Harvest Moon: Friends of Mineral Town
Harvest Moon: Friends of Mineral Town
Carátula de Harvest Moon: Friends of Mineral Town

La vida en la granja

David González Rodríguez

Harvest Moon vuelve a la carga con una nueva entrega en Game Boy Advance, posiblemente, la más completa hasta la fecha dentro de la historia de este original simulador de granja.

Se puede decir que la saga Harvest Moon es además de un clásico, una valiente pionera en el mundo del videojuego. Nació hace casi diez años, y por aquel entonces, la variedad de géneros no destacaba por ser especialmente amplia. Y ahora, cuando el rápido crecimiento de la industria ha obligado a muchos estudios a concentrar sus esfuerzos en los géneros más populares, es admirable ver como este simulador de vida rural sigue en plena forma.

Tras su paso por las consolas portátiles emblema (Gameboy y Gameboy Color), y tras dejar además un buen número de títulos en varias consolas de sobremesa, tanto de Sony como de Nintendo, se estrena esta vez en Gameboy Advance. No es que traiga muchas novedades, pero sí toda la esencia de esta peculiar saga, y es que parece que en la granja de Natsume no se pone el sol nunca.

La vida en el campo

En Harvest Moon encarnas a un joven urbanita amante del rural y de la vida en la granja. De pronto recibes la noticia de que un viejo amigo de la familia fallece; te acercas a su vieja granja y empiezas a añorar todo lo que solías hacer allí... se acabó el pasarse el día tumbado en la hierba, pasear por la plaza del pueblo, olvídate también de montar a caballo o de pescar truchas en el río... ¡Pero espera! Resulta que tu amigo se acordó de lo mucho que te gusta el rural y decidió nombrarte como su heredero... así que parece que dispones de una granja para ti solo: toda una fuente de diversión, pero también de responsabilidades...

Y es que en una granja hay tanto por hacer... y es esto precisamente lo que mejor refleja la principal característica de Harvest Moon, el inmenso número de tareas y acciones que puedes realizar. La misión es, por supuesto, hacer rentable esta granja. El dinero con el que se empieza basta para comprar unas semillas, que bien plantadas y cuidadas darán pronto sus frutos, que vendiéndolos darán suficientes beneficios para comprar más semillas o... quizás una gallina o una vaca. Y así, cuidando de la granja, quizás en pocos años acabes consiguiendo lo que desde el principio añorabas: una bonita casa en el pueblo, y una feliz familia.

Porque sí, el protagonista (al que se le personaliza con un nombre y una fecha de nacimiento) puede casarse. Flirtear con las chicas del pueblo acabará siendo tan complicado como gestionar la granja y sus inversiones, y es muy importante que no descuides ninguna de estas dos tareas. Al fin y al cabo... nadie quiere casarse con un holgazán que se pasa todo el día en el pueblo, ni con un obseso del trabajo que no sale de su granja.

¿Y como se juega a ser granjero?

El tiempo en Harvest Moon se divide en años, y éstos a su vez en 4 estaciones de 30 días cada una. Cada jornada comienza en la pequeña granja, te levantas de la cama, un tentempié... ¡y a trabajar! Lo primero es decidir en que se va a emplear el día... éste dura en tiempo real algo menos de diez minutos, así que es importante aprovecharlo bien. Quizás vaya siendo hora de cuidar un poco la huerta. En ese caso, hay que echar mano de azadón, hacha y martillo, para limpiar el terreno de piedras, troncos y malas hierbas. A lo mejor entonces conviene plantar algunas verduras, compradas en el supermercado del pueblo. Regadera en mano, y después de varios días de cuidados, disfrutaremos de nuestra primera recolecta.

En el caso de que dispongamos de dinero suficiente, puede que ya hayamos comprado un par de cabezas de ganado, o unas cuantas gallinas. Los animales no se cuidan solos, así que si queremos que produzcan leche o huevos, hay que poner especial atención en alimentarlos bien y cuidar de que no enfermen.

¿Pero y si resulta que es Sábado y nos apetece un día de descanso? Al fin y al cabo eres humano, y un sobreesfuerzo en tus tareas puede acabar con una visita a la clínica y unos cuantos días sin poder trabajar.... En ese caso no hay problema, Harvest Moon ofrece también multitud de opciones para hacer un poco el vago. Un baño en las aguas termales, un paseíto por la montaña recogiendo de paso flores o materiales útiles para el trabajo, o mejor: un garbeo por el pueblo para ver si esa chica a la que le echaste el ojo acaba rindiéndose a tus pies... 

Amor de granja

Visitarlas con frecuencia, no meter la pata en las conversaciones, acertar con los regalos... hay que ser todo un estratega para acabar ligando con la chica que te gusta. Pero en fin... no conviene descuidar la parte de dating-sim que hay en Harvest Moon, ya sabes lo aficionada que es la gente de por aquí a las bodas, y puedes que al final te toque bailar con la más fea.

Quizás la mejor oportunidad para mejorar tu relación con las chicas del pueblo sea en las fiestas y celebraciones del pueblo. Hay tres o cuatro en cada estación: desde concursos de cocina hasta carreras de caballos, y es entonces cuando toda la gente del pueblo deja por un día sus tareas y se reúne en la plaza para celebrar el evento a lo grande. Se puede participar en muchos de estos eventos, y cuando no, siempre son una buena oportunidad para mejorar esas relaciones vecinales.

Cada persona del pueblo es un amigo en potencia y conviene llevarse bien con todo el mundo. Al fin y al cabo, son tus vecinos los que te venden las semillas, el ganado, los que mejoran tus útiles de labranza, y los que irán a tu boda el feliz día que te cases.

Todas estas tareas que se pueden realizar, se traducen al final en un manejo muy sencillo. Los controles aprovechan al máximo los botones disponibles en la consola, y toda una multitud de acciones, que normalmente requerirían acceder a un menú secundario, están disponibles con tan sólo presionar un par de botones. Así que es de agradecer como - por ejemplo - se cambia de herramienta simplemente pulsando el gatillo R y el botón B. Es una opción que otros Harvest Moon no compartián y que, todo sea dicho, lentificaba el ritmo de juego, que ya de por si no es precisamente frenético.

Técnicamente... un poco rústico

La franquicia Harvest Moon no se ha prodigado nunca en excesos en los apartados técnico o artístico de sus títulos. Incluso las entregas de Super Nes y Nintendo64, que se publicaron ya en el último tramo de vida de sus consolas, y no destacaron por ser muy brillantes en este aspecto. Así que la sencillez del aspecto jugable se traslada también al aspecto gráfico. Por una parte hay variedad en las animaciones, buen uso del color (se aprecia especialmente en las diferentes horas del día), pero por otro... escenarios poco trabajados y en general, la sensación de que la GBA puede dar mucho más.

En cuanto al sonido, en Natsume se han esforzado por samplear sonidos de animales reales, y aunque quizás suenen un poco enlatados a través de los altavoces 8-bit mono de la GBA, la verdad es que ambientan perfectamente al título. Igualmente las melodías, lo cual es de agradecer tratándose de un título como este, que normalmente proporcionará tantas y tantas horas de juego.

Y para terminar... una sorpresa. Aun a expensas de que Harvest Moon : A Wonderful Life para Gamecube aparezca publicado por estos lares, Friends of Mineral Town ofrece conectividad con su futuro hermano mayor. Esta conectividad se traduce en nuevos personajes y lugares para visitar, que a su vez añaden más opciones al juego (la de comprar piezas de música de los clásicos Harvest Moon, por ejemplo).

LO MEJOR

  • Las infinitas posibilidades que ofrece
  • Ver como tu granja va mejorando con el esfuerzo
  • ¡Quien iba a pensar que llevar una granja fuese tan adictivo!

LO PEOR

  • Los días se pueden volver un poco rutinarios
  • Quizá se echen en falta más eventos en el pueblo
  • Técnicamente un poco simple

CONCLUSIÓN

[image|nid=1087724|align=right|width=149|height=112] Harvest Moon: Friends of Mineral Town (GameBoy)Aunque suene un poco manido, está claro que los Harvest Moon nunca han sido juegos para todos los públicos, y este Friends of Mineral Town no es una excepción. Para muchos puede resultar insoportablemente lento, falto de alicientes o simplemente... aburrido. Para muchos otros algo tan a priori sencillo como llevar tu propia granja puede convertirse en una fuente de decenas (o centenas, y sin exagerar...) de horas de juego, y la experiencia en el pequeño pueblo se convertirá pronto en una segunda vida para el jugador. [image|nid=1087568|align=right|width=149|height=112] Harvest Moon: Friends of Mineral Town (GameBoy)Y es que asombra lo absorbente que este sencillo título puede llegar a ser. Si ya en consolas de sobremesa costaba soltar el mando, y siempre apetecía jugar 'un día más', esto se traduce de la misma manera en este nuevo título, y tratándose de una plataforma portátil la que lo ampara, quizás se vuelva más acusado. Cualquier momento se vuelve bueno para regar la huerta o ir un rato al pueblo a hacer la compra. [image|nid=1087589|align=right|width=149|height=112] Harvest Moon: Friends of Mineral Town (GameBoy)Harvest Moon : Friends of Mineral Town se mantiene como uno de los mejores títulos de esta peculiar saga. Comparte defectos y virtudes con todos sus predecesores, y así, aunque pueda ser acusado de lento o de falto de acción es innegable que, en su sencillez, es brillante, y que sólo por la multitud de opciones que alberga, merece una oportunidad por parte de cualquier jugón. Así que si te pica la curiosidad, y a no ser que ya hayas descubierto que esto del rural no es para ti, no lo dudes... en cuanto a simuladores de granja ¡no encontrarás nada mejor! - ¡Quien iba a pensar que llevar una granja fuese tan adictivo!- Las infinitas posibilidades que ofrece- Ver como tu granja va mejorando con el esfuerzo

8.4

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.