Nintendo Mini Super Mario Bros (GameBoy)

Casi veinte años después de aparecer en nuestras pantallas, Mario y compañía se cuelan -por méritos propios- en la serie recopilatoria Famicom Mini, para que podamos revivir el primer ?Super? de la saga Mario Bros.

Casi veinte años después de aparecer en nuestras pantallas, Mario y compañía se cuelan -por méritos propios- en la serie recopilatoria Famicom Mini, para que podamos revivir el primer 'Super' de la saga Mario Bros.

Toda una vida…

Sí, parece que fue ayer cuando vimos por primera vez a Mario -conocido entonces como Jumpman- sorteando barriles en su opera prima llamada Donkey Kong. Mucho ha llovido desde entonces (1981) y con el paso del tiempo Mario nos ha demostrado ser una incombustible superestrella cual Tom Jones de los videojuegos.

Super Mario Bros. (GameBoy)

Volviendo a los inicios, Mario comenzó su particular andadura junto a Donkey Kong, el malo de la película, en un arcade llamado como el mismo antagonista, esto es y valga la redundancia, Donkey Kong. El juego caló fuerte especialmente en el mercado americano, donde Nintendo vio subir sus cotas de popularidad como la espuma.

Super Mario Bros. (GameBoy)

No se hizo esperar el debut de Mario en solitario, sin descuidar por supuesto a su hermano Luigi, con la aparición de Mario Bros, que nos traía un divertidísimo título -con modo 2P simultáneo- en el cual debíamos luchar contra koopas, goombas y demás fauna de la familia Bowser.

Tras estos títulos y un extraño Mario Pinball, Mario estaba listo para su primer bombazo que arrasaría listas de ventas ya no solo en Japón, si no alrededor del mundo.

Cuarenta millones doscientas mil unidades… ¿Mande?

Super Mario Bros. (GameBoy)

Asi es, nada más y nada menos que cuarenta millones de copias ha colocado Super Mario Bros (en adelante, SMB) alrededor del globo. Una cifra de auténtico escándalo, que para que os hagáis a la idea, cubriríamos la distancia Barcelona - Nueva York de poner todos los cartuchos en línea. Impresionante.

Super Mario Bros. (GameBoy)

Y es que SMB supuso una auténtica revolución para los tiempos que corrían. Ocho mundos repletos de plataformas, donde el término ajustadísima me queda corto para definir la curva de dificultad, que no contento con poseer una jugabilidad endiablada y un control de precisión atómica, sentó las bases de todos los plataformas en 2D de su época y generaciones siguientes. Aún a día de hoy, podemos encontrar 'rasgos SMB' en cualquier plataformas que se precie.

El síndrome de pulgar Nintendo

Super Mario Bros. (GameBoy)

Bajo este curioso nombre definieron los médicos de la época aquella dolencia, por la que muchos chavalines abarrotábamos las consultas presentando nuestro dedo pulgar amoratado de tanto darle a la NES. Y sí, sin duda SMB tuvo gran culpa tanto por su adicción como por su -insisto- jugabilidad. ¿Pero qué fue lo que realmente revolucionó el género? Miro el teclado y respiro hondo…

Super Mario Bros. (GameBoy)

Para empezar, SMB fue pionero en llevar implementado el movimiento de inercia en nuestro personaje, esto es, tras corretear por la pantalla y girar en seco la cruceta direccional, Mario resbalaba unas décimas de segundo antes de salir disparado hacia el otro sentido, dándole este efecto un peso a nuestro protagonista inédito hasta la fecha. Cómo no, creó escuela.

Super Mario Bros. (GameBoy)

¿Ves esa plataforma? Soy capaz de llegar. SMB es uno de esos pocos juegos que pueden presumir de un control perfecto, sabiendo en todo momento el jugador que plataforma puede y que plataforma no puede alcanzar. Después de jugar a SMB, nunca nos sentó tan mal perder vidas por un control deficiente. Volvió a crear escuela.

Todo esto se traduce en horas, horas y más horas delante de nuestros televisores, y más de una mamá encima nuestro maldiciendo la bendita caja gris.

Famicom Mini, ¿homenaje o negocio?

Super Mario Bros. (GameBoy)

Tras casi 20 años después de su aparición en el mercado, Nintendo una vez más reversiona el clásico, esta vez a la niña de sus ojos. GBA recibe SMB en calidad píxel-perfect, o lo que es lo mismo, tal cual lo vimos hace 20 años. Esto sin duda traerá diferencia de opiniones, por un lado, halagos por parte de los jugones más retro y, por otro lado, críticas por parte de aquellos que exigen algo más que el juego a secas.

Si que es cierto que SMB viene apadrinado por la serie Famicom Mini, que contiene conversiones exactas de los originales sin ningún extra, aunque no hubiese estado de más incluir algún modo extra, como un Lost Levels o incluso la posibilidad de jugar a la versión que aparecío en Super Mario All-Stars.

Super Mario Bros. (GameBoy)

Aun a pesar de esta pequeña inconveniencia, los usuarios de GBA estaremos encantados de recibir, a precio reducido, la conversión de uno de los mejores plataformas de la historia consolera.

NES Classics: Super Mario Bros

Remake del juego original de NES para la línea NES Classics.
NES Classics: Super Mario Bros