Final Fantasy VII
Final Fantasy VII
Carátula de Final Fantasy VII

Por fin en PC el mejor rol japonés.

James Kirk

Imaginaros la mejor historia/ambientacion posible para una aventura, imaginaros jugar al mas puro estilo de los juegos de rol con ella. Añadirle gráficos y combates espectaculares con enemigos siniestros con un epopeya de amor digna de reyes.

El rol japonés, esa manera tan particular de ver los juegos del género, ha llegado a su culminación con el Final Fantasy 7. Los grandes maestros de Square Soft han dedicado mucho tiempo a redondear esta gran obra para la Playstation. Después, y por fin, ha llegado la traducción para PC del último título de un estilo tan conocido entre los usuarios de las consolas y tan poco explotado en el mundo de los compatibles. El resultado es una gran aventura en cuanto a tamaño, guión y elaboración.

Hay una característica que define a este producto, su grandeza. Se recoge en 4 discos compactos, algo que ciertamente ya esta al orden del día. También es grande en cuanto a duración, ocupará varias semanas del tiempo del jugador más empedernido. Pero sobre todo es grande la elaboración de su guión, una historia larga y rica con numerosos giros y que tal y como se plantea en un principio parece que no va a dar mucho menos de sí. Sin embargo según se va avanzando se va descubriendo una historia variada, plagada de personajes con un pasado que contar que les enriquece, y con gran diversidad de situaciones que nos van absorbiendo cada vez más. No falta el tema de moda: un asteroide que se acerca a destruir el planeta, sin embargo esto se halla integrado en una trama con muchos más ingredientes interesantes: la magia, la amistad, la traición la ciencia, el amor, el odio, la lucha por dominar el mundo, por destruirlo y por salvarlo son temas que completan una excelente historia. (De acuerdo, todo esto suena a culebrón, pero que gran culebrón)

Como todo juego de rol que se precie, comenzamos con un personaje sin experiencia y con un arma no demasiado potente. Con las batallas se va adquiriendo experiencia y con ella aumentan los parámetros de nuestro protagonista y de los compañeros que se unen él según avanza la aventura. También se van consiguiendo mejores armas y mejores capacidades mágicas. Cada personaje solo puede utilizar un tipo de arma, algo típico en este tipo de juegos, y las encontramos en las tiendas de armas o en el interior de cofres desperdigados por el mundo. Además del arma de ataque cada uno lleva una sola armadura y la posibilidad de equipar un accesorio que aumente sus capacidades. Otro detalle característico de este estilo de JDR es que solo podemos usar un número limitado de personajes a la vez, concretamente tres, el resto permanece en espera y su experiencia solo aumenta la mitad de rápido que los que intervienen en las batallas.

Mención aparte merece la magia. Esta viene en forma de pequeñas esferas de una sustancia llamada Materia, que debemos introducir en ranuras que poseen las armas. Existen armas con más o menos ranuras, algunas de ellas conectadas entre sí para poder utilizar magias combinadas. Por mucha Materia que tengamos solo se podrá ejecutar la que se encuentre en las ranuras de las armas en uso. Esto es muy importante porque, al igual que los personajes, la Materia gana puntos de experiencia, mediante los cuales podemos llegar a lanzar nuevos hechizos o a lanzar el mismo mayor numero de veces en cada batalla. Dicha experiencia solo la gana la materia incluida en nuestras ranuras, es decir, la que usamos contra nuestros enemigos. Esta sustancia se puede comprar en tiendas o encontrarla por ahí, y tanto ella como sus fuentes de producción constituyen el argumento de fondo de la historia.

Las batallas se desarrollan mediante una mezcla de turnos y tiempo real, siendo configurable el que predomine uno u otro estilo. Tanto nosotros como los enemigos necesitamos un tiempo entre ataque y ataque, de forma que cuando nos toca tenemos un sistema de menús para elegir lo que queremos hacer con nuestro turno, pero el tiempo puede correr mientras lo hacemos, y consecuentemente llegar el turno del rival antes de que hagamos nada. Pero como ya dije esto es configurable y se puede convertir en un sistema de turnos puro, aunque esto lo hace mucho menos dinámico y por tanto menos realista y absorbente. Podemos optar entre el ataque estandar con el arma o lanzar un hechizo defensivo u ofensivo. Entre estos últimos los más potentes y espectaculares son las invocaciones, que están contenidas en un tipo de materia concreto y hacen aparecer seres destructivos que barren de un plumazo a los enemigos menores y causan graves daños a los mayores. Otro tipo de ataque es el llamado límite, cuando nos infligen daños va aumentando una barra que al llegar al final nos permite lanzar un ataque especialmente potente, también a elegir entre varios que se van aprendiendo a lo largo del juego.

La historia comienza en Midgar, la capital del planeta, pero según transcurren los acontecimientos tendremos que recorrer el mundo. Al principio lo haremos andando, pero iremos consiguiendo vehículos terrestres, voladores y hasta submarinos, que nos descubrirán un gran número de ciudades plagadas de personajes y una infinidad de enemigos distintos. Una manera original de viajar es criando unas criaturas llamadas "chocobos", lo cual no es imprescindible, pero nos pueden llevar a lugares inaccesibles de otra manera y en los que hallaremos tipos de Materia muy interesantes. Además de la cría de chocobos hay más cosas que hacer que no son indispensables para acabar pero que enriquecen y alargan el juego. Aun si decidimos hacer solo lo imprescindible tardaremos muchas horas en llegar a la espectacular película final. En el menú aparece un contador de tiempo, pero este va mucho más lento que el tiempo real. Concretamente en mi caso marcaba algo más de cuarenta horas al final del juego, pero según mi reloj tardé bastante más del doble en acabarlo

Entre tanta batalla y exploración tendremos que superar algunas escenas de arcade, que no son de gran dificultad pero sí son divertidas. Cosas como carreras de chocobos o descensos en snow board contribuyen a darle diversidad al juego. Por otro lado el "componente de aventura gráfica", es decir, la resolución de enigmas para poder avanzar, es casi inexistente. No hallaremos grandes problemas de lógica o uso de objetos a lo largo del juego.

Final Fantasy VII se podría definir como una inmensa aventura de exploración y lucha sustentada por un magnífico guión.

Audio/Vídeo:
Los gráficos, con soporte para tarjetas 3D, son bastante detallados. Los fondos son fijos y muy bien diseñados, mientras los personajes son generados con una gran variedad de gestos y movimientos que contribuyen a reflejar su estado de ánimo en las conversaciones, siempre en el inconfundible estilo del manga japonés. A una definición de 640 x 400 todo el componente visual resulta bastante atractivo. Sin embargo sin tarjeta 3D o sin un Pentium II la lentitud es excesiva y hay que optar por unos 320 x 200 menos espectaculares pero más rápidos. También disponemos de la opción de usar la mayor resolución a un cuarto de pantalla para acelerarlo, pero esto resulta muy poco interesante si se juega sin una lupa en la mano. Realmente los gráficos son buenos, pero no tanto como para que no funcionaran perfectamente en un Pentium normalito. No hay duda de que se han preocupado poco en optimizar el rendimiento del programa.

Tanto en el mapa del mundo, fuera de las ciudades, como en las batallas, todo es generado. En el primero podemos elegir el punto de vista que más nos guste y en las segundas la cámara se mueve automáticamente para darles más realismo e impacto visual, aunque esto último se puede desactivar y seguirlas con cámara fija.

Las numerosas animaciones han sido exquisitamente realizadas, tanto que se espera con impaciencia la siguiente para recrear la vista con preciosas imágenes. Se rumorea que en Square Soft quieren que Final Fantasy 8 utilice el mismo tipo de gráficos en todo el juego que los usados en las animaciones de esta séptima entrega. El resultado sería increíble, pero más increíble será la máquina necesaria para hacerlo funcionar si sale en versión PC.

La música viene en formato midi, y el juego incluye unos controladores de Yamaha que hace que la Sound Blaster saque mejor partido a este tipo de ficheros. Los efectos sonoros son escasos mientras nos movemos por los escenarios, pero muy buenos durante las batallas. En cuanto a las voces, no existen, lo cual es lógico, ya que un guión tan extenso y una cantidad tan elevada de diálogos habría requerido un número descabellados de discos para contener el juego.

Guión
Un mercenario se une a un grupo terrorista revolucionario llamado Avalancha, que busca salvar el planeta destruyendo las centrales extractoras de Mako, que están absorbiendo la vida global. Nuestro hombre trabajó como militar pero ahora solo busca el dinero. Sin embargo las circunstancias le obligarán a implicarse mucho más de lo que nunca sospechó.
No conviene desvelar más, ya que uno de los atractivos del juego consiste en observar como evoluciona la historia por donde menos se espera. 

Estrategia y trucos:
En http://www.meristation.dirac.es/psx/guias/ff7/prologo.htm encontrareis brillantemente desarrollado este apartado por un colaborador de nuestra sección de Playstation. Todo lo que allí se explica es totalmente aplicable a la versión PC.
Estos trucos son los que había disponibles el 21/09/98 Si lo que buscas son trucos nuevos y actuales, pasa por la sección de TRUCOS.

Jugabilidad:
Este es uno de los puntos mas negativos. Todo se maneja con el teclado por sistemas de menús, y el movimiento mediante teclas de dirección. Tanto en el manual como durante el juego se refieren a cada tecla con nombres confusos, como cambiar, comienzo o cancelar, probablemente debido al escaso esfuerzo realizado en su conversión de Playstation a PC. Hay que decir en su favor que todo el teclado es configurable, sin embargo si soportara ratón todo habría sido mucho más simple. No obstante uno se acaba adaptando al método de manejo (no queda más remedio)

Comparándolo con...:
Final Fantsy VII es pariente de cualquier juego de rol de la historia, pero concretamente es la evolución de los excelentes JDR de la Super Nintendo utilizando los medios de hoy en día, evolución tanto de los anteriores Final Fantasy como de los demás de Square u otras compañías.

Comparándolo con los grandes del PC, no tiene nada que envidiar en calidad a los Última o Lands of Lore. Tiene menos enigmas que resolver (de hecho casi ninguno), pero cuenta con ese estilo único de los maestros japoneses y su extensión y guión es casi insuperable.


Todo lo demás. Destacando eso tan olvidado en la mayoría de los casos que es una buena historia que contar con personajes complejos y ampliamente descritos, teniendo cada uno de ellos sus momentos de protagonismo.

También es importante la extensión, aunque esto es lo mínimo que habría que pedir a un juego dados los precios a que se encuentran. Si alguna vez merece la pena invertir más de 7000 ptas. es cuando el tiempo de uso es proporcional a esa cifra.

Otro detalle importante es que está traducido al castellano, algo que debería darse por hecho en todos los juegos pero desgraciadamente aun no es así.

Enlaces o Links:
En: http://www.eidosinteractive.com/ff7/index.html
se encuentra la página oficial del juego en inglés, con datos suficientes para hacerse una idea de su contenido y espíritu.

Manual:
Es un pequeño folleto que no explica demasiado. Esto queda compensado por unos buenos tutoriales que se encuentran durante el desarrollo del juego. Los primeros se encuentran en un edificio cercano al cuartel general de Avalancha, y conviene mirárselos.

Equipo necesario:
Pentium 166 sin tarjeta 3D o 133 con tarjeta 3D, 32 Mb de RAM, espacio libre de disco duro de 260 Mb para la instalación mínima y 460 para la recomendada, CD-ROM de cuádruple velocidad, Windows 95 y tarjetas SVGA y de sonido compatibles con DirectX 5.0.
El juego incluye DirectX 5.0 y controladores de Yamaha para mejorar la audición de los ficheros Midi.

En un Pentium 166 sin tarjeta 3D es necesario jugar a una resolución de 320x200 si no se cuenta con una paciencia sobrehumana.
 

LO MEJOR

  • Todo lo demás. Destacando eso tan olvidado en la mayoría de los casos que es una buena historia que contar con personajes complejos y ampliamente descritos, teniendo cada uno de ellos sus momentos de protagonismo.También es importante la extensión, aunque esto es lo mínimo que habría que pedir a un juego dados los precios a que se encuentran. Si alguna vez merece la pena invertir más de 7000 ptas. es cuando el tiempo de uso es proporcional a esa cifra.Otro detalle importante es que está traducido al castellano, algo que debería darse por hecho en todos los juegos pero desgraciadamente aun no es así.

LO PEOR

  • El problema es que, aparentemente, se han preocupado muy poco de adaptarlo a la filosofía del PC. Su manejo, con falta de soporte de ratón, es poco intuitivo al principio, y las especificaciones requeridas son exageradas para unos gráficos muy buenos pero no más detallados que otros juegos que piden menos. Sin olvidar el hecho de que no se puede salvar la partida en cualquier punto, hay que hacerlo en el mapa del mundo o en los puntos de salvaguarda. Son detalles que hace suponer que han escatimado todos los medios posibles para la conversiónSi no fuera por lo anterior, y hubiera tenido algo más de componente de aventura gráfica habría sido un auténtico juego 10.