Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors
Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors
  • Plataforma GBA 8
  • Género RPG
  • Lanzamiento 28/06/2002
  • Desarrollador Bandai
  • Texto Español
  • +3
Carátula de Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors
  • 8

    Meristation

Dragon Ball se despide de Game Boy Color a lo grande

Daniel Delgado García

Después de muchos títulos de dudosa calidad, creados para las grandes consolas, llega el momento de disfrutar de uno de los mejores juegos de la serie de Son Goku. Y aunque la consola no albergue tanta potencia, de todos es sabido que las mejores esencias se venden en frascos pequeños.

Después de muchos títulos de dudosa calidad, creados para las grandes consolas, llega el momento de disfrutar de uno de los mejores juegos de la serie de Son Goku. Y aunque la consola no albergue tanta potencia, de todos es sabido que las mejores esencias se venden en frascos pequeños.

Una idea no tan nueva

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Dragon Ball es una serie con muchos años a sus espaldas, nacida en la década de los 80. Desde entonces, han aparecido juegos para casi todas las consolas japonesas que ha habido, aunque hay que reconocer que los mejores juegos de la saga vieron la luz en Super Nintendo. En la 16 bits de Nintendo, casi todos los veteranos recuerdan los Super Butouden, caracterizados por ser juegos de lucha en 2D que representaban fielmente el espíritu de los combates de la serie.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Pero antes de que saliera al mercado el primer Super Butouden, nació también en Super Nintendo un título llamado Dragon Ball: Legend of the Super Saiyajin. Este juego de rol, creado por Bandai en 1992, fue un extraño título de rol, en donde los combates se basaban en el uso de cartas. De aquella, todavía no había nacido el fenómeno de los combates con cartas, como lo es el Magic hoy en día, así que este título de Dragon Ball supuso una pequeña revolución para quienes lo descubrían por primera vez.

Y ahora para Game Boy Color

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Los tiempos cambian, pero las buenas ideas siempre pueden ser aprovechadas. Aquel Dragon Ball: Legend of the Super Saiyajin nunca llegó a salir del mercado japonés, así que ahora que ha llegado una medio conversión a GBC, alguien ha debido pensar que sería buena idea aprovechar la franquicia de Toriyama San para darle una buena despedida a la consola de 8 bits de Nintendo.

El motivo de que este juego solo sea una media conversión es debido a que ha sido suprimida la parte de rol convencional, y tan solo se han dejado los combates finales como elemento de juego. Y esa parte que falta se echa mucho de menos. En ella se podían explorar los vastos mundos que componían el juego, mientras había que luchar contra enemigos secundarios que aparecían aleatoriamente.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Cada cierto tiempo de juego, y siguiendo la historia original, había que derrotar a un jefe final, el cual solía dar mucha guerra; y esa es la única parte que se ha trasladado, y que compone la jugabilidad de este título. También es cierto que en algunos momentos del juego se podrá mover a un personaje por un terreno bastante limitado para encontrar algunos objetos, pero ni de lejos dará tanto juego como lo daba el original; ya que los paseos que había que dar entonces eran casi infinitos.

La mejor parte de Dragon Ball Z

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

El argumento de este título comienza en el mejor momento de la serie, según la gran mayoría de sus fans. El juego comienza cuando Son Goku presenta su hijo a todos sus amigos; aparece su hermano Radditz, y le cuenta toda la historia de su familia. A continuación se desarrolla toda la historia de Vegeta, la muerte de Piccolo, el viaje a Namec y las luchas contra Freezer.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

A continuación, la historia continúa, aunque ya de manera diferente al juego de Super Nintendo que terminaba en este punto. En este juego, también se podrán vivir las aventuras con Trunks, los androides A-16, A-17 y A-18, Célula, y finalmente, el juego terminará con los combates acontecidos contra el monstruo Boo.

No hace falta decir que todos y cada uno de los combates más carismáticos de cada parte de la serie estarán presentes, y serán lo suficientemente difíciles como para desesperar a más de uno.

¿Y como se pelea con unas cartas?

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

El sistema de juego es bastante sencillo, aunque se podría haber aprovechado más si hubiera más combates contra enemigos de poca monta. El combate se realiza por turnos, primero ataca el jugador y se defiende el enemigo, y luego sucede a la inversa. A medida que se suceden los turnos, van apareciendo unas cartas que tienen reflejado un ataque, una defensa o una habilidad especial. En cada turno, ya sea de defensa o de ataque, se puede usar una carta para hacer alguna acción.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Las cartas de ataque pueden ser de puñetazos o patadas especiales; o bien de ataques de energía, ya sean normales o bien los ataques especiales, como el Masenko o el Kamehameha. Cada uno de estos ataques consume unos puntos de energía (también llamada "Ki"), y habrá que tener suficientes para poder usar la carta. Si no se dispone de suficientes puntos, habrá que recurrir a las cartas normales. Estas son siempre las mismas, no consumen energía y son ataques o defensas básicos.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Al final de cada turno se recuperan unos pocos puntos de energía, por lo que hay que escoger bien el momento de usar cada carta; ya que a veces valdrá más esperar para poder usar una carta más devastadora. Las cartas de ataques físicos además tienen una particularidad, ya que antes de hacer el ataque habrá que introducir una secuencia de comandos (compuesta de direcciones y los botones A y B) en menos de un par de segundos (varia según el ataque). Si se supera ese tiempo o se introducen mal los comandos, el ataque será detenido por el adversario.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Además de las cartas de ataques especiales también están las cartas de defensas especiales. Con estas se podrán parar los ataques especiales del enemigo, esquivar sus ondas de energía, o al menos evitar que causen grandes daños. El problema aquí viene dado por el hecho de que no hay manera de saber lo que va a hacer el enemigo, salvo usando la intuición, por lo que a veces es muy difícil predecir cuando va a llegar un ataque devastador. Sin embargo estas cartas necesitan del consumo de energía, y si no se tiene habrá que recurrir a las cartas normales de defensa. No evitan mucho daño pero al menos es mejor que nada.

Por último, las cartas especiales sirven para bajar la velocidad del enemigo, para aumentar la puntería o para subir más rápido el nivel de energía de cada turno; entre muchas otras cosas. Estas son las únicas cartas que se pueden usar tanto en el turno de ataque como en el de defensa, pero con la consiguiente perdida de un ataque o de una defensa.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Al final, el juego termina siendo un título de estrategia donde lo principal es saber jugar bien las cartas que van apareciendo, dejando cada carta para su momento, y haciendo buen uso de las neuronas.

 g r á f i c o s

La pobre Game Boy Color demuestra una vez más que quiere pero que no puede dar para más. Aquí no hay nada que no se haya visto antes, pues todo es pequeño y un tanto pobre, y la sombra de Game Boy Advance está demasiado presente y supone un lastre para su hermana pequeña.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Pero a pesar de todo, hay buena intención por parte de los programadores, y eso se deja notar. Puede que los personajes sean pequeños y les falte detalle, pero también es verdad que son inconfundibles, y todos los aficionados a la saga los reconocerán y diferenciarán a todos.

La parte más importante del juego son los combates y las cartas. Por un lado, las cartas, aunque simples, son facilmente identificables, por lo que no representan ningún problema. Una vez que se escoge una carta, la acción es automática, por lo que solo habrá que contemplar como suceden las animaciones del golpe, la onda de energía o lo que sea que se realice en la pantalla. Las animaciones están realizadas de la mejor manera posible, y los ataque especiales de cada personaje también son fácilmente reconocibles.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Por otro lado, también están las secuencias que van narrando la historia entre combate y combate. Estas son un poco más pobres que el resto del apartado gráfico, pues se componen de un fondo estático y la fotografía del personaje que habla en cada momento. Este aspecto es un poco soso, pero se ve compensado por el hecho de que todos los textos están perfectamente traducidos al castellano. Un detalle muy de agradecer, y que empieza a convertirse en la norma, en vez de ser una excepción.

 s o n i d o

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

El chip sonoro de Game Boy ya ha sido exprimido al máximo y no será aquí donde se aprecie más calidad. De todos modos, y salvando la calidad del sonido, quedan unas músicas que acompañan perfectamente al juego y a los combates. Como viene siendo habitual, no son las mismas músicas de la serie de televisión, pero a pesar de ello, se dejan escuchar perfectamente durante la partida.

Los sonidos tampoco son nada impresionante, y se reducen a representaciones de los golpes y de los ataques especiales. También acompañan los movimientos del cursor a través de los menús, e incluso aparecen mientras se narra la historia. La verdad es que no se puede pedir mucho más a una consola de tan solo 8 bits.

 j u g a b i l i d a d

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Una vez descartados el apartado gráfico y sonoro del juego, tan solo queda saber si el juego es divertido; y la verdad es que así es. Puede que el juego sea un tanto extraño, y es evidente que no gustará a todos por igual, pero quien tenga la suficiente paciencia como para acostumbrarse al sistema de juego lo encontrará de lo más divertido que hay.

Para jugar desde luego no hacen falta reflejos, sino únicamente usar la cabeza para pensar los movimientos con lógica. Bueno, en realidad sí que hacen falta reflejos, pero solo en algunos momentos concretos de la partida. Por lo general el juego se basa en seleccionar la carta adecuada para cada turno y dejar que sucedan los acontecimientos.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Cuando se selecciona una carta de ataque físico, dependiendo del nivel de la carta se realizarán una serie de golpes. Al principio se utilizan las de nivel 3 y 4. Esto quiere decir que el personaje dará un combo de 3 ó 4 golpes. Una vez seleccionada la carta, y antes de dar los golpes, aparecerá en la pantalla una serie de botones que habrá que pulsar en un tiempo muy reducido.

Puede aparecer cualquiera de las cuatro direcciones del pad y los botones A y B; y pueden aparecer ordenados de cualquier manera, pero solo saldrán 3 si el combo es de 3 golpes, o 4 si es de 4 golpes. Cuanto más largo vaya siendo el combo, más difícil resultará de realizar. Si se falla al pulsar los botones o no se consiguen pulsar todos en el momento preciso, el adversario tendrá la oportunidad de cortar el combo, reduciendo el daño del mismo.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Los ataques físicos son muy importantes, ya que permiten ahorrar energía para realizar los ataques potentes. De todos modos, es importante ejecutarlos correctamente, pues al final del combate, un poco más de vida puede suponer la diferencia entre la victoria y la derrota.

A pesar de todo, los combates son más difíciles de lo que puede parecer, ya que el enemigo casi siempre tendrá más nivel que el personaje controlado, por lo que desarrollar el combate será vital para obtener la victoria.

 c o n c l u s i ó n

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

Game Boy Color quiere despedirse por la puerta grande, y para ello ha decidido aliarse con un gran juego de Dragon Ball. Y nuevamente, hay gente que está empeñada en demostrar que un juego no tiene que ser espectacular gráficamente para resultar extremadamente divertido. El único problema que hay, es que solo se puedan disputar los combates finales, y no haya un modo de exploración más completo, como en todos los juegos de rol. Si tuviera ese punto, al igual que lo tenía su predecesor en Super Nintendo, puede que la nota hubiese sido mayor.

Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors (GameBoy)

A pesar de todo, este es un título que ningún poseedor de una Game Boy Color debería dejar pasar; y tampoco ningún buen fan de la serie creada por Akira Toriyama. Solo es no recomendable para aquellos que no quieran embarcarse en algo diferente, y prefieran la lucha tal y como la han disfrutado siempre. Todos los que quieran difrutar de Goku, experimentar un sistema de batalla pocas veces usado, y deseen estrujarse las neuronas, solo tienen que comenzar a buscar las bolas mágicas.

 l o   m e j o r

  • El sistema de cartas
  • Traducido al castellano
  • Manejar al grupo de Goku

 l o   p e o r

  • Que no sea un juego de rol completo
  • El apartado técnico en general
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.