Sword of Mana
Carátula de Sword of Mana
  • 9

    Meristation

La vuelta del Man

Will van Dijk

Square-Enix vuelve a Nintendo. Tras el éxito de Final Fantasy Tactics Advance llega Sword Of Mana, la versión más reciente de los ?Mana?, una de las sagas más míticas de la compañía nipona, esta vez, con una calidad impecable.

Square-Enix vuelve a Nintendo. Tras el éxito de Final Fantasy Tactics Advance llega Sword Of Mana, la versión más reciente de los 'Mana', una de las sagas más míticas de la compañía nipona, esta vez, con una calidad impecable.

Sword of Mana (GameBoy)

Hablar de nuevo de la historia de Square (ahora Square-Enix) se nos antoja innecesario. Principalmente porque hace escasas semanas nos llegó la aventura más reciente de la saga Final Fantasy para Ps2, Final Fantasy X-2, y hace escasos días, a penas una semana, una nueva aventura que supuso el regreso de Square a Nintendo 'a lo grande', por así decirlo, con Final Fantasy Crystal Chronicles.

Quien esté descolgado de toda esta historia tampoco tiene que pasarlo mal, está claro que no hace ninguna falta comentar qué es cada compañía, su pasado, presente o futuro. Sin embargo si es necesario para los despistados que no leyeron el primer avance de este mismo juego echar un vistazo hacia el pasado de esta serie.

Volviendo a los comienzos

Sword of Mana (GameBoy)

Hace ya bastante años Squaresoft, que recibía ese nombre por aquél entonces, sacaba a la luz un RPG con un argumento algo diferente al de los demás, similar, según dicen algunos, al de los primeros Zelda's. La primera aventura dentro de esta saga, que es la que hoy nos ocupa, no fue recibida con muy buenas críticas, ni tampoco con demasiado éxito. Sobre todo por que su nombre en nuestras tierras no fue 'mana', sino, por cuestiones de marketing, Final Fantasy Adventure.

Sin embargo, y con el paso del tiempo, apareció la primera gran prueba de que Squaresoft sabía hacer algo más que FF, principalmente porque a decir verdad la gris de Nintendo; SuperNES o Super Nintendo como es conocida por aquí fue su gran catapulta gracias a juegos como Chrono Trigger y sobre todo el primer y único Secret Of Mana que llegó, en inglés, a nuestras tierras.

Sword of Mana (GameBoy)

El resultado fue un éxito inmediato que nadie fue capaz de contradecir. Las razones venían sobradas, no sólo por la calidad de sonido o gráfica, sino por una historia enormemente elaborada. Seiken Densetsu 2 era el nombre que recibía en Japón.

El éxito de esta segunda parte conllevó a Square a lanzar una tercera, que a ojos de muchos (incluido el escritor de este artículo) resultó el mejor Mana que se haya creado jamás. Tanto los gráficos, impecables, como la historia, la mejor de la saga y el gran carisma de sus protagonistas hacían de esta nueva versión de la saga uno de los juegos más vendidos en Japón. Pero como la SNES estaba en su época final, por razones más bien desconocidas, el juego no llegó a salir jamás del país del sol naciente.

Sword of Mana (GameBoy)

Tras esta última aventura tuvieron que pasar casi 4 años para ver un nuevo juego que llevase por título 'Legend Of Mana', quizás el más extraño de los 3 que habían salida hasta ese momento, que lógicamente salía para PSOne en mitad de su auge. El resultado es complicado de explicar por miles de razones, entre ellas el extraño sistema que este entrañaba.

Un nuevo título inesperado, un remake sorpresa

Sword of Mana (GameBoy)

Estaba mas que cantado que Square iba a anunciar un nuevo juego de Mana, pero nadie se imaginaba que iba a ser un remake. Las opiniones se multiplicaron rápidamente tras el anuncio de este hace caso 2 años. Nadie quería una nueva versión de un juego que ya conocían, sobre todo e unas fechas en las que la consola estaba pidiendo a gritos algo de originalidad.

Claro que todo el asunto que rodea este tema fue esclarecido semanas después. No se trababa de un remake del clásico Secret Of Mana de SNES, sino del primer Seiken Densetsu que apareció hacía ya bastantes años. Las voces se acallaron rápidamente,  es que por una vez se hacía un remake de un juego que de verdad valía la pena, uno que nadie había jugado anteriormente. No a todos les agrada la política de Nintendo de relanzar juegos que ya salieron en su momento para SNES, conocidos o no.

Sword of Mana (GameBoy)

Las dudas se empezaron a disipar aún más con su salida al mercado japonés y su tardía incorporación al americano. Gracias a Nintendo hoy disponemos ya de este juego en nuestras tiendas, y os aseguramos de que cualquier duda que tengáis será disipada a continuación.

 g r á f i c o s

¿Os imagináis el agua fluyendo por vuestra pantalla? ¿Las gotas de agua salpicándola? ¿Y si un juego de GBA consiguiera este efecto? Square ha conseguido en parte lograr un efecto tan realista como el del agua cristalina fluyendo por una cascada (siempre hablando de GBA, no os equivoquéis con otras consolas de mayor potencial técnico), de unos matorrales moviéndose al compás del viento y ser capaz de, incluso, mantener cerca de 5 o 6 personajes hablando en pantalla. Todo al mismo tiempo y sin apenas ralentizaciones.

N

Sword of Mana (GameBoy)

ada más empezar nos llegaremos hasta a saturar de ver una cantidad tan ingente de paisajes. Si al comenzar la aventura vemos el árbol de mana, segundos después veremos un cuadrado con nuestros personajes dentro, todo realizado con un toque y una mano que nos dejará de seguro con la boca abierta, pasarán más segundos y ya estaremos ante una inmensa pradera con un río a su alrededor en el que oiremos el agua fluir de tal manera que nos dará la sensación de estar en ese mismo lugar cuando estemos jugando.

Sword of Mana (GameBoy)

Ocurre que no sólo sucede con este tipo de paisajes tan preciosos, tanto en juegos como en la vida real, sino que también pasa en cuevas y en todo tipo de lugares a los que visitemos (que creedme, serán muchos). Los pueblos son otro gran ejemplo de lo que se puede llegar a conseguir con una portátil. Llenos de detalle, no especialmente grandes, pero con paisanos, normalmente diferentes entre sí, que están recreados con una calidad impresionante que ya comentaremos a continuación.

Sword of Mana (GameBoy)

La calidad del sombreado es cuando menos magnífico. Pasaremos por determinados lugares que contienen pequeños relieves en los que nuestra sombra variará con total naturalidad como si estuviésemos jugando en un PC con un equipo de nueva generación. Los parajes de las cuevas no llegan a ser nunca excesivamente repetitivos (si algo monótonos por un uso algo regular del color que más de una vez nos dejará algo descolocados), aunque en alguna que otra ocasión tendremos que controlar bien el sentido de nuestros pasos, es decir, por donde hemos o no hemos pasado anteriormente.

Arte gráfico

Sword of Mana (GameBoy)

A la hora de luchar también nos veremos arrollados por una inmensidad de efectos y golpes dignos de película. Los efectos mágicos son de una gran variedad, desde fuego pasando por agua nos olvidar la tierra (todos realizados por espíritus de mana), que dejan una estela a su paso hasta impactar con nuestro enemigo.

Pero la maestría no acaba aquí. Nuestros personajes están llenos de expresiones, que si bien no son tan frecuentes como en otros juegos de Square (por ejemplo Final Fantasy 6, que incorporaba todo un abanico de expresiones y gestos bastante graciosos y curiosos), sí que aportan pinceladas de calidad al juego.

Sword of Mana (GameBoy)

Dentro del panorama de personajes nos encontramos con una variedad de diseños tanto a nivel físico como de vestuario bastante amplia y bonito. Nuestros dos protagonistas constan, como suele ser habitual, de un modelado algo superior al del resto de los personajes. Podremos apreciar todo de peinados, estilos de vestir, colores muy llamativos conjuntos a un uso muy colorista de la paleta de colores (valga la redundancia), no sólo en los personajes sino también en los propios paisajes que ya os comentábamos antes.

Todo aquél que haya jugado a un RPG 'clásico' de Square-Enix se habrá podido dar cuenta de que este detalle no sucede sólo con SoM, sino con los juegos de nueva oleada que están llegando tanto a GBA como a PS2, pasando por GameCube, que si bien no recibe tantos juegos de este estilo, puede presumir de poseer en su catalogo el ya mencionado FFCC, que es un autentico alarde de diseños a nivel gráficos.

Sword of Mana (GameBoy)

Y es quizás justamente por esa razón por la que quizás no sorprende demasiado esta parte del apartado. Es decir, simplemente se ha convertido en algo habitual en los RPG; personajes muy bien diseñados, con túnicas realmente llamativas, máscaras y demás parafernalia que, de carecer, devalúa el propio juego. Los enemigos son otro tanto de lo mismo dentro de la aventura; grandes diseños, que como siempre ocurre al final acabarán pecando por ser repetitivos. Aún así nos encontramos ante una variedad bastante amplia que supera a la mayoría de oponentes de este género.

¿Ralentizaciones...?

Sword of Mana (GameBoy)

Tanta calidad tiene un límite, y probablemente en SoM han dado con él. Es cierto que en la mayoría de las ocasiones el juego será capaz de ofrecernos muchos personajes y enemigos en una misma pantalla (no es que el juego conste de demasiados protagonistas, y habitualmente sólo lucharemos con dos personajes), también de paisajes realmente bellos y de un modelado, en definitiva, casi perfecto.

Quizás sea exactamente esa la razón por la cual cuando empezamos a luchar con artilugios mágicos el juego sufre algunas leves ralentizaciones, que muchas veces se multiplican cuando hay una cantidad elevado de monstruos en pantalla. Estas ralentizaciones son esporádicas, pero realmente molestas si luchamos contra en enemigo de mayor calibre o contra varios enemigos, sobre todo si tenemos en cuenta de que al final de juego, sobre todo en espacios cerrados que es donde más se suele dar este problema, sufriremos bastante para poder progresar. 

Sword of Mana (GameBoy)

Es el precio que tenemos que pagar por la calidad, pero que como hemos remarcado no sucede con demasiada frecuencia por fortuna para el jugón de turno.

 s o n i d o

Kenji Ito, el creador de la BSO de otros títulos de Square, como por ejemplo la saga 'SaGa' (valga la redundancia de nuevo), es de nuevo el creador de la música, efectos y todo lo relacionado con el apartado sonoro de este Sword Of Mana.

Sword of Mana (GameBoy)

Los efectos sonoros son bastante notables, no encontraremos voces, salvo algunos pequeños gritos en partes muy concisas de la aventura, pero por lo general estarán bastante acordes con el resto del juego. En la mayor parte del juego sólo oiremos continuamente el sonido de los saltos o de la espada impactando contra otros enemigos, con una calidad como hemos dicho notable.

El problema llega en la música. La melodía principal es harto repetitiva y bastante mal repartida. Sí es cierto que en algunas partes de la aventura, según en qué mazmorra, o cuando combatamos contra enemigos de mayor calibre podremos oír algunas melodías nuevas y distintas a la de la principal. Pero eso es todo.

Sword of Mana (GameBoy)

Hay, lógicamente, excepciones en las partes más cruciales del juego, pero sólo es en esos momentos cuando vayamos a subir el volumen de nuestra consola y poner especial atención en este apartado. En el resto de la aventura no vale si quiera la pena, y acabaremos bajando el nivel del sonido por pecar de repetitivo y simple.

Sword of Mana (GameBoy)

Kenji Ito, el responsable de este apartado en otros títulos conocidos de Square (como por ejemplo los 'SaGa', que sí constan de un sonido realmente espectacular), se ha puesto de nuevo a los mandos en Sword Of Mana con un resultado algo pobre. Es una pena que finalmente hayan optado por respetar la melodía original del Final Fantasy Adventure, que tan sólo apreciaran los aficionados más antiguos.

 j u g a b i l i d a d

Como ya viene siendo habitual en esta saga, nos encontramos ante un action-rpg, es decir un RPG en tiempo real en el que no tendremos que esperar por ningún tipo de turno. Hay que tener en cuenta, sobre todo para los que hayan jugado a Legend Of Mana, que este título guarda más similitudes con los juegos aparecidos en SNES que esta 'excepción' de la consola de Sony, por así llamarla, puesto que poco tiene que ver con cualquier otro título de esta serie.

Sword of Mana (GameBoy)

El sistema de juego es realmente simple. En primer lugar tendremos que elegir un protagonista, masculino o femenino (que, como veréis en el apartado de 'historia', tiene bastante importancia dentro del juego). Después de elegir sólo tendremos que empezar a jugar, lo cual no supone demasiada complicación. La estructura del juego es bastante simple, casi típica, se podría decir, pues consiste en ir de pueblo en pueblo, pasando casi siempre por mazmorras, donde nos pasaremos la mayor parte de la aventura, matando todo tipo de enemigos.

Sword of Mana (GameBoy)

La novedad se encuentra principalmente en la variedad de armas de las que disponemos. Desde la espada típica con la comenzaremos hasta arcos, mazas, varas mágicas (si elegimos la magia, claro está). Cada una tiene su función principal en la aventura, las tendremos que utilizar en determinadas mazmorras para eliminar a según qué enemigos, aunque por lo general lo único que utilizaremos será la espada (puesto que, por lo general, es la más apta para eliminar a la mayoría de los enemigos). Las armas, así como nuestro protagonista, irán subiendo de nivel a medida que vayamos eliminando enemigos.

Sword of Mana (GameBoy)

La manera de subir niveles nos proporciona un dominio casi total sobre las habilidades de nuestro héroe, puesto que podremos ajustarlas a nuestro antojo o según varios tipos (guerrero, monje, mago…) o simplemente hacerlo de manera automática, es decir, subir ciertos puntos clave (energía, fuerza, inteligencia) sin un canon establecido, simplemente de manera aleatoria.

Sword of Mana (GameBoy)

De está manera conseguimos dominar casi al 100%, y como acabamos de citar, las habilidades de nuestro personaje. Luego, por desgracia, es prácticamente indispensable ir subiendo ciertos puntos debido a la dificultad de la aventura, de la que os hablamos en el apartado siguiente. Así que al final acabaremos subiendo siempre el mismo nivel para poder ir progresando por las distintas fases. Con las armas sucede otro tanto de lo mismo.

Las diferencias entre los dos protagonistas son mínimas. La heroína dispone de magia al principio de la aventura y nuestro héroe de una espada. Al paso del tiempo cualquier diferencia se podrá ajustar con el sistema de niveles. Así que a decir verdad cualquier diferencia notable se encuentra en la historia.

Sword of Mana (GameBoy)

El único 'pero' de este apartado radica en la inteligencia artificial de nuestro compañero cuando jugamos solos. Es realmente molesto que no sepan saltar un borde, o que se limiten a atacar a los enemigos aunque les estén matando. Para ello tenemos un pequeño panel con el que controlarlos, o al menos situarlos y ordenarles una serie de comandos para las luchas, muy simples eso sí, tales como optar más por magia, ataques físicos… En todo caso muy sencillos que no impiden que nuestro amigo de turno tenga más de una complicación para poder seguirnos durante la aventura.

Al final, en la mayoría de las ocasiones, acabaremos luchando prácticamente solos.

Un mundo lleno de curiosidades

Sword of Mana (GameBoy)

Además de la jugabilidad y de los mundos normales el juego se encuentra lleno de pequeños detalles bastante curiosos, relacionados en parte con este apartado, que dan menor seriedad el juego y más desenfado, principalmente para descansar después de las mazmorras más duras a las que nos hemos de someter.

Nuestros héroes tienen una casa donde podremos hacer todo tipo de cosas. Desde crear herramientas (con viejos conocidos, como el gnomo Watts, entre otros muchos), que al avanzar la aventura es fundamental para poder eliminar a todo tipo de enemigos con el mismo arma, a una especie de árbol frutal que nos proporcionará, tras plantar semillas, eso sí, frutas con las que mejorar nuestro arma. Como veis, todo está relacionado entre sí de una manera exquisita.

Sword of Mana (GameBoy)

El punto más gracioso lo encarna un pequeño Cactus muy simpático que nunca nos hablará (pero que nos reserva una pequeña sorpresa al final de la aventura), y que a medida que avanzamos va escribiendo pequeños comentarios de los personajes más carismáticos. Curiosamente nunca lo hará delante de nosotros, tan sólo al salir de nuestra pequeña casa le veremos escapar de su maceta, escribir algo en una mini pizarra, y luego volver a su sitio. Todo un detalle.

¿Quieres ser mi Amigo?

Sword of Mana (GameBoy)

Otro detalle curioso es el que nos proporciona Niccollo, otro personaje conocido de la saga, que nos proporcionará la posibilidad de, aparte de darnos un pequeño mapa (algo inútil porque a decir verdad no nos servirá nunca para nada más que para adornar, pero que al menos está ahí) poder compartir la aventura con un amigo, algo que se está poniendo de moda en Square-Enix como ya pudisteis ver en el archi-mencionado FFCC. El sistema es bastante simple, tan sólo hemos de conectar las dos GBA entre sí y empezar a compartir la aventura (siempre y cuando juguemos con compañero dentro de la historia, que nunca suele suceder, puesto que S-E ha puesto especial atención en ello a juzgar por la historia)

Esta posibilidad viene directamente adaptada de Legend Of Mana, puesto que en él podíamos jugar también entre dos jugadores (algo que hacia realmente sencillo el juego). Se aprecia la posibilidad de poder jugar entre dos el juego, sobre todo para aquellos que tengan más dificultad para avanzar en la aventura.

H i s t o r i a

Sword of Mana (GameBoy)

Hace miles de año una divinidad creó el mundo. Se crearon todas las maravillas existentes posibles. La misma persona que lo creó decidió convertirse en árbol, crecer, y ver a su misma vez como crecía el mundo que ella misma había creado. Al paso de los siglos el árbol fue denominado 'árbol de mana', pues de él emanaba tan sólo pureza. Pero el tiempo pasa inexorablemente, y el mundo ha cambiado.

Nuestra aventura comienza desde que elijamos a uno de los dos protagonistas disponibles de los que ya os hemos hablado. Dependiendo de a que personaje elijamos comenzaremos de un modo u otro, aunque irremediablemente nuestros protagonistas se acabarán cruzando nada más comenzar el juego.

Sword of Mana (GameBoy)

Dark Lord, un nuevo gobernante se ha impuesto en el mundo, matando a todos aquellos que crean en la religión de Mana. Lógicamente, tanto nuestro héroe como nuestra heroína tienen relación con esta religión, considerados herejes, y ambos con razones para luchar por la 'salvación del mundo'.

Este apartado está lleno de giros arguméntales y de interesantes. Pero pro desgracia la historia esta carente de un peso argumental digno de un título de peso de Square-Enix. Algo que siempre han arrastrado (al menos a juicio del autor de este reportaje) los 'Mana'. No están faltos de nada, es decir, no necesitan de una gran historia para ser divertidos e interesantes. Pero, sin embargo, muchas veces pasaremos las conversaciones por ser típicas o simplemente carentes de sentido dentro del hilo argumental.

Duración y Dificultad

Sword of Mana (GameBoy)

El juego oscila entre las 20 y las 30 horas, algo que no está nada mal puesto que además nos encontramos ante un título de dificultad media, apto para todos los públicos.

La base de la duración la encontramos en la posibilidad de jugar la aventura desde dos puntos de vista distintos. Es cierto que no varían, como ya se dijo, demasiado entre sí. También es cierto que la historia era de un solo jugador originalmente, así que nuestra 'protagonista' (porque se trata de una chica, algo similar a lo que ya vimos en Legend Of Mana para PSOne) no tiene un aire de protagonismo tan fuerte como el chico original. Es decir, que la historia está enfocada para que sea jugada con el joven, y la parte de la chica es, en resumidas cuentas, una ampliación que despeja algunas incógnitas del juego original.

Sword of Mana (GameBoy)

Lo cual no quiere decir en absoluto que no pueda ser disfrutado se juegue con quién se juegue, aunque recordad; la ideal es jugar primero con el chico, sobre todo para aquellos que no tienen demasiado experiencia en el género, y luego con la chica. No barajamos nombres porque, simplemente, no tienen.

 c o n c l u s i ó n

Con SoM hay que partir de muchas premisas. Pensar, sobre todo, que estamos ante un remake y no ante un juego original. Si bien es verdad que el éxito de este primer juego original e innovador de la saga en su momento fue más bien disimulado. Además de que pocas personas fuera de este mundo lo conocían, como muchos otros RPG que por desgracia pasan sin pena ni gloria por la GBA por no salir de Japón o de USA.

Sword of Mana (GameBoy)

Sin embargo hoy estamos ante un día un tanto especial. Dentro del catálogo de la portátil de Nintendo existen pocos juegos de esta calidad. Golden Sun, cualquiera de sus dos versiones, y en contra de lo que dicen muchos, no se le asoma ni de lejos a este título de Square. Las razones saltan a la vista, no sólo por el apartado gráfico, que roza el cenit de la consola, sino por la historia, la belleza escénica de la que ya bastante hemos hablado en el apartado gráfico y por el simple hecho de su estructura.

Es decir, la posibilidad de controlar a dos protagonistas pero que, seguramente contrariamente a lo que muchos pensaban, no actúan meramente juntos, sino que comparten y viven momentos tanto por separado (con otros personajes secundarios) o juntos, que es lógicamente cuando mayor fuerza cobra el juego.

Sword of Mana (GameBoy)

Por otro lado no podemos ignorar que la fuerza argumentativa que acabamos de nombrar es un tanto baja. Pocas veces nos sentiremos identificados con los personajes, porque a fin de cuentas, nos encontramos ante una historia muy típica de odio, amor, desconcierto… que ya va siendo realmente explotada por S-E, pero que como el sistema de este juego nunca pasará de moda. Realmente en eso se basan los juegos clásicos.

Sword of Mana (GameBoy)

Y así se puede cerrar este reportaje. Diciendo simplemente eso, que estamos ante un juego clásico, no muy antiguo ni muy moderno, action-RPG y como tal con sus más y sus menos. Con un apartado sonoro bastante bueno aunque demasiado repetitivo y poco alegre, que cansará sin duda alguna a los oídos más acostumbrados a este tipo de juegos.

Pero sin duda uno de esos títulos que todo el mundo ha de tener, al menos los aficionados a las aventuras y a los grandes juegos que siempre se mencionan al recordar una consola. Sword Of Mana es eso, uno de los juegos más bonitos, elaborados y completos que existen para la GBA y probablemente para cualquier consola de ayer, hoy y quizás mañana.

L o  M e j o r

  • Los gráficos son los mejores que tiene la GBA
  • El sistema de juego es sencillo e intuitivo
  • La duración del juego, junto a algunas mejoras con respecto al juego original
  • Que finalmente nos vuelva a llegar un 'Mana' a España, y encima, traducido
9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.