Cómo elegir cámara digital y no morir en el intento

Centinel

Una de las preguntas más frecuentes en nuestro foro de Hardware multimedia es "qué cámara digital me compro". Pues bien, aquí tenéis todo lo que siempre quisisteis saber sobre dicha elección y consejos al respecto.

Elegir una cámara digital es una tarea complicada para quien no está familiarizado con la fotografía y sus términos. Hasta hace poco, si uno quería sacar fotografías, se compraba una compacta de precio medio-bajo y tiraba con ella muchos años. Tampoco importaba demasiado, eran baratas, no tenían demasiadas opciones y las malas fotos siempre podíamos justificarlas recurriendo a nuestro amateurismo. Pero la irrupción de las cámaras digitales ha cambiado un poco el panorama. Hay que tener una cámara digital porque es un bien de consumo electrónico atractivo, apetecible, de moda... Pero, ¡también puede llegar a ser bastante caro!. 

Sony DSC-P72

A los forofos de los gadgets nos gusta analizar y conocer un poco los productos antes de comprarlos, pero ¿cómo lo vamos a hacer si no sabemos de fotografía, tenemos poca experiencia como fotógrafos y la oferta es inmensa?

Es cierto que, como en todo, podemos ir a la tienda, dejar que nos asesoren, comprar la que más nos convenza y ventilarnos el problema en una tarde, pero esa no es la naturaleza típica de los gadgetomaníacos. Primero es menester dominar un poco las especificaciones del cacharro, y así haremos la compra más convencidos de que era lo que queríamos y fardando de sus prestaciones y características.

El objetivo de este artículo es ése, dar a conocer a los no introducidos las nociones básicas en fotografía y cámaras digitales compactas para poder hacer una mejor selección, análisis y compra. Queriendo enseñar los principios, sin hacer recomendaciones directas y pretendiendo que la decisión final sea de cada uno.

Qué necesito

Si eres un aficionado y no un profesional, cuando te plantees la compra de una cámara digital, creo que hay cuatro cuestiones previas sobre las que hay que reflexionar y valorar antes de decidirte por un segmento de cámaras. Estas cuatro cuestiones se basan sobre todo en el uso que vayas a dar a la cámara, tanto si sólo quieres sencillos recuerdos como si tu tendencia es hacer arte o documentos gráficos mediante la fotografía.

/es/node/Array
Nikon D100 Professional

Te recomiendo lo siguiente: Vete leyendo estos aspectos clave uno a uno y apunta en una hoja en qué grupo te incluyes y qué opciones básicas son prioritarias para ti. Cuando hayas leído los cuatro aspectos, tendrás una descripción general de la gama de cámara que necesitas y su intervalo de precio, para hacer una preselección de 4 o 5 modelos en webs especializadas o tiendas del ramo. 

Si después quieres profundizar un poco más y afinar más tu compra, lee el siguiente apartado (características y opciones) y compara precios entre esos 4-5 modelos. Visita webs con fotos de ejemplo, para ver cuales te gustan más... y ya tienes tu cámara elegida.

Vamos allá:

1. Calidad de las fotos

Sí, ya sé, cuanto más mejor, pero eso tiene un precio. Y cuando digo calidad, no me refiero a resolución, las resoluciones mayores de 2 megapixels ya son suficientes para casi todo si eres un usuario aficionado, incluso para imprimir en papel (ver más adelante) . Cuando digo calidad me refiero a la calidad de la óptica y de la electrónica (formada por CCD, software y resto de hard gráfico) que, en definitiva son los que cuando mires una foto, te hacen exclamar : "que bien ha salido". Podríamos hablar de colores realistas, nitidez, ausencia de distorsiones, luminosidad,...

Por eso yo haría tres grandes grupos de calidad: La "barata", la "familiar" y la "exigente":

- La "barata" sería una calidad muy justita, que sirve para ver las imágenes como las veíamos con las compactas baratitas de toda la vida. Si sacas fotos con la cámara de la comunión y estás satisfecho, puedes quedarte en este grupo. Hablamos de cámaras de 90-120 euros. 

- La "familiar" sería esa calidad que a casi todos nos vale, para sacar fotos familiares, de veraneo, de cumpleaños, etc., pero con cierto nivel. A partir de 130 euros hay cámaras con esta calidad, que van mejorando en el intervalo de 200 euros. 

- Y la última calidad, la "exigente" es para los que saben un poco más de la media y quieren colores y nitidez excepcionales. A partir de 200 euros hay cámaras de este tipo, hasta.... hasta lo que quieras gastarte. Pero que conste que este es un intervalo para sibaritas de la calidad.

2. Tamaño y peso de la cámara

Benq DC1500

El segundo aspecto a valorar es muy importante si eres de los que te da pereza llevar un trasto un poco voluminoso. Las cámaras pequeñas son cómodas de llevar a todos lados, algunas incluso en un bolsillo, por lo que tendrás recuerdos fotográficos que de tener una cámara grande no tendrías. ¿Quién es el guapo que se lleva un "ladrillo" a una cena de amigos?

Las cámaras, cuanto más pequeñas, más caras, especialmente las que tienen calidad "familiar" o "exigente". De esta gama, las que son de bolsillo cuestan mínimo 300 euros. Y en la gama "barata" también hay alguna pequeñita.

En cuanto al peso, es lógico deducir que va íntimamente relacionado con el tamaño, pero además tenemos que fijarnos en que el peso según el fabricante incluya las pilas o la batería, porque puede ser un factor muy desequilibrante.

3. Tipos de fotos: Inquietud del fotógrafo

Este tercer aspecto  variará en función del tipo de fotos que te gusta hacer. Para ello necesitarás más o menos opciones en tu cámara, así que voy a plantear aquí también 3 tipos de cámaras: Las "básicas", las "con opciones" y las "con opción manual".

- Las "básicas" están diseñadas para poner el modo "auto" y sacar. Si no quieres complicaciones y tus fotos tipo son en condiciones "normales", este es tu modo. ¡Que la cámara saque la imagen pero no te haga pensar demasiado! Las cámaras que valgan menos de unos 150 euros son de este tipo.

- Las cámaras "con opciones" pueden tener, además del modo auto, alguna cosita más: Otros modos para sacar fotos (fotos en movimiento, fotos oscuras, contraluces, retratos, etc.), forzado de la exposición (para iluminar más o menos la foto), tiempos de exposición altos (para sacar fotos nocturnas)... Vamos, que son para quienes quieren tener algunas opciones para sacar fotos un poco más complicadas. A partir de 150 euros, lo que quieras, aunque mejor sobre los 200.

- Las cámaras "manuales" te permiten tener un control total de la cámara. También tienen modo automático, pero en modo manual  y si sabes un poco de fotografía podrás hacer lo que quieras: Controlar la velocidad, el diafragma, el enfoque.... aunque tiene un coste, claro. Por menos de 200 euros no hay nada, (la Canon A60 es la más barata, sobre esta cifra), aunque lo normal es que tengas que subir por lo menos hasta los 300-400 euros.

4. Tipo de fotos: opciones imprescindibles

El último aspecto, aunque relacionado con el anterior, es clave para elegir cámara. Para algunos tipos de fotos, hay opciones  de las que no puedes prescindir:

- Retratos:
Para sacar buenos retratos necesitarás un zoom óptico (un 3X será suficiente).  Te permite "acercarte" a la persona sin estar realmente cerca, lo cual hace que las fotos salgan naturales. Si no lo tienes, los retratos cercanos te saldrán hechos un desastre, caras quemadas con el flash, posturas antinaturales, desenfoques... Esta opción hace que tu cámara cueste al menos  200 euros, ya que las baratillas no tienen zoom óptico. Hablamos de la gama "con opciones" por lo menos, claro.

- Animales en su entorno:
Si quieres ejercer de Félix Rodríguez de la Fuente, el zoom óptico es imprescindible. Pero en este caso necesitarás uno muy potente: Con menos de un 10X no conseguirás que se vea nítidamente al pájaro o al topo de turno. Incluso este valor puede que no sea suficiente y quizás deberías valorar el comprar una cámara réflex con objetivo aún más potente.

- Fotos macro:
Son fotos sacadas muy de cerca, a insectos, flores o similares (ver más adelante la foto a una araña sacada con el macro de una Canon A60, a 5 cm de distancia). Las cámaras que tienen esta opción son de las de gama "con opciones" o "manuales", así que el precio andará por ahí.

- Fotos nocturnas:
Si quieres sacar fotos a las estrellas, a los fuegos artificiales, a los pilotos y focos de automóviles por la noche, etc. necesitarás una cámara con tiempos de exposición altos, es decir, que pueda estar "abierta" capturando la imagen durante varios segundos. Como siempre, mínimo gama "con opciones" o mejor las manuales, que suelen tener más tiempo.

- Vídeos:
Si no tienes cámara de vídeo, algunas cámaras fotográficas permiten sacar clips de varios minutos y, si pagas un poco más, incluso con sonido. No es comparable a la calidad de las cámaras de vídeo, pero no está mal. Algunas cámaras "baratas" también sacan vídeos, pero tendrás que irte a las más caras para tener vídeo un poco decente con sonido.

Si has encontrado tus necesidades, ya tienes medio camino hecho: has elegido la gama de cámara que necesitas, con su intervalo de precios y sus aspectos clave, has preseleccionado 4 o 5 cámaras... pues ahora puedes darte unas vueltas por las webs que te indico en la sección de links, por las tiendas, por grandes almacenes, y elegir definitivamente la que más te guste. 
  
Qué tengo que mirar  

En el apartado anterior has podido reflexionar un poco sobre lo que realmente necesitas. Si quieres profundizar un poco más, aquí tiene un listado con las opciones y características principales de las cámaras digitales, con sus comentarios correspondientes, para que puedas decidir cuáles debe tener tu cámara.

1. Calidad: Óptica y sensor

Para que hoy en día las fotos sean de buena calidad es mucho más importante la calidad de la óptica y de la electrónica (sensor CCD, soft...) que la resolución en sí misma. Normalmente cuanto más cara sea una cámara más calidad tendrán las fotos que saques con ella, pero esto no siempre es así. Hay cámaras asequibles que sacan fotos de muy buena calidad y cámaras demasiado caras para la calidad que ofrecen.

Las marcas tradicionales de fotografía tienen una estrategia de productos de calidad, pero hay marcas "no tradicionales" que también la tienen. Por ejemplo, ¿sabías que Sanyo fabrica las cámaras digitales de varias marcas "tradicionales" prestigiosas y las cámaras que venden con su propia marca también tienen una gran calidad? ¿Sabías que Polaroid cede su marca a terceros a cambio de dinero?

No sólo eso, sino que marcas de prestigio en otros campos de la electrónica como Sony o Panasonic, han entrado fuerte en el mundillo de la fotografía digital gracias a que usan ópticas de Carl Zeiss o Leica, respectivamente. Marcas como Canon, Olympus, Minolta o Nikon tienen también un gran prestigio en este campo.

En caso de duda, lo mejor es comparar fotos de una y otra (algo muy fácil gracias a internet) y no dejarse convencer por el vendedor de turno. 

La mejor forma de ver la calidad que queremos en las fotografías es comparar fotos de muestra. En los links indicados al final de la página puedes encontrar fotos de muestra de casi todas las cámaras y decidir por ti mismo.

En cuanto al sensor, hay dos tipos: el CCD y el CMOS, con diferentes tecnologías de captación de imágenes. En general, (aunque no siempre) el CMOS se usa para las cámaras baratas (muchos teléfonos móviles con cámara usan esta tecnología) y es de bastante peor calidad que el CCD. Yo no cogería una cámara compacta que no tuviera sensor CCD.

2. Resolución

A menudo se confunde la resolución con la calidad de las fotos. Aclaremos un poco el tema:

Kodak DX6340

La resolución es el nº de píxeles (es decir, nº de puntos de colores) que tiene el sensor de la cámara. Los valores típicos suelen ser 2 megapixels, 3,2 megapixels, 4 megapixels, 5 megapixels... En principio, cuanto más resolución, mejor, ya que la información que se recoge es mayor, pero llegados a ciertos niveles conviene plantearse más cosas. Me explico, para que dimensiones el tema: Si tu monitor de ordenador  es de los normales de 17 pulgadas, seguramente trabajarás a 1024X768 pixeles y verás las fotos a esa misma resolución. Esto es el equivalente a 0,8 megapixels, mucho menos que los que ofrecen hoy en día las cámaras. Y si quieres pasar fotos a papel, una foto de 2 megapixels sale muy bien a tamaño  folio-dinA4. Te lo aseguro, yo las paso a menudo y salen estupendas.

Entonces, la  resolución no es igual a calidad... pero sí influye.  Si observamos la foto a su tamaño natural (sin ampliar), no distinguimos los pixels porque son muy pequeños y la calidad de la foto la valoramos por las imágenes que nuestro ojo percibe: nitidez, colores, luminosidad, fidelidad... Así que si somos usuarios "normales" de fotografía y partiendo de valores mínimos razonables (2 megapixels), nos debería importar más la calidad de la óptica y sensor de la cámara que el nº de pixeles que tenga su sensor.

Sin embargo, al aumentar un área de la fotografía (por ejemplo, al ampliarla mucho, al tomar un trozo de la misma para usarlo a mayor tamaño, etc.) los pixeles empezarán a aparecer. Evidentemente en este caso, cuanto más píxeles tengamos (más resolución), mejor, ya que tendremos más "puntos de color" para un área concreta. Es decir, que la resolución es especialmente importante en esos casos: Ampliaciones, tratamiento de trozos pequeños, reencuadres, etc.

Para poder visualizar esto que decimos, en el ejemplo de abajo podemos ver dos fotografías de 1 y 2 megapixels que se ven igual a tamaño "normal", pero que al ampliar un área se distinguen las diferencias:

A la izquierda 2 megapixels, a la derecha 1 megapixel (pulsa en la foto para ampliarla)

Hay que tener en cuenta que los megapixels de más encarecen mucho la cámara, así que deberás valorar: ¿Por qué prefieres pagar? ¿Por esos megapixels o por una buena óptica, un buen sensor, más opciones, un potente zoom...?

Por cierto, ojo con las resoluciones "interpoladas", no son resoluciones reales. Lo que hace la cámara es captar una foto a una resolución y luego "inventarse" pixeles (mediante programas especiales) para aumentarla. Hoy en día es frecuente encontrar cámaras anunciadas como de 5 Mpixels y ver luego que el sensor es de 3.2.

A la hora de imprimir las fotos en papel, mi experiencia es que con 2 megapixels las fotos a tamaño folio (o menor) quedan fenomenal. Si quieres más tamaño (por ejemplo, para cuadros grandes), puedes utilizar una regla de tres: Doble folio, doble resolución (4 megapixels). 

De cualquier forma, si tenemos una foto familiar de 2 megapixels y la queremos ampliar más, no hay demasiado problema: La convertimos a 4 megapixels mediante soft de retoque fotográfico de calidad  (por ejemplo, Photoshop o similares) y luego la pasamos a papel. este soft "inventa" los pixeles añadidos hasta los 4 megapixels y en general lo hace muy bien.  

3. Niveles de calidad

Se suele llamar así a los niveles de compresión. A mayor calidad, menor compresión, pero más ocupan las imágenes. Algunas cámaras permiten sacar fotos sin comprimir, aunque estas fotos ocupan mucho. La compresión mínima o normal (algunos las llaman "superfine" o "fine") suele dar unos resultados muy buenos y reducen muchísimo el tamaño de la foto.

Cuantos más niveles tenga, mejor, y si quieres usar fotos de "superalta" calidad, mejor que permita guardarlas sin compresión (en general formato tiff).

4. Pantalla LCD

Es la pantallita en la que visualizas las fotos. Es una de las principales ventajas de la fotografía digital: Poder ver las fotos tras sacarlas, para ver cómo ha salido: Ojos cerrados, caras de tonto, luz incorrecta,...

Nikon Coolpix 2100

Aunque las cámaras muy baratas suelen tener una pantalla de muy mala calidad y muy pequeñas, que sirven para encuadrar y poco más, hoy en día el resto de las cámaras tienen pantallas que se ven bastante bien. Con un TFT de 1.5 pulgadas suele ser suficiente, pero también hay que tener en cuenta la resolución de dicho TFT, siendo lo normal unos 115000 pixels. Eso sí, si hay mucho sol, es casi imposible ver algo en la pantalla. Además, estas pantallas tienen una fastidiosa tendencia a rayarse, así que es aconsejable protegerlas bien, ya sea con la funda de la cámara o con forro plástico transparente.

En la actualidad están saliendo cámaras cuya pantalla LCD es pivotante, como las de las cámaras de vídeo digital. Esto permite que puedas rotarla 180º para hacerte un autorretrato o que puedas girar la pantalla para que quede protegida cuando vas a guardar la cámara.

5. Zoom óptico

Permite acercar la imagen mediante el movimiento de las lentes del objetivo, es decir, sin pérdida de calidad apreciable (digamos que "acerca" la imagen como unos prismáticos). Este accesorio encarece la cámara, pero es una herramienta muy importante. Si te gusta sacar retratos, un zoom 2 o 3X (es decir, que acerca la imagen 2 o 3 veces) es casi necesario para no agobiar al modelo. Si quieres sacar fotos de naturaleza, necesitarás mínimo un zoom óptico 10X (las Olympus C-740 y C-750 ya cuentan con un zoom de esta potencia y cuestan a partir de 340 €).

Foto sin zoom
Foto con zoom óptico 3X

La equivalencia aproximada entre objetivos tradicionales y los zoom de las cámaras digitales es la siguiente:

35 mm - 1X
70 mm - 2X
105 mm - 3X
175 mm - 5X
350 mm - 10X

Hay que destacar que usar zoom un muy potente implica utilizar velocidades de obturación muy rápidas. Esto se debe a que, de la misma forma que al mirar por unos prismáticos el temblor normal de nuestro pulso parece un terremoto, al acercar una imagen mediante un zoom 8 o 10X las vibraciones de nuestra mano se multiplican una barbaridad. En el apartado sobre la velocidad de obturación se amplia esta idea.

Además, para cámaras con mucho zoom, conviene que tengan estabilizador de imagen, por lo explicado anteriormente.

6. Zoom digital

Realmente, no vale para mucho. Hace lo que tu mismo harías al aumentar la foto en un programa de retoque fotográfico. Vamos, que no "acerca" la imagen sino que sólo la "aumenta". Ni siquiera conviene usarlo, más que quizás para  visualizar fotos ya sacadas en la pequeña pantalla de la cámara.

Ojo, algunos vendedores "listos" indican el zoom de la cámara sumando el óptico y el digital. 

7. Apertura

Indica la luminosidad del objetivo de la cámara. Cuanto más bajo sea su valor, más luminoso será el objetivo, algo muy útil cuando quieres sacar fotos en interiores sin flash. Un valor típico suele ser "2.8". Si estás usando el zoom, entrará menos luz por el objetivo, por ello las cámaras con zoom óptico tienen dos valores de apertura: Con el zoom al mínimo y con el zoom al máximo. De todas formas, salvo contadas excepciones, no suele haber muchas diferencias entre cámaras compactas.

8. Enfoque: Autofocus y enfoque manual

Casi todas las cámaras son autofocus (enfocan automáticamente). Para hacerlo suelen tener sistemas de enfoque avanzados, por lo que las fotos "normales" te saldrán enfocadas. 

Sin embargo, algunas cámaras tienen también  enfoque manual, muy útil para enfocar en situaciones de luz o composición raras y que la cámara se vuelve loca, en macros difíciles, etc., pero la verdad es que los sistemas de autoenfoque actuales funcionan muy bien.

9. Lámpara de ayuda al autoenfoque

Es una lucecita que ayuda a la cámara a autoenfocar en condiciones de poca luz. Muy útil, aunque no muchas la tienen.

10. Macro

Es un modo que te permite enfocar y sacar imágenes muy cercanas. El objetivo normal permite sacar fotos a 40  o 50 centímetros, pero con el macro puedes sacar fotos mucho más cerca. 

Macro a 25 cms
Macro a 10 cms
Macro a5 cms

Foto sacada con la Canon A60 (a 5 cm). Es una araña de jardín normal

Si te gusta sacar fotos a flores o similares, necesitarás un macro de 10 centímetros o menos y si quieres sacar imágenes de insectos, piensa en un macro 5 cm o menos.

11. Sensibilidad

Es un valor equivalente a la sensibilidad de las películas antiguas (ISO). El valor "normal" es 100. Cuanto más alto sea el valor, más amplificará la luminosidad de la imagen la electrónica de la cámara, así podrás sacar fotos con menos luz. Pero ten cuidado,  esta amplificación también aumenta el "ruido" de la foto, de la misma forma que en la película con ISO 400 aumenta el tamaño de grano. Cuanto más posiciones tenga, mejor, ya que tendrás más opciones.

12. Velocidad mínima del obturador

Es el tiempo máximo que podemos mantener abierto el obturador, es decir, el tiempo máximo que puede estar "tomando" luz de una imagen. Los tiempos altos se utilizan en fotos nocturnas, fotos astronómicas, etc. Para que te hagas una idea, para sacar un edificio de noche e iluminado necesitarás tiempos de exposición de 1/4 o 1/2 segundos o quizás hasta de 1 segundo. Con tiempos mayores puedes sacar las típicas fotos de fuegos artificiales en las que se ve el "recorrido" del fuego, las "rayas" que dejan los focos de los automóviles por la noche, e incluso fotos de estrellas, si tenemos tiempos muy largos.

Si vamos a sacar este tipo de fotos, nos interesaremos por tiempos altos, por encima de 1 segundo. Cuanto más alto sea, mejor, así podremos sacar fotos con exposiciones de varios segundos (siempre con trípode, claro). Aunque los valores típicos suelen ser 1/4 (un cuarto de segundo) o 1 segundo, que nos valen para fotos normales, en algunas cámaras tenemos valores superiores a 10-15 segundos.

13. Velocidad máxima del obturador

A la hora de sacar fotos rápidas (en movimiento), cuanto menos tiempo abramos el obturador, mejor, así nos aseguraremos que la foto no sale movida. Ojo, como se expresa en forma de quebrado, más pequeño significa un valor mayor en el número debajo del 1. Es decir, 1/2000 es menor (y más rápido) que 1/1000.

Son valores típicos 1/1000 (una milésima de segundo) y 1/2000 (media milésima de segundo) y los necesitarás sobre todo si usas el zoom, ya que en ese caso el movimiento de la cámara aumenta muchísimo. Una regla es usar como mínimo una velocidad con un valor en la parte de abajo del quebrado mayor que el objetivo equivalente, es decir:

zoom 5X = 175 mm: Usar velocidad 1/175 o más rápida
zoom  10X = 350 mm: Usar velocidad 1/350 o más rápida

Con valores menores a 1/1000 (por ejemplo, 1/2000, 1/2500, 1/5000), puedes sacar fotos con mucho zoom, con movimiento muy rápido, etc.

14. Compensación de exposición

Te permite forzar la cámara a sacar la foto con más o menos luz de lo que ella detecta automáticamente mediante su fotómetro. Se usa porque el fotómetro es un poco "tonto" y no entiende de composición, ya que hace "una media" de luz de la toma y calcula la apertura para que salga "medianamente" bien. Pero si hay contrastes de luz muy fuertes, la foto puede salirnos quemada u oscura.

Si la cámara tiene esta opción, mejor.

Foto original

Foto forzada al mínimo

Foto forzada al máximo


15. Balance de blancos (WB)

A veces la luz tiene "color", lo cual distorsiona los colores "reales" de las cosas que debería captar el sensor. Un claro ejemplo son las fotos que salen rojizas en una habitación con una lámpara  incandescente (bombilla). Con el balance de blancos, podemos corregir estos errores.

Con balance de blancos automático
Con balance de blancos para luz incandescente


Conviene que tenga opción de seleccionar manualmente el tipo de WB (al menos para luz solar, incandescente y fluorescente), porque las cámaras no son muy hábiles detectando automáticamente estas luces. Algunas hasta te permiten definir un WB "personalizado" en función de la luz del entorno, aunque no necesitarás esta opción si eres un usuario aficionado.

16. Efectos

Las cámaras suelen tener la posibilidad de incorporar algún efecto a la foto: Reavivar color, blanco y negro, sepia, etc. La verdad, yo prefiero sacar las fotos normales y después aplicar estos efectos desde cualquier programa de retoque fotográfico.

17. Modo manual

Con este modo, te permite manejar manualmente las opciones típicas de una cámara: Apertura, velocidad, etc. Si eres aficionado "de los de antes" a las cámaras réflex, este modo es el tuyo. Hoy día (2004), la cámara más barata que tiene este modo es la Canon A60, sobre los 200 euros.

Algunas cámaras, además del modo manual completo, tienen otros modos donde se da prioridad a la apertura o al obturador, lo que significa que el usuario controla manualmente ese parámetro mientras que el otro se calcula automáticamente.

18. Otros modos de foto (semiautomáticos)

Son modos prefijados, con ajustes ya determinados, para sacar algunos tipos de fotos un poco complicadas: Retratos, contraluces, retrato nocturno, fotos para ensamblar (como el modo Panorama de las Olympus), fotos en movimiento, fotos en el mar, en la nieve, etc. Son bastante útiles, así que cuanto más modos tengan, mejor.

19. Fotos en ráfaga

Si la cámara tiene esta opción, puedes dejar el botón pulsado y la cámara sacará unas cuantas fotos seguidas de forma rápida (unas 2 fotos por segundo). No lo tienen las cámaras más económicas pero puede ser muy útil para, por ejemplo, pillar a un niño pequeño en un gesto simpático.

20. Temporizador

La mayoría de las cámaras de hoy en día disponen de este modo, para disparar la foto tras un cierto lapso de tiempo durante el cual te apresuras a ir corriendo hacia la posición adecuada para posar con toda la pandilla.

21. Bracketing

Esta interesante opción la suelen tener las cámaras de gama más alta. Te permite sacar varias fotos seguidas con pequeñas variaciones de ajustes, para que luego puedas elegir la que mejor ha quedado.

El modo de funcionamiento es el siguiente: fijamos el número de fotos que queremos sacar y el rango del parámetro que queremos que varíe (por ejemplo, la apertura). Si mantenemos pulsado el disparador, se tomará el número de fotografías previamente especificado variando el parámetro a lo largo de toda la secuencia.

22. Flash

Si tiene opciones para regularlo (su intensidad y/o duración), pues mejor, ya que te permitirá usarlo para fotos cercanas, rellenos, contraluces, etc. El modo para evitar los ojos rojos suele estar disponible en la inmensa mayoría de las cámaras actuales.

Algunas cámaras disponen de un conector para poder usar un flash externo de mayor potencia, por lo que quizá te interese buscar estos modelos.

23. Clips-video

Aunque su calidad no es comparable a la de las cámaras de vídeo, te permiten sacar clips de algunos minutos e incluso algunas cámaras sin límite de tiempo gracias a formatos de compresión como MPEG-4 o ASF. Pero es a baja resolución, justo para ver los clips en una TV normal. No está mal como extra, pero no es una característica en la que basarse para elegir cámara de fotos, ya que para eso están las de vídeo.

Ojo, porque algunas no graban sonido.

24. Visor

La mayoría de las cámaras digitales suelen usar un visor óptico, como las cámaras compactas tradicionales. Es un agujero con una lente regulable (por si eres míope o hipermétrope) para ver lo que sacas, aunque nunca da la precisión que da la pantalla. Debido a esto, las cámaras más modernas (y caras), disponen de un visor electrónico: una pequeña pantalla dentro del visor que es una réplica exacta de la pantalla TFT, aunque de menor resolución. Así la precisión está garantizada y podemos ver el menú aun a pleno sol. Algunas cámaras carecen de visor; en este caso, ¿qué haremos si no funciona la pantalla?

25. Memoria

Todas las cámaras usan algún tipo de memoria en la que guardan las fotos. Cuanto más capacidad tenga sea, mejor, aunque seguramente tendrás que comprar aparte un módulo, ya que de fábrica vienen con cantidades ridículas y son de velocidades muy lentas. Ojo a los precios, la memoria CF (Compact Flash) es la más barata y todas tienen una calidad similar. La diferencia más importante es el tamaño, cuanto más pequeñas son las cámaras, les ponen formatos de memoria más pequeños (y más caros).

Tarjeta SD

Tarjeta SmartMedia

Tarjeta xD

La más extendida en la actualidad es la MMC/SD (usada también en teléfonos móviles), luego CompactFlash y SmartMedia. Memory Stick es propietario de Sony (y es el que usan las cámaras de este fabricante) y xD Picture Card el más moderno. El MicroDrive de IBM ya no se usa. Las diferencias son el tamaño físico, el máximo tamaño de memoria disponible y la velocidad de acceso (aunque hay diferencias de milisegundos). Algunas cámaras (Kodak o Benq) suelen llevar memoria interna además de tarjetas. Con 16 MB te caben unas 76 fotos a 1024x768 en JPG con poca compresión, pero para que te hagas una idea de lo que cabe en una tarjeta de memoria, aquí van unos valores aproximados para fotos sacadas en calidad "buena" (sin demasiada compresión):

Tarjeta memoria 128 megas, CCD 2 megapixels: 200 fotos
Tarjeta memoria 256 megas, CCD 2 megapixels: 400 fotos
Tarjeta memoria 128 megas, CCD 4 megapixels: 100 fotos
Tarjeta memoria 256 megas, CCD 4 megapixels: 200 fotos

Tarjeta CompactFlash

Tarjeta MemoryStick

Tarjeta MMC

26. Baterías

Si son pilas recargables normales, tienes la ventaja que son baratas, las puedes comprar en cualquier lado y son sustituibles por unas alcalinas normales en caso de emergencia. Tienen bastante peso y necesitarás comprarte un cargador.

Y si la cámara usa batería propia, seguramente será más pequeña y ligera, aunque normalmente este tipo de baterías tienen menos autonomía que cuatro pilas recargables y sólo las vende el fabricante de la cámara.

Cargador con 4 pilas y conexión al encendedor del coche

Las pilas recargables, cuanto más mAh (miliamperios hora) tengan, más duración tendrán (ahora superan los 2000 mAh). Y aspectos interesantes a valorar en el cargador pueden ser: predescarga (descargan las pilas antes de volver a cargarlas para evitar el "efecto memoria"), carga rápida y apagado automático (se apaga cuando las pilas ya están cargadas).

27. Velocidad de disparo

No confundir con la velocidad del obturador. En este apartado nos referimos al tiempo que tarda la cámara en sacar la foto desde que apretamos el botón de disparo; es decir, el tiempo que tarda el software y hardware de la cámara para calcular todos los parámetros necesarios para hacer la foto, tiempo que depende de muchos aspectos. Por ejemplo, tenemos el tiempo que se tarda desde que se enciende la cámara hasta que se saca la foto y que no sólo depende de las condiciones en que nos encontremos, sino también de si se tiene que extender la lente. Otros tiempos a considerar, pueden ser el que se tarda en volver a disparar tras guardar una foto de gran tamaño, el tiempo en visualizar dicha foto recién hecha, el que se tarda en disparar con enfoque manual y automático, etc.

La pega es que no muchos fabricantes publican estos datos, pero en las páginas de reviews de cámaras digitales sí. Así que si necesitáis una cámara que pueda disparar en poco tiempo, deberíais echarle un vistazo a dichos artículos.

28. Visualización

Es decir, qué posibilidades tiene la visualización de las fotos y los vídeos guardados en la cámara. Lo cierto es que este punto es secundario frente a los demás, pero si varias cámaras cuentan con las mismas características, este puede ser un punto de diferenciación.

Aparte del tiempo que tarde en cargar cada foto, puede interesarnos que nos muestre un mosaico de 9 fotos, o incluso que el número de fotos del mosaico sea configurable para seleccionar rápidamente qué foto queremos ver. Podemos querer que se pueda hacer zoom sobre las fotos para ver si un amigo tenía los ojos cerrados o que se pueda programar el pase secuencial de las fotos con un tiempo determinado entre foto y foto. Que se puedan rotar las fotos verticales también puede ser interesante.

29. Cables y accesorios

Estos son algunos accesorios opcionales a valorar también en la compra:

  • Salida AV: Para conectar directamente la cámara a un TV, útil para revisar fotos en el hotel. Sólo recordad que la salida debe ser compatible con la televisión (NTSC/PAL).
  • Adaptador de lentes: Para acoplar a la cámara lentes-tele, lentes macro, filtros...
  • Funda: Mi consejo es que cuanto más acolchada y ajustada a la cámara (pequeña), mejor.
  • Mando a distancia: algunas cámaras disponen de mando por infrarrojos para poder activar el disparador a distancia (más cómodo que el temporizador), pero también para poder conectar la cámara a una televisión y pasar las fotos secuencialmente desde el sofá.
  • Trípode: la inmensa mayoría de las cámaras digitales disponen de una rosca en su parte inferior para el uso de un trípode. Es ideal para las fotos con temporizador y las que necesitan buen pulso (fotos con mucho zoom, gran tiempo de exposición, etc).
  • Lector tarjetas: se conecta al puerto USB (mejor si el lector es USB2.0) de nuestro PC y permite leer varios formatos de tarjetas de memoria. Viene muy bien para copiar fotos de una tarjeta a otra o para volcar las fotos en nuestro PC como si estuviéramos leyendo desde otro disco duro, sin necesidad de gastar pilas de la cámara o usar el software propietario de la misma. Y cuando tienes dos cámaras digitales que usan diferentes tipos de memoria (o un teléfono móvil, un reproductor de MP3, una PDA, etc), es cuando realmente aprecias estos periféricos, sobre todo teniendo en cuenta que no suelen costar más de 30 € (lectores 8 en 1 compatibles todos los formatos mencionados aquí).

Multilector 8 en 1

Enlaces

www.quesabesde.com  Página en español, muy completa, con análisis, foros, noticias, artículos,etc.
www.dpreview.com  Impresionante página en inglés con impresionantes análisis de cámaras fotográficas. En serio, lo hacen a conciencia.
www.imaging-resource.com   De todo en fotografía, en inglés, incluidos muy buenos análisis y una galería comparativa de fotos hechas con cada cámara.
www.megapixel.net   También en inglés,con muy completos análisis
www.steves-digicams.com   Página rápida y sencilla, con montones de buenos análisis de cámaras, aunque algo menos profundos
www.esrecfotografia.org  Para aficionados a la fotografía y saber cada vez más
www.dpchallenge.com   Batallas fotográficas: cada semana un tema y a mandar fotos para votar a la mejor. Divertidísimo.
www.freefoto.com   Fotos gratis, a montones

Este artículo ha sido cedido por Centinel (www.centinel.tk) para su publicación en Meristation.com por lo que le estamos muy agradecidos. Por otro lado, se han añadido algunos párrafos por parte de Alberto de Vega, así que si os gusta la guía de la web de Centinel y esta no, ya sabéis a quién echar la culpa :-).