Actualidad

Exigen la retirada de Tropico de las tiendas

Joan Isern Meix

La Juventud Socialista de España critica la temática dictatorial del juego de PopTop

La polémica sobre la temática de algunos videojuegos parece que vuelve a cobrar fuerza. Si anteriormente las críticas se dirigieron hacia juegos violentos como Carmaggedon, o hacia Dungeon Keeper 2 por exaltar la tortura, ahora las razones son más políticas. El acusado en este caso ha sido Tropico, el último lanzamiento de PopTop Software que nos permite actuar como un dictador de una isla caribeña. Y las críticas llegan desde las Juventudes Socialistas de España (JSE), que exige la retirada del juego, distribuido en España por Proein, de las tiendas.

Ejercer de dictador para incrementar el dinero de nuestras cuentas corrientes en Suiza no es para las JSE un entretenimiento demasiado recomendable. Según la nota de prensa de JSE, "JSE se une a aquellas organizaciones como Amnistía Internacional que denuncian constantemente el contenido de algunos videojuegos que convierten en cotidiana la práctica de la tortura -virtual- para los niños y menores de edad que pueden acceder, sin ningún tipo de control, a videojuegos como Trópico que defienden y convierten el fascismo en un tipo de divertimento." Y piden al Gobierno un Código Ético de obligado cumplimiento, en lugar del actual, de cumplimiento voluntario, que se estrenó en marzo de este año.

Ni los gráficos coloridos y muy parecidos a un cómic del juego ni su evidente sentido del humor han convencido a las JSE, y eso que el juego está recomendado para mayores de 13 años.

Tropico

La vida de un dictador nunca ha sido fácil y gracias a la compañía de juegos Pop Top y su nuevo lanzamiento: Trópico, lo podremos comprobar. En este juego de estrategia en tiempo real hemos de conseguir mantenernos en el poder el mayor tiempo posible sin que nos destituyan de nuestra isla por alguna revolución popular o la presión internacional.
Tropico