James Bond 007: NightFire
James Bond 007: NightFire
Carátula de James Bond 007: NightFire

Licencia para matar en Gamecube.

José Javier Méndez

Llega 007 a GameCube. De la mano de EA vamos a poder disfrutar de las hazañas de uno de los agentes secretos más famosos del mundo. Bond, James Bond ya está entre nosotros.

James Bond se estrena en GameCube con la misma misión de siempre: salvar al mundo del malo de turno. Pero esta vez no se apoya en el guión de una de sus exitosas películas, aunque muchos encontrarán referencias a varias de ellas. Y es que el mundo de Bond acabará por ser recurrente.

De padre escocés y madre suiza, la vida de Bond nunca fue fácil. Su padre viajaba constantemente como representante de una marca de armas, con lo que él sacó provecho para aprender a hablar fluidamente varios idiomas de la comunidad Europea. A los 11 años sus padres fueron asesinados, con lo que fue su tío el que se hizo cargo de su educación, ingresando en la prestigiosa escuela Eton de la que más tarde fue invitado a irse, por razones que todos suponemos.

El siguiente paso fue la antigua escuela donde había estudiado su padre, Fettes, pero también la abandonaría, hasta que en 1941 ingresó en el Ministerio de Defensa Británico, donde más tarde acabaría haciendo la carrera que todos conocemos.

La fórmula de sus aventuras es de sobra conocida: un argumento de intriga (generalmente girando entorno a la salvación del mundo), un malvado  personaje, los últimos dispositivos y armas de Q, chicas y glamour, un personaje protagonista carismático y con presencia ante la cámara, y unas cuantas acciones prácticamente imposibles de realizar. Agitado, no revuelto  y nos sale este juego del agente 007 de EA.

NightFire trata de ser algo nuevo en referencia a Bond, pero muchos de nosotros encontraremos fácilmente influencias de las más clásicas películas de éste personaje: GoldenEye, Moonraker, Sólo se vive dos veces y Muere otro día, son sólo algunos de los ejemplos. Agentes dobles, agentes infiltrados, grandes sumas de dinero, satélites mortales, peligrosos adversarios, etc. Ni tan siquiera falta el magnate de los negocios, malvado, que nos tratará de hacer la vida imposible con sus secuaces.

En el juego se mezclan los géneros de puntería en primera persona y conducción, como en "Agent Under Fire", pero además cuenta con nuevos niveles aéreos, de infiltración, submarinos y espaciales para que la variedad de las misiones sea lo más amplia posible. No trata de crear escuela en ninguno de los estilos a los que se acerca, sino que pretende tocar la mayor parte de ellos posibles, siempre con el listón de calidad elevado suficientemente como para no temer a las comparaciones.

G R Á F I C O S

El estreno en GameCube viene de la mano de un nuevo motor gráfico que se presenta ante nosotros con un gran poderío a la hora de mostrarnos todo lo que acontece en la pantalla. Ya no sólo por mover los personajes perfectamente detallados sino también por recrear todo tipo de ambientes con unos juegos de luces que para si los quisieran otros juegos. Y podemos añadir que el resto de efectos atmosféricos, como por ejemplo la lluvia o la nieve que caen en alguna de las fases, son una pequeña maravilla.

Las texturas están muy bien trabajadas, sobre todo en lo que a la vestimenta de los personajes se refiere, así como a las que recubren las paredes de los edificios, donde nuestros disparos dejarán huella a poco que nos fijemos. El caso es que siendo una consola de nueva generación muy reciente, no acaba de superar con claridad a otras plataformas más vetustas, y a decir verdad esperábamos un poco más de este apartado en GameCube, sin embargo hay que pensar que es la primera entrega y que seguramente habrá más oportunidades de mejorarse.

Pero vamos con todo lo bueno. Lo primero que resalta en el juego es el gran trabajo realizado en los rostros de los personajes. Tanto el de James Bond, como el del resto de personajes principales y secundarios han sido recreados con todo lujo de detalles. El aspecto físico de Bond se ha cuidado al máximo, y se han empleado los rasgos del mismísimo Pierce Brosnan para crear el modelo. Lo podrás ver en numerosas ocasiones, ya que la cámara cambia a tercera persona con bastante frecuencia, cuando el agente Bond lleva a cabo alguna proeza, como deslizarse por una peligrosa cuerda o colgarse con una mano de un cable de alta tensión.

En cuanto al modelado de los mismos, se sigue la pauta marcada por el "Agente en fuego cruzado" de otras plataformas, en el que la captura de movimientos no se ha usado todo lo que se debiera, ya que casi todos los enemigos se mueven igual, cosa que veremos cuando nos encontremos en una habitación con 3 ó 4 de ellos y veamos que se posicionan y caminan de la misma manera. Otra cosa ya son los jefes finales o enemigos principales.

En un juego de Bond no podían faltar las chicas. En NightFire aparecen Zoe Nightshade (que ya participó en Agent Under Fire), la hermosa a la vez que peligrosa Makiko Hayashi, la belleza australiana Alura McCall, y la guapa aunque sosa Dominique Paradis. Todas tan maravillosas como estrellas de Hollywood, si te gusta ese estilo.

Los escenarios son muy grandes, y no tienen una linealidad marcada, con lo que en muchos de ellos la ruta a seguir no es simple de encontrar. Los escenarios en los que nos desplazamos en algún vehículo se mueven con bastante velocidad, pero sin brusquedades, lo cual nos favorece bastante a la hora de apuntar a los enemigos.

M Ú S I C A

Como no podía ser de otra manera, la banda sonora está compuesta pensando en los temas más carismáticos de las películas de James Bond. Nos acompañarán durante las misiones, antes y después, así como en los distintos menús. Muy buena calidad la de las melodías, en todos los aspectos.

Un buen juego paralelo será el adivinar en qué película aparecía alguna melodía tremendamente parecida a la que está sonando mientras jugamos. Gran variedad, y hábilmente colocadas y tratadas para mantener en todo momento la tensión del juego y de la aventura a los niveles de un agente doble 0.

S O N I D O    F X

Una de las características más destacables de éste apartado es la inclusión de voces en perfecto Castellano, con unos profesionales al cargo de ésta tarea que tienen unas voces fácilmente reconocibles a nada que nos guste el cine. Perfectos diálogos sería la manera más clara de definirlos. Voces limpias, con una correcta entonación, que saben poner la tensión justa en cada palabra para reforzar el momento del juego que se está viviendo.

No obstante, la voz de Bond no es la de Brosnan, pero queda bastante cinematográfica, así que acabaremos jugando con una mezcla de Bond y Brosnan.

Pero el tema de la inmersión en el juego no se acaba con las voces. Las explosiones, los disparos, los pasos, los vehículos, todos están al nivel esperado. No es de extrañar si tenemos en cuenta que la biblioteca de sonidos de EA para estos menesteres es una de las más extensas entre los diseñadores de videojuegos.

Las distintas armas suenan de manera diferente tanto a la hora de disparar como a la hora de impactar sobre alguna superficie o cuerpo. Los movimientos de los vehículos están adornados con sus correspondientes sonidos según el tipo de vehículo que se esté manejando. Bastante calidad en este apartado.


J U G A B I L I D A D

Se trata de una gran aventura del agente 007 cuyo guión bien podría servir  para una película: grandes dosis de acción, distintos tipos de objetivos, fases variables en cuanto a su temática.

Lo primero que tendremos que hacer es hacernos con los mandos del juego. Es una tarea dura para alguien que esté acostumbrado a manejar poco botones en sus juegos, ya que en este título de EA utilizaremos la totalidad del  mando de control. Todos los botones y palancas tienen alguna función. Como se puede ver no hay tregua para nuestros castigados dedos.

En 12 niveles, entre los que se incluye una buena presentación como es habitual en las películas de Sr. Bond, nos tendremos que infiltrar en una central nuclear, en las instalaciones secretas del enemigo, sumergirnos en el agua con el coche (que será convertido en submarino), incluso acabaremos en el espacio exterior.

En este juego el argumento es el consabido salvar el mundo del malvado de turno. Aunque el juego no es muy largo, la durabilidad del  mismo se acrecenta gracias a la gran cantidad de modos multijugador de los que dispone el juego.

Las misiones a las que tendremos que hacer frente abarcan desde un preludio en Paris (como toda buena película de Bond), pasando por la toma de pruebas gráficas del intercambio de mercancía entre los malos, una fuga en los Alpes, huída en coche, un viaje a Tokyo para proteger unos documentos, infiltración en las oficinas centrales de un magnate en busca de documentos secretos, infiltración en una planta nuclear, asalto a la base submarina del malo del juego y una visita al espacio exterior. Menuda agenda más apretada, incluso para una agente secreto.

Pero Bond no peleará con las manos vacías. Los dispositivos y armas de Q no faltan en este  "NightFire", algunos se estrenan para la ocasión, mientras que otros ya son veteranos. Entre los dispositivos nuevos destacan el aturdidor, un llavero con una carga eléctrica paralizante; el "gusano Q", una tarjeta de crédito que lleva un virus informático; y el "Phoenix Ronin", una ametralladora por control remoto. Entre los viejos hay que destacar el reloj con rayo láser, la mini-cámara y el gancho para trepar.

El coche de Bond es el mítico Aston Martin, en su modelo Vanquish, capaz de ir bajo el agua y cargado con los últimos avances en armamentísticos, como cohetes y ametralladoras. Los cohetes Q-Jet se han retirado, aunque, para compensar, Q ha incluido nuevas armas, como una ballesta, una ametralladora con mira de infrarrojos y un rayo láser experimental. Sin duda alguna Bond está más protegido en su coche que en su propia casa.

El juego tiene más de 10 modos distintos, desde los típicos de duelo a muerte o capturar la bandera, por citar algunos, hasta pasar por otros nuevos, como el de "Asesinato". Estas modalidades son lo bastante interesantes como para que sigas jugando tras agotar el modo de un solo jugador.

C O N C L U S I Ó N

Este juego es un gran estreno para la franquicia James Bond en Gamecube. Acción en primera persona con el atractivo de aportar elementos de conducción y fuertes dosis de infiltración y sigilo. Tal como van las cosas lo más seguro es que se sigan sacando juegos del agente 007 para GameCube.

"NightFire" no es un juego muy largo, pero su enorme surtido de modos de juego multijugador hacen que su vida sea más larga de lo que suele ser habitual en este tipo de juegos. A buen seguro que estas Navidades te resultará mucho más interactiva ésta aventura  que ver la última aventura de James Bond en el cine. Una de las más válidas opciones para estas Navidades. Sobre todo si, como de costumbre, tenemos ganas de salvar el mundo.