Commandos
Commandos
Carátula de Commandos

Uno de los titulos que marcan escuela, controla a un comando militar de elite compuesto por seis mie

Rafael H Stark

Uno de los titulos que marcan escuela, controla a un comando militar de elite compuesto por seis miembros con habilidades personalizadas y acaba con la invasión alemana.

El título de este análisis responde a las tres características principales con las que debe contar un buen comando para realizar con éxito su trabajo. Y es que el trabajo de estos hombres es extremadamente difícil; si hay una misión suicida que nadie quiere llevar a cabo, son los comandos quienes se encargan de ella. Y esto es lo que nos proponen los autores del programa: hacernos cargo de una unidad de operaciones especiales que cuenta con seis individuos (junto con algún invitado sorpresa). Un musculoso boina verde, un conductor especialista en armamento pesado alemán, un marine con mucho mar navegado, un zapador apodado "fireman", un francotirador de excepcional puntería y un espía experto en disfrazarse y hacerse pasar por alemán; estos son los hombres con los que contamos para desbaratar los planes nazis de conquista de Europa y el norte de África.

Hay un total de veinte misiones, en cuatro escenarios diferentes: Noruega, el norte de África, Francia (durante el desembarco de Normandía) y el asalto final al centro de poder del tercer Reich. Además hay un tutorial con siete lecciones teóricas y seis misiones de entrenamiento.

Me gustaría hacer hincapié en la principal novedad de este juego frente a otros de estrategia en tiempo real: el concepto de equipo. Aquí estamos al cargo de un grupo reducido de hombres, siendo cada uno de ellos imprescindibles para realizar las operaciones especiales que nos encomiendan. Si uno solo de ellos muere, ya podemos volver a empezar. Los necesitamos a todos, y los necesitamos vivos. Es más, en el sistema de puntuación de cada misión no se premia por haber matado a muchos alemanes pero si se tiene en cuenta el número de heridas que han sufrido nuestros hombres por culpa de nuestra incompetencia. Muchas de las acciones que debemos llevar a cabo son imposibles de realizar sin la participación conjunta de todos los miembros de nuestro equipo de comandos.

Audio/Vídeo:
El área de juego se presenta bajo una perspectiva isométrica del campo de operaciones con un desplazamiento de la pantalla de visualización en las cuatro direcciones. Es posible disponer cámaras múltiples para cubrir todo el campo de batalla; estas pueden fijarse sobre cualquier elemento visible: un soldado, una zona del escenario, un vehículo en movimiento, uno de nuestros comandos, etc. Los elementos gráficos sorprenden por sus grandes dimensiones y acabado detallista. La ambientación es perfecta, acomodándose a los diferentes lugares en los que transcurre la acción con variados elementos escenográficos que rehuyen en lo posible de la necesidad de repetición de objetos. Nuestros hombres están bien caracterizados, siendo distinto el vestuario de cada uno y cambiando también según el lugar en el que transcurra la acción. La verdad es que hay momentos en que a uno le entran ganas de dar una vuelta por el escenario solo para disfrutar de los diferentes objetos que han construido los chicos de Pyro Studios, ...si no fuera por la urgencia de la misión que tenemos entre manos.

El sonido, en cambio, es uno de los puntos débiles de este programa. Se echa de menos la música en el transcurso de la acción, sobre todo en los momentos dramáticos de la misma. Los sonidos de los vehículos, las voces de los hombres, las armas y las acciones de nuestros comandos están bien realizados, pero por ningún lado he podido oír el crujir de la hierba bajo las botas de los soldados, los pájaros que deben poblar los bosques, las hojas cayendo, el viento ululando, el agua rompiendo contra la orilla, en fin, la naturaleza en acción, ...y eso a pesar de que en el menú de preferencias del juego se hace mención a una opción de "madre naturaleza ruidosa" que a mí, desde luego, no me ha funcionado. En los menús y la presentación de las misiones sí hay música, aunque siempre son los mismos temas.

Estrategia y trucos:
En este programa el principal consejo que os puedo dar es "observar y anotar". Hay que registrar las trayectorias de los soldados alemanes y sus ángulos de visión para buscar el momento y el lugar adecuados para iniciar nuestras acciones. Es de especial interés tener en cuenta que en muchas ocasiones unos soldados se cubren a otros y que un cadáver puede bastar para dar la alarma.

Aunque os entren ganas de volar instalaciones o matar a todos los alemanes que veáis, recordar que el verdadero comando entra y sale del campo de operaciones con sigilo, sin dejar más huella de su paso que la misión cumplida.

Tendremos tiempo para profundizar en las estrategias a aplicar en este juego en la lista de correo que Meristation tiene para juegos de estrategia, pero dejadme apuntar una cosa más: los comandos son más eficaces cuando son usados en parejas, por ejemplo:

Boina verde o marine más espía. Mientras el espía disfrazado de alemán entretiene con su conversación al enemigo, el marine o el boina verde avanza por su espalda y lo liquida.
Boina verde más zapador. El boina verde deja cerca el señuelo acústico y lo activa, un soldado alemán se acerca y cae en el cepo que previamente ha instalado el zapador en la trayectoria prevista.
Estos trucos son los que había disponibles el 26/06/98 Si lo que buscas son trucos nuevos y actuales, pasa por la sección de TRUCOS.

Jugabilidad:
Al sentarme a jugar con este programa he tenido una sensación de vuelta atrás en el tiempo, me ha parecido estar inmerso en una de esas películas bélicas que hace ya algunos años solían amenizar las sobremesas de los sábados: "Los cañones de Navarone", "Un puente lejano", "Los violentos de Kelly", "Operación Market Garden", etc. La presentación de las misiones ayuda a meternos en el papel de jefe del grupo de comandos, y una vez que da comienzo la acción es muy difícil parar hasta terminar la misión en curso. Cuanto más difícil parece nuestro cometido, más adictivo se antoja el juego. El grado de dificultad se incrementa de misión en misión, y aunque hay ocasiones en que parece imposible realizar determinadas tareas os aseguro que siempre hay al menos una forma de hacerlo, ...y a veces hay más de una.

El sistema de control recae en el ratón: apuntar y pulsar botón, no puede ser más fácil. Existe la posibilidad de usar teclas aceleradoras, aunque no son configurables.

Este programa también cuenta con la opción de jugar hasta seis personas en modo multijugador, cada una controlando a uno de los comandos, bien sea a través de una red de área local con soporte TCP/IP, o bien a través de Internet (a partir de este verano han prometido que estará en marcha el juego en Mplayer.com, un servidor freeware de juegos on-line). Las misiones son las mismas que en el modo de un solo jugador.

Comparándolo con...:
Commandos es un juego de estrategia que es difícil comparar con otros del género, pues ha explorado una variante nueva. Aquí no controlamos un ejercito sino un grupo reducido de hombres. Además para cumplir el objetivo de cada misión pueden más la astucia y una correcta planificación de las acciones que la fuerza bruta.

A pesar de tratarse de un juego en tiempo real, no se tiene esa sensación de urgencia que destila la serie "Command & conquer" -punto de referencia obligada para todos los juegos de estrategia en tiempo real. Se puede tomar todo con mucha calma, dando preferencia a la planificación meticulosa de la acción. No es ni mejor ni peor, es un modo distinto de enfrentarse a los puzzles que plantean los autores del juego.

Microsoft ha publicado dos juegos -"Close combat" y "Close combat: a bridge too far"- en los cuales prometían una mayor implicación del jugador con las unidades de combate, mediante el uso de parámetros como la moral de cada unidad, etc. Desgraciadamente, en la práctica el resultado no era tan brillante como aseguraba la publicidad. Muchos nos quedamos con las ganas de estar más cerca de los soldados en su presencia en el campo de batalla, y esto es algo que Commandos ha sabido resolver perfectamente.

Por último, podría compararse con "Jagged alliance", programa en el que también se cuenta con un equipo para llevar a cabo una serie de misiones. Por resumir esta comparación: Commandos es superior en todo, con la excepción del sonido.

El aspecto más brillante del programa es, sin duda alguna, el gráfico. También es notable el concepto que subyace en este juego: tenemos un número variable de comandos en cada misión y debemos conservarlos con vida para el buen desarrollo de la misión, procurando trabajar con ellos en conjunto para salvar las trabas que han dispuesto los programadores.

El sistema de control de los comandos es fácil de usar, muy intuitivo.

La representación del ángulo de visión de los soldados y unidades motorizadas es una novedad destacable, y en cierto modo una de las bases sobre las que se sostiene la estrategia del enemigo: lo que ve.

La adicción, el reto que supone enfrentarse al más difícil todavía, es algo que empuja a volver al programa a por más y más y más...

Lo no tan bueno:
La música: escasa, poco inspirada y repetitiva.

Cierta confusión en los menús: cuando entras en el programa y pulsas "cargar partida" para seguir donde lo dejaste, te encuentras con la desagradable sorpresa de ver como todas las ranuras están vacías. Tras unos instantes de pánico, pulsas sobre "nueva partida" y desde allí accedes a través de "juego pregrabado" o proporcionas la contraseña de una misión anterior; desde ese momento ya aparecen todas las partidas grabadas y pueden ser cargadas sin problemas. Como mínimo es una experiencia desconcertante.

Aunque en primera instancia la IA (inteligencia artificial) del juego parezca más que adecuada a los propósitos del mismo, no es perfecta. Como en muchos otros juegos la IA no es capaz de percibir el aspecto global del ataque que está sufriendo, parece que hay un general tonto al cargo de las unidades alemanas, o que no hay nadie al mando. Como individuos o como patrullas cumplen bien con su cometido, pero no se dan cuenta de que los comandos están progresando hacia el objetivo de la misión y por tanto no varían su rutina para acomodarse a ello y hacer frente a la amenaza que se cierne sobre sus cabezas.

El título de un programa creado por españoles y publicado en España: "Commandos: behind enemy lines".

Enlaces o Links:
No hay mucha información oficial de interés acerca de Commandos en Internet, por lo que habrá que esperar a que los aficionados pongan en marcha páginas dedicadas a este programa.

Página oficial de Eidos: http://www.eidos.co.uk/commandos/index.html
http://www.eidosinteractive.com/commandos/commandos.html

Página oficial de Proein: http://www.proein.com/index2.htm

Equipo necesario:
El equipo mínimo necesario, según los autores del juego, es un Pentium-100 con 16 Mb. de memoria RAM, lector de discos compactos 4x y tarjeta de vídeo con 1 Mb. de memoria y posibilidad de mostrar 65536 colores; aunque para mejorar el rendimiento recomiendan un Pentium-166 con 32 Mb. de memoria RAM y CD-ROM 8x. Por supuesto necesitaréis tener instalado, como ya es norma hoy en día, Windows 95.

Por último, si queréis jugar en red, en modo multijugador, necesitáis como mínimo un Pentium-166 con 32Mb. de memoria RAM, así como un modem o una red de área local con soporte para protocolo TCP/IP.

Yo he probado el juego sobre un Pentium-120 y un K6-233, con 32 y 64 Mb. de memoria RAM respectivamente, observando un desplazamiento de pantalla más lento en el Pentium-120 pero sin llegar a ser molesto. Os recomiendo que juguéis con una resolución de pantalla de 800 por 600 píxeles como mínimo, pues en este juego se hace necesario abarcar tanto terreno con la vista como sea posible.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.