Blackthorne
Carátula de Blackthorne
  • 5

    Meristation

Si Delphine Software levantara la cabeza.

Daniel Delgado García

Desde Prince of Persia hasta Abe's Oddysee, pasando por Flashback. Todos tienen algo en común, y ese algo es lo que ha creado este Blackthorne. Sin embargo, algo falla? y es que no llega con una buena idea para hacer un buen juego.

Desde Prince of Persia hasta Abe's Oddysee, pasando por Flashback. Todos tienen algo en común, y ese algo es lo que ha creado este Blackthorne. Sin embargo, algo falla… y es que no llega con una buena idea para hacer un buen juego.

Blackthorne (GameBoy)

Probablemente al mencionar el nombre de Another World, casi nadie recuerde el mítico juego que precedió al grandioso Flashback, el cual sentó las bases del género. Aunque la cosa empezó mucho antes, con el primer Prince of Persia.

Después llegaron juegazos del calibre de Abe's Oddysee o Heart of Darkness, todos ellos con el mismo patrón de juego que tenían sus predecesores; y por ello, con su misma diversión, pero con un apartado técnico puesto al día.

Blackthorne (GameBoy)

El sistema de juego es simple: se dispone un plataformas como los de toda la vida, pero se le añade un personaje un tanto más real, pero con unos movimientos más limitados que conllevan un control más escrupuloso.

Se le rodea de un argumento de película, se le colocan unas cuantas plataformas medidas al milímetro, unos cuantos malos a los que abatir (aunque no demasiados), y ya está preparado el juego. Los programadores de este juego cogieron esos elementos, y les salió este Blackthorn. Un juego que ya salió en Super Nintendo y que ahora vuelve a la vida sin novedades.

Blackthorne (GameBoy)

Y es que a fin de cuentas, a pesar de la simpleza gráfica, la superficial jugabilidad o la escasa originalidad; esto no es más que otro remake de Super Nintendo sin la más mínima novedad a parte de ser portátil. Y el hecho de que pocos lo recuerden no es excusa para que vuelva a la vida así.

Puede que Flashback fuera un gran éxito, y puede que en cierto modo esa mecánica de juego no merezca morir nunca, pero lo que es evidente, es que usarla de este modo es un auténtico desperdicio, pues este juego podría llegar a mucho más, si se hubieran cuidado algunos detalles tan sólo un poco.


 g r á f i c o s

Blackthorne (GameBoy)

El apartado visual, sin ser del todo malo, es demasiado pobre para salir bien parado. A su favor, cuenta con la animación de todos los personajes. A veces es una animación un tanto extraña, pero siempre es una animación fluida, elemento imprescindible de los juegos tipo Flashback.

En los puntos negros, que son muchos, hay que empezar destacando el uso del color. Pocas veces se habían visto tan pocos colores en la portátil de Nintendo. El juego es una conversión de Super Nintendo, pero incluso en esa consola ya tenía un uso del color demasiado escaso.

Blackthorne (GameBoy)

Otro mal aspecto a tener en cuenta es la repetición continuada de todo. Cada uno de los elementos se repiten una y otra vez hasta la saciedad y el aburrimiento. Desde enemigos, hasta objetos, pasando por puertas, escenarios, prisioneros, decorados… todo aparece una y otra vez.

Al cabo de un buen rato, cambia un poco el aspecto, pero básicamente es un lavado de cara. Cambiando la base de los colores y añadiendo algunos elementos nuevos, da la ligera impresión de estar en otro tipo de fases; pero en el fondo no deja de ser más de lo mismo.

Blackthorne (GameBoy)

Salvo algunas pantallas estáticas con textos en inglés para narrar un poco una historia carente de interés, no hay nada más que ver por aquí. Ni efectos gráficos, ni nada que merezca la pena ser destacado. Y es que ya no era ninguna maravilla en SNES, así que menos todavía en GBA.


 s o n i d o

Blackthorne (GameBoy)

La música del juego, al principio da la impresión de prometer mucho, pero al cabo de 10 minutos comienza a cansar, y al cabo de media hora se vuelve inaguantable. La música, que es la misma continuamente a lo largo de las inacabables fases, tiene un toque gótico y siniestro que le pega de maravilla con la ambientación del juego.

Lo malo es que dura unos 10 segundos hasta que vuelve a repetirse en un bucle sin fin. Y claro, al final se vuelve un sonido insoportable.

Blackthorne (GameBoy)

Los efectos de sonido no están mal, y acompañan bien a las acciones; aunque por otro lado, la escasez de éstas provoca que estos sean pocos. El hecho de que estén minimamente bien cuidados, como los disparos de escopeta o los gruñidos enemigos, no evita que se echen en falta algunos más.


 j u g a b i l i d a d

A estas alturas, ya no es muy necesario hablar del sistema de juego, porque ya ha quedado más que claro. De todos modos, y comparándolo con los otros juegos que se citaban al principio del análisis, éste es algo diferente. Y por desgracia, es para peor.

Blackthorne (GameBoy)

El juego consiste en dirigir al protagonista, el joven portador de una escopeta con munición infinita, a través de un sinfín de laberintos. Y lo de 'sinfín' se puede tomar en el más literal de los sentidos.

Los laberintos son verticales con una vista lateral; y estarán plagados de enemigos, puertas y prisioneros. Puede parecer mucho, pero por desgracia es muy poco. Los prisioneros, a parte del detalle de que los podemos eliminar, sólo nos darán pistas de cómo llegar a la siguiente fase.

Blackthorne (GameBoy)

Las puertas se abren mediante unas bombas que se van encontrando y los enemigos, la mayoría caen ante uno o dos tiros de la escopeta; aunque otros necesitarán de una de las mencionadas bombas. A veces será necesario encontrar algún objeto y llevarlo a algún sitio, pero salvo eso, no habrá nada más para aumentar la diversión.

En cuanto al control, la cruceta sirve para desplazar al protagonista hacia los lados y para subir y bajar escaleras o cualquier otro tipo de obstáculos. B sirve para sacar y guardar la escopeta y L para lanzar una bomba. A, con la escopeta guardada, sirve para saltar, y con ella en la mano, para disparar. R, con la escopeta sirve para disparar hacia atrás sin girarse, y sin ella sirve para correr y hacer saltos largos.

Blackthorne (GameBoy)

También hay un elemento que potencia un poco más la jugabilidad a pesar de que no es nada nuevo. Al pulsar hacia arriba llevando el arma desenfundada el protagonista se oculta contra la pared del fondo pudiendo esquivar los disparos enemigos. Estos a su vez pueden hacer lo mismo, aunque no son demasiado listos y fácilmente se les puede pillar antes o después de que se escondan.

La verdad es que al final, lo más negativo de la jugabilidad es la continua y reiterada repetición de escenarios y enemigos. Si no fuera por eso, el juego sería algo más ameno, pues a fin de cuentas, la jugabilidad proveniente de Flashback es siempre muy divertida.


 C o n c l u s i ó n

Blackthorne (GameBoy)

Al final este juego no puede ser calificado como completamente desastroso, pues una partida siempre se hecha bien a gusto. El problema es que las carencias que tiene le van restando puntos hasta quedar en el suficiente raspado. Puede que los fans acérrimos de Flashback tengan la suficiente paciencia para jugarlo hasta el final, pero el resto de los mortales deberán seguir esperando un sucesor más digno en la portátil de Nintendo.


 l o  m e j o r

  • La animación de los personajes
  • La jugabilidad, que a pesar de todo, tiene un 'algo' agradable
  • La ambientación, al menos al principio


 l o  p e o r

  • Repetitivo hasta la extenuación
  • Pocas posibilidades de juego
  • La música es rallante
  • La escasez de colores
5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.