches es muy similar, ya que solo se diferencian unos de otros en la velocidad de los mismos, pero en general la respuesta al mando es bastante rápido y efectivo, tanto en la versión de PS2 como de XBOX. Por supuesto el autobús escolar es lento y torpe , así que no esperéis hacer muchas virguerías con semejante engendro, avisados estáis.

Conduciendo hasta la destrucción...
Como buen juego de coches que se precie, existen dos modos de juego, el de juego rápido destinado a echarle unos vicios como se dice vulgarmente, ya sea solos o contra un amigo, o el modo carrera, que no es más que una especie de modo historia. En el susodicho modo carrera partiremos de un viejo coche familiar heredado de nuestra difunta abuelita que en paz descanse. A partir de este momento, podremos ir compitiendo en diferentes eventos al más puro estilo Destruction Derby.  Para acceder a ellos nos dirigiremos a los circuitos de los pueblos cercanos de nuestra casa, y una vez allí podremos participar o no en los eventos que vayan a acontecerse. Dichos eventos constarán de varias pruebas que podremos elegir entre un buen número de ellas, en total suman la nada despreciable suma de 21 pruebas diferentes. Podremos elegir participar en cualquiera de ellas, algunas de las cuales os describimos a continuación:

  • School bus race: controlaremos un autobús escolar en un circuito cerrado, y nuestro objetivo será destruir todos los coches que corren en dicho circuito en el menor tiempo posible.
  • Push off: sobre una plataforma se hallarán un buen número de coches formando un círculo y nuestro objetivo será lanzarnos contra ellos ya sea para destruirlos completamente, o para echarlos de la plataforma, ya que quedarán descalificados. Habrá que ir con ojo de no caer nosotros, ya que de lo contrario quién será descalificado seremos nosotros.
  • Suicide race: dentro de un circuito cerrado habrá la mitad de coches que deberán circular en un sentido de la pista, y la otra mitad en sentido contrario, lo que conlleva multitud de choques asegurados, y la necesidad de tener bastante control y precisión en la conducción.
  • Figure-8: es la típica carrera que transcurre en un circuito en forma de ocho donde en el cruce de las dos vías es el centro de colisiones de todo el circuito. Éste es uno de los circuitos más carismáticos de este tipo de juegos, y por supuesto no podía faltar en este título.
  • Figure-8 jump race: es un circuito basado en el Figure-8 stándard con la pequeña variación de que justo antes del cruce se sitúa una rampa provocando que nuestro coche materialmente vuele sobre la pista y provocando que los choques con el resto de vehículos sea más espectacular.
  • Forward-Backward: en un circuito circular, deberemos realizar una vuelta completa de forma tradicional, pero al llegar al final del circuito, deberemos de volver a recorrerlo pero esta vez en marcha atrás, dificultando sensiblemente el manejo de nuestro vehículo.

Gauntlet: situándonos en un circuito circular, nosotros seremos la presa, y el resto de competidores nuestros enemigos, que intentarán de la forma más violenta y agresiva que no consigamos realizar las vueltas necesarias para finalizar la carrera.
Detention: en esta curiosa prueba, controlaremos un autobús escolar, y nuestro principal objetivo será destruir todos los coches que circulen en dicho circuito en el menor tiempo posible.
Red Rover: en una parte del circuito, existirán dos cuadrados donde deberemos llegar el primero, ya que si lo hacemos el último, nos descalificarán. Una vez descalificado el último deberemos de volver a la primera zona a esperar que se descalifique otro, y así sucesivamente hasta ser nosotros los últimos.
Demolition derby: es la típica carrera de todos contra todos donde nuestro objetivo será llegar el primero o destruir el máximo número de coches según nuestras expectativas.

Como veréis los modos de carrera son bastante completos y variados, y eso que solo os hemos descrito algunos, así que desde luego en este apartado, los chicos de Monster Games se han estrujado bastante la cabeza.

A parte de participar en los eventos, a medida que vayamos ganando dinero, podremos comprar vehículos nuevos más potentes y resistentes, reparar o mejorar los que ya tengamos, así como pintarlos a nuestro gusto dándoles un toque personal a la carrocería. Para ganar dinero además de participar en las competiciones, también podremos participar en pequeñas carreras ilegales contra otros vecinos de pueblo, y de esta forma ganar dinero y prestigio.

Jugando offline
Ciertamente el número de diferentes modos de carrera es bastante grande y asegura muchas horas de juego, cosa que se agradece enormemente, ya que la no inclusión de un modo online tanto en XBOX como en PS2 nos deja un poco la sensación de que a este juego le falta un "algo". Cada vez es más común el soporte multijugador online en los videojuegos, que si bien es cierto no es algo determinante para comprar un juego o no, si lo puede ser para elegir entre juegos de similares características, ya que es un añadido que se le puede sacar mucho provecho. Afortunadamente si que es posible jugar en modo multijugador, aunque sea de forma offline, pero pro lo menos podremos medirnos con nuestros amigos en diferentes carreras con hasta un máximo de 4 participantes simultáneos en cada carrera.

g  r  á  f  i  c  o  s
Gráficamente hablando, en Test Drive: Driven to Destruction , uno de los pocos efectos visuales que nos encontramos en el juego, es una especie de efecto "tiempo-bala" (ralentización de la acción que permite ver con más detalle lo que sucede), durante el impacto de dos coches cuando los golpeamos con cierta agresividad. Dicho efecto dura unas pocas décimas de segundo y apenas se aprecia, cosa que en lugar de agradecerse, da la sensación de molestar, ya que no se ha sabido utilizar con la misma genialidad como en otros juegos como Max Payne, o mejor dicho como Burnout por nombrar un juego de coches. Otros efectos existentes durante el juego son los típicos de humo saliendo por el tubo de escape de nuestro vehículo o derrapando los neumáticos por el asfalto, o también el de partículas de tierra que aparecerán cuando circulemos fuera del asfalto, levantando una auténtica humareda a nuestro paso.

También veremos explosiones de vehículos, especialmente en los eventos de destrucción total, donde el mero hecho de luchar todos contra todos destruyendo los coches, provocará numerosas colisiones produciendo humo y fuego en los coches que vayan explotando en el circuito. El conjunto de efectos no son de gran calidad visual y son bastante parecidos en ambas versiones, quizá en XBOX se representen mejor ya sea por utilizar una mayor resolución o sencillamente por estar la versión más optimizada para la consola, pero desde luego ni tan solo en la XBOX se puede decir que dichos efectos sean el punto fuerte del juego, de hecho pasan bastante desapercibidos ya que en conjunto, el nivel visual de Test Drive : Driven to Destruction deja bastante que desear comparándolo con otros juegos de coches de reciente aparición.

m  ú  s  i  c  a
En cuanto a la banda sonora del juego, todos los temas que iremos escuchando durante el juego son de temática rock, grunge y punk, de grupos como Rob Zombie, Sum 41, Hoobastank, Thrice, Thursday y Auto Pilot Off. De todas formas para aquellos que no sean fans de este tipo de música y prefieran escuchar sus propias canciones, lo podrán hacer seleccionándolas en las opciones de audio del juego, pero eso sí, esta posibilidad solo está disponible en la versión de XBOX, para lo cual deberemos de haber traspasado previamente dichas canciones al disco duro de la consola antes de iniciar el juego.

s  o  n  i  d  o    f  x
El sonido no es nada del otro mundo, los efectos de los choques entre coches cumplen perfectamente su cometido, son bastante creíbles pero poco variados, al igual que el rugir de los motores, que no se aprecia casi diferencia entre unos y otros vehículos. Un detalle a tener en cuenta es el comentarista de fondo que nos hablará durante la carrera, informándonos de vez en cuando de sucesos de la carrera, y halagando nuestras hazañas al volante. El público de la tribuna de los circuitos también estará presente durante las carreras, y nos animarán con sus gritos cuando realicemos choques de cierta importancia.

Do you speak english?
Por desgracia y como viene siendo bastante habitual en España, en ninguna de las dos versiones, ya sea XBOX o PS2 se han molestado en doblar las pocas voces que aparecen en el videojuego, pero ni siquiera los textos han sido traducidos. Vale que no sea algo tremendamente necesario para este tipo de juego, pero viendo el trabajo de otras distribuidoras con otros juegos, se nos hace muy triste que hayan descartado la localización del juego al territorio español.

c  o  m  p  a  r  a  t  i  v  a
La similitud con la saga Destruction Derby de Reflections es meramente superficial, si bien el tipo de juego es el mismo, no hay que caer en el error de comparar ambos juegos. Mientras que el de Reflections era un arcade en estado puro, esta renovada versión añade toques de RPG (por decirlo de alguna forma) al poder ir cambiando de coche, modificándolo, reparándolo, además de poder ir ganando dinero y respeto durante el modo carrera. Si a esta nueva versión se le hubiesen mejorado los gráficos, y se hubiese mejorado la sensación de velocidad y adicción del título de Reflections, nos hubiésemos encontrado con el juego de Destruction Derby perfecto, pero por desgracia no ha sido así.

c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n
Test Drive : Driven to Destruction, más que ser una nueva entrega de la franquicia Test Drive o una renovada versión del Destruction Derby, se queda a medio camino entre ambas. Por una parte se han añadido más opciones de juego que en Destruction Derby, pero se hecha de menos una aprovechamiento de la máquina más acorde a los tiempos que corren, y por supuesto un modo online que habría hecho ganar una mejor puntuación global. La falta de localización al territorio español, y la falta de fluidez en el movimiento en algunos momentos de las carreras hacen bajar sensiblemente la nota global ya de por si no muy alta que digamos. En definitiva un 'pudo haber sido y no fue', una auténtica lástima.


l  o    m  e  j  o  r

  • Por fin un Destruction Derby en consolas modernas.
  • La banda sonora es muy pegadiza.
  • Muchos modos de carrera.


l  o    p  e  o  r

  • Insuficiente nivel gráfico.
  • Ni doblado ni traducido.
  • Poca sensación de velocidad.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.