Pro Rally 2002
Pro Rally 2002
Carátula de Pro Rally 2002
  • 3

    Meristation

Conduce en casa...

David Borrachero

Si te crees capaz de llevar un coche al máximo en sinuosas curvas, apurar curvas al borde de precipicios insalvables, y soportar la presión de todo un Campeonato, puede que esto del Rally esté hecho para ti.

Si te crees capaz de llevar un coche al máximo en sinuosas curvas, apurar curvas al borde de precipicios insalvables, y soportar la presión de todo un Campeonato, puede que esto del Rally esté hecho para ti.

Ya era hora que los poseedores de GameCube pudieran por fin disfrutar de un juego de carreras "realista" basado en una competición tan atrayente como el rally. Tras las incursiones de otros subgéneros de la velocidad como Wave Race, XG3, F1 2002, etc., ha tenido que ser Ubi Soft la primera en poner un pie dentro de este escabroso mundillo de los rallies trayendo una versión mejorado de un título aparecido en PS2 hace ya unos meses.

Pro Rally 2002 se presenta como un título dirigido a los amantes de las carreras de rallies, y además tiene el "honor" de convertirse en el primer título de este tipo en llegar hasta los circuitos de la consola de Nintendo. Desarrollado por Ubi Soft Barcelona, Pro Rally parece estar destinado a ser la plataforma de desembarco para posteriores juegos que quizás tengan mayor renombre y envergadura entre el público sediento de sensaciones al límite al volante de un coche. Pero no adelantemos acontecimientos, puede que este título producido en nuestro propio país tenga algo más que ofrecernos de lo que en un principio algunos podrían esperar:

  • 20 Licencias oficiales de coches de Rally.
  • 48 etapas internacionales de Rally distribuidas en 8 países con diferentes condiciones metereológicas.
  • 6 modos de juego, desde una escuela de aprendizaje hasta un Campeonato de Rally completo.
  • Total personalización de los coches, podremos ajustar la dirección, suspensión, marchas, etc.

g  r  á  f  i  c  o  s  :

Sin llegar a resultar en ningún punto un aspecto sobresaliente, no podemos dejar de mencionar la excelente velocidad de la que hace gala el engine creado para Pro Rally. Apenas veremos ralentizaciones en el juego, ni siquiera cuando juguemos en la modalidad arcade con otros coches en pantalla, y los frames por segundo descenderán muy levemente cuando activemos la modalidad multijugador a pantalla partida. Además, podremos disfrutar de una visión muy lejana, con entornos sorprendentemente amplios a veces, y de algunos efectos gráficos bien realizados como los reflejos reales sobre las carrocerías de los vehículos, niebla bastante realista, el brillo del sol cegador, la lluvia convincente, etc.

Los escenarios y decorados entre los que discurren nuestras carreras son bastante atractivos y en ocasiones llenos de detalles. Inglaterra o España son una buena muestra del buen hacer de Ubi Soft, con tramos inundados literalmente de árboles y matojos en los lindes de la carretera en el RAC inglés, o peligrosos barrancos a orillas del mar en el caso del rally de Cataluña. Otros en cambio son más flojillos, como el caso de Argentina, algo vacío y bastante repetitivo, o Suecia, en el que la nieve no deja para muchos alardes.

Los coches por su parte presentan un aspecto cuidado, que no excesivamente detallado. A un nivel medio comparado con otros productos actuales en el mercado, el irregular acabado se percibe sobre todo en las repeticiones, mientras que durante nuestras partidas en el juego apenas prestaremos atención a las carencias en el número de polígonos. Además, y por desgracia, por muchos golpes que nos peguemos contra los árboles o las vallas de protección, jamás podremos hacerle un rasguño a nuestro flamante bólido. Eso sí, al finalizar la carrera es probable que nos informen que hemos destrozado la dirección en una de aquellas sacudidas...

Las texturas por su parte, variadas y coloridas, también podrían haberse mejorado. Algo más de detalle y de definición, sobre todo en el caso del asfalto, demasiado borroso en algunas pistas, no habrían venido nada mal para acabar de adornar un aspecto bastante notable.

En la parte negativa del motor 3D matizaremos sobre todo las sombras, que en ocasiones hacen "extraños", sobre todo cuando circulamos junto a las laderas de algunas montañas, y el "clipping" ocasional, tanto en los entornos como en los propios coches, y que ha veces se convierte en algo evidente y algo defraudante en las repeticiones, en las que a veces podemos ver incluso como la cámara atraviesa literalmente los coches. También encontraremos algo de "popping" en algunos árboles, sobre todo los más lejanos, pero es muy escaso, no molesta, y es perfectamente perdonable dada la gran amplitud de visión que tenemos en algunos tramos de los rallies.

En conjunto el aspecto gráfico de Pro Rally presenta altibajos, con una velocidad a veces endiablada y sin pérdidas perceptibles en los frames por segundo, y unos coches y entornos medianamente detallados, pero que junto a estos pequeños fallos a los que nos referimos, y unas texturas algo pobres, no acaba de cuajar en un resultado sobresaliente.

m  ú  s i  c  a  :

Al tratarse de un juego deportivo siempre tengo la manía de bajar el volumen de la música, o bien hasta el mínimo, o por lo menos que quede en segundo plano. En el caso de Pro Rally además esto se hace algo imprescindible. Las melodías, sin dejar de ser correctas no acompañan unas carreras en la que tendremos que estar con todos nuestros sentidos puestos en la carretera que tenemos delante, y en los sonidos del motor de nuestro bólido (y mira que petardea a veces el pobre...) En fin, totalmente prescindible durante las carreras y buena compañera durante los menús. Pasará desapercibida para la mayoría.

s  o n  i  d  o  F  X  :

El Dolby Pro Logic II con que Ubi Soft nos deleita en Pro Rally 2002 hace perfectamente su trabajo. Si bien la separación de canales podría haber sido algo más amplia y cristalina, no deja de ser interesante la inclusión progresiva de esta posibilidad en los títulos para GameCube, con lo que el disfrute de una buena experiencia sonora con los rugidos del motor de tu coche y el sonido ambiente de los escenarios se encuentra totalmente justificado y plasmado.

Los coches por su parte suenan diferente (no es lo mismo un legendario Celica que un moderno saxo kit car), aunque no tanto como hubiéramos deseado. Se puede apreciar mejor con la vista seleccionada del interior de los coches. El "petardeo" al que hacíamos alusión anteriormente de los tubos de escape es genial. Pocas veces ha sido contemplado con tanto celo este efecto en otros juegos de Rally. Probad el modo entrenamiento y sabréis lo que es bueno con tantas subidas y bajadas de marcha, ya sean automáticas o manuales...

En último lugar tendremos las voces de nuestro copiloto. Dobladas en perfecto castellano, acompañarán nuestras carreras avisándonos de las curvas, estado de la carretera e incluso obstáculos que podamos encontrarnos. Muy útil, aunque para ello ya están las señalizaciones visuales sobreimpresionadas en la pantalla, y a la larga puede hacerse algo pesadete.

j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d  :

El control de los coches en Pro Rally 2002 es bastante ajustado e intuitivo, aunque tardarás algunas partidas en hacerte completamente con él. Sin llegar a los límites de la simulación ni a las cotas arcade de otros títulos, Pro Rally se defiende bastante bien en este aspecto. Quizás lo peor sea el comportamiento físico de los coches, que a veces nos parece rematadamente exagerado (como algunas colisiones irreales en el modo arcade o en multiplayer), y algunos choques en la modalidad individual. No ocurre continuamente, ya que afortunadamente las sacudidas con el entorno se resuelven de manera más o menos realista en la mayor parte de las ocasiones.

El rodaje sobre las diferentes superficies a las que tendremos que enfrentarnos también cambiará nuestra forma de conducir. Tierra, asfalto, barro, nieve, hielo, tramos mojados, etc. nos obligarán, primero, a escoger unos reglajes correctos, y segundo, a adaptar nuestra forma de conducción en esas ocasiones (algo que se nota sobre todo en el manejo sobre hielo y barro). Es posible que las diferencias entre estas zonas no sean excesivamente palpables, pero al menos han sido resueltas con acierto y se contemplan en el comportamiento de los coches.

En cuanto a las modalidades de juego, Pro Rally 2002 no se queda precisamente corto. En primer lugar podremos disputar carreras en solitario, pudiendo escoger entre:

  • Contrarreloj: Son carreras en etapas especiales con los coches de inicio y los que vayamos desbloqueando. Está disponible desde el principio y viene fenomenal para poder entrenar y hacerte con el manejo de ese Subaru que se te resiste.
  • Arcade: Al puro estilo recreativa. Con otros 5 coches en carrera a la vez. Los desperfectos no están activos y podrás desbloquear numerosos secretos.
  • Torneo: Carreras por eliminatorias en circuitos especiales de dos carriles u otros de calzada más ancha.
  • Profesional: Es el Rally propiamente dicho. Tendremos que competir en el campeonato escogiendo entre Privado, Kit Car y WRC. Ganaremos puntos según nuestra posición. Antes tendremos que haber superado el modo Escuela.
  • Escuela: Tan de moda últimamente en los juegos de conducción, el modo escuela nos propone 10 pruebas (algunas de ellas bastante difíciles debido a los estrictos requisitos, como ni rozar unos pivotes en los lados de la calzada), que deberemos superar obligatoriamente para poder entrar en el Campeonato y así desbloquear el resto de modos de juego.

En segundo lugar podremos optar por la modalidad multijugador, algo descafeinada por los problemas de colisión entre los coches, pero divertida por la posibilidad de demostrar quién es el mejor.

Además, excepto en la modalidad Arcade, Pro Rally 2002 contempla roturas en los coches de índole mecánico. No se producen desperfectos visibles en las carrocerías de los coches (una lástima por otra parte como ya mencionamos algo más arriba), pero si roturas del diferencial, frenos desgastados, dirección destrozada, etc. que además poseen una incidencia notable en la conducción si el problema es grave. ¿Un ejemplo?, Si se avería la dirección podrás comprobar como se dificultará sobremanera nuestra conducción el resto del trayecto hasta le meta. Al terminar cada etapa podremos asimismo reparar los daños que hayamos sufrido.

c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n  :

Pro Rally 2002 es el primer juego de rallies en llegar hasta GameCube, y si bien no resulta ser el juego definitivo que podría esperarse, las mejoras con respecto a la versión aparecida en el primer trimestre de 2002 para PS2, son notables. Con un aspecto técnico equilibrado, una velocidad que apenas se resiente y una jugabilidad agradable y ajustada, aunque con algunos fallos subsanables, el título de Ubi Soft se presenta como una buena alternativa, la única en GameCube, si estás ávido de juegos de rally.

Son sin embargo un buen número las cosas por arreglar y mejorar, quizás para la próxima versión, pero el camino que llevan los chicos de Ubi podría ser el correcto para llegar a codearse en el futuro con los grandes en este disputado género.

  • Escenarios variados y atractivos.
  • Buena sensación de velocidad sin caídas de frames.
  • Jugabilidad correcta.

LO MEJOR

  • Buena sensación de velocidad sin caídas de frames.
  • Escenarios variados y atractivos.
  • Jugabilidad correcta.

LO PEOR

  • Las colisiones con otros coches.
  • Los defectos gráficos.
  • Técnicamente mejorable.
3

Malo

La idea era buena pero se ha llevado a cabo de forma desastrosa.