Harry Potter y el prisionero de Azkaban
Harry Potter y el prisionero de Azkaban
Carátula de Harry Potter y el prisionero de Azkaban

A golpe de varita mágica.

Daniel Delgado García

Hay que reconocerlo: Harry Potter es un filón. Tanto para su creadora, como para los estudios de la Warner, como para EA, que son los desarrolladores de videojuegos. En cualquier caso, la tercera entrega de la saga está a punto de llegar a los cines, y la conversión esta servida.

Hay que reconocerlo: Harry Potter es un filón. Tanto para su creadora, como para los estudios de la Warner, como para EA, que son los desarrolladores de videojuegos. En cualquier caso, la tercera entrega de la saga está a punto de llegar a los cines, y la conversión esta servida, en este caso para GBA.

Los juegos basados en películas… etc. etc.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

De sobra es conocido el dicho de que los videojuegos basados en películas nunca son demasiado buenos. Salvo algunas excepciones, las prisas juegan en contra de los desarrolladores que deben tener el producto en la calle para coincidir con el estreno cinematográfico.

Este es justo el caso, salvo por una pequeña excepción: este juego SI es divertido. Hay que matizar que no es la 'Piedra Filosofal' de lo videojuegos, ni va a sorprender a nadie por su variedad ni por su originalidad, pero tiene buenos alicientes que lo hacen un juego divertido, y muy recomendable.

Harry 'FF' Potter

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Esta nueva entrega del mago más popular de los últimos tiempos es un juego de rol. Lo más clásico y fácil en GBA sería optar por el género de las plataformas, pero no, se ha intentado ir más allá. Pero eso no es todo, es un juego de rol similar a los procedentes de Japón, con ciertas características de Final Fantasy y compañía.

Por supuesto que los juegos de rol no siempre han sido en 3D. En la época de 16 bits (y en la de 32) todos los juegos de rol procedentes de oriente tenían una perspectiva cenital con unos dibujos muy curiosos para los personajes. Esa es la idea para esta nueva incursión de Harry en los circuitos de Game Boy Advance.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

La perspectiva superior es un claro elemento de dichos juegos de rol, pero no el único. También están las cajas de texto en la parte inferior de la pantalla acompañadas de un dibujo estático del personaje que habla. Y por supuesto, los combates aleatorios, aunque en este caso hay que matizar que no son completamente aleatorios, ya que podemos ver a los enemigos en la pantalla en forma de una bola de luz. Si chocamos con ellos comenzará el combate (mediante un cambio de perspectiva), y veremos que enemigo en cuestión se escondía tras la luz.

Un mago de armas tomar

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Tanto en los combates, como durante la exploración, Harry tendrá diferentes habilidades mágicas para atacar, defenderse, iluminar zonas oscuras, desplazar objetos pesados y otras muchas funciones. Todas estas acciones se realizarán con el correspondiente hechizo, que por supuesto está cogido de la obra original.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Además, como todo juego que se precie, están los objetos coleccionables, que en este caso son cromos de personajes famosos. Si reunimos el trío correcto de personajes, podremos acceder a nuevos hechizos más poderosos.


 G r á f i c o s

El apartado visual a primera vista no parece gran cosa, y la verdad es que una vez en el juego no es gran cosa, siendo quizás lo más flojo del juego junto con la música. Sin embargo, cuenta con algunos detalles minimamente interesantes que lo salvan de ser un juego demasiado pobre gráficamente.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

En primer lugar está la animación. No es que sea la octava maravilla, ni que vaya a revolucionar los juegos en 2D, pero hay que reconocer que tras el chasco inicial de ver un Harry Potter que no convence demasiado, ver que se mueve bien, de forma fluida y con una velocidad apropiada (ni muy rápido, ni muy lento), es un punto a favor que sorprende gratamente.

Los decorados del modo normal, el de exploración, están bastante bien detallados, aunque sin pasarse. Se nota que los objetos y las cosas en genera se repiten, pero su estructura hace que avanzar sea un tarea entetenida. Además, los enemigos que abundan por los pasillos y las mazmorras aumentan esa diversión si tratamos de esquivarlos.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Cuando chocamos con uno, comienza un combate, y la perspectiva cambia. Dejamos esa vista cenital para pasar a una perspectiva trasera del protagonista (o del grupo si van varios), donde los enemigos están al fondo. Bajo la pantalla están los comandos y un cursor para seleccionar lo que se desea hacer.

Aquí está el mejor efecto del juego, ya que en los combates, la cámara se mueve ligeramente gracias a un efecto de rotación del suelo, lo que da un aire mucho más dinámico al aspecto de los combates.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Los dibujos que acompañan los cuadros de diálogo cuando un personaje está hablando son funcionales, intentando copiar claramente los actores de la película con mayor o menor éxito según el personaje. Por supuesto el mejor parado es Harry, mientras que en el resto de los personajes no han tenido tanta suerte.

Por último merece una mención especial la excelente traducción que se ha realizado para la versión Europea. Por supuesto el español está incluido, y no sólo sin ninguna falta de ortografía, sino con las frases hechas y los giros bien traducidos. Como debe ser.

 S o n i d o

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

El sonido es un apartado pobre, al igual que los gráficos, pero con un punto positivo: la composición de algunas melodías. En general todo el apartado sonoro suena con una calida escasa, como si el juego fuera mucho más antiguo de lo que es, pero algunas melodías tienen una composición que encaja muy bien con la fase en la que suenan.

Los efectos de sonido son pocos, los justos para cada acción, y repetidos en algunas acciones. Cumplen, y por lo menos evitan resultar molestos como en otros juegos.


 J u g a b i l i d a d

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Harry Potter y el Prisionero de Azkaban es un juego rol de corte similar a la mayoría de los juegos de rol japoneses. Esto se nota desde el primer momento en la jugabilidad, que se basa en dos tipos de juegos bien diferenciados: la exploración y la lucha.

La exploración es la base del juego y donde se disfrutará de toda la trama, que por supuesto estará basada en la película que está a punto de estrenarse. Los diálogos en castellano ayudan a comprender la historia, aunque para quienes hayan visto la película o leído el libro, no habrá muchas sorpresas.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

La exploración se limita a mover a Harry por numerosas habitaciones, la mayoría de las veces para buscar un objeto y continuar la historia. También hay cofres que contienen todo tipo de objetos, como pociones para curarse, o los ya mencionados cromos de magos famosos con los que hacer hechizos especiales.

Los combates son la otra parte del juego, y lo que pone el punto de acción justo y necesario. Lo primero que llama la atención es que los combates no son aleatorios, sino que podemos ver a los enemigos, y si queremos, con un poco de habilidad podemos esquivarlos y evitarlos.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Sin embargo, esto no es en absoluto recomendable, ya que sin hacer combates no se sube de nivel, y de vez en cuando hay que combatir obligatoriamente con un jefe final que nos dejará finos si no tenemos suficiente nivel. Por ello lo mejor es ir realizando tantos combates como nuestra paciencia lo permita.

Cuando 'chocamos' con un enemigo, la perspectiva cambia y pasamos a combatir, por turnos. Escogemos una acción, el enemigo hará lo mismo y se producirá el intercambio de impresiones. De una manera similar a los juegos Pokémon, pero con bastantes más opciones disponibles.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Aunque al principio sólo manejaremos a Potter, sus amigos Hermione y Ron se unirán al equipo y a partir de entonces controlaremos el clásico equipo de tres, donde en cada turno, cada uno puede realizar una acción. Del mismo modo, al principio sólo hay unos pocos hechizos disponibles, que irán aumentando a medida que se desarrolle la partida.

Los hechizos se dividen en 2 grupos: los que se realizan en el modo exploración, y los que se realizan durante los combates. Los del modo exploración son algunas ayudas simples para avanzar, como el de iluminación para ver en lugares oscuros, y el de destrucción, para romper algunas cajas y otros objetos que impiden avanzar.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Los hechizos del modo batalla son más variados, y algunos consumen puntos mágicos, y otros no. Los más sencillos no consumen nada, pero su efectividad es muy reducida. Por ello será mejor dejar los puntos mágicos para los momentos más complicados, o los combates más difíciles.

Aunque si nos quedamos sin salud o sin puntos mágicos, nada mejor que echar mano a la poción adecuada para recuperar el estado optimo para enfrentarse a los enemigos.


 C o n c l u s i ó n

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (GameBoy)

Harry Potter vuelve y lo hace de la mejor manera. Quizás se podría haber cuidado más el apartado gráfico, o afinado un poco más la jugabilidad, ya que ésta no es demasiado elevada. Pero a fin de cuentas, éste es un buen juego de rol, principalmente afinado para el disfrute de los pequeños aficionados al popular mago Harry Potter.


 L o  m e j o r

  • La historia de Harry Potter
  • Los combates son muy entretenidos
  • La traducción es excelente
  • Los hechizos son muy variados


 L o  p e o r

  • El apartado gráfico no está a la altura
  • Lo mismo sucede con el sonoro
  • La dificultad de los combates es excesivamente baja
  • La exploración no ofrece demasiada variedad
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.