Pokémon Puzzle Challenge
Pokémon Puzzle Challenge
Carátula de Pokémon Puzzle Challenge

Pikachu mueve ficha... ahora en Game Boy Color.

David Aguilera

Vaya. Un juego de inteligencia y unos bichitos muy familiares luciendo el palmito. La cosa promete. Y desde luego no solo exteriormente, porque una vez te introduces en Pokémon Puzzle Challenge no podrás soltarlo ni a la de tres...

Vaya. Un juego de inteligencia y unos bichitos muy familiares luciendo el palmito. La cosa promete. Y desde luego no solo exteriormente, porque una vez te introduces en Pokémon Puzzle Challenge no podrás soltarlo ni a la de tres...

De nuevo la gallina de los huevos de oro de Nintendo, o mejor dicho, el fenómeno social más grande del milenio, vuelve al ruedo sumergido en una mecánica a la que Yoshi ya está acostumbrado. Una idea que solo sirve como puntilla para terminar de explotar la devoción que más de cuatro millones de usuarios en España sienten por estas criaturas bisilábicas.

Esta vez, la cosa no ira orientada al clásico RPG de caza/captura/entremaniento, ni a las batallas entre difrentes criaturas y ni mucho menos a hacer las funciones de un paparazzi. Como en Nintendo 64, la propuesta que pone sobre la mesa la gente de Intelligent System se remonta a 1995, cuando SNES aun estaba vivita y coleando. Después del tremebundo éxito de Yoshi's Island, o lo que es lo mismo, Super Mario World 2, el dinosaurio de compañía del fontanero italiano cogió prestada la idea de Alexei Pajitnov del Tetris y cambió notablemente algunos de los objetivos. Como siempre, deberemos juntar un número determinado de fichas, en este caso 3 ó más, controlándolas en todo momento mediante dos puntos de mira que alternarán cada una de las tejas que podremos ir moviendo a través de cada una de las filas y columnas.

De acuerdo, no es nada original. Pero en su tiempo Tetris Attack, nombre que recibió aquel cartucho, fue recibido con los brazos abiertos tanto por el gran público como por la crítica. A esto hay que sumarle la nueva caracterización que ha tomado, que será, de nuevo, puesto a la venta en el jadeo de Game Boy Color, la consola más vendida de todos los tiempos, y saber que está Nintendo detrás con su amplio abánico de opciones sumamente agradables esperándote. ¿Qué no las tienes todas contigo?, será mejor que sigas leyendo...

  g  r  á  f  i  c  o  s
 
Ya podrás imaginarte que la cosa no está como para lanzar cohetes. Un título de puzzle es simplemente esto: mucha sobriedad, claridad, colores justos y alguna que otra parafernalia que destelle con luz propia los escenarios. La verdad es que tienes todo esto y mucho más.

Las fichas son muy grandes y la diferenciación de las figuras que hay dentro está sobradamente conseguido. De hecho, esto es un aspecto que influye bastante en la jugabilidad puesto que mientras vas actuando sobre las tejas de las capas superiores, debajo, emerge otra fila que tan solo pueden contrastarse por los dibujos que hay en el centro.
Puede que eches de menos los delirantes fondos que se paseaban por cada una de las fases de Tetris Attack, repleto de colores imitando el trazo de un niño pequeño dibujando, pero la austeridad que prima en Pokémon Puzzle Challenge hace que nos centremos simplemente en la partida. Además hay que tener en cuenta las limitaciones de esta consola en plasmar en pantalla excesivos colores.

Por lo demás, la cosa termine de complementarse en los ademanes de nuestras mascotas que realizan al recibir algún golpe por la "basura" que le mandamos o la alegría al ganar alguno de los duelos. Y bueno, las típicas estrellitas que se desprenden cuando estallamos un grupo de cubos.

  m  ú  s  i  c  a

Simplemente geniales. La cantidad de melodías diferentes que hay comprimidas en el cartucho van apareciendo a cada una de las fases como incentivos que nos obligan literalmente, y pese a los complicadas que pueden llegar a ponerse las cosas, a seguir de cualquier forma moviendo fichas. Si eres un Pokéfan consagrado te darás cuenta que aparecen algunas de los temas que ya circulaban en Pokémon Oro y Plata y alguna que otra de versiones más antiguas con un pequeño lavado de cara...

  s  o  n  i  d  o   f  x

Nintendo se ha limitado a otorgarle vida a los reventones de cada pieza al desaparecer con una firma poco contundente pero si muy simpática, a las ascensiones de nivel cuando estamos entretenidos puliendo la parte superior y como mucho, al recibir un montón de sobras de nuestro contrincante. ¿Dónde quedan esos gritos estridentes y frustrantes/graciosos de los Pokémon?. Mientras sigues buscando, te recomendamos no prestarle demasiada atención a este aspecto...

  j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d

El control se limita a la utilización de un botón, que te servirá para cambiar la posición de cada teja. A partir de aquí puedes ir desplazándote libremente por toda la pantalla en busca de la colocación de tres piezas del mismo color. Por lo tanto, en cuanto a manejabilidad, PPC está por las nubes.

Lo más importante para mantener a flote, sea en la cuestión que sea, un título similar, es incluír suficientes modos de juego que no cansen, ni se agoten y que lleguen a un público lo más amplio posible. Tantos, que las pupílas se te volverán cuadradas y las letras de cada botón rubricarán la yema de tus dedos:

Challenge: Podría considerarse como el modo principal. En él, tu cometido será, una vez hayas escogido a un Pokémon, derrotar a tu adversario a base de juntar tejas que tienen en su interior una interjección. Con ello, además del "garbage" que vayas expulsando, podrás ir quitándole energía de su barra. No obstante, él también te atacará con sus sobras hasta que se te llene la pantalla de colores.

Marathon: Su nombre lo dice todo. Estás condenado a ir jugando hasta la eternidad, a no ser que te canses o el nivel de dificultad, que va incrementando poco a poco, termine contigo o con tu paciencia.

Time Mode: El objetivo principal es acabar con un panel completo con tan solo dos minutos como tiempo límite. Poco a poco irás abriendo más fases que, consecuentemente, entrañan mayor dificultad.

Puzzle Mode: La función que deberás seguir, a rajatabla, será completar un puzzle con un número determinado de movimientos. Comenzarás con solo uno, lo que a duras penas hará que te estrujes el cerebro, pero según progresas por estos mundos de entrenadores de Pokémon, la cosa termina por convertirse en un verdadero suplicio.

Line Clear: Digamos que es la opción para los más puristas. Como el resto, mientras vayas eliminando piezas multicolores tu tabla de puntuación irá en aumento. De lo más retador, sin duda.

Garbage Mode: O en otras palabras, la práctica. No existen límites, solo las ganas que tu tengas de seguir entrenando a diestro y siniestro hasta que lo veas conveniente. Es el sustento perfecto para el Training, en el cual se te enseñan los movimientos básicos a seguir.

Por lo demás, el juego está divido en la posibilidad para jugar a dos jugadores en todas estas modalidades, lo que sin duda dilatará considerablemente la vida del cartucho.
Con todo, y como colofón a esta macedónia de recursos, se ha añadido un pequeño diario para que veas las características de los bichitos que tengas en tu haber e incluso un menú para escuchar todas las partituras del producto.

  c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n

Intelligent System (Paper Mario, Mario Kart Advance, Fire Emblem, etc.) ha sabido trasladar toda la magia de Tetris Attack y de Pokémon Puzzle League de Nintendo 64 y condensarlo todo en un cartucho de minúsculas dimensiones sin escatimar ningún solo elemento del original.

Insulso a nivel técnico, pero sobradamente parco, con una banda sonora de lujo, FX más que buenos y una jugabilidad endemoniada como si proviniera del propio infierno. PPC es una de esas piezas que los amantes de este tipo de cartuchos no deberían dejar pasar por nada del mundo. Para el resto, es una muy buena opción para cambiar un poco la concepción que se tiene de los Pokémon; no todo iba a ser cazar hasta la saciedad...

Por una vez puedes sentirte integrante de la locura que desprende la obra de Creatures en todo el mundo sin tener que conocerte de pe a pa el abecedario de cada uno de estos monstruitos...

8.7

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.