Medal of Honor Infiltrator
Carátula de Medal of Honor Infiltrator
  • 9

    Meristation

Si te gusta la acción, ya puedes alistarte.

Daniel Delgado García

Últimamente GBA está demostrando que también puede con las grandes franquicias. En este caso, una nueva entrega de MOH llega a la portátil de Nintendo convertida en un excelente juego de acción, que coge lo mejor de la saga, y lo aprovecha en beneficio propio.

Últimamente GBA está demostrando que también puede con las grandes franquicias. En este caso, una nueva entrega de MOH llega a la portátil de Nintendo convertida en un excelente juego de acción, que coge lo mejor de la saga, y lo aprovecha en beneficio propio.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Hace poco, EA demostraba que Game Boy Advance no debe limitarse a simples conversiones en cuanto a juegos actuales se refiere. Esto lo demostró con una excelente conversión de la última entrega de Los Sims, la cual, lejos de ser una simple conversión, era un juego diferente, creado a medida de la consola, y con excelentes resultados.

Ahora es el momento de que otra gran saga de el salto: Medal of Honor. Conocida en casi todos los soportes, ésta es la primera incursión que hace en el mundo portátil de GBA; y nuevamente EA retoma la fórmula de que en vez de convertir, mejor es innovar.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Así que dicho y hecho, aquí tenemos un juego nuevo, con personalidad propia (como se decía al principio) que sólo se parece a los MOH en el contexto histórico y en algunos detalles como las armas… el resto es nuevo, y de gran calidad.

Lo primero que salta a la vista es que este juego no es un FPS (First Person Shooter) o juego de disparos en primera persona. Más bien, este juego es similar a los arcades que tanta fama tenían a finales de los 80 y principios de los 90 como Commando, y mezclándolo en cierta manera con los primeros juegos de Metal Gear.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Así se obtiene un juego de perspectiva cenital con mucha acción y algunas dosis de sigilo. Se combina con un apartado visual soberbio (no hay que olvidar que hablamos de GBA), unas melodías de película y una jugabilidad y control muy bien pulidos, y se consigue una bomba de diversión. Justo lo que es este Infiltrator.

Un género rescatado
Este estilo de juego, a pesar de que en su tiempo tenía incontables seguidores, hace mucho que no disfruta de la fama que se merece. Desde hace mucho tiempo, no sale ningún juego que lo represente con calidad, debido especialmente al desmesurado uso de las 3D que hay hoy en día.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Pero ni siquiera en GBA hay grandes referentes, a pesar de que bien realizado, sigue siendo muy divertido. Antiguamente, el objetivo en esta clase de juegos era desplazar a un personaje, armado hasta los dientes hacia la parte superior de la pantalla. Por supuesto había que acabar con miles de enemigos que no dejaban de salir por todas partes.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Luego vino la conocida saga Metal Gear que usando la misma perspectiva cambiaba un poco el estilo de juego, basándolo más en el sigilo y la infiltración, que en la acción pura y dura. Aunque también tenía sus grandes dosis de acción, por supuesto.

Infiltrator intenta mezclar esos dos conceptos, aunque se apoya principalmente en la acción, y la mezcla tamibén con los elementos propios de la saga. Es decir, se juega con un personaje que se ve desde arriba, y hay muchos enemigos con los que acabar, pero la munición es limitada, y habrá que irla consiguiendo de los enemigos o en las zonas de abastecimiento.

Infiltrándose

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

La mayoría de las misiones se basan en la infiltración, como su nombre indica. Eso quiere decir que habrá que meterse a hurtadillas en alguna zona enemiga sin que nos pillen los focos, y sin que nos vean los guardias.

Esto, que suena tan difícil, no lo es tanto, ya que los focos se mueven siempre con el mismo patrón (incluso si nos descubren) y los guardias son bastante inútiles a la hora de descubrirnos, ya que sólo ven en linea recta, y en la dirección en la que están mirando.

Eso no quiere decir que el juego sea menos divertido, sino más bien que se quiere potenciar la acción por encima de todo. Si disparamos un arma, nos pilla un foco o nos ve alguien, sonará la alarma y todos los guardias que estén cerca vendrán a por nosotros. Y aunque no es complicado acabar con todos, sí es mejor intentar pasar desapercibido, tanto para ahorrar vida, como para hacer las cosas más sencillas.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Como a veces habrá que acabar con algún enemigo que nos vería fijo si pasamos por donde tenemos que ir, bastará con acercarse por detrás (están un poco sordos, afortunadamente) y disparar. Haciendo esto el personaje no usará el arma, sino que acabará con él de un solo golpe, sin hacer ruido, y evitando que suene la alarma.

Alguien se acuerda de Operation Wolf
Antes de Time Crisis o Virtua Cop, los juegos de disparos empezaron con un arcade que marcó época: Operation Wolf. Este juego consistía en disparar a los enemigos sobre una pantalla que se movía constantemente de derecha a izquierda de manera lenta, pero imparable.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Pues de vez en cuando habrá alguna fase de este estilo. El fondo se desplazará solo y controlaremos un punto de mira con el que disparar a los enemigos que vayan saliendo por el decorado. Para acabar con los tanques y otros enemigos de mayor tonelaje dispondremos de grandas, y para recuperar la salud, nada mejor que disparar sobre un botiquín.



 g r a f i c o s

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

El apartado visual se compone íntegramente de gráficos en 2D, al contrario de sus hermanos mayores. Una sabia decisión que permite ofrecer un juego excelente, y que de haber optado por un planteamiento más cercano a otra cosa, quizás hubiera supuesto un fracaso.

Pero no ha sido así, y todo se ve de maravilla. Empezando por el personaje y acabando por los decorados, todo luce un aspecto de dibujo muy bien trabajado, y muy cercano al estilo empleado en los juegos del mismo género que triunfaron hace una década.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Los personajes, tanto protagonista como enemigos son un poco cabezones, no sólo por sus inconmensurables ganas de morir, sino por su gran cabeza. Tienen un aspecto un poco deformado, quizás se podría decir que algo cómico, pero en general se ven muy bien, y le quitan dramatismo a un tema tan crudo como la segunda guerra mundial.

Los decorados están a la misma altura, con un aspecto muy de dibujo, tienen unas proporciones algo pequeñas para el tamaño de los personajes, pero están muy bien acabados, y se pueden apreciar detalles muy interesantes por todas partes.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Uno de esos detalles interesantes es la posibilidad de introducirse en algunos edificios. Algunas veces para conseguir algo que está dentro, otras veces para esconderse o huir de los enemigos y también para cumplir misiones en interiores.

Aunque todas las casas y bunkers son pequeños, hay algunas localizaciones enormes en las que habrá que misiones que cumplir, o simplemente se usarán para cambiar de zona. Aquí el juego es igual que en el exterior, salvo que no hay tantos detalles.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

El animación de todo es un poco simple y carece de muchos cuadros, pero el desplazamiento de protagonista y enemigos por la pantalla se hace con suavidad, por lo que el control se hace sencillo, lo mismo que apuntar y acabar con los malos.

También hay otro tipo de fases incluidas. Las mencionadas fases de disparos en primera persona con el fondo móvil. Gráficamente no son ninguna maravilla, sin múltiples planos de scroll, ni grandes detalles o animación, pero copian de buena manera el estilo gráfico de los juegos originales.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Por último, hay que hacer mención a los vídeos de imagen real en blanco y negro que ofrece el juego entre fases. Tienen poca calidad, pero ofrecen, igual que en toda la saga, una perspectiva real de lo que sucedió en aquella época.

 s o n i d o

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

El apartado sonoro no es tan contundente como todo lo demás que rodea el juego, pero aun así tiene calidad más que suficiente para complacer a todos los jugadores. En primer lugar hay que hablar de las melodías. Temas tan épicos como los de otros juegos de MOH, aunque por desgracia, suenan con poca calidad.

Puede que GBA tenga un poco de culpa, ya sabemos que en temas de audio no anda muy sobrada, pero también es cierto que otros títulos disfrutan de mayor calidad sonora. De todos modos las meldías están bien compuestas, aumentando la tensión de las misiones y haciendo que el jugador las disfrute más.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Los efectos de sonido pasan por el mismo problema que las melodías. Hay muchos, y muy diferentes según la acción, desde disparos, hasta explosiones, pasando por sirenas, el arma al recargarla, gritos de los enemigos… hay de todo, pero suena con poca calidad. No es que moleste, ni mucho menos, pero podría haberse mejorado.



 j u g a b i l i d a d

Lo mejor que tiene este juego, por encima de todo, es la diversión que desprende, gracias a una perfecta calibración entre control y dificultad. Es evidente que aquí nadie va a encontrar un simulador, o un juego realista. Aquí sólo hay acción pura y dura, y como dijimos, leves toques de sigilo que quedan muy bien.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

El control es muy sencillo, pero es importante cogerle el truco si no queremos perder vidas continuamente. El personaje se mueve en la dirección en la que pulsamos la cruceta de control. Con A dispara y con B cambia de arma (luego hablaremos de ellas). Con L recarga el arma y con R, el botón más importante, fijaremos la dirección en la que apuntamos.

Esto quiere decir que si caminamos hacia arriba apuntaremos hacia arriba. Si pulsamos R y nos movemos hacia los lados, seguiremos apuntando hacia arriba. Esto es totalmente imprescindible controlarlo para acabar con los enemigos sin que ellos nos masacren primero.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Y controlar esto no es tan sencillo como parece, pero cuando se consigue, la diversión del juego se dispara. Estar rodeado de enemigos puede acabar con nuestra vida (a pesar de que es bastante), pero con un buen control sobre el botón R puede servirnos para acabar con todos ellos sin despeinarnos. Aunque ya avisamos: no es tan fácil como parece.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Las armas no son muchas, pero son diferentes. El principal handicap es que sólo se pueden llevar 2 a la vez, y éstas se recogen por parejas. Es decir, la ametralladora siempre se lleva con grandas. El rifle se lleva con dinamita y el bazooka se lleva con una pistola. La ametralladora dispara muy rápido, pero las balas no llegan muy lejos. El rifle dispara más lento, pero más lejos. El bazooka provoca una explosión, pero casi no lleva munición. La dinamita sirve para volar puertas y poder avanzar. Las granadas se lanzan más lejos cuanto más tiempo se pulse el botón y provocan una explosión.

La elección del tipo de arma según la fase en la que estemos es vital, y aprender a manejarlas todas nos permitirá salir airosos o no en los diferentes tipos de escaramuzas en los que nos veamos envueltos.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Ahora es el momento de hablar de esos toques de sigilo. La primera misión es muy clásica, siendo de pura acción. Pero ya desde la segunda se puede apreciar como habrá que infiltrarse en una base enemiga. La infiltración no es imprescindible, pero si aconsejable.

Eso quiere decir que podremos ir a saco todo el rato, y no es imposible pasarse el juego así, pero hará que nos lleve más tiempo, y aumentará las posibilidades de perder más de una vida. Además, infiltrarse es bastante sencillo gracias a la inutilidad de los enemigos.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

A menos que pasemos justo por delante de ellos, y a poca distancia no nos verán. A veces habrá muchos, y eso no será tan fácil, pero podemos acabar con ellos sin hacer ruido. Como se decía antes, sólo hay que acercarse por detrás (o por un lado, aunque eso es más difícil) y atacarles estando justo al lado. Les golpearemos sin hacer ruido.

Si disparamos un arma, nos ven o nos pilla uno de los focos sonará la alarma y vendrán todos los guardias que estén cerca, pero incluso así podremos acabar con todos. No será fácil, pero desde luego, no es imposible. Una vez eliminados todos, no volverán a aparecer, por lo que podremos pasar por esa zona las veces que queramos.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Todas las misiones, se basan en objetivos, al igual que toda la saga MOH. Cuando consigamos cumplir todos los objetivos que se nos asignen a cada escenario, pasaremos de fase y tendremos nuevos objetivos. La mayoría son diferentes, y hay una buena variedad.

Las fases de disparos en primera persona (por llamarlas de alguna manera) dan un punto diferente, y ofrecen más variedad al juego. Por lo general son cortas y fáciles, pero mientras duran permiten al jugador hacer algo diferente del juego normal.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Aquí con la cruceta se mueve el punto de mira por la pantalla, con A se dispara y con B se lanzan las granadas. El objetivo es sobrevivir hasta el final de la fase, mientras los enemigos no paran de salir por todas partes. La munición es infinita, pero las granadas requieren de un tiempo para ser disparadas de nuevo, por lo que habrá que apuntar bien.


 c o n c l u s i ó n

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Medal of Honor: Infiltrator es un juego de acción que ante todo es muy divertido. Coge una fórmula clásica y la lleva hasta nuestros días mezclada de excelente manera con otros elementos. Y para colmo, la acción se vuelve más entretenida cuanto más se aprende a controlar al personaje y sus posibilidades y armas.

Medal of Honor Infiltrator (GameBoy)

Prácticamente todo aquel a quien le guste la acción encontrará aquí un juego excelente para su GBA, y tan sólo aquellos poco hábiles o que no gusten de la acción deberían prescindir de él. Para ellos sería más recomendable la última entrega de Los Sims, un juego que no tiene ni pizca de acción.


 l o   m e j o r

  • El control del personaje; simple pero efectivo
  • La infiltración como elemento, no como la base
  • Las armas y sus diferentes usos
  • El aspecto cómico de los personajes
  • Las fases en primera persona


 lo  p e o r

  • La pobre calidad del sonido
  • Perder toda la vida y tener que volver a empezar la fase
  • A veces es fácil pasarse un objetivo y hay que volver atrás
  • Que no tenga un modo para 2 jugadores en cooperativo
9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.