Outlive
Outlive
Carátula de Outlive
  • 5

    Meristation

Fotocopiando a los clásicos

Juán J. Fermín

Outlive es un juego de estrategia en tiempo real que combina elementos novedosos de inteligencia artificial con diseños avanzados de robotica. Los jugadores pueden mejorar dos razas distintas, los humanos y los robots. Los primeros por medio de la genetica y los segundos por la tecnologia.

Lamentablemente, la creatividad es un bien escaso. Personas que dominen con maestría la técnica de un instrumento, pongamos por caso, las hay a miles, pero sólo es posible encontrar a un Mozart. Otro tanto ocurre en este mundillo. Hay cientos de personas capaces de sentarse a programar un juego, máxime si hay el dinero suficiente sobre la mesa, pero conseguir un gran juego, una obra maestra del entretenimiento, no está al alcance de todo el mundo ni de todas las compañías. Pero como hay que pagar las facturas, y justificar ese diploma de informático que cuelga de la pared, siempre queda un recurso para los programadores que no saben negociar adecuadamente con sus musas. Ese recurso es el plagio, que siempre aludimos bajo el eufemismo de "clónico".

Este prólogo describe perfectamente qué encontraremos en el paquete de Outlive. Uno de esos "clónicos", de esas copias descaradas y sin más ambiciones que el vender el número suficiente de copias antes de hundirse en el más absoluto olvido. Siendo así, la mejor manera de explicar en qué consiste Outlive es diciendo que es una simple fotocopia del Starcraft. Así de simple. No necesitaría añadir nada más. Cierra el garito, que nos vamos.

También podría decir, para no quedarme corto: cójase el editor de escenarios del Starcraft, cambie los fondos y los sprites por otros similares de su propia cosecha, edite unos cuarenta niveles, mezclelo todo a fuego lento con algunos ingredientes tomados en préstamo a otros títulos, como Age of Empires, y luego sírvase bien frío en una caja de DVD al escandaloso precio de casi siete mil pesetas.

Eso, señores, es Outlive.
 

Audio/Vídeo:
En cuestión de gráficos, hablamos de imágenes en 2D, de una calidad equivalente o en cualquier caso inferior a las del Starcraft, un juego que salió de la fábrica hace muchos años. Este desfase técnico podría perdonarse si se hubieran mimado más los detalles, se hubieran aplicado efectos 3D a los explosiones, o éstas fueran capaces de dejar señales visibles en el escenario. Pero ni una cosa ni la otra. El apartado gráfico cumple sin ofender a la vista, lo cual es casi de agradecer.
Los mismos comentarios son aplicables al apartado sonoro. Si bien las distintas melodías encajan decentemente en la acción, tienen un excesivo tufillo a MIDI. Los efectos sonoros tampoco invitan al aplauso. De hecho, pueden llegar a resultar molestos, ya que disparos y explosiones retumban a pleno volumen, casi anulando la música. Las voces son las típicas, "Sí, señor", "a sus órdenes", todas en el idioma de Shakespeare. Algunas parecen directamente plagiadas de otros juegos, como la de aquel obrero que parece sufrir el mismo grado de inteligencia que los aldeanos del mundo de Warcraft.
 

 
 
Guión:
En un futuro cercano, la falta de recursos estimula la explotación del espacio, descubriéndose valiosas fuentes minerales en Titán, uno de los satélites de Júpiter. Pero las condiciones allí son demasiado hostiles para el ser humano, así que se emprenden dos proyectos paralelos: por una parte, el desarrollo de criaturas alteradas genéticamente. Por otro, la construcción de máquinas con los últimos avances en Inteligencia Artificial. Mutantes y robots, como no podía ser menos, la emprenden a cañonazos, y a nosotros nos corresponde dirigir los ejércitos de uno u otro bando. Plas, plas. Todo ello nos es relatado en un vídeo bastante mediocre, que nos deja un mal sabor de boca que no seremos capaces de quitarnos hasta que no apaguemos el juego. 
 
Jugabilidad:
Si los juegos de estrategia en tiempo real son una novedad para ti, seguramente encontrarás que Outlive un juego ameno y muy sencillo de manejar. Los más veteranos, en cambio, se darán inmediatamente cuenta que el único mérito de sus programadores es el haber sido capaces de adaptar con dignidad las ideas tomadas de otros títulos.
Uno de los detalles que he encontrado particularmente atractivo, es la posibilidad de configurar el nivel de coraje, por así decirlo, de nuestras unidades. Podremos programarla, por ejemplo, para que luche a muerte, o por el contrario, indicarle que debe retirarse a un punto previamente establecido apenas sufra una amenaza por parte del enemigo. También podremos ajustar el área de reacción de cada unidad: es decir, podremos determinar si queremos que acuda en ayuda de otras unidades distantes que se encuentren en peligro, o que por el contrario, ignore cualquier amenaza que no sea directa, algo muy útil, por ejemplo, en tácticas de infiltración.

Otros detalles de agradecer son el automantenimiento de edificios y unidades, que se repararán sin que tengamos que intervenir, y el desarrollo automático de todas las nuevas tecnologías. En ambos casos, podremos ajustar el nivel de créditos asignados a estas tareas, para no quedarnos sin fondos en el momento más inoportuno, y en el caso de las mejoras, podremos desactivar su búsqueda o bien ordenar manualmente aquellas que más nos interesen.

Se incluyen también otras posibilidades que resultarán familiares a casi todos, como la de determinar un punto de reunión para todas las unidades que vayan saliendo de las cadenas de montaje, el formar distintos grupos de unidades, que luego pueden ser invocados pulsando un simple número, el poder establecer itinerarios complejos mediante una serie de puntos de paso obligado, exploración automática del escenario para las unidades que tengan este cometido.

Con respecto a la interfaz es bastante cómoda, a la vieja usanza, mostrándonos en una pequeña ventana todas las opciones permitidas por un determinado grupo, vehículo o edificio; opciones que también son accesibles a través de las distintas teclas de acceso directo.
 


Estrategia y trucos:
Aquí bastarían los mismos consejos que son válidos para el Warcraft, el Starcraft, y para los cientos de juegos similares que se acumulan en las tiendas de videojuegos:
En partidas individuales (salvo que la misión indique lo contrario), tu primera prioridad es construir el extractor de minerales y al menos tres vehículos de carga para recoger la materia prima. En segundo lugar, deberás crear las estructuras más básicas, como la fábrica de vehículos o el laboratorio (y recuerda que la construcción de estos edificios te obligará también a levantar torres de viento, para surtirlos de electricidad). En tercer lugar, debes asegurar tu posición, primero con algunos vehículos, luego con defensas más sólidas, como las torres. La idea es ir sobre seguro, amasar un ejército con el que aplastar al enemigo, sin dejarle posibilidad de réplica.

En partidas multijugador, la velocidad es la clave. No puedes perder el tiempo, ya que un solo vehículo de más o de menos, es la diferencia entre la victoria y la derrota. Tu primera prioridad, además de conseguir dinero es saber dónde se encuentra el enemigo. No debes perder el tiempo construyendo un explorador, cualquiera de los vehículos que tengas disponibles servirá. Sabiendo de donde vendrá el enemigo, podrás organizar una defensa más efectiva (incluso puedes dejar algún vehículo en algún sitio estrecho, de paso obligado para llegar hasta tus posiciones, para avisarte de la llegada de fuerzas hostiles). Pero recuerda siempre que la mejor defensa es ser el primero en golpear. La idea es que el enemigo deba perder el tiempo arreglando los destrozos que tú causes, y no tenga ni tiempo ni recursos para organizar una defensa adecuada ni, mucho menos, un contraataque.

Estos trucos o consejos son los que había disponibles el 04/09/01. Si no encuentras lo que buscas, pasa por la sección de TRUCOS.
 

Comparándolo con...:
Starcraft es el referente más inmediato, y Stracraft sale ganando en prácticamente todos los apartados. El argumento del modo campaña es más absorbente, con un guión mucho más elaborado, tiene videos introductorios que aún sorprenden, el diseño de los escenarios y las unidades es más vistoso y original... La única ventaja de Outlive es el haber incorporado ciertas ideas que fueron posteriores al Starcraft, y que por lo tanto están ausentes en éste último.
Teniendo en cuenta la calidad de uno y otro, y a sabiendas de que es posible encontrar el Starcraft traducido al castellano y a un precio más asequible, la elección parece bastante clara.

Aún así, si lo tuyo es esto de construir edificios y gestionar recursos en primera línea de combate, y aún no has incluido en tu colección títulos como el mencionado Starcraft o el Age of Empire, probablemente Outlive no te defraudará demasiado. Pero si eres un jugador un poco más curtido, de esos que ya han demostrado lo que valen en títulos como Shogun Total War o Ground Control, o eres un fanático de AOE, la poca originalidad e innovaciones de este producto harán que te parezca una simple copia de otros títulos.
 



Aceptable jugabilidad, y manejo sencillo.
Posibilidad de jugar hasta dieciséis personas en modo multijugador.

Se incluye un sencillo y eficaz editor de escenarios.
 
 
Enlaces o Links:
Página del distribuidor en España: www.proein.com
Fabricante (Soporte técnico):
www.take2games.com
 


Manual:
Inexplicablemente, se lastra el paquete con dos manuales. Uno en inglés, en cuyo dorso encontramos la clave de instalación del juego, y otro un poco más pequeño traducido al castellano. En ambos casos, tratándose de libritos que deben adaptarse a las limitaciones de una caja de DVD, el diminuto tamaño de las letras nos obligarán a forzar un poco la vista, sobre todo si debemos resignarnos a leer el manual en castellano. Obviando ese defecto, y el hecho de estar en blanco y negro, uno y otro manual hacen unas exhaustiva descripción del juego en uno y otro idioma, a lo largo de poco más de 50 páginas. Cubren todos los aspectos, desde la descripción de unidades y edificios, pasando por el árbol de tecnologías disponibles, y terminando con consejos estratégicos.  
 
Equipo necesario:
Mínimos: P166, 32 Mb de RAM, Lector CD x4, SVGA de 2 Mb, sonido compatible con DirectX, S.O. Win95/98/ME/2000

LO MEJOR

  • Aceptable jugabilidad, y manejo sencillo.
  • Posibilidad de jugar hasta dieciséis personas en modo multijugador.Se incluye un sencillo y eficaz editor de escenarios.

LO PEOR

  • Completamente desfasado a nivel gráfico.
  • Ninguna innovación respecto a títulos que llevan meses e incluso años en el mercado.IA poco desarrollada. Los enemigos carecen de cualquier iniciativa, y nuestras unidades, en algunas ocasiones se desorientan ante obstáculos que parecen sencillos, como un paso estrecho.No se han traducido ni las voces ni los textos de la pantalla.
5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.