Tony Hawk's Underground
Carátula de Tony Hawk's Underground

A grindar

Will van Dijk

Como viene siendo habitual por estas fechas, los skaters y aficionados a los saltos y acrobacias mas complicadas, locas y arriesgadas vuelven a estar de suerte. Tony Hawk vuelve, esta vez, Underground.

Como viene siendo habitual por estas fechas, los skaters y aficionados a los saltos y acrobacias mas complicadas, locas y arriesgadas vuelven a estar de suerte. Tony Hawk vuelve, esta vez, Underground.

Cada año Vicarious Visions intenta dar una nueva versión de esta saga en la portátil de Nintendo. Y cada año se vuelve a lucir con una entrega que incorpora novedades y mejoras suficientes como para adquirir el juego de nuevo, año tras año, navidad tras navidad. Aunque la mayoría de las mejoras están más profundizadas en las versiones de las consolas de 128bits, para los que nos gusta jugar en "mini" también tenemos un trozo del pastel.

Pero aunque edición tras edición se hayan alcanzado cotas muy altas de perfección, jugabilidad y nivel gráfico entre otros, y en definitiva, se hayan superado, en esta nueva versión se ha puesto más empeño en la parte de la historia, en crear nuevos escenarios y en que todo quede bien, que quizás otros apartados se hayan visto algo resentidos.

Sea como fuere, no sería mala idea echar un vistazo hacia las anteriores versiones antes de poder juzgar esta. Ningún Tony Hawk ha pecado de ser excesivamente malo, o de tener fallos graves que afectasen a su jugabilidad o al comportamiento del juego en nuestra portátil. Ya, casi recién salida la consola nos encontrábamos con un TH 2 que hacía las delicias de los Fans del juego en las consolas en las que por aquél entonces aparecía.

La tercera parte supuso realmente una revolución gráfica. Un juegazo en 3D que nos ofrecía un sin fin de posibilidades y que emulaba a la perfección a sus hermanas mayores. Luego llegó la cuarta y hasta hace poco última versión. No es que incorporase muchas mejoras con respecto a las demás versiones, pero si que intentaba parecerse más (a su manera) a los otros juegos de PS2 y demás consolas. El resultado fue muy bueno, y se consagró como el que quizás sería el mejor juego de Skate para GBA, pues pocos habían conseguido tal realismo y jugabilidad, y no solo eso, sino una versión tan bien adaptada.

Tony Hawk's Pro Skater: Underground es la prueba que demuestra que esa teoría era falsa, como ya bien demostraron sus antecesores, uno por uno, siendo todos mejores a la versión que le precedía cada año. Pero no os equivoquéis tampoco. La formula se repite, y se ha vuelto a hacer básicamente lo de siempre, a "calcar" en GBA  el juego de PS2 o de cualquier otra consola superior técnicamente que la de Nintendo.  Y no es que el resultado se resienta, pero que a priori podría parecer que se han esforzado menos que a la hora de crear la cuarta parte. De todas formas nos encontramos ante un gran juego, que asombra en algunos apartados como el de jugabilidad o el sonoro, pero que quizás flojee un poco en otros, como en el gráfico, y que pese a ofrecer una calidad bastante alta nos deja un sabor de boca algo agridulce, porque queramos que no, esto ya lo hemos visto antes.

Con el Skate preparado y las debidas protecciones puestas nos embarcamos ante el que sin duda es el mejor juego de monopatín para GBA, y uno de los más recomendables si lo que queremos es estar mucho tiempo con nuestra pequeña portátil, disfrutando como niños pequeños el día de reyes.

  g  r  á  f  i  c  o  s

THU es, sin duda alguna, es buen juego gráficamente hablando. Nada más encender la consola, y sobre todo si no hemos probado antes ningún otro de su saga, nos sorprenderemos de la calidad que ya tendremos en los menús (también en el apartado sonoro, pero de esto ya hablaremos después), y en todos los efectos que veremos hasta empezar el juego.

Y cuando lo hagamos nos encontraremos ante un mapa completo, bastante complejo y lleno de detalles y de zonas para grindar (así es como se conoce el movimiento por el cual nos iremos deslizando por los bordes de aceras, bancos, tubos, etc.), saltar e incluso caminar. Sí, habéis leído bien, caminar. Porque una de las nuevas habilidades de las que dispondremos es la de poder caminar por los escenarios. Todas estas mejoras (que tampoco son demasiadas) las explicaremos más a fondo en el apartado de jugabilidad. La paleta del juego tiende a ser más bien oscura, con lugares como parques especiales para patinadores, o ciudades en las que veremos poco colorido. En nuestro repertorio de escenarios también tendremos centros comerciales, ciudades, parques para skaters, e incluso Hollywood, un gran repertorio que hará las delicias de los que adoren ver escenarios nuevos constantemente.

Como ya dijimos, todos ellos gozan de un nivel de detalle bastante alto, aunque prácticamente igual al de su antecesor, por lo que se echa de menos algo más de variedad a la hora de crear circuitos. Los personajes están muy bien creados, con algún que otro fallo visible nada más empezar a jugar, y no muy detallados físicamente, pero a un nivel muy alto tratándose de una GBA. Podremos elegir varios tipos de ropa y de personajes (entre los que tampoco hay muchas diferencias), incluso elegir a féminas que en lo que a las cualidades se refieren son exactamente igual a los hombres, sin ninguna diferencia. Volveremos también a disfrutar de nuestro personaje favorito popular que queramos en el modo Arcade. Todos ellos con una calidad muy elevada, con ropas particulares y un cuerpo diferente bastante apreciable.

La cámara es casi perfecta, desde un punto superior a nuestro personaje y casi siempre de espaldas con un entorno totalmente en 3D que apenas muestras relentización alguna. Los objetos que se "escandan" involuntariamente o las zonas subterráneas también se pueden dominar fácilmente, puesto que al pasar por alguna de ellas la parte superior se hace transparente. Aun así más de una vez nos dará un dolor de cabeza esa rampa que no se ve con claridad y en la que hay que hacer un salto perfecto, un fallo que es bastante común en según que fase, sobre todo en las últimas, donde encontramos una cantidad de objetos tan enorme que es casi imposible poder patinar con tranquilidad. Por ello nos tendremos que pasar horas y horas en cada fase, por su inmensidad.

Además dispondremos de algunos extras, entre los que destacan la creación de nuestra propia tabla. Es decir, podremos dibujar lo que queramos con lápices de distinto grosor y con una amplia gamma de colores, para que los que sepan dibujar bien y hacer objetos alucinantes puedan dejar con la boca abierta al más pintado. Más impresionante si cabe aun es que podremos apreciar nuestro dibujo cuando los personajes hagan sus movimientos y giren la tabla. Increíble.

Pero, donde sin duda alguna podremos ver lo que es capaz de dar una GBA de sí, es un los movimientos de nuestros personajes. Si pensabais que por tratarse de una portátil los movimientos y trucos iban a ser irrealistas, estabais equivocados. Podremos distinguir desde un Ollie (el truco más simple para la mayoría de patinadores) a un kickflip, o un 50-50 a la hora de grindar, y así una infinidad de movimientos que podremos realizar con la cruceta de nuestra consola. El único punto en contra que encontraremos en todos estos movimientos lo veremos en la jugabilidad, que trataremos ahora mismo. Lo único negativo en lo que respecta al apartado, y con relación a lo que dijimos al principio de que quizás uno de los apartados de los que flojea el juego fuese este, es que la similitud con su antecesor es demasiado grande. Sigue alucinando, es cierto, pero tenemos la sensación de que, por pedir, podrían ser incluso superiores a los que ya vimos hace un año. Aun así están trabajadísimos y son más que suficientes para agradar.

  a  u  d  i  o

Si con Tony Hawk 4 ya alcanzamos una cima difícil de superar, Tony Hawk: Underground vuelve, sino a superarla si a igualarla. Con temas típicos de la serie básicamente Rock y Hip-Hop, con algunos temas con voces incluidas. Por desgracia estas melodías las oiremos repetidas hasta la saciedad, y llegaremos a aburrirnos de ellas irremediablemente. Aun así, poco más se le puede pedir a un apartado que brilla con luz propia cada vez que vuelve a GBA.

El resto de los sonidos están muy bien creados, los gritos de los patinadores, algo escasos pero que ambientan bien, el ruido del skate al girar o el de las ruedas dependiendo de la superficie donde nos encontremos completan el apartado.

  j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d

El apartado que por excelencia más destaca en el juego. La principal novedad que aporta este THU sobre sus antecesores es la inclusión de un modo historia, en el cual tendremos que crear un carácter para empezar una historia (valga la redundancia) que hará que nuestro personaje se convierta en un Skater de prestigio. Para ello tendremos que ir mejorando nuestras habilidades, consiguiendo determinadas metas que podremos ver en el menee de estadísticas, y que son fundamentales no solo para poder realizar mejor los retos a los que nos someterán, sino también para tener acceso a ellos.

Estos retos no han cambiado mucho con respecto a otras versiones. Tendremos que ir por el escenario de turno buscando un personaje que nos propondrá una prueba, ya sea de realizar ciertos trucos en un combo o determinada cantidad de puntos sin caer al suelo. Para conseguirlo dispondremos de una gama muy amplia de movimientos típicos en el juego y conocidos en el mundo de las cuatro ruedas. Al principio y como es lógico apareceremos sin habilidad ninguna, así que pronto tendremos que ponernos las botas y gastar bastante tiempo realizando trucos y demás para ganar velocidad, agarre, distancia en salto etc.

El único problema que encontraremos es que no solo tendrá que subir la habilidad de nuestro patinador, sino que la nuestra tendrá que incrementar a medida que vayamos avanzando si queremos conseguir algo en este modo. Aunque suene algo raro y difícil de entender, si no conseguimos dominar todos los botones de la consola de memoria (no es que sean muchos, pero las combinaciones cuestan lo suyo) y aprendernos también que combinación de botones sirven para cada truco en particular lo pasaremos "pipa" para pasar cada prueba que nos pongan. Quizás este se convierta en el único fallo del juego más destacable, y es que si no somos muy buenos con esto de darle a determinado botón en un intervalo de tiempo muy corto el juego se nos hará imposible y acabaremos olvidándonos de él.

Hay una cosa que hará que más de una vez nos den ganas de tirar la consola por la ventana, y es que, si cuando estamos realizando una gran acrobacia nos mandamos un "zambombazo" de los que hacen historia, o mas de una vez una caída normal y corriente, volveremos al principio del nivel y nuestro reto se habrá cancelado automáticamente. Además, pocos son los movimientos nuevos de los que disponemos. Tan solo un muy importante nuevo modo en el que podremos caminar sin estar subidos a la tabla y que nos ayudará a pasar por las zonas que estén bloqueadas en cada mapa. Y es que en THU todo depende de la fama que tengamos entre patinadores, si somos conocidos, podremos acceder a donde queramos, si no, tendremos que buscarnos la vida para poder progresar.

Aparte del modo historia también dispondremos de un modo clásico llamado Arcade en el que tendremos que ir recolectando puntos y obteniendo letras para completar palabras, es decir, el modo de toda la vida pero que esta vez pasa a un segundo plano en lo que a duración y diversión respecta. Los modos "Free Skate" en el que podremos patinar y hacer lo que nos de la gana por los escenarios que hayamos ido desbloqueando a medida que avancemos en el modo historia, el "Head-2-Head" multijugador y por último, aunque ya sin ser modos de juego en sí, la tienda para comprar nuevos accesorios y el ya mencionado antes modo para diseñar tablas a nuestro antojo.

El movimiento de nuestro skater es casi perfecto y pocas veces nos ofrecerá inconvenientes. Un sistema muy fácil en el que la cruceta sirve para desplazarnos hacia cualquier lado, para acelerar y frenar si es lo que queremos. Con los botones A y B para saltar o para agarrarse de bordillos, y junto a los L y R que hacen una combinación genial si lo que queremos es realizar movimientos y trucos muy vistosos y que nos otorgarán un montón de puntos.

Aunque parezcan pocas opciones para divertirnos, el modo "historia" nos dará para varias semanas de dura lucha contra los mas conocidos en el mundillo (en el que nos encontraremos incluso al mismísimo Tony Hawk) y el Arcade a su vez también nos ofrece bastante diversión y una duración que es más que suficiente para emplear nuestros ahorros en el juego si lo que queremos es pasarnos horas y horas consiguiendo ese truco que se nos resiste.

  c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n

Tras contar prácticamente todo sobre el juego, ¿Qué sensación tenéis? Es espectacular jugar en una portátil ante un juegazo de tal calibre como este Tony Hawk. Pero pese a que luce en todos los apartados, no nos ha terminado de convencer el hecho de que sea tan parecido a su antecesor, y sobre todo, que con la inclusión de tantos y tantos trucos y combos nos terminemos haciendo un lío con los controles. Además, pese a que su dificultad está bien ajustada es más bien media-alta y el no poder cambiarla hace que el juego pierda algunos puntos. Como se suele decir, no todo lo que reluce es oro.

En este caso THU reluce, aunque quizás Activision y VV se necesitan pensar limpiar su "trofeo" de vez en cuando, que hasta el oro se acaba ensuciando con el uso. Y el que lo quiera entender, que lo entienda. Si al menos hubiesen cambiado o mejorado los gráficos, y sobre todo si hubiesen incorporado algo nuevo al juego, se llevaría una puntuación realmente elevada, mientras tendremos que esperar hasta una nueva entrega para ver si con un esfuerzo mayor se consigue el simulador perfecto. Aunque en regla general, estamos ante uno de los juegos que pueden ser el regalo estrella para la portátil estas navidades.

  l  o   m  e  j  o  r

  • Gráficos, sonido y jugabilidad muy elevada
  • Nada que envidiar a las versiones de 128bits

  l  o   p  e  o  r

  • Muy pocas novedades
  • Algo complicado para los inexpertos
  • Más de lo mismo visto en Tony Hawk's 4
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.