Painkiller (PC)

Está claro, a los chicos de People Can Fly les encanta jugar a Quake y Doom. Una vez más podremos disfrutar de acción pura, dura y sin descanso en un ambiente gótico y tenebroso. Si te sientes tan osado como para adentrarte en el Inframundo, sigue leyendo.

Está claro, a los chicos de People Can Fly les encanta jugar a Quake y Doom. Una vez más podremos disfrutar de acción pura, dura y sin descanso en un ambiente gótico y tenebroso. Si te sientes tan osado como para adentrarte en el Inframundo y descubrir el bestiario que se encuentra allí escondido, sigue leyendo.

Painkiller (PC)

Sin concesiones: adrenalina cien por cien. Gracias a la beta que hemos podido probar nos ha quedado claro el objetivo que los desarrolladores quieren conseguir. Destilando acción desde todos y cada uno de sus poros, y aún en estado de desarrollo poco avanzado, este Painkiller nos ha rememorado el mejor sabor de los FPS más clásicos.

Y como era de esperar, el argumento del juego no va a pasar a la historia por su desbordante originalidad: controlamos a un mercenario bien pagado para limpiar el Inframundo de toda clase de monstruos. Gracias al poder sobrenatural que hemos adquirido tras un pacto con el demonio de carácter ilegal y sin papeles, nuestra ambición no tendrá límites y alimentará una terrible sed de sangre. Bla, bla, bla y ya estamos inmersos en el único escenario que nos brinda esta beta. A continuación os contaré como fue mi cruzada contra el mal.

La catedral del dolor

Painkiller (PC)

Una catedral gótica ha sido el escenario elegido para adentrarnos en el Inframundo. El ambiente es sobrecogedor, los mapas de luces y sombras cumplen su cometido a la perfección y nos ponen en tensión. Avanzamos y tras unos cuantos barriles deseando salir por los aires a las primeras de cambio vislumbramos a los primeros enemigos. Pocos FPS pueden presumir de la excelente animación que poseen los monjes asesinos y los esqueletos armados hasta los dientes a los que nos enfrentamos en el nivel. Normalmente avanzan en grupos en dirección al jugador, sin concederle ni un respiro, pero he visto alguna escaramuza montada por los malvados para rodearnos, dando muestras de una brillante IA, que, no obstante, aún se muestra muy verde en esta versión beta.

Painkiller (PC)

Precisamente es la inteligencia de los enemigos uno de los puntos que más prometen mejorar y perfeccionar los programadores de Painkiller para su versión final, para evitar el típico comportamiento cuadriculado que suelen ofrecernos la mayoría de FPS de este tipo.

Para librarnos de estos molestos seres hemos probado una escopeta efectiva pero lenta, que posee un disparo secundario en forma de lanzagranadas. Al disparar uno de estos proyectiles y ver saltar por los aires a los dichosos monjes, comprobamos la potencia del engine Havok 2.0 que maneja la física de los cuerpos en el juego, y que nos recuerda a la brillantez que exhibía un juegazo como Blade en este sentido.

Tras deshacernos de unos cuantos fanáticos armados con hachas, vamos descubriendo la estructura de la catedral. El trabajo que se está haciendo en el entorno gráfico es notable y el motor del juego, bautizado como PainEngine para la ocasión, no dudará en utilizar una trilogía de técnicas tan espectaculares como son el Píxel Shader, los efectos de partículas o la iluminación volumétrica, y todo eso con una cantidad de polígonos hasta 100 veces mayor que la de un FPS actual. Algo que también llama la atención es la promesa de People can Fly de usar texturas totalmente exclusivas para todos y cada uno de los 20 niveles que compondrán Painkiller.

Painkiller (PC)

Mientras nos frotamos las manos ante tal despliegue gráfico, nuestros oídos temblarán ante la enérgica música que escuchamos en este nivel: un corte de rock duro que bien podrían firmar los mismos Judas Priest. Un complemento perfecto para nuestras subidas de adrenalina.

Tras conseguir avanzar por los intrincados pasillos del edificio, nos encontraremos con un final boss de dimensiones considerables, el cual aprovechará elementos del escenario para atacarnos, algo que me sorprendió gratamente, al igual que la ralentización brusca que se produce en el juego al llegar a este punto tras rendir perfectamente en el desarrollo previo. Detalles que a buen seguro se pulirán para la versión completa.

Painkiller (PC)

Cada vez que derrotemos a un enemigo podremos recargar la energía recogiendo su alma que quedará libre. Si conseguimos reunir 100 ítems de este tipo, podremos mutar en una criatura diabólica gracias a nuestro oscuro pacto, ganando en fuerza y potencia. Lástima que no hayamos podido comprobarlo por el momento.

Un diabólico analgésico

Painkiller (PC)

Painkiller promete muchas cosas en el desgastado mundo de los FPS, pero una por encima de todas: acción inagotable. Aunque no dispondremos de una versión definitiva hasta dentro de unos meses, parece que el E3 nos proporcionará más adelantos de esta firme promesa. Permanezcan en sintonía.

Painkiller

Painkiller es el protagonista de este juego de acción en el que perseguiremos a vampiros y otros monstruos de similar calaña.
Painkiller