Toy Racer
Toy Racer
  • Plataforma DC 6.8
  • Género Conducción
  • Lanzamiento 19/01/2001
  • Desarrollador No Cliché
  • Texto Inglés
  • Voces Inglés
  • +3
Carátula de Toy Racer

Toy Racer

Alberto Mendoza

NoCliché nos entrega su nuevo título para la consola blanca de Sega, y no es Toy Comander 2. Al contrario de lo que muchos podrían pensar, las carreras para 4 jugadores muestran como el juego online de Dreamcast evoluciona, poco a poco, de forma positiva.

Mucho antes de salir la consola blanca de Sega al mercado, la compañía nipona no quiso dejar ningún cabo suelto que pudiera acarrearle algún que otro dolor de cabeza., haciendo gala de una buena organización, planificación y política de marketing, todo lo contrario que lo

Toy Racer

visto años atrás en el desembarco de la extinta Saturn, sobretodo en Occidente. Por eso, la decisión de estar respaldada por grandes compañías occidentales como Bizarre o NoCliché dio sus frutos en forma de lanzamientos espectaculares, sorprendentes y de gran calidad, dejando entrever el interés mostrado por la compañía del erizo azul entorno a lo importante que es una buena cobertura.

NoCliché fue la compañía responsable de la gran saga Little Big Adventure, Time Commando o el fenomenal Toy Commander, su primera incursión en los 128 bit de Sega. Su título salió conjuntamente en la primera hornada de juegos para la consola del espiral, al lado de monstruos del talante de Sonic Adventure, Virtua Fighter 3 TB, Soul Calibur o Sega Rally. A pesar de esta dura competencia, el programa de los muchachos de NoCliché consiguió recibir una notable puntuación en numerosos medios de información, en MeriStation Consolas recibió la nada despreciable cifra de 90, y destacando por encima de su elaborado apartado gráfico y su cuidado diseño, una faceta mas importante si cabe en juego alguno: la originalidad y capacidad de sorprender.

Toy Racer

Y en efecto, NoCliché nos ha vuelto a sorprender, pero no del modo que la gran mayoría de nosotros esperábamos. Desde tiempo atrás se ha ido especulando sobre el desarrollo de Toy Commander 2, pero la información es tan escasa que se hace imposible sacar algo en claro. Al oír hasta hace poco, y cada vez con mas fuerza el lanzamiento de un nuevo título por parte de la compañía gala, a todas luces hacía entrever la secuela de su mas carismático título. Pero nada mas lejos de la realidad. Algo inexplicable ha sucedido y no se sabe todavía muy bien el porque del extraño rumbo que ha elegido la compañía para sacar no una secuela, ni un título nuevo...tampoco es un add-on...es algo extraño...es Toy Racer.

El título que nos ocupa, es sin lugar a dudas uno de los mas peculiares tanto por su naturaleza como por las condiciones que impera al jugador. Se trata se un arcade de carreras basado en los escenarios y vehículos de Toy Commander, aunque con suculentas novedades incluidas, tales como una mejora del engine gráfico, más variedad de vehículos para escoger (camiones, furgonetas, formula-1, coches normales, tanques o jeeps) y algunos power ups para dar emoción a la carrera, de entre los que destacan clavos, teletransportadores o huracanes.
Los escenarios contienen variadas situaciones caseras, y todos ellos están perfectamente ambientados en rincones el hogar, tan frecuentes como el jardín, la mesa de la cocina, el cuarto de los críos... básicamente lo acontecido en Toy Commander pero con un lavado de cara para no encontrar similitudes entre los distintos escenarios de cada programa.

Toy Racer

Todo esto puede parecer de lo mas normal para el usuario, pero si además añadimos que las carreras pueden ser disputadas hasta por 4 jugadores simultáneos, el atractivo crece. Pues no quda ahí la cosa, Toy Racer es un juego que también soporta opción online, y de que manera! ya que podremos competir con jugadores del Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Irlanda y España. Además, su bajo precio, 1.990 pts puede atraer al público fácilmente y más sabiendo que el 20% de los beneficios de Toy Racer, es decir unas 400 pesetas por GD, pasarán a engrosar los fondos de la ESC (European Software Charity) una organización benéfica que vela por el bienestar de los niños discapacitados.


 

  g  r  á  f  i  c  o  s
 

Realmente, los programadores no se han esmerado en absoluto en cuanto a la apariencia gráfica. Sencillamente han actualizado el código de Toy Commander añadiendo mas

Toy Racer

definición a los objetos que conforman los escenarios. No hay presencia de niebla pero si de un molesto slowdown incomprensible teniendo en cuenta lo que el engine mueve en pantalla y sobre la máquina que corre el juego, pues Dreamcast va mas que sobrada para mover entornos poligonales de mucha mas calidad y complejidad como así ha demostrado en MSR.

Los vehículos presentados en pantalla hacen gala de un diseño tosco y sin mayores alardes que unas texturas de simple composición y un descarado gourad shading con tal de no rehacer el modelado de estos (añadiendo mas polígonos) y por lo tanto ahorrando tiempo. Los escenarios por contra muestran un aspecto mas conforme al soporte elegido y nos amenizan las carreras con detallados escenarios, todos ellos en tiempo real, pero con apenas un par de elementos móviles.

De todas formas la representación de las estancias de la casa están lo suficientemente bien echas como para darle el visto bueno, aunque no pasen del suficiente, pues no ofrecen nada nuevo, únicamente lo ofrecido por la primera hornada de títulos, algo que realmente nos queda ya a todos muy lejos.


Toy Racer

  m  ú  s  i  c  a

Este aspecto sigue en el tono de su predecesor, lo que traducido al juego significa unos temas de carácter techno suave y agradable para amenizar las carreras. La acción que discurre en las carreras se ve totalmente canalizada por estas composiciones que nos tendrán en constante atención a la pantalla.


  s  o  n  i  d  o   f  x

Un apartado muy normalito, sin grandes alardes pero tampoco con unos efectos deficientes. Pasan desapercibidos y están compuestos por ruido de motores, sonido de los power ups, derrapes y demás parafernalia asociada a los juegos de este tipo.


  j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d

El control de los vehículos es muy sencillo: el analógico para dirigir su dirección y los gatillos L y R para acelerar y frenar respectivamente. El control de las cámaras se realiza con la cruceta de control. Los vehículos se dejan llevar bien y no suponen ninguna dificultad de aprendizaje para el público mas joven. Respecto a los modos de juego, podremos elegir el

Toy Racer

modo training, para ponernos apunto para las carreras, y después tendremos a nuestro alcance 2 grandes modos, el local y el network. El primero para jugar partidas con los amiguetes que tengamos en casa y el segundo para conectarnos y seguir compitiendo contra los pilotos más avispados de toda Europa.

Toy Racer pone a nuestra disposición 12 vehículos que se diferencian por sus características como en todos los juegos de coches, Pick up, Jeel Willys y VBL con una mayor aceleración, Scalextric, Formula 1 y Buggy que destacan en velocidad, y los grandes vehiculos como el Bus, Combi, el camión militar o los tanques Tiger, Sherman y Bulldozer

Toy Racer

La mayor pega que posee el título es que, excluyendo los modos versus, no tenemos ningún modo de juego a excepción de Entrenamiento en cada cual de los circuitos. El no poder disputar modos Contrarreloj o un Torneo le restan muchos enteros. Su único punto a favor se basa en la disputa de partidas Online contra otros tres jugadores mas o en modo local con split screen, pero no es lo suficientemente atractivo como para resultar un producto completo y convincente. De ahí su bajo precio...


  c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n

Un buen juego de coches, tipo arcade, para jugar con los amiguetes un ratillo y para experimentar la sensación del juego Online de Dreamcast. Flaquea en los modos de juego, ya que son insuficientes, pero por 2.0000 pelillas tampoco se le puede pedir mucho más.

Una opción interesante para jugar unas partidillas y descargar las tensiones.

6.8

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.