Aggressive Inline
Aggressive Inline
Carátula de Aggressive Inline
  • 8

    Meristation

Patinaje al límite

Francisco Alberto Serrano faserranoacosta

Desde luego, los deportes extremos están de moda, y eso se refleja en la realidad, en donde se puede ver a todo tipo de personas haciendo diabluras con cualquier medio que se ponga a mano: bicicletas, skateboards, snowboards... y hasta patines en línea, tal y como ocurre en este Aggressive Inline.

Desde luego, los deportes extremos están de moda, y eso se refleja en la realidad, en donde se puede ver a todo tipo de personas haciendo diabluras con cualquier medio que se ponga a mano: bicicletas, skateboards, snowboards... y hasta patines en línea, tal y como ocurre en este Aggressive Inline.

De los creadores de Dave Mirra Freestyle 2, llega uno de los simuladores de juegos extremos más esperados. No en vano, su estudio creador, Z-Axis, se ha hecho un hueco en el sector a base de poner calidad e inventiva en sus productos, hasta el punto incluso de superar a clásicos de este género como Tony Hawk, o al menos así lo opina un amplio sector de aficionados a este subgénero.

La base sobre la que discurre este título es la típica que ya se ha acomodado en este estilo de juegos. Tienes un modo "carrera", en el que cogiendo a algunos de los personajes iniciales, habrá que recorrer 6 escenarios distintos, en busca de retos que vayan proponiendo quienes se van cruzando en tu camino. con la experiencia y los puntos, se podrá liberar nuevas opciones, así como mejorar los atributos de los patinadores.

También se dispone de un modo libre, en el que se pueden recorrer libremente los circuitos para aquellos que tengan ganas de patinar en algún sitio en particular, mientras que el modo de dos jugadores ofrece una mayor variedad, aportando juegos como el de coger más animales que el contrincante a lo largo del escenario, o una competición por ver quien consigue más puntos a base de realizar movimientos, cosa que influye en mejorar más toda la jugabilidad.

Gráficos
Lo primero, es decir que la intro está bastante bien, y merece la pena verla. Aunque sea en imagen real, lo bien montado que está y lo espectacular de las acciones, acompañadas por la música cañera característica de estos títulos, hacen de la visualización de la misma algo recomendable a todas luces.

Z-Axis ha desarrollado un motor que recoge todo lo bueno del de Dave Mirra 2 y lo mejora ostensiblemente en varios aspectos. Por un lado, los personajes no es que sean una preciosidad en términos de estética, ni tampoco presentan un modelado espectacular, pero sí tienen un aspecto muy solido, repletos de pequeños detalles como partes de la ropa que se mueven según el movimiento, pelos ondulando, y algunos más bastante efectistas.

Las animaciones están muy conseguidas, ya que están claramente definidas, son suaves, y se hacen bonitos de ver en los movimientos así como en las transiciones entre estos. Se refleja fielmente el movimiento del cuerpo al moverse con patines, y esta impresión solo mejora cuando se notan la enorme variedad de cosas que se pueden hacer, todo sin perder un ápice de calidad. A eso hay que unir un framerate tremendamente estable, que no baja de los 60 FPS ni a tiros, al igual que sucede en la versión Xbox, y no en la de PS2 (a decir verdad, la versión de Xbox y la de GC son prácticamente idénticas).

Pero si hay algo que destaca por encima de todo, es el enorme tamaño de las fases. La verdad es que la puesta en escena del escenario es muy buena, mucho mejor que la de otros títulos de la misma índole, y eso se nota cuando se contemplan todos los elementos que integran estos, lo bien que está todo modelado, la enorme cantidad y variedad que hay (y no para adornar, sino que todo está ahí para que pueda ser aprovechado para alguno de los infinitos movimientos que se pueden realizar), pero sobre todo, el gran tamaño, que dejará completamente anonadado a quien esté acostumbrado a los muchas veces limitados escenarios de otros juegos de este tipo.

Como guinda final, el juego incluye su correspondiente selector de 60 Hz, por lo que nadie podrá quedarse sin perder calidad gráfica por culpa de la conversión NTSC PAL, teniendo un televisor preparado para ello.

Música
Hablar del apartado musical de un juego de deportes extremo es como comentar el último recopilatorio de skate music que haya salido al mercado. La mayoría de los temas incluidos son éxitos de grupos que han barrido en las listas de ventas de todo el mundo. A poco que escuchéis la radio seguro que os encontráis tarareando una de las trece canciones que conforman la bso de Aggressive Inline, todos ellos reproducidos con buena calidad de audio.

Efectos FX
Golpes, saltos, exclamaciones, jadeos, gritos, todos los sonidos que uno podría esperar oír en cualquier gran urbe han sido recogidos más que correctamente por los ingenieros de sonido de Acclaim. Dejan escuchar las melodías que componen la banda sonora de este juego a la perfección, aunque su contundencia evitará que pasen desapercibidos. Bastante cuidados.

Jugabilidad
Una de las muchas cosas que todos los juegos basados en deportes extremos tienen en común es su gran facilidad de manejo. Aggressive Inline no podía ser una excepción y, a pesar del gran número de movimientos que es posible realizar en la obra de Z-Axis, su control es muy intuitivo. Además, y gracias a la supresión del crono y a la implementación de una barra de energía, las partidas siempre estarán bajo control por lo que se podrá elegir si se arriesga, se intenta congelar la situación cuando nuestra barra esté bajo mínimos, se decide echar todo el fuego en el asador o bien se opta por el conservadurismo cuando la susodicha barra esté repleta.

Desgraciadamente, el mando de GameCube y su botón Z perjudica un poco el apartado del control, nada que no se pueda solucionar con las muchas horas que hay que dedicarle a este título, pero que no deja de ser un detalle molesto por ello.

Los movimientos inéditos hasta el momento en un título del género, como el Skitching o los Volteos, unidos a las prestaciones de los Manuals, posibilitan la ejecución de trucos muy largos y que reportarán un enorme puñado de puntos. Esto es especialmente útil si se tiene en cuenta el gran número de desafíos en los que habrá que superar una determinada puntuación en un tiempo determinado. También hay que recalcar, que aunque el numero de misiones pueda parecer amplio, bastantes guardan un gran parecido con otras, por lo que el numero real de misiones originales es sensiblemente menor.

Una gran diferencia con juegos con otros juegos de la misma clase, reside en el sistema de atributos. Mientras que, normalmente, sumábamos puntos a las habilidades del personaje según íbamos encontrando ítems a lo largo del escenario, en Aggressive Inline hay dos posibilidades de subir los atributos (que son giro, grind, manual, salto, velocidad, fakie y wallride). La primera es encontrar iconos dispersos por el escenario. Pero encontrar estos puntos es una tarea titánica, complicadísima, y pasaréis horas jugando sin que encontréis ninguno de ellos. La segunda y original posibilidad es la de aumentar nuestros atributos según se usan. Es decir, si grindamos mucho, el atributo grind subirá. Lo que añade un más que interesante componente RPG al título.

CONCLUSIÓN

[image|nid=1397851|align=right|width=150|height=107]Aggressive Inline es, sin duda, de lo mejor en su estilo de juego. A un control más abierto y variado se le unen buenos gráficos, bastantes horas de juego, unos escenarios fantásticos y un diseño de los mismos encomiable, lo que conforma un título que entusiasmará a todos aquellos que adoren tirarse horas encontrando secretos y experimentando con los controles para obtener nuevos movimientos. La curva de dificultad es dura para aquellos que empiezan en este tipo de títulos, pero el manual es bastante completo, y ayudará a hacerse con las bases, con lo que todo el mundo con un mínimo interés en los deportes extremos no debería perder el ojo de este.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.