Excitebike 64
Excitebike 64
Carátula de Excitebike 64
  • 9

    Meristation

Nintendo 64 arranca de nuevo...

David Aguilera

Hacía tiempo que N64 no respiraba. Pese a que Excitebike no es nuevo, es una pequeña y oportuna bocanada de aire a un catálogo en vías de extinción. La sensación de velocidad, la genial dinámica de las motos y un control propio de un simulador abanderan la adaptación del clásico de NES.

Que un juego se retrase porque la desarrolladora está inviertiendo horas, horas y más horas para terminar de perfilarlo es aceptable e incluso comprensible. Prueba de ello es que aguantamos con sumo tesón las continuas demoras que Miyamoto iba realizando de su obra magna, Ocarina of Time, para verlo en perfectas condiciones y sin problemas de última hora. Pero lo que no entendemos es como Excitebike 64, un producto que lleva arrasando en Estados Unidos desde el pasado mes de Agosto (2000), todavía no ha sido comercializado en Europa.

Supuestamente se debe a la producción masiva de Perfect Dark y Pokémon Stadium, que sin mucho tiempo para digerirlo tuvieron que enlazarlo con el lanzamiento a nivel mundial de Majora's Mask (traducción inclusive) y con la llegada de una de las revelaciones del último año, Mario Tennis. Si a todo ello le sumamos que Pokémon Puzzle League, de edición posterior al del juego de Left Field ya ha visto la luz dentro de las fronteras del viejo continente, la fiabilidad y la política de la subsidiaria europea de la gran N queda en absoluta evidencia.

Pero por una vez vamos a ser indulgentes. Porque el juego lo merece, y no lo decimos solo nosotros, sino los millones de usuarios que ya se han rendido a los encantos de esta armoniosa conjunción de la velocidad de Wave Race y la espectacularidad de 1080º Snowboarding. Porque ya se sabe que N64 aun estaría vivita y coleando si estos títulos no llegasen con cuentagotas. Porque la sequía que se aproxima solo salvada por el oasis de Kirby se prevé dura, cansada y desesperante. Con nada ni nadie con que llenar el televisor de los usuarios de Nintendo, y eso, lo está pagando su consola, que ya está sufriendo el peso del olvido.

Excitebike 64, siguiendo con la constante de Nintendo en actualizar sus clásicos, está basado en un trepidante arcade de velocidad que apareció en 1985 para la difunta NES. En aquel juego debíamos orientar unas minúsculas motocicletas a través de una infinidad de resaltos en una perspectiva semi horizontal. Pese al éxito cosechado, esta franquicia quedó relegada a un segundo plano, pues casi una década después, Super Nintendo y el periférico del Satelaview (sólo en Japón) vieron como el mismo patrón se trasladaba al territorio de Mario y compañía y se sazonaba con el sentido del humor propio del fontanero italiano.

Ahora, de la mano de los que una vez plantaron cara a la hegemonía de Total NBA de PS One, o lo que es lo mismo, los creadores Kobe Bryant in NBA Courtside de N64, abandonan la cancha, las zapatillas deportivas y los mates desde la línea de seis metros por las dos ruedas, monos enfangados y pilotos dementes. El resultado canta por sí solo...

g  r  á  f  i  c  o  s
Simplemente apabullantes. Si ahora mismo nos ha impactado la velocidad a la que transcurre cada una de las carreras, casi un año atrás esto debería haber significado una verdadera revolución. La tasa de frames, siempre constante a los 30 cuadros por segundo, tan solo se tambalea cuando en pantalla se dan cita hasta cuatro pilotos y estamos inmersos en una intimidatoria recta, en la que la consola llega a mover mayor cantidad de polígonos. El problema, sin embargo, se traslada a los fondos, en su mayoría taponados por una espesa aunque alejada capa de niebla. Este defectillo sería justificable de no ser porque en algunas modalidades como la del "Desert", la textura del suelo va rectificándose conforme avanzamos, error muy poco común en la 64 Bits de Nintendo.

Con todo esto, el movimiento de los pilotos, y por consiguiente, de las motocicletas cobran mayor protagonismo. Por ejemplo, cuando os topáis de bruces contra cualquier pared y detenéis el motor, el piloto colocará los pies en el suelo y al arrancar, la inercia le llevará el tronco y cabeza hacia atrás mientras va moviéndo el manillar en busca de la mejor postura para salir airoso de la situación. Por otra parte, dentro de este mismo ámbito, y más concretamente en las colisiones, el efecto de la caída no deja de ser excesivamente funcional. Cuando salimos disparados de nuestro medio de locomoción seguiremos adoptando la misma posición fetal encogida que cuando estábamos a los mandos.

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta un juego de motocross es el no encasillarse dentro de las pistas "indoor", lección que no terminaron de aprenderse los de EA y Acclaim con sus Supercross 2000 y Jeremy McGrath respectivamente. En Excitebike, los trazados en el interior de algún recinto forman las dos terceras partes de un total de 20, pero los exteriores tales como bosques neblinosos, áridos desiertos, páramos gélidos, frondosas junglas o hasta zonas indústriales están a la orden del día. Repletos de detalles (casetas, árboles, tractores) con dimensiones muy considerables y una variabilidad de localizaciones sencillamente encomiable. A la postre, el cartucho distribuído por Nintendo solo acusa las quemaduras de un tiempo que no pasa en balde para nadie. Ni para los mejores.

m  ú  s  i  c  a
Left Field ha utilizado la misma base de NBA Courtside, desde sus instrumentos como género musical para dotar a Excitebike 64 de un eterno fondo que aporta viveza al desarrollo. Temas hip hop, punk o hasta rock ampararán cada una de las carreras, siempre teniendo en cuenta que se ha creado una partitura exclusiva para las secciones artificiales, y una nueva para todas las naturales...

s  o  n  i  d  o   f  x
Las similitudes con Wave Race no solo radican en su orientación ni en la sensación de velocidad, sino hasta en la "voz en off" que va cantando cada una de tus filigranas en el aire y te informa, continuamente, de la posición que ocupas o quien ha sido el engendro que ha echado por los suelos todas tus esperanzas derrumbándote en la curva más puñetera de todas. Por lo demás, solo sentirás el estruendoso rugido de un motor increíblemente fiel a la realidad.

j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d
Al comienzo puede que no termines de encontrar el punto intermedio al control. O bien giras con total precisión o te sales de la pista sin posibilidad a rectificar. El problema es que en la toma de contacto estarás culeando como un poseso mientras los rivales te adelanten sin ningún tipo de dilación. Cuando ya empieces a familiarizarte con los mandos, con la aceleración, el contador de la temperatura, y hasta la mejor forma para girar, la cosa nunca, y reiteramos en nunca, será sencillo del todo. Por ejemplo, si estás mucho tiempo apuntalándote es posible que te des de sopetón con la rueda del que va delante tuyo y acabes besando la arena. Lo mismo sucede en los resaltos. Todo depende de con que velocidad los hayas encarado. En el caso de que hayas ido muy, muy lento, cada uno de los botes ralentizará aun más la marcha y serás incapaz de volver al rodaje inicial hasta que no termines hileras interminables de estos montículos de barro.

Todo ello significa que el producto de Left Field necesita que lo mimes. Que juegues con el día y noche, para descubrir todos los entresijos de cada uno de los hasta seis pilotos que hay a escoger, porque os aseguramos que tendrás que ir alternándolos para superar la plétora de retos que se tenderán ante ti según vayas avanzando, desmantelando campeonatos y por tanto, modos de juego:

· Season: Digamos que este es el grueso más importante del juego. Se estructura básicamente en tres niveles de dificultad que van desbloqueándose a medida que vas ganando dentro de cada torneo. Y esto se hace comenzando por el training, en el cual se te enseña las nociones básicas del control, como reaccionar a cada curva, como aterrizar mejor, etc. A renglón seguido podrás escoger a uno de los seis motoristas e introducirte en la categoría de bronce, plata, oro o platino. Cada vez que consigas quedar primero en todas ellas, teniendo en cuenta que se seccionan en 5 circuitos a una distribución de 5, 3, 2 y 1 punto por posición, se abrirá un "special track", que a continuación comentaremos.

· Exhbition: Es la opción de entrenamiento de rigor. Lo único que te detiene a probar sobre los tramos depende de tu pericia en el modo principal, pues en los que hayas competido tendrás tu correspondiente acceso para mejorar/aprender las veces que quieras. Como destacada singularidad, es el disponer de la posibilidad de jugar con cuatro mandos conectados a la consola.

· Time Trial: No hacen falta presentaciones. Debes marcar el mejor tiempo con la particularidad de poder descargar del "Controller Pack" a tu fantasma con la reproducción exacta del piloto que ha batido el record.

· Stunt: Similar al circuito de Dolphin Park de Wave Race, en el de Excitebike tendrás unas cuantas rampas a tu abasto, un estadio aclamándote y muchas, muchas rectas en las que tomar velocidades de vértigo. El único límite lo pone tu inventiva haciendo todas las cabriolas que se te ocurra para ir acumulando puntos e ir añadiéndose a la lista de las mejores notas.

· Desert: A la gente de Codemasters le debió gustar mucho esta idea, puesto que uno de sus bombazos del pasado año, 1nsane, tenía una modalidad calcada a esta. La idea consiste en vagar libremente por un enorme mapeado guiándote una flecha que te indica el punto al que debes dirigirte. En este caso, los "checkpoints" o metas volantes se marcan por unas hogueras que se vislumbran a la lejanía. Sin duda, uno de nuestros favoritos.

· Soccer: Participa con hasta cuatro mandos a un partido de "Soccer" (como lo llaman en Estados Unidos) chutando una enorme pelota, dentro de un campo circular y unas porterías de aproximadamente 15 metros. La dificultad que entraña dar pie con bola (nunca mejor dicho) y lo disparatado de las situaciones que se pueden llegar a concentrar son sus principales bazas.

· Climb: Intenta escalar con una de estas motos una empinada recta, cargada de montículos, baches, piedras y un grado de inclinación que ya quisieran para si en la "etapa reina" del Tour de Francia. Puedes incluso quemar tu motor una treintena de veces, caer volteando o zigzagueando hasta el precipicio antes de haber llegado incólume a la meta. El resultado de toda esta amalgama de elementos erigen a este modo como uno de los más atractivos de todo el programa.

· Excitebike: También en "special tracks", puedes echar unas partidas al juego original de la NES, manteniendo la misma calidad gráfica y sonora (que por cierto, se deja escuchar en la ceremonia de ganadores). El otro, es una fotocopia del anterior, dejando intacto su espíritu de botar sin cesar, solo que con el engine de la versión de N64, y por tanto, en perfectas tres dimensiones. De todas formas nosotros preferimos mil veces antes el modo "season" para este tipo de menesteres, pero siempre es un buen recurso por si os entra un ataque de morriña.

· Edit Track: La verdad es que nosotros esperábamos mucho más de él. Para empezar, solo puedes trabajar sobre los fundamentos de las pistas "indoor", aspecto que ya encorseta toda nuestra imaginación. A partir de aquí, podrás ir aplicándole distintas capas de suelo como barro, arena o tierra, sobre una base cuadriculada para hacerlo todo mucho más esquemático y detallado. Además, tienes una serie de tramos configurados por la propia CPU como giros de 180 grados, badenes o baches, y por supuesto, el poder añadir tu propio diseño sin tener que recurrir a los que ya están programados. Sabiendo que no es precisamente un gran abanico de opciones, los rivales controlados por la máquina terminan por agotar tu paciencia. A cada viraje, a cada salto, a cada antepecho de paja, se estrellarán y clavarán sus muelas eternamente. Nada comparado a cuando se ponen en plan serio dentro del "season".

Las salidas son cruciales...

El conjunto en general no es para nada corto. Ya se sabe que un programa deportivo siempre está restringido al no disponer de demasiados cambios en su mecánica, pero en E64 te lo vas a pasar en grande pises el modo de juego que pises. Entre otras cosas porque es endiabladamente difícil en los grados de dificultad más altos, y como no, por la enorme cantidad de subjuegos que Nintendo le ha embutido para darle esa mano barniz que solo la gran N sabe impregnar a todas sus producciones.

c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n
Seguro que te gustó Wave Race, que disfrutaste como un enano con 1080º Snowboarding y que tienes ganas de ver algo más espectacular. Más directo. Más "americano". Pues Excitebike es esto elevado a la enésima potencia. Lo tiene todo: buenos gráficos, control depurado, una dinámica de cada vehículo sensacional y tantos modos de juego como para empacharse de por vida. El lastre es el de siempre: el tiempo. Por una parte han sido 10 meses de retraso respecto a la versión NTSC. El otro, es el periodo que hace que esta consola no recibe ningún juego. Desde el 13 de Abril, que la siempre acertada RARE se despidió por la puerta grande con el tándem plataformero Banjo-Tooie.

Pero esta es la mejor oportunidad para desempolvar la consola (si es que la habías olvidado) y darle una nueva oportunidad ante la llegada también de Kirby, Paper Mario, Pokémon Stadium, y por supuesto, Excitebike 64 (que podría ser un aperitivo a la adaptación a GameCube).

Rápido, trepidante, emocionante, excitante, adrenalínico, intenso... vamos, un conjunto de emociones fuertes, sin pausas, sin treguas y hasta el límite. Lástima que haya sido tan tarde...

9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.