Crazy Taxi
Crazy Taxi
Carátula de Crazy Taxi

De mayor quiero ser... ¡¡taxista!!

José Arcas Ruiz

Ninguna consola que se precie debe quedarse sin este título, que aunque tenga 4 años, sigue siendo igual de adictivo, aunque su falta de frescura y sus pocos espectaculares gráficos para los tiempos que corren afean un poco el juego.

Ninguna consola que se precie debe quedarse sin este título, que aunque tenga 4 años, sigue siendo igual de adictivo, aunque su falta de frescura y sus pocos espectaculares gráficos para los tiempos que corren afean un poco el juego. 

Dudo que alguien que esté leyendo este análisis no conozca Crazy Taxi. El juego salió hace nada menos que 4 años en los salones recreativos. Poco después, salió la correspondiente versión de este arcade para DreamCast, con una gran acogida por parte de todos.

Con el anuncio a principios del año pasado de SEGA afirmando que iba a dejar de fabricar consolas, Crazy Taxi tuvo vía libre para acaparar otras consolas. Así, tanto PS2, Xbox y GameCube recibirían este título, aunque quizá ya fuese demasiado tarde...

Seguramente que sepáis de sobra el argumento, pero lo comentaré por encima: el juego nos pone en manos de un taxista algo demente cuya única misión es llevar lo más rápido posible pasajeros de un lado a otro de la ciudad, ya sea arrasando bares, atravesando colinas o incluso yendo contra mano por una autovía con más tráfico que La Castellana en hora punta.

Los clientes nos pagarán más si llegamos antes y si pasamos casi rozando los otros vehículos y si efectuamos grandes saltos. Vamos, que estarán tan locos como nosotros, y da igual si es un punky o un cura. La adicción que proporciona Crazy Taxi es impensable hasta la primera vez que lo juegas.

g r á f i c o s

Esta versión de Crazy Taxi conserva todo el atractivo que catapultó el juego a la fama, pero desgraciadamente también conserva el mismo aspecto gráfico. Acclaim ha sido quien ha cogido la licencia del juego, y no ha realizado ningún cambio. En su momento, el título sorprendió a todos, pero si nivel queda muy por debajo de lo que hoy por hoy puede hacer GameCube (lease Rogue Leader, por ejemplo).

Aún así, el mapeado es muy muy extenso, y tardaremos algún tiempo en aprendernos la ciudad. El tráfico es constante y variado, aunque su inteligencia artificial es demasiado simple, y se limitarán a circular sin ofrecer ninguna variación. En general, correctos, pero no destaca ningún aspecto hoy por hoy. A los coches les faltan polígonos, no se deforman, y no reflectan nada del escenario.

Lo único que sobresale por encima de la tónica general, es la propia ciudad. Altibajos, parques y zonas verdes, cuestas al más puro estilo San Francisco, parkings, y cientos de localizaciones diferentes: pizzerias, iglesias, helipuertos... Todo aquello que puede tener una ciudad, esta lo tiene.

m ú s i c a

Con sólo decir que The Offspring fue el encargado de hacer la melodía principal del juego, y que Bad Religion participó entre otros en hacer la "banda sonora" os podéis imaginar la calidad de la banda sonora del juego. Realmente te incitan a hacer el loco, y encender la consola y escuchar estas melodías, es algo que pocos juegos se pueden permitir.

s o n i d o f x

Mediocre. Los 4 taxis distintos que podemos elegir suenan exactamente igual, y la música se antepone a cualquier efecto sonoro. El ruido de las colisiones es simple, y las voces pueden resultar incluso desagradables. De todas formas, no es un aspecto que importe demasiado en este estilo de juegos de conducción.

j u g a b i l i d a d

Sin duda, el punto fuerte del juego. Es el típico juego con el jugarías si quieres echar un rato divertido con la consola, sin demasiada historia ni complicaciones. Crazy Taxi resulta adictivo, intenso, y en alguna ocasión te sacará alguna sonrisa. Sin embargo, no tiene modo a 2 jugadores, lo que hubiese sido grandioso: poder competir contra un amigo para ver quien consigue más pasajeros. Otra vez será...

Además, no resulta tan impresionante como la primera vez que lo juegas, y si ya disfrutastes de él en otra consola, te cansarás pronto de él. La única novedad con respecto a su primera versión es la inclusión de una serie de minijuegos, que van desde explotar globos distribuidos por toda la ciudad o llevar a TODOS los clientes al destino que te soliciten. Nueve mini-juegos muy interesantes que amplían la duración del juego considerablemente.

c o n c l u s i ó n

Si este análisis lo hubiera hecho la primera vez que me "vicié" el juego, la nota hubiese sido mucho más alta. Pero ahora enciendo mi GameCube, con Crazy Taxi dentro, y es más la melancolía lo que me hace disfrutar del juego que el propio juego en sí. Todo es exactamente igual, y la inclusión de unos mini-juegos no es suficiente aliciente como para justificar la compra.

Si no habéis tenido la oportunidad de exprimirlo con anterioridad, seguramente disfrutéis muy mucho de él, pero no esperéis nada que no encontrasteis la primera vez que lo jugasteis.

l o  m e j o r

- Poder disfrutar de nuevo de Crazy Taxi, ahora en GameCube.

- La inclusión de mini-juegos.

- De nuevo, la banda sonora.

l o  p e o r

- Tiene el aspecto gráfico de la versión DreamCast.

- No aporta nada sustancial para justificar la compra.

- Que ya lo tengas en otra consola.