Army Men Advance
  • Plataforma GBA 7.2
  • Género Acción
  • Lanzamiento 26/06/2001
  • Desarrollador DC Studios
  • Texto Inglés
  • +3
Carátula de Army Men Advance

In the Army... Now!

David Aguilera

Después de tropecientas versiones en Game Boy Color, Nintendo 64, PlayStation y PC, los soldaditos de 3DO se estrenan en GBA bajo una caricaturizada nueva imagen que, lamentablemente, afecta y entorpece a la jugabilidad.

Muñequitos pequeños que saben hablar, gritar, y arrastrarse por el suelo como si nada, que van equipados con un arsenal de última tecnología y encima, para colmo, son de color verde. ¡Esto no es un juego de acción, es una película de terror!

Hablando en serio, Army Men es el estreno de los soldaditos cetrinos en Game Boy Advance, después de haber dejado evidentes heridos a su paso en PS One, Nintendo 64 y la predecesora de la flamante portátil, Game Boy Color. En este caso, 3DO, sus responsables, han querido hacer una mezcolanza de dos de los títulos que aparecieron en GBC: Army Men Color y Sarge's Heroe.

Del primero de ellos, se mantiene, gracias a Dios, su mecánica, aspecto que dejaba en pañales a Sarge's Heroes. En aquel título debíamos manejar a dos muñequitos a través de más de 20 misiones disparando a todo lo que nos rodeaba. Pese a este planteamiento tan sencillo, Army Men era todo un ejemplo a seguir por la variedad de escenarios y la acción constante que le supo inyectar 3DO, aspecto del que no alardeaba su otra encarnación. Culpa de ello fue que, intentando dar un soplo de aire fresco a la serie, sus responsables cambiaron a los soldados de a pie por un General salido de rosca, capaz de pilotar a un montón de vehículos sin despeinarse y someter a duras represalias a todo aquel que se entrometiera en sus asuntos.
Visualmente se redujo a un elemento móvil (nosotros), dentro de una mancha multicolor (el escenario), con unos chisporroteos (las balas), que sin querer tocaban contra otras manchas de muchos colores (enemigos). ¿Lamentable? y muy cierto..


  g  r  á  f  i  c  o  s
 

Nos ha llamado la atención las sospechosos similitudes que tiene el diseño de los personajes con los anélidos de Team 17, con una caracterización que roza el histrionismo. Sin duda, esta puesta en escena almibarada hace que Army Men haya dejado de ser un demonio para convertirse en un niño malo.
Este hecho, sin duda, hace que el juego haya sido dirigido a un público mayoritario, lo que, por otra parte, puede sentar muy mal a los seguidores de la saga.

Sin embargo, este tono más humorístico permite que las explosiones, enemigos, escenarios y medios de locomoción no se limiten a los que hay en los campos de guerra, sino a otros decorados que nos sitúan en localizaciones tan variopintas como lavabos con sus inodoros y las picas, jardines con margaritas a tutiplén, y como no, barracones de los que aparecen cuadrillas enteras de soldados con un solo objetivo en mente: matarte. Muy simpáticos ellos.

Pese a todo este recital de imaginación, si Army Men Advance no nos ha convencido es porque algunos paisajes se vuelven excesivamente repetitivos, los movimientos son algo toscos, torpes y bruscos, los disparos lentos e incluso parece que les cueste llegar a su destino, y el sistema de impacto está mal codificado. Es decir, que la inteligente utilización de la paleta de colores se ha visto enervada por el descuido de sus grafistas, que no han sabido pulir detalles tan fundamentales como los antes mencionados.

  m  ú  s  i  c  a

A ver si lo hemos entendido bien... ¿una canción? Sí, mi señor. Vaya, le hemos dado unas cuantas oportunidades pero, finalmente, nos hemos percatado de la total ausencia de músicas. En fin, habrá que ver que tal suena... bien, la cosa funciona: una marcha militar en el menú de elección de los personajes y en las opciones. No está nada mal, después de todo gran parte del juego nos lo pasaremos sin una sola nota que se le escape al chip de sonido de Game Boy Advance. Pese a ello, no la echamos en falta, los FX cumplen su función aunque no siempre con la mejor de las calidades...

  s  o  n  i  d  o   f  x

¿Qué puedes pedirle a Army Men? adivina... ¿gritos? sí, de eso hay muchos. ¿Disparos? con decirte que te vas a hartar suponemos que tendrás más que suficiente. Pero ojo, lo de hartarse es porque la variedad no es precisamente uno de sus puntos fuertes. Casi todas las armas emiten el mismo ruidillo una y otra vez y después de haber recorrido fases extenuantemente largas, lo último que querrás es que encima, tu mismo, vayas agobiándote con el mismo FX. Por ello, no merece más que una nota para bien, aunque estén presentes en todo momento.


  j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d

Como el resto de partes, Army Men Advance pone entre sus bazas el cumplir una serie de misiones que servirán como acceso a los más de diecisiete niveles que DC Studios ha diseñado para la ocasión. Mientras que, comenzamos entre los típicos pasillos angostos, dentro de un cuartel general buscando la llave pertinente para la puerta idónea, en medio del cartucho, nos encontraremos con otro tipo de óbices algo más complicadillos: por ejemplo, eliminar a toda una legión de soldaditos con una nimia barra de energía que al más mínimo rasguño la pierdes casi de vista. No, como te habrás dado cuenta no se han devanado mucho los sesos en aquellas largas sesiones de elucubración de objetivos, pero al fin y al cabo no estamos ante ningún juego de estrategia, y por lo tanto, es lo de menos.

Lo que ya no se puede tomar a la ligera es la longevidad del juego que nos atañe. Efectivamente, diecisiete misiones (incluidos minijuegos) saben a poco, aunque sean largas, aunque sean difíciles y aunque tengamos a dos personajes con los que interactuar por los escenarios. Para colmo, puedes usar unas cuantas contraseñas que te dejarán en el punto de partida de la fase en la que estabas, lo cual te ayudará desmesuradamente cuando vayas a terminarte la aventurilla.

Pero veamos si existe algún aspecto que pueda hacerlo durar más tiempo en la cartuchera... A ver, tiene muchas similitudes con los títulos de disparos de finales de los 80 y principios de los 90 (léase Robotron, sin esas altas dosis de metralla salpicando a todo quisqui), que sin duda será la nota cantante cuando un jugador más curtido en la materia vaya a ponerle las manos encima. ¡Ah!, se nos olvidaba. No intentes comparar la manuabilidad intuitiva de los arcades más viejos, porque este Army Men Advance tiene un sistema de giro que no permite orientar a todas las direcciones deseables. Una pena, que, sin embargo, se suple por la estúpida Inteligencia Artificial de los enemigos. ¡Que listos ellos!...

Centrándonos en el proceso de juego, para facilitarnos la tarea tendremos a nuestra disposición cinco armas distintas tales como lanzallamas, escopetas o bazookas, que dejarán toda su fuerza sobre el caucho de hasta alienígenas y robots fuera de control, sobre todo en los últimos niveles, donde la cosa ya se pone muy cuesta arriba. Y para los Bosses de mayor tamaño, nada como un buen tanque o una lancha motora, todo ello, sin menoscabo del control...


  c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n

Es una pena que Army Men Advance no se haya convertido en el mismo título revelación que lo fue su ancestro. Se ha perdido el mismo ritmo trepidante de una acción continua por culpa de movimientos un tanto patosos y un sistema de control con pocas direcciones. Además, las misiones no son precisamente una muestra de originalidad por parte de DC Studios, aspecto que ensombrece aun más el resultado final.

Aun a riesgo de no saciar la sed a un amplio margen de usuarios, es posible que los que se sientan atraídos por las demás entregas, quieran acciones cómicas y un desarrollo desenfadado le encuentren ese "feeling" carente en más de un nivel.

7.2

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.