Zelda Wind Waker, Impresiones (GameCube)

Hay juegos buenos, muy buenos y magníficos, pero existe un nivel solo reservado a las grandes obras maestras, aquellas que son realmente capaces de sacar al jugador de su realidad para hacerle vivir un sueño del que no se quiere despertar, una experiencia única para el jugador y sus sentidos.

Hay juegos buenos, muy buenos y magníficos, pero existe un nivel solo reservado a las grandes obras maestras, aquellas que son realmente capaces de sacar al jugador de su realidad para hacerle vivir un sueño del que no se quiere despertar, una experiencia única para el jugador y sus sentidos.

The Legend of Zelda (GameCube)

A buen seguro muchos de lo que estarán leyendo esto ahora saben toda la historia en torno a la demo del Spaceworld del 2000 y el cambio radical que experimentó cuando se mostraron las primeras de lo que sería este título. Incidir esto es absurdo, y cosa del pasado (o del futuro, dado que Miyamoto-san dejó abierta la posibilidad de reutilizar los modelos de la demo del SW).

The Legend of Zelda: Wind Waker (GameCube)

Sea como sea, el resultado final del Kaze no Takuto es sin duda una de las obras maestras de esta generción y de la historia de los videojuegos, un título que brilla intensamente en todos sus apartados y que recoge el legado de pasadas entregas de la saga, mejorando decenas de cosas y presentándolo todo en un título que derrama magia, diversión y emoción por los cuatro costados. No solo se trata de un título por el que merece la pena comprarse una consola, sino uno que puede de crear afición por los videojuegos, capaz de hacer que nuevas generaciones entiendan y aprecien este mundillo.

The Legend of Zelda (GameCube)

A pesar del enorme peso que supone la historia de la saga Zelda con exponentes que marcaron puntos de inflexión como Link to the Past o Ocarina of Time, se puede afirmar que Kaze no Takuto (Tacto del Viento) o Wind Waker, tal y como se le conoce en USA, es la más pulida de todas, pues recoge los mejores elementos de anteriores entregas para ponerla en un marco incomparable, envuelta en una aventura maravillosa, emocionante y universal, que puede ser disfrutada desde el más pequeño de la casa hasta la persona más experimentada.

The Legend of Zelda (GameCube)

Nada más comenzar, la pantalla de inicio obsequia a los jugadores con una alegre melodía (en donde uno se empieza a dar cuenta de la calidad acústica que atesora el juego), mientras muestra a Link al borde de un precipicio en su isla natal, mirando al horizonte, como una invitación al jugador a contemplar el amplio y desconocido mundo que deberá recorrer.

The Legend of Zelda (GameCube)
The Legend of Zelda (GameCube)


The Legend of Zelda (GameCube)

La historia relata la leyenda de la Triforce, y de como un joven héroe vestido de verde derrotó al mal que hace 100 años asoló el mundo. También cuenta como ese mal que había sido derrotado, ha vuelto a la tierra de Hyrule para apoderarse de nuevo del artefacto divino y sumir al mundo en la oscuridad. Una introducción adornada por pergaminos escritos en el lenguaje rúnico propio de la tierra y que hace referencia a lo acontecido en Ocarina of Time como preludio de la historia que está a punto de comenzar.

The Legend of Zelda (GameCube)

Todo empieza en una pacífica isla, donde Link dormitaba felizmente en un mirador hasta que aparece su hermana pequeña, Aryll, para recordarle que es su cumpleaños y que la abuela tiene un regalo para él. Con esto se abre la oportunidad de empezar a controlar Link, a la vez que en el camino a casa de su abuela diferentes miembros del poblado darán claves de como controlar algunas de las habilidades específicas, como arrastrarse por el suelo, coger cosas o el combate.

Estos primeros minutos sirven no solo para aprender, sino para entrar en contacto con el personalisimo mundo que Nintendo ha creado para este título. El primer contacto con el mar, la tierra y el aire de Hyrule solo es comparable con la impresión que dan sus habitantes. Y es que uno no podrá evitar el asombro de ver algunos de los personajes que se presentan durante estos primeros compases, como un pequeño niño del que desprende un moco kilométrico que inútilmente intenta absorber, o el anciano que introduce en el arte de combatir, que es auténticamente memorable.

The Legend of Zelda (GameCube)

Una vez llegados hasta la encantadora abuelita, esta, como regalo de cumpleaños, cumplirá la tradición de entregar un traje verde igual que el que usó el héroe de Hyrule hace 100 años (que nadie se pierde la expresión de la cara de Link cuando se le hace entrega del traje). Después de este entrañable momento familiar, los acontecimientos se precipitarán y Link contemplará como un pájaro gigante captura a una miembro de un barco pirata en las cercanías, dejando caer a su presa caer en medio de un bosque de tu isla natal, por lo que corres en su auxilio.

The Legend of Zelda (GameCube)

Después de rescatar a la pirata, Tetra, Link verá impotente como el pájaro gigante se lleva a Aryll, lo que le embarcará en un viaje que le llevará a lo ancho y largo de Hyrule, un mundo compuesto por decenas y decenas de islas separadas por el mar, por el que más tarde se podrá navegar libremente y entrar de lleno en el exponente de libre exploración.

The Legend of Zelda (GameCube)
The Legend of Zelda (GameCube)


The Legend of Zelda (GameCube)

Zelda siempre ha sido un juego altamente respetado por el que subscribe, que siempre ha encontrado en él un reto intesante, lleno de puzzles inteligentes, gran realización y excelente jugabilidad, pero nunca hasta ahora (siempre hablando de forma personal) había conseguido despertar el "Oh", o lo había considerado como "el mejor juego de la historia" (dejando aparte que el que escribe esto piensa que usar esta clase de términos es una tontería), ni siquiera para Ocarina of Time. Pero con KnT es distinto, y si se entran en comparación directa se pueden encontrar múltiples detalles que han sido mejorados (aunque también es verdad que hereda muchas cosas de Ocarina, y no es lo mismo revolucionar algo creando de la nada, que evolucionar algo a partir de una base ya hecha).

The Legend of Zelda (GameCube)

Por ejemplo, en cuanto a combate, teniendo en cuenta que la base de este es exactamente la misma que OoT, en Kaze no Takuto ha ganado mucha más movilidad y posibilidades, haciendo los combates más fluidos y más rápidos. Link se puede mover en todas las direcciones, dar volteretas, saltar a los lados, contraatacar, bloquear, atacar por diferentes lados según como se direccione el golpe, realizar ataques especiales, usar armas secundarias, usar armas de enemigos (resulta muy gracioso verle usar una lanza que es como tres o cuatros veces su tamaño), desarmar contrincantes... los veteranos de Ocarina of Time verán que, todo lo bueno que era el combate ha sido multiplicado de manera que el resultado es uno de los mejores combates 3D que hoy en día puede disfrutar una aventura de estas características. El remate en los combates viene con el fabuloso efecto de humo que dejan los enemigos al morir, un efecto pequeño pero muy divertido y de una calidad tal que no se puede cansar uno de verlo.

The Legend of Zelda (GameCube)

También todo el capítulo de puzzles se iguala y supera mediante la inclusión de muchas más posibilidades. El hecho de contar con un hardware de mayor potencia y mayor capacidad de almacenamiento ha hecho que aumente en mucho la variedad de cosas dedicadas a las pruebas de habilidad o de razonamiento que se tienen que acometer en las diferentes mazmorras. No solo porque hay más objetos que usar, sino porque el rango de movimientos es mucho mayor.

The Legend of Zelda (GameCube)

Ahora Link puede realizar acciones como andar pegado a la pared, o asomarse a la esquina al más puro estilo Solid Snake (de hecho, toma prestado una de las técnicas favoritas de camuflaje de este, solo que usando un tonel en vez de una caja de cartón), arrastrarse, dar volteretas, colgarse del borde y balancearse. Este ultimo merece la pena mirarlo de cerca, porque resulta magnífico como se ha implementado y lo divertido que resulta, el realismo con el que la cuerda se mueve y como Link puede impulsarse para balancearse más, alcanzando más distancia. Esto será muy común ya que no solo hay zonas en las que habrá que desplazarse saltando por lamparas colgantes (a lo Tarzan), sino que además está el gancho, que sirve también para colgarse y columpiarse.

The Legend of Zelda (GameCube)

Siguiendo con la comparación, hay una flagrante, que es la B.S.O. Zelda siempre ha gozado de una gran composición, pero en cuanto a calidad acústica, la anterior generación con N64 fue muy discreta en este apartado, más que nada por la comparación con la calidad CD que exhibían el resto de las consolas y porque el chip sonoro de la consola de 64 de bits no es ninguna maravilla. Pero para esta ocasión se ha creado una B.S de auténtico lujo, y que desprende un estilo tan personal como el juego propio.

The Legend of Zelda (GameCube)

Se ha alejado un poco del carácter grandilocuente que había en anteriores entregas, y se ha optado por darle un toque más íntimo, usando instrumentos reales como guitarras españolas, flautas, violines o violonchelos. El resultado es una música casi céltica de impagable calidad, en donde se alternan temas clásicos de la saga (algo que se notará en la introducción) como composiciones completamente nuevas, alegres, tensas, algunas oscuras y otras incluso épicas, pero siempre acordes con la acción (la dinámica de la música es muy buena y los temas se alternan según el lugar y la situación). Hay momentos en los que la música abandona su lugar a los efectos, como en medio de una tormenta en donde se deja al jugador a solas para escuchar el viento, la lluvia y los truenos en todo su esplendor.

The Legend of Zelda (GameCube)
The Legend of Zelda (GameCube)


The Legend of Zelda (GameCube)

Y ahora, dejando aparte comparaciones directas, es hora de hablar de un aspecto puro y genuino de este título, los gráficos. Son tantas las cosas que se podrían comentar en este apartado que haría falta un libro pequeño, pero lejos de ser esa la intención, se puede resumir afirmando que, a título personal, es uno de los juegos más preciosos de esta generación, y, objetivamente, el más complejo técnicamente hablando.

The Legend of Zelda (GameCube)

Detrás de la aparente simpleza de estos, se encuentra uno de los juegos que mejor explota la potencia de una consola en la presente generación de máquinas y la verdad es que hay muy pocos títulos que se le puedan comparar en sofisticación gráfica. Para empezar, el "Toon Shaded", que es el particular termino utilizado para nombrar la técnica utilizada en los gráficos de este título, se muestra claramente superior a cualquier otro juego Cel Shaded presente en la actualidad. Ningún otro título ha sabido aproximarse tanto a una película de animación como este, ni por detalles, ni mucho menos por animación en donde Zelda destaca ampliamente gracias a la fluidez de todo el entorno.

The Legend of Zelda (GameCube)

Pero para decir que este es quizás el juego más complejo técnicamente de cuantos hay, con las verdaderas obras maestras que ha habido, hace falta mucho más que una evolución del Cel Shaded. Y ese algo más se traduce en una sola palabra: síntesis, la capacidad de crear algo orgánico con vida propia que no esté atado por rutinas. Hace mucho tiempo, el que subscribe habló mucho en un artículo de esta técnica, pues Sony la había convertido en su caballo de batalla para demostrar el potencial de su PS2. El argumento era que la enorme potencia de cálculo de la consola permitía la posibilidad de crear mundos orgánicos, con vida propia, y que respondieran a los sucesos de forma natural, no prefijada. Varios juegos en PS2 han conseguido implementar esta técnica en cierto modo, como por ejemplo en MGS 2, en donde se hace patente en el efecto de lluvia.

The Legend of Zelda (GameCube)

Pero no hay ningún juego que haya aplicado esta técnica de forma tan extensiva e impresionante como lo ha hecho Zelda en GC. Siguiendo el deseo de Shigeru Miyamoto de crear un Hyrule "vivo" y orgánico, se ha destinado grandes esfuerzos en hacer que el entorno se comporte de forma realista, empezando por ejemplo en el mar. No se ha creado un agua realista, como pudiera ser la del Mario Sunshine ni se ha utilizado una física de fluídos real tampoco, pero se pueden apreciar detalles importantes como el hecho de que las olas tengan un comportamiento aleatorio y obedezcan a la dirección del viento, o que cuando el agua choca con la playa, lo hace siempre de forma distinta. También la lluvia está muy conseguida, de forma que no solo las gotas caen de forma caótica, sino que además se puede ver detalles como el impacto contra las superficies.

The Legend of Zelda (GameCube)

Luego está el viento, que es seguramente uno de los elementos más predominantes (no se llama "Tacto del Viento" en japonés por casualidad) de este título. Como la dirección en la que sopla es muy importante, se ha representado con unas líneas en el aire, que por supuesto son también caóticas, de modo qie uno nunca verá la misma línea dos veces. El viento incide en muchas cosas, entre ellas la dirección en la que el barco de Link puede navegar, ya que al ser de vela, está a merced del viento (un efecto a tener muy en cuenta es en el movimiento de la vela, que se comporta como un tejido real).

The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)
The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)


The Legend of Zelda (GameCube)

Por supuesto, se puede pensar que si el barco está a merced del viento no se podrá decidir donde ir en cada momento. Pero para eso está la varita del viento, que sustituye a la Ocarina y se maneja a modo de batuta para realizar diferentes conjuros cuando se aprenden, siendo el primero de ellos el poder cambiar la dirección del viento a voluntad. Cuando se realiza tal acción, se puede comprobar como las olas, el viento y las nubes se mueven según ha sido indicado, con total naturalidad. Pero merece la pena hacer mención a las nubes, pues la belleza de estas, como se mueven, se cruzan y se mezclan arrastradas por el viento es una de las cosas más bellas y bien hechas que se pueden encontrar en un videojuego hoy en día. Huelga decir que obedecen de forma caprichosa al viento, y que el modelo físico de estas es más preciso, lo que provoca que el realismo de su movimiento resulte casi embriagador

The Legend of Zelda (GameCube)

Otro punto que merece mención es el tamaño de los enemigos finales, que es realmente titánico. Pocos juegos tienen unos enemigos finales tan sumamente grandes e intimidadores. Tampoco se pueden dejar pasar cosas en este impresiones como la luz, que alcanza un nivel fantástico en muchos momentos, como se puede comprobar en la cueva del fuego, donde la incandescencia de la lava y las enormes columnas de fuego se reflejan en todas las superficies.

The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)

Pero habiendo dejado que técnicamente es una maravilla, estéticamente ya es cuestión de gustos. El que subscribe, como gran admirador de la obra de Hayao Miyazaki (creador de Totoro, Porco Rosso o la recientemente oscarizada y absolutamente maravillosa, Sen no Chihiro no kamikakushi) no puede menos que emocionarse ante la clara influencia gráfica ejercida en Zelda por este genial autor. Y aunque todavía está lejos el día en que un videojuego consiga reflejar fielmente lo mismo que el lápiz de artistas como Miyazaki-san, Katsushiro Otomo, Masamune Shirow, o incluso de artistas relacionados con los videojuegos como Yoshitaka Amano o Yoji Shinkawa, se puede decir que Zelda está en el buen camino.

The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)

No solo está el estilo, sino también el diseño artístico de los personajes, momento en el que uno se puede dar cuenta que ha habido también un intenso trabajo en hacer que cada uno de los integrantes de Hyrule tenga una presencia propia y única con respecto al resto de individuos. A esto se le añade el colosal resultado de la animaciones faciales, que están presentes como en ningún otro juego, y es que la expresividad en los rostros es alta y está muy bien lograda, aunque nada que ver con el propio Link y su amplia gama de muecas, gestos y caras de circunstancia, que alcanzan en algunas veces la propia dimensión de una película de animación, más que de un videojuego.

The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)

Pero a pesar de todo lo dicho, hay que vivirlo para saber bien de lo que aquí se está hablando, y es que no será hasta que se esté a solas con el título, cuando uno se da cuenta de pequeños detalles y momentos que marcan la impresión general que provocan los gráficos. Por ejemplo, a muchos no se les hará extraño pararse y utilizar la bien resuelta cámara para enfocar al cielo y contemplar una noche estrellada, intentando ver las constelaciones a la vez que las nubes van pasando, o en medio del mar viendo a las gaviotas revolotear alrededor mientras se es mecido por las olas, o bien contemplando como el color de todo a tu alrededor cambia dinámica y paulatinamente a medida que va amaneciendo y suena una melodía que indica la llegada del nuevo día.

The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)
The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)


The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)

El juego encierra tantos secretos en un mundo tan vasto, que será complicado no dejarse cosas sin descubrir. Al ser Hyrule tan grande, uno se pregunta si será capaz siquiera de llegar de un sitio a otro. La velocidad de navegación que se puede alcanzar es bastante alta si se coge bien el viento, pero navegar no es tan simple como ir de un lado para otro, ya que los viajes estarán salpicados de peligros, como calamares gigantes que aparecen de la nada, tiburones que intentan tirarte al agua para luego merendarte, o incluso batallas a cañonazos con barcos piratas enemigos.

The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)

Por ultimo en este breve repaso a algunas características del juego, hay que decir que la historia está bastante más trabajada que en anteriores entregas (a pesar de que Zelda no es un juego que deje mucho peso en este apartado), poniendo una intensa labor en los diálogos, que aparecen en grandes cantidades. También se ha hecho un buen trabajo llevando el flujo de la historia, de forma que hay interesantes giros argumentales, necesarios para mantener la atención.

The Legend of Zelda: The Wind Waker (GameCube)

Zelda: Kaze No takuto es un juego especial, que sobresale se mire como se mire: diseño, artístico, técnico, narrativo, jugabilidad, gráfico, acústico... resulta complicado pensar en otro juego más completo y a la vez tan universal, con tantas cosas por hacer, minijuegos que jugar, mazmorras por superar, enemigos que abatir, puzzles geniales por resolver y secretos por descubrir. Un título que recoge esa magia minimalista que se puede ver en la obra de Miyazaki-san, pero también el espíritu épico de la saga, combinándolo en un marco de ensueño en el que a uno no le cuesta nada perderse, siendo fácil abandonar la historia para explorar los misterios de cada rincón del enorme mapeado que compone el mundo de Hyrule, y disfrutar cada segundo con ello. Un juego mágico, que consigue realmente transportar al jugador a un mundo de fantasía y color del que no se querrá salir.

The Legend of Zelda: The Wind Waker

Nueva entrega de "The Legend of Zelda", una de las series de juegos más popular de todos los tiempos. La principal novedad, los gráficos realizados con la técnica cel-shadding.

The Legend of Zelda: The Wind Waker