Actualidad

El Cell Shadding se apodera de Springfield con The Simpsons: Road Rage

Nacho Ortiz nachoortiz

El penúltimo juego portagonizado por las criaturas de Matt Groening se introduce de lleno en el género de la conducción sin reglas.

La creación de Matt Groening, los Simpsons, versionados infinidad de veces en SNES, GB y PS One se acerca cada vez más a su realidad de animación. Con el uso de la técnica Cell Shadding, Electronic Arts y Radical Entertainment están dotando a su nuevo juego Simpsons: Road Rage, de la personalidad que les ha caracterizado en la pequeña pantalla, además de llevar al límite el género de la conducción arcade.

En dicho título, de momento exclusivo para PlayStation 2 y Xbox, habrá un total de 25 personajes procedentes de la retorcida mente de Groening, que deberán abrirse paso, con sus vehículos particulares y una amplia gama de armas, entre las más variopintas localizaciones de Springfield, la ciudad donde residen estos humanos con cuatro dedos y de marcado color amarillo.

A pesar de su temática, Simpson Road Rage cuenta con un argumento propio de los guionistas que están detrás de la serie. El sr. Burns, en su afán avaricioso, decide aumentar las tarifas de circulación, por lo que los habitantes de la ciudad americana se revolucionan saliendo a la calle con sus bólidos a armar el mayor escándalo posible. Todo ello estará aderezado con las voces de la serie, tráfico que imposibilita el paso de los coches y escenarios totalmente interactivos. Asimismo, dipondrá de un modo para dos jugadores a pantalla partida que acrecentará las altas dosis de acción desenfrenada que ya puede propiorcionar por sí solo.

EA distribuirá su excitante título de conducción a finales de este otoño que se aproxima.

Imágenes de PS2

The Simpsons: Road Rage

Road Rage tendrá un total de 25 personajes procedentes de la retorcida mente de Groening, que deberán abrirse paso, con sus vehículos particulares y una amplia gama de armas, entre las más variopintas localizaciones de Springfield.
The Simpsons: Road Rage