Pitfall Harry
Pitfall Harry
  • Plataforma GBA 8.5
  • Género Plataformas
  • Lanzamiento 25/03/2004
  • Desarrollador Wanadoo
  • Texto Inglés
  • +3
Carátula de Pitfall Harry

Plataformas en la selva.

Will van Dijk

La nueva entrega de la saga legendaria de Pitfall Harry ya está en nuestras manos. Con algunos cambios, con novedades, y con un desarrollo más divertido que nunca viene directo a nuestra GBA para ofrecernos exactamente eso; diversión sin fin.

La nueva entrega de la saga legendaria de Pitfall Harry ya está en nuestras manos. Con algunos cambios, con novedades, y con un desarrollo más divertido que nunca viene directo a nuestra GBA para ofrecernos exactamente eso; diversión sin fin.

En este caso, y en un sentido de excepción, no voy a comentar los anteriores casos de las demás entregas de Pitfall, y tampoco hacer comparaciones, porque, sinceramente, no creo ser el autor más indicado para ello. Sin embargo, y por ser estrictamente necesario, hay que echar o al menos hacer referencia a éstas para que comprendáis algunos puntos clave de la nueva entrega que hoy nos ocupa; Pitfall: The Lost Expedition.

Desde la época de la ya muy antigua Atari 2600 nos llega un clásico (nunca mejor dicho) de las aventuras de plataformas y aventuras. Se podría decir incluso que fue esta saga la pionera en eso de ir de plataforma en plataforma dando saltos, algo que ya es mucho decir si tenemos en cuenta que muchos fanáticos dicen inspiró a Miyamoto en el primer Super Mario aparecido ya hace muchos años en GameBoy.

Tras pasar por casi todas las plataformas con más o menos éxito, se ha plantado en el auge de las consolas de nueva generación con, por ahora, menos empuje del inicialmente esperado. Cierto es que, a día de hoy, la versión de USA ha recibido unas notas más que admirables, y según nuestra opinión, en la mayoría de las ocasiones merecidas, hablando siempre de la versión de GBA claro está.

Y decimos merecidas porque las combinaciones que contiene este Pitfall son poco más que maravillosas, además va a la par de uno de los datos más curiosos que, al menos un servidor, ha visto en la portátil de la gran N; la música es harto similar a la que podíamos oír en Monkey Island, al menos de la de la primera aventura. Quizás sean tan sólo delirios del que está realizando este análisis, así que cuando leáis el apartado sonoro ya podréis opinar con más soltura…

  g  r  á  f  i  c  o  s

Nada más comenzar la aventura nos daremos cuenta de que si de algo puede presumir Pitfall es de una paleta de colores muy bien conseguida, y sobre todo de ofrecer al jugón varias formas diferentes de disfrutar la aventura, aunque esto ya  iría más destinado al apartado de jugabilidad.

Un avión dará inicio al comienzo de la aventura mediante una idílica conversación entre los protagonistas de la serie. Por supuesto gozamos de un plano lateral y algo típico en el que, curiosamente, se detiene el movimiento cada vez que un personaje comienza a hablar. No hemos averiguado el por qué, pero si que os podemos avisar de que al principio puede dar lugar a confusiones.

Después de la pequeña introducción será cuando de verdad nos podamos recrear con la variedad de expresiones y movimientos de Harry, el protagonista de la aventura. Desde expresiones de dolor, de asombro hasta de miedo o coraje, siempre orientados hacia producir una carcajada que al asombro del individuo que está jugando la aventura, sin embargo consigue ambas cosas. Los demás personajes están creados con la misma perfección, quizás no tan cuidados pero si que conseguirán transmitir esa agradable sensación de estar en un mundo paralelo al nuestro, en el que todos los elementos descansan con armonía gráfica.

Los dos tipos de visión que tendremos (lateral y superior, como la de los primeros GTA) facilitan esta armonía. La vista superior supone tan sólo una forma más agradable de poder investigar las inmensas selvas que tenemos a nuestra disposición, eliminando enemigos y cruzando ríos o evitando lava, con unos personajes pequeños pero agradables para la vista. Sea como fuere, sólo es el prologo para lo que se antoja realmente interesante: la parte interior de cada mazmorra. En ellas es cuando vemos al verdadero Harry detallado, el que posee la variedad de expresiones y de saltos. Es muy curioso ver el mismo enemigo que hemos matada hace media hora esta vez en tamaño grande y mucho más fiero.

Además la aventura también incluye otro tipo de fases, como volar evitando enemigos como si estuviésemos jugando a un Pop & Twinbee (perdonad si fallo al escribir el nombre), descendiendo en ríos etc. Algo que se completa con una variedad de fondos y escenarios bastante amplios, que podrían haber sido algo mejores con respecto a la calidad, pero que igualmente dan un toque positivo al juego y que, en resumidas cuentas, convierten a este apartado en el mejor del juego.

  a  u  d  i  o

Melodías pegadizas, pocos efectos pero bien realizados y en general un buen apartado que viene complementados al resto del título. No tiene ninguna voz aparte de algunos gritos bastante variados y divertidos, y algunos efectos podrían ser mejores.

Pero sin duda alguna lo mejor de este apartado es la similitud de algunas melodías con la que se podían oír en The Secret Of Monkey Island, tan sólo para fans de esta saga o conocidos, pero que realmente impacta la primera vez que se oyen y tan otro punto a favor del juego.

  j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d

Aquí es donde de verdad se maneja bien el apartado. Se podría dividir en dos partes como ya hemos comentado anteriormente; una en la que vemos el juego con una vista aérea y otra lateral de mayor calidad y destreza 'plataformera' por así llamarla.

Nos encontramos ante una mezcla de dos géneros, como son el de aventuras y el de plataformas, muy arriesgado, pero que se ha conseguido combinar de tal manera que parezcan dos juegos individuales en sí. Es decir, el juego mantiene una estructura muy similar en todo momento, primer una fase de aventuras en la que tendremos que rescatar a aventureros extraviados (fácil, aunque algo aburrida debido a que se repite con frecuencia) y tras conseguir los objetos necesarios para entrar al templo en cuestión, pasamos a la vista lateral, con una vertiente plataformera muy clara y concisa que alberga una gran calidad, tanto gráfico como jugable.

Después de haber eliminado al malo de cada fase accederemos de nuevo a la zona donde están nuestros compañeros de expedición perdidos (cada uno con sus propios intereses que, lógicamente, nosotros resolveremos). Gracias a la obtención de un objeto que nos haya dado el malo de cada nivel podremos abrir nuevas puertas hasta conseguir todos los artefactos necesarios para 'algo', porque a decir verdad, hasta bien avanzado el juego no sabremos de qué se trata.

Dificultad y duración

La dificultad del juego se encuentra muy bien nivelada. En ningún momento vamos a amargarnos la vida sin poder pasar una fase por trabarnos o no saber que hacer, ni tampoco por un enemigo muy difícil de eliminar. Sencillamente, cada vez que morimos volvemos a empezar desde un punto determinado de cada fase con todos los objetos que hayamos adquirido o los aventureros a los que hayamos salvados. Los enemigos si que volverán a aparecer, algo que tampoco crea mucha complicación si somos diestros a la hora de disparar nuestras piedras (o látigo).

Por esta misma razón la duración de la aventura se resiente gravemente. No es que nos encontremos ante un Tigre y Dragón, en absoluto, pero tampoco estamos ante una aventura realmente longeva. Quizás sea el propio argumento del juego, es decir, el sistema al que nos enfrentamos, la mayor pega para que los creadores se pudiesen plantear extenderlo más de lo necesario. Como ya hemos dicho, a veces peca de ser algo repetitivo y eso nunca es bueno.

En todo caso se antoja algo corto sobre todo porque, al finalizarlo, no tenemos muchos más motivos para volverlo a jugar.

Historia

Después de los gráficos, es quizás el apartado que mas brilla dentro de esta aventura. Sencillamente gracias a los toques de humor presentes a lo largo de toda la aventura que en más de una ocasión nos harán sacar alguna que otra carcajada.

Somos Pitfall harry, un aventurero muy famoso que viaje con otros dos aventureros en busca de el padre de uno de ellos, y de paso algo de diversión. Durante el vuelo nuestro motor sufre un accidente y acabaremos en el suelo de una extraña jungla de la cual no sabemos nada.

Pero el punto fuerte de la historia como hemos dicho radica en lo cómico y absurdo de los comentarios que realizan los personajes, digno de una aventura de PC de las de antaño. A poco de comenzar la aventura nos encontraremos con una especie de guepardo o tigre, ni él propio animal se decide, rodante que habla. Hasta aquí todo normal, pero lo absurdo comienza cuando harry entabla el primer dialogo. Con expresiones de 'me di cuenta una mañana cuando, sin más, desperté y en vez de decir RrrRgrg! Dije…otra vez la misma comida de siempre'. Tras otro comentario de Harry, el tigre vuelve a soltar otro gracioso comentario con respecto a la comida, como si no supiese de qué se está hablando en la conversación

Es un espectáculo que realmente vale la pena de catar si somos aficionados al tipo de aventuras realmente estúpidas pero también realmente divertidas en las que por cualquier razón algún personaje suelta alguna tontería. Ninguno de los tópicos del juego, como que todos los aventureros que rescatamos se hayan roto la misma pierna, pasa desapercibido para nuestro protagonista.

Sin duda alguna es el punto clave del juego, una de las mayores atrocidades que los creadores de tal aventura se han dignado a realizar. Pero, a ojos de esto escritor, es el juego más divertido de GBA y que, además de otras razones, me ha llegado a la mente con toques dignos de 'el día del tentáculo' o 'grim fandango'.

  c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n

Hay pocas maneras de definir Pitfall. Simpelemente estamos ante uno de los grandes de GBA, no llega quizás a la calidad de otros títulos superiores tanto en publicidad como en argumento, pero desde luego que hay características que hace de esta aventura indispensable, como si tremenda diversión o sobre todo los toques de humor que contiene.

Además de un apartado gráfico bastante apetitoso. La única pega pasa por ser que a la larga se hace un poco aburrido. De resto, y si no conocíais la saga o teníais dudas, esta es la prueba de que Pitfall: TLE merece ser adquirido y admirado por los fans de una GBA. Y sobre todo por aquellos que últimamente tanto se empeñan en que la GBA no tiene futuro…

  l  o    m  e  j  o  r

  • Los toques de humor
  • Muy buenos gráficos
  • Tanto a nivel de jugabilidad como sonoro destaca por encima de otros.
  • Un respiro de aire fresco combinando dos géneros.

  l  o   p  e  o  r

  • Podría ser más variado
  • El precio es excesivo
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.