Star Wars: Battle for Naboo (Nintendo 64)

Volar a ras del agua cristalina de Naboo, sobre las extensas praderas que se pierden en el horizonte, y reventar la cabeza de Jar Jar Binks mientras huye despavorido es todo un deleite. Descubre la última proeza de Factor 5.

La Federación está cerca de Naboo, su manto gobernador empieza a tenderse sobre los habitantes de la capital de Theed, y la reina Amidala, ha dado el toque de queda hasta que no vengan las fuerzas reales de seguridad.
Con todo en tu contra, sin las infraestructuras establecidas en ninguna región del planeta, debes atacar casi clandestinamente las posiciones enemigas, y ahuyentar todo peligro.

Battle for Naboo nos introduce de lleno en la parte final del filme estrenado el año pasado, Episode 1, cuando las hordas de la Federación invadían la capital del sistema solar Theed para forzar a la reina a abandonar su posición en el más alto cargo. Al igual que su predecesor, el fantástico Rogue Squadron, deberemos cumplir una serie de misiones de las que derivan todo tipo de acciones militares: reconocimiento de un terreno, proteger a un Convoy cargado de armamento, infiltrarse en una base terrestre a través de impenetrables sistemas de vigilancia o hasta sabotear naves rivales.

Factor 5 ha optado por dar un lavado técnico tan importante, que han desechado la posibilidad de mejorar el engine de la anterior entrega, a crear algo nuevo con el cual les permita mucho más elementos, detalles y objetivos sin tener que recurrir a la niebla, pérdidas de frames o texturas demasiado austeras. Y la verdad, que una vez visto una infinidad de imágenes en movimiento, podemos asegurar que la desarrolladora alemana lo ha logrado. El dichoso efecto para disimular el popping se ha rezagado notablemente, tanto, que apenas se nota en la tremenda mayoría de los 15 escenarios que han codificado para la ocasión. Tan sólo en la fase que debes hacer de escolta, sirve como ambientación a un mundo totalmente nevado y turbio, donde aparte de conseguir un efecto mucho más convincente de tormenta, le inyecta tensión a las posibles apariciones de bombarderos enemigos.
Sin duda, la pantalla más espectacular de las que hemos visto, se sitúa lejos de las fronteras planetarias de Naboo, cerca de su atmósfera, donde nuestra nave se desliza a una velocidad que roza los 50 frames por segundo, mientras somos acosados por tropecientos Tie Fighters a la par que una enorme plataforma armamentística nos somete a duras pruebas de resistencia.

A imagen y semejanza de RS, los músicos de Factor 5 usarán su famoso sistema de compresión de sonido mediante MusyX, amén del cual se consiguieron espléndidos resultados anteriormente. Todas las melodías que componen la partitura original de Episode 1 harán acto de presencia con calidad CD, además de la introducción de multitud de efectos de sonido que terminarán por sazonar el resultado final. Es más, en alguna misión careceremos de tonada a lo largo de una buena parte de ella, por lo que estaremos a expensas del Dolby Sorround de nuestro monitor y atentos a que ninguna tropa rival se nos acerque en exceso. Por ejemplo, cuando tengamos que traspasar un caudaloso río con nuestro cañonero, todo lo que saldrá por los altavoces del televisor serán disparos, choques, explosiones y el persistente chapoteo del agua bajo nuestras hélices.

En el que será posiblemente el último simulador para Nintendo 64, tomaremos las riendas de Little Gavin Sykes, miembro de las fuerzas de seguridad de la reina, a las órdenes de tu superior, el Capitán Kael. Durante todo el periplo, irás escuchando sus instrucciones (se basa fundamentalmente en indicarte que objetivo tienes una vez llegado al lugar idóneo) y avisándote si estás mal cumpliendo sus deseos, o bien hacía donde debes dirigirte de inmediato. Aunque no siempre quedaremos amparados por estos dos militares, de vez en cuando trasladaremos la acción a los intereses del contrabandista Borvo el Hutt, detrás de la temeraria piloto Adela Tyché, inmersos en el más grande competidor de vainas Kol Khota, al erudito habitante de los pantanos Vedd y finalmente, trasladarnos a las colinas con Hollis, un aviador altamente experimentado.

Para hacer frente a todo el potencial Nuclear de la Federación, en Battle For Naboo podremos probar las delicias de una serie casi interminable de navíos que harán palidecer a lo que vimos en la precuela:

-N-1: este caza constituye el cenit de la tecnología de armas del planeta al que estamos sirviendo. Armado con dos potentes cañones de protones y diseñado con un escudo deflector, este ágil artilugio puede ser reparado en pleno vuelo por nuestro copiloto (R2D2, sería un buen mecánico).

-Naboo Bomber: Todavía en formato prototipo, pocas veces ha sido utilizada por la armada de la reina. La combinación de lásers nubian, con la posibilidad de acceder al hiperespacio, hacen de él uno de los sistemas más a tener en cuenta a la hora de luchar contra las tropas invasoras. Puede que os resulte más familiar si decimos que el Naboo Bomber apareció casi meteoricamente en la batalla final de Episode 1, pilotado por Anakin Skywalker sin ningún tipo de preparación.

-Trade Federation Gunboat: El mejor de todos los vehículos para una encrucijada en la densidad pantanosa de nuestro cuerpo celeste. La torreta giratoria que tiene en su cabezal, y la fuerte protección en la base para evitar ataques submarinos, lo erijen como uno de los más agradables de pilotar.

-AAT: Usado primordialmente como objeto de supervisión del terreno. Suele ser el cabecilla del grupo, por si algún casual el oponente está preparando una emboscada. Seguramente tiene el cañón más temible de todos los que desfilan en la versión final del cartucho, por lo que zarandear un sector con él será todo un festival de explosiones y luz viendo como cuadrillas enteras empiezan a caer.

Viendo todos los prolegómenos con los que Factor 5 nos está obsequiando, no es de dudar las enormes expectativas que está levantando su última producción por todo el mundo. Dada su calidad gráfica, la perfecta ambientación con que ha sido dotado, y sus promesas de introducirnos de lleno en la trama con misiones y objetivos lo más variopinto posible, confirman el inestimable apoyo de está pequeña desarrolladora a la moribunda 64 Bits de Nintendo. Aun es pronto para derretirnos a beneplácitos definitivos, pero habiendo visto gran parte de lo que el cartucho va a desplegar, seguramente se convertirá en uno de los últimos grandes de esta consola. Una joya, que tardaremos poco más de 4 meses en verla con todo su resplandor.

Star Wars: Battle for Naboo

Volar a ras del agua cristalina de Naboo, sobre las extensas praderas que se pierden en el horizonte, y reventar la cabeza de Jar Jar Binks mientras huye despavorido es todo un deleite. Descubre la última proeza de Factor 5.
Star Wars: Battle for Naboo