Star Wars Episode I: Racer
Star Wars Episode I: Racer
  • Plataforma N64 9
  • Género Conducción
  • Lanzamiento 20/06/1999
  • Desarrollador LucasArts
  • Texto Inglés
  • +3
Carátula de Star Wars Episode I: Racer
  • 9

    Meristation

Rápido, muy rápido

LEstat

Compite con los veloces pod racers en escenarios futuristas sacados de la película La Amenza Fantasma.

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, comenzó una leyenda... un mito que fascinaría y fascinará a varias generaciones... hablamos del fenómeno Star Wars. Y si hay algo bien cierto en este fenómeno es que siempre ha estado muy unido al mundo de los videojuegos y, especialmente, George Lucas parece haber mostrado predilección por nuestra querida Nintendo ya que, desde los tiempos de la SNES, ha demostrado su apoyo a las consolas de la Gran N, creando juegos basados en su universo particular.

Y ahora le llega el turno a su última creación. Con este fantástico juego de carreras que ha programado para Nintendo 64. Como supongo todos sabréis ya, este Racer está basado en las carreras de Pods que aparecen en la nueva película, el Episodio I, especialmente en el duelo que mantienen Anakin Skywalker y Sebulba. La fidelidad que han conseguido respecto a la película es asombrosa.

Lo primero que nos llama la atención evidentemente son los espectaculares gráficos, repletos de texturas, sin niebla por ninguna parte (coged apuntes señores de Acclaim), moviéndose a una velocidad endiablada, y además con una buena media de frames por segundo. Quizás ésto sea debido a que los chicos de LucasArts han aprendido a utilizar la famosa expansión de memoria en algo más que en mostrar gráficos en alta resolución. Si seguimos observando, también nos sorprende el comportamiento de las naves o "pods" ya que, al contrario de otros juegos, estos vehículos están totalmente articulados. Me explico: las dos turbinas que tiran de la nave están completamente articuladas y realmente dan la sensación de estar suspendidas en el aire, también puedes ver los frenos abrirse y cerrarse al accionarlos, y todo esto esta muy conseguido.

Otra cosa que llama la atención es la cantidad de circuitos que contiene este cartucho (más de 20). Y sobretodo la ENORME longitud de éstos, que en algunos casos te puede llevar a completar una vuelta más de 4 minutos. También está muy bien la diferente respuesta de todas las naves, y la opción que nos permite ir a la chatarrería de Watto para mejorar nuestro pod con motores más potentes, frenos mas fiables, y un sinfín de artilugios que realmente se notan a la hora de probarlos en carrera. Pero os estaréis preguntando... ¿Realmente es tan bueno el juego como me lo estas pintando?

Bueno, la respuesta es sí. A pesar de ser un buen juego también hay sitio para las cosas negativas (¿acaso algún juego no las tiene? Bueeeno, vale, aparte de los de Miyamoto XDD). Pues sí, tiene cosas mejorables, como por ejemplo la curva de aprendizaje, que es practicamente inexistente, ya que pasas de ser el nº1 en las primeras series de circuitos, a la desesperación absoluta en los siguientes. Tampoco es demasiado aplaudible la música, porque además de no estar presente hasta la última vuelta, la calidad conseguida no llega ni por asomo a parecerse a la de Star Wars: Rogue Squadron. Es extraño que no hayan utilizado la técnica de compresión de audio de Factor 5 viendo los buenos resultados conseguidos en las anteriores entregas.

Pero bueno, pese a todos estos pequeños "fallos" puedo deciros que estamos ante un gran juego que, además de contar con la magia del universo George Lucas, deja en ridículo a TODOS los demás juegos de carreras futuristas del catalogo de Nintendo 64, y que es toda una leccion de "savoir faire" por parte de LucasArts. Espero que tanto Acclaim como Psygnosis hayan cogido buenos apuntes del "método Lucas" para aprovechar de esta guisa el hardware de la N64.

9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.