Crazy Taxi
Crazy Taxi
Carátula de Crazy Taxi

Ya sabes: "¡Sube al Taxi, nena, hoy es mi noche!.

Nacho Ortiz nachoortiz

La magnífica conversión que del arrollador éxito de Dreamcast, Crazy Taxi, han hecho los muchachos de Acclaim se ha convertido en una de las novedades más esperadas de la temporada.

A mucha gente se le hacía la boca agua con el avance y las noticias que nos iban llegando de la conversión que Acclaim estaba haciendo del gran éxito de Sega, tanto en recreativas como en su Dreamcast, Crazy Taxi. Las razones no eran para menos: uno de los pesos pesados del catálogo de DC iba a poder verse en PS2, con lo que eso supone, la gran jugabilidad del mismo y las innumerables horas de diversión que el juego brinda, una banda sonora potente que acompaña las mil y una peripecias de los conductores...

Crazy Taxi

En fin, que lo tenía todo para arrasar. Pero ahora que le hemos hecho la prueba del algodón nos encontramos con que los cambios y añadidos nos sorprenden. No es que sean mínimos, es que no los hay. Y claro, para algunos la decepción es mucha.

Pero para esto, como para todo en esta vida, hay una explicación: El contrato firmado entre Sega y Acclaim dejaba explícitamente fijado que el juego era una conversión pura y dura, sin ningún añadido ni novedad. Lo que traducido al cristiano viene a decir algo así como "te dejamos sacar el juego para PS2 pero tiene que ser idéntico al de Dreamcast".

Crazy Taxi

Cómo el número de ventas estaba asegurado, a los muchachos de Acclaim no les pareció muy relevante el hecho de no poder introducir novedades en el juego y realizar una conversión directa del juego de Sega, que al final de cuentas sería tan buena o más que la recreativa, y eso es lo que cuenta. Pero esta pequeña lacra lastra todo el juego, además de este análisis.


  g  r  á  f  i  c  o  s
 

Lo que podía ser una de las cualidades a destacar del juego se queda en un simple notable, por el hecho de que tanto el motor como los gráficos son los mismos que para la versión DC. Con eso no queremos decir que no sean buenos, que lo son, sino que se podían haber mejorado cosas pero por las razones más arriba descritas no ha podido ser.

Crazy Taxi

Por increíble que parezca, la suavidad es total, no se produce ralentizaciones y no hay ningún tipo de efecto no deseado, tipo pop-up o el tan odiado efecto niebla. El motor del juego se muestra en esta consola tan flexible y poderoso como en las demás versiones del juego.

El escenario de las carreras es una ciudad, enorme, grandísima, que está llena de pendientes, curvas de 90 grados y de más, calles de un sólo carril y de varios, puentes, túneles, etc. Así como grandes parques (por los que más de una vez nos meteremos), tranvías que nos estorbarán más de una vez, y un sinfín de detalles agradables para romper la monotonía. Entre estos detalles hay que citar los lugares en los que debemos dejar a nuestros clientes, los cuales están relacionados con conocidas marcas y franquicias: Levi Strauss, Kentucky Fried Chicken, Fila ó Pizza Hut.


  m  ú  s  i  c  a

Crazy Taxi

Este es otro de los apartados del juego que no ha variado ni un ápice en su traslado de una plataforma a otra. Aquí la banda sonora también corre a cargo de los grupos OffSpring y Bad Religion, incluyendo temas de sus anteriores discos, no de los últimos. Canciones cañeras que acompañarán las múltiples peripecias de los conductores, a la vez que nos alegran los oídos. Recomendable 100 X 100 subir el volumen del televisor, ya que este tipo de música ayuda a concentrarse en este tipo de juegos. Aunque siempre puedes poner los discos de Alejandro Sanz de tu hermana pequeña.

  s  o  n  i  d  o   f  x

Los efectos especiales sonoros son tan buenos como los de la DC y mejores que los de la recreativa. Están representados todos los tipos de golpes que nos podemos dar con el coche, pero más por la cantidad de veces que pueden sonar que por la variedad sonora de los mismos. Los derrapes, el chirriar de los neumáticos cuando se les exige en una curva o en un acelerón, el resto del tráfico, en fin, todo está reflejado en el juego.

Crazy Taxi

A todo ello hay que unir las voces de los clientes, así como las de los personajes que nosotros manejaremos (los taxistas). Unos dicen a donde quieren ir, y los otros con frases como "Allá vamos" pero en inglés, nos llenan los momentos previos al comienzo de la "carrera".

  j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d

La jugabilidad es un de los puntos fuertes del juego, aunque el hecho de llevar tiempo en las salas recreativas y algo menos en el catálogo de juegos de la consola estrella de Sega hace que sea poca la gente que todavía no haya jugado con él.

Crazy Taxi

De buenas a primeras elegimos uno de los 4 taxistas que tiene el juego. Cada uno de ellos tiene su propia personalidad y su característica manera de conducir:

- Axel: tiene un puntito de salvaje y otro puntito de temperamental. Eso lo convierte en el preferido de los clientes.

- B.D. Joe: Uno de los más tranquilos y sosegados. Su misión en la vida, hacer a la gente feliz.

Crazy Taxi

- Gena: Su pasión por los coches la llevo a embarcarse en este trabajo, quería estar al volante todo el día y si encima le pagaban...

- Gus: Él es el creador de este estilo de conducción. Lleva años practicándolo y no va a dejar que tres niñatos se lleven toda la fama.

Crazy Taxi

Luego nos lanzamos a la frenética carrera de llevar gente de una lado a otro de la ciudad. Veremos a los clientes marcados por unos símbolos de colores que representan la cantidad de dinero que nos pagarán al final de la "carrera". Cuanto más lejos vayan y más difícil sea el recorrido más dinero nos pagarán. Para dejarlos bastará con aparcar cerca de la zona marcada junto al edificio o sitio en cuestión. El cliente se baja sólo y ya estamos listos para coger a nuestra siguiente victima, digo persona.

Hombre, no hace falta saberse las calles de la ciudad por donde circulamos (casi ningún taxista de verdad se las sabe) y por ello el juego nos indica el camino a seguir mediante una flecha de color verde que en todo momento nos acompaña y nos guía. Eso sí, esquivar los demás vehículos ya es cosa nuestra. La misión es llegar en el tiempo fijado o antes ya que de lo contrario no sólo no veremos ni un duro de lo que el cliente nos iba a pagar, sino que además nos iremos con una buena reprimenda (no exenta de insultos).

Crazy Taxi

Además, si no has tenido bastante con esta modalidad de juego (seguro que no), se incluye una modo llamado Crazy-Box, en el cual se incluyen 9 minijuegos con los que practicar las diferentes técnicas de conducción que se puede dar en una carrera. Para practicar los derrapes hay un juego de bolos en el que nosotros y nuestro taxi seremos la bola de "boliche" que diría Pedro Picapiedra, y al llegar a ellos debemos derrapar para darles con la parte trasera y tumbarlos todos, y así...


  c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n

Este es, sin duda, un gran juego. Como Arcade que es reúne las virtudes de un buen juego de acción, pensado para jugarse unas partidas rápidas o estarse toda la tarde jugando. No vengas buscando las virtudes de un simulador de coches en el que tienes que desbloquear los 300 vehículos que contiene el juego ni nada de eso.

Crazy Taxi

Buenos gráficos, buena música, mucha adicción, mucha diversión, pocas reglas y muchas carcajadas. Sólo tiene en su contra que no aporta nada nuevo, y si ya estás harto de jugar las versiones de DC y recreativas mejor te guardas esas pelas para otros títulos más exclusivos de PS2.

No es que el juego no sea bueno, que sí lo es, sino que a estas alturas del partido, ya lo tenemos muy jugado, y con el precio con el que ha salido al mercado.