Crazy Taxi (GameCube)

Después de haber dejado sin frenos a Dreamcast y PlayStation 2, Crazy Taxi, una de las producciones más emblemáticas de SEGA, llega a GameCube de la mano de Acclaim Cheltenham...

Son casi como los reyes de la jungla. No aparecen en los documentales de la sobremesa, pero los taxistas se han convertido por méritos propios en los animales más temibles de la ciudad. Suelen conducir acodados en una de las ventanillas, sosteniendo con los labios un cigarrillo e imprecando blasfemias a todo aquel que se atreve a adelantarle. Para colmo de males, se nos han metido en la consola...

Terror en el parque

Crazy Taxi, aunque no lo parezca, es un arma de doble filo que sirvió a SEGA para impulsar las ventas de Dreamcast y espolear el mercado arcade, que como suele pasar en algún que otro periodo de tiempo, andaba de capa caída. Pero tras abandonar la fabricación de consolas, la desarrolladora nipona necesitaba buscar una salida para una de las revelaciones del '99. Y para ello, puso primero las garras sobre PlayStation 2, mediante una conversión idéntica al original, que para bien o para mal, a duras penas aportaba novedades tanto en el funcionamiento como en los modos de juego. En GameCube estamos en la mismas: Acclaim se encarga de hacer el puerto mientras SEGA sigue contando el fajo de billetes. Novedades, como siempre, más bien pocas...

Hablemos del género 'Crazy Taxi'

Lo cierto es que Crazy Taxi no es un título de conducción arcade cualquiera. De hecho, lo ha reinventado y ha aportado un soplo de aire fresco a algo que parecía condenado a los 'simuladores' en los que las formas de vehículos de cuatro ruedas solo servían como mera excusa para volar un millón de veces sorteando enemigos y encarando loopings.

En picado

Como en los relojes suizos, en la sencillez de Crazy Taxi radica su belleza; debes seleccionar a uno de los taxistas principales y, en su coche particular -ya lo dicen, cada coche es un mundo- recoger una serie de clientes potenciales muy marchosos que quieren llegar a su destino con total presteza. Así que, saltándonos por la torera cualquier señal de tráfico y jugándonos el carné de conducir, intentaremos seguir una flecha que nos guía hasta el punto y final, donde tras un elegante frenazo nuestro compañero de viajes nos soltará la pasta. El objetivo, sin embargo, no reside en llevar a cuatro gatos a su casita e irnos a tomarnos un café, no. Sino que, en su lugar, deberemos aguantar en la carretera el mayor número de tiempo posible, sabiendo en todo momento que cuanto más larga sea la trayectoria de viaje, más segundos de bonificación recibiremos y por tanto, mejor será nuestra puntuación final. ¿Te ha quedado claro?

Pues no solo te ha quedado claro a ti, sino a decenas y decenas de juegos que han aparecido desde que SEGA se sacara de su mágica chistera esta original producción. Tan solo apuntar que Batman In Gotham City o Emergency Ambulance son una ínfima parte de unos cuantos que beben de esta misma fórmula, pero que, en su visión particular, añaden ciertas novedades, detalles, matices y demás nimiedades que hacen de él un juego aparentemente nuevo, pero que su estilo se cimienta sobre Crazy Taxi.

¡Let's make some crazy money!

Una de las franquicias que aparecen

Antes de entrar a hablar de la forma alternativa de conseguir dinero, debemos subrayar que cada uno de los cuatro pilotos que aparecen en Crazy Taxi -no hay ninguno nuevo- ha sido dotado de características completamente diferentes, lo que hará que nos decantemos por uno u otro dependiendo de nuestro estilo de conducción. Tanto es así que, esto, va totalmente en concordancia con la cantidad de dólares que podemos embolsarnos.

En el menú inicial cuentas con BD Joe, Axel, Gena y Joe. El primero de ellos, un joven amante del hiphop, goza de una buena velocidad punta, aunque carece de maniobrabilidad, por lo que nos es demasiado recomendable para jugadores inexpertos. Axel es el estereotipo de protagonista de cualquier programa: joven, extravagante y extrovertido, y poseedores de unas habilidades más que equilibradas, que le convertirán en uno de tus favoritos cuando comiences a tomar contacto con los controles. Gena es la muchacha del grupo: una mujer de armas (volantes) tomar, y que gracias a su buena capacidad de maniobra, la erigen como la predilecta para aquellos que no han puesto sus manos en la vida sobre Crazy Taxi. Por último, Gus es la voz de la experiencia, un tipo fuerte y resistente, aunque algo difícil de amansar cuando se desboca su vehículo.

¿Porque os contamos todo esto? Pues es bastante sencillo. Cada vez que pases rozando la carrocería de algún otro coche del tránsito, el altavoz de tu televisor soltará el repicar de unas monedas que han aumentado tu reserva de dinero. De este modo, cuantos más coches capees más pecunias subirán a tu marcador, hasta que finalmente choques contra algún capó.

Desconectando el taxímetro

Las chicas s?Esaben conducir

Además del modo arcade, tanto en GameCube como en PlayStation 2 y Dreamcast, Crazy Taxi cuenta con una opción que compaginará esfuerzos con el antes mencionado. Se trata nada menos que un menú de minijuegos, que nos plantearán una serie de objetivos a cumplir dentro de un tiempo predeterminado. Así, por ejemplo, deberás derribar unos boliches gigantes como si se tratara de una partida de bowling, para acto seguido correr como un desesperado hacia la línea de meta. También podrás gastar los líquidos del freno aparcando al borde de una carretera para recoger a una serie de ancianitas que anhelan llegar a su residencia en un tiempo asfixiante. No obstante, estas son de las pruebas más difíciles, puesto que al principio tan solo se nos obligará a frenar en ciertos lugares, subir alguna que otra cuesta o llevar a cuatro clientes que han perdido la orientación y que se encuentran muy lejos de sus hogares.

Como la vida misma

Aunque Crazy Taxi es un título arcade de pura cepa, tiene algunos detalles que hacen de él una peligrosa aproximación a la realidad. Para empezar, las dos ciudades jugables -solo una en la versión arcade- son segmentos tomados directamente de San Francisco, la prestigiosa ciudad norteamericana. Asimismo, cuenta con un montón de establecimientos que han puesto ya millares de sucursales a lo largo y ancho de todo el planeta, como Kentucky Fried Chicken, Pizza Hut o Levi's, que poseen tres de las paradas más grandes del juego y que sin duda, serán una buena fuente de ingresos, puesto que suelen ser frecuentados por un buen puñado de gente.

Pero nada de eso sería como la vida misma de no ser por la Banda Sonora, siempre a tope para que el resto de los conductores se te queden mirando con cara de pocos amigos. Como en el original, contaremos con temas de dos de los grandes grupos punk de la escena actual, Bad Religion y Offspring, que cederán algunos de sus temas más representativos para que disfrutemos a lo loco con sus guitarras eléctricas, gritos de furia y amplificadores.

Ahora le toca el turno a Pizza Hut

Gráficamente el motor del juego fecha del 1999, y posiblemente ese sea uno de sus puntos flacos. No ha evolucionado desde entonces, salvo en la secuela, y en cuyo caso ya era bastante difícil de apreciar. De todos modos, hace dos años nos encontrábamos ante uno de los títulos más avanzados técnicamente, por lo que ahora no desentonará para nada con el resto del catálogo de GameCube. Tan solo, esperamos que se solucionen algunos problemas con la generación de polígonos -mucho popping, aunque se le puede perdonar por el hecho de mover enormes edificios de fondo- y que se mantenga aquella opción de 50/60 Hz que aparecía en Dreamcast. Por lo demás, seguro que te quedarás impertérrito delante de la pantalla admirando como los clientes alzan el brazo cuando te necesitan o patean una de tus puertas si les has llevado con retraso a su destino. Está a rebosar de detalles...

Este 18 de noviembre, se abre la veda del pasajero

Así es, el próximo 18 de noviembre Acclaim Cheltenham abrirá la temporada de caza de los clientes de Taxi. Primero se darán una vuelta por Estados Unidos y Japón, hasta que GameCube llegue a este lado del hemisferio y acompañe a la consola en su viaje europeo. Hasta que ello suceda, os dejamos con las imágenes de esta versión 'pixel perfect' que ya ha comenzado a agujerear los bolsillos norteamericanos, y eso que aun no anda suelto por las calles...

Crazy Taxi

Tras su paso por Dreamcast y Playstation 2, el éxito de SEGA para recreativas llegará hasta la gamecube en el lanzamiento norteamericano.
Crazy Taxi